Un Papá en Prácticas Idea guardada 1 veces
La valoración media de 4 personas es: Excelente

Kamikazes enamorados

kamikazes enamorados


Aunque ahora estemos agotados, estresados y superados, muchas veces con pocas o ningunas ganas de hablar, nunca se me olvida el cúmulo de coincidencias y cruces de caminos que es mi relación con la mamá jefa, algo de lo que ya hablé en un post titulado Maktub. Con el tiempo, y aunque parecía imposible, esas coincidencias se han ido incrementando para nuestra sorpresa. Así, hace apenas unas semanas, nos dimos cuenta de que el día en que nos conocimos coincidió sin que fuese nada premeditado con el día en que nos casamos (22 de junio). ¿Cuántas posibilidades había de que eso sucediese? 1 entre 365. Y pasó. Reciéntemente también, en la Feria del Libro, mientras Jesús Carrasco nos dedicaba “La tierra que pisamos”, el escritor nos dijo: “¿Os habéis dado cuenta de que vuestros nombres tienen las mismas letras? Sólo le falta al de ella una erre”. Para el recuerdo nos dejó una de las dedicatorias más bonitas que alguien podría recibir: “Para Adrián y Diana, con la esperanza de que Diana encuentre una erre”.

El sábado, 9 de julio, cumplíamos cinco años como pareja. Y el sábado, 9 de julio, Quique González, nuestro cantante favorito, el que puede explicar todo este tiempo con las letras de sus canciones, daba un concierto. En Madrid. ¿Cuántas posibilidades había de que eso sucediese? Muy pocas. Mínimas. Y pasó. Así que hicimos venir a los abuelos de Valencia (gracias por todo, papás) y por primera vez en tres años nos fuimos los dos solos a cenar (no sin antes pasar por el kilómetro cero, donde empezó todo). Y a escuchar en directo a Quique González. No podíamos dejar escapar esa coincidencia del destino. Fue un momento de paz y diversión dentro de estos días de locos que nos toca vivir. Un momento que se nos hizo corto y que necesitábamos como agua de mayo, aunque la realidad nos hiciese olvidarlo pronto. Quizás Demasiado.

Estando en el concierto, dejándonos la voz y las palmas en cada canción, caí en la cuenta de que las letras de las canciones de Quique González pueden explicar por sí solas nuestra historia. Desde el comienzo, cuando ambos necesitábamos entrar en los sueños de alguien y nuestras Rayban no dejaban ver las lágrimas, cansados como estábamos de perder. Y como entonces, como kamikazes enamorados, como pistoleros de sangre caliente, nos la jugamos un poco. Fuimos valientes. Y pedimos más madera porque queríamos vivir sin tener que contar las estrellas. Y recuerdo cuando nuestros cuerpos entraron en contacto, que temblamos como si fuese la primera vez, como si fuésemos a largarnos después y no quisiéramos.

Me bastaron esos destellos para darme cuenta de que hay que creer en ciertos seres humanos en estos días que pasan. Y en Diana valía la pena creer. Se notaba desde la distancia. Tanto, que tuve la sensación de que el mundo había estado girando en un sentido absurdo mientras yo la esperaba, porque no había otra explicación a que no me hubiese dado cuenta hasta entonces de que cada día puede ser un gran día, pero que hay días más grandes todavía. Como los de aquellas primeras vacaciones en Cádiz. Aquel verano de doble ración de carretera y manta para los dos, cuando nos fuimos conduciendo hacia el Puerto de Santa María, con sus piernas ardiendo en el salpicadero. Allí, entre daiquiris blues en la noche del sábado, fantaseamos con nuestra vida juntos, con el futuro que nos esperaba. E inventamos mareas, tripulamos barcos, y encendimos con besos el mar de nuestros labios.

Y aquel sueño en vida que fue Cádiz acabó. Como acaban todos los sueños. Y durante unos meses tuvimos que vivir separados. Yo en Valencia. Ella en Madrid. ¿Cuándo vas a venir otra vez a Madrid? ¿Cuándo vas a venir otra vez por aqui?, me preguntaba Diana. Y yo le decía que cuando girara el poniente en su pelo, porque para entonces ya me había dado cuenta de que incluso nuestras diferencias congeniaban como dos gotas de agua y que lo que ella me había dejado ya había echado raíces que el viento no iba a arrancar. Por eso, estando en Valencia, a 350 kilómetros de distancia, empecé a sentir que me sobraban motivos, pero que me faltaba ella sobre la cama, que necesitaba su madrugada.

Así que me fui a buscarla por las calles de Madrid, consciente de que incluso en los días malos es mejor unos labios tristes que cien aviones despegando y que era mucho mejor mi vida si ella estaba dentro. Porque sé que en ella, en Diana, cuando las cartas vienen mal dadas, tengo una estrella de reserva en la estación de sus caderas. Desde entonces pasa la vida entre nosotros dos, pasa la vida para verla sonreír.  Y sé que si esa sonrisa no se apaga, nadie podrá con nosotros. Sobre todo si seguimos andando juntos, con la luna debajo del brazo.

PD1: No está pasando la mamá jefa sus mejores días. Espero que este post le robe una sonrisa (o una lágrima de alegría) y que le recuerde lo maravillosa que es, aunque ella no siempre sea consciente de eso.

PD2: La playlist de Kamikazes enamorados. Por si os queréis re-enamorar.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

family

Dos hijas, dos postpartos

Ayer, Julieta cumplió 12 semanas. ¡12 semanas! ¿En serio? De verdad os digo que se me han pasado volando. Me salen de dentro las típicas frases de “que el tiempo se pare, me parece increíble que ya tenga 3 meses” , frases y comentarios que cuando estaba en mi primer postparto no me representaban para NADA. En mi primer postparto llegué a vivir los cambios de semanas como una semana me ...

general actividades

Uno de esos días…

Uno de esos días… Hay días en los que pienso que la paciencia no es infinita, cuando quiero esconderme debajo de la almohada y que nadie venga a saltarme encima o pedirme que juguemos a las 5.30am, las ganas que me dan de quedarme 2 horas en la tina sin que alguien venga a lanzarme patos de hule y meterse con ropa en mi spa improvisado, las ganas de comerme el último chocolate sin que vengan ...

amor por los animales animales fundación orca ...

Robert, uno de esos pequeños cariños

¡Qué difícil es poder describir lo que estas fotos significan para mí! Me llenan de esa alegría que le da a uno ganas de llorar. Y me hacen ver que a veces uno cree que para hacer la diferencia tendría que hacer grandes cosas, pero hay pequeños cariños que uno puede irle dando a este planeta para hacerlo un lugar mejor. Robert, este hermoso perrito, es uno de esos pequeños cariños. Hace más o men ...

babies

Destete

¡Feliz semana a todas! Espero que haya empezado bien o por lo menos con energía. Hoy os traigo un post que sé que hace mucho tiempo que esperáis y que me habéis pedido: el destete de Valentina. Ya os empecé a contar aquí, que nuestro destete a sido muy muy lento. Ha sido, básicamente al ritmo que nos hemos ido marcando tanto Valentina como yo. Había semanas que hacíamos dos pasos hacia adelante y ...

Nominaciones y Premios Pedacitos de mi blogs ...

Reto entre blogs

No es habitual en mi tener post para el viernes, pero es que el miércoles pasado mi querida Sra Jumbo publicó un reto entre blogs que me decidí a aceptar. Y si lo acepto, o lo hago al momento o sino…después se me olvida. Ahora, antes de empezar, disculpas a la organizadora del reto porque he añadido o cambiado alguna preguntita… :) ¿de qué va el reto? Ella nos lo cuenta: Se trata de r ...

general abuelas cuidados ...

Las Abuelas ¡son cosa seria!

Las Abuelas, ¡son cosa seria! Las Abues, Bobes o Yayas, te llenan la tina de burbujas y le ponen todos los juguetes divertidos que puede haber. A la hora de la comida algún día te sorprenden y el postre ¡va primero! Son las mejore personas del mundo para ayudarte a cuidar a tus hijos. Son fuente infalible de confianza y consejos certeros. Tienen la voz mas dulce cuando te cantan las mañanitas o t ...

MATERNIDAD VIDA andar ...

De la manita

Hay cosas de los bebés que me sorprenden mucho, cosas que ni me había planteado, que no se me habían pasado por la cabeza. Cosas que son totalmente lógicas pero que no se me hubía ocurrido que formasen parte de la evolución de Olivia. Como casi todos los niños, imagino, Olivia comenzó a dar sus primeros pasos agarrada de las dos manos y así nos tiramos una buena temporada. Cuando su confianza aume ...

general ocio en familia la central de callao ...

Lugares para disfrutar en familia: La Central de Callao

A la mamá jefa y a un servidor nos encantan los libros. Y las librerías. Podemos pasarnos horas entre sus pasillos hojeando novedades editoriales, buscando ediciones especiales, indagando por títulos de nuestros autores favoritos que aún no han caído en nuestras manos, aspirando ese aroma inconfundible a libros aún por estrenar. Es tal nuestro amor por las librerías que en uno de nuestros primeros ...

Tu parto

Una carrera de obstáculos con final feliz.

Hace unos meses creé una nueva sección en el blog “Tu parto” donde mamás nos cuentan su experiencia con sus embarazos y parto, esta semana tengo un testimonio de Marta de La fábrica de los peques, ella es mamá de un bebé de 18 meses, donde le tocó vivir como el nombre del post dice: Una carrera de obstáculos con final feliz. Te dejo con Marta y su testimonio: ¡Hola! Soy Marta, del blog ...

Andanzas paternidad

Momentos de inadvertida felicidad

Decía Javier Marías en ‘Mañana en la batalla piensa en mí’ que todo viaja hacia su difuminación y se pierde y pocas cosas dejan huella, sobre todo si no se repiten, si acontecen una sola vez y ya no vuelven, lo mismo que las que se instalan demasiado cómodamente y vuelven a diario y se yuxtaponen, tampoco esas dejan huella. Y de cosas que aparentemente no dejan huella sabemos de sobra los padres, ...