Blog de Mamadeverdad Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La relación con mis hijos 4, rabieta en plena calle

rabieta niños

Fuente pixabay

Uno de los momentos más temidos cuando somos padres es cuando por h o por b te montan una pataleta en medio de la calle con un montón de gente mirando. Lo que agobia eso, ¿verdad?

¿A que os ha pasado? Estoy segura que sí. Os cuento como salí airosa el otro día. Para ser sincera casi ni yo misma me lo creía pero sí, así fue. 

Primero tengo que contaros lo que pasó el día anterior, que probablemente eso fue lo que me sirvió de experiencia y aprendizaje para poder afrontar la pataleta de la que os hablaré luego.

Al salir del cole, el mayor (5 años) salió un poco regular, había tenido una mañana un poco complicada. Me contó que había llorado porque le habían echado la culpa por algo que él no había hecho. El caso es que no estaba bien, pero yo no supe verlo. Aunque os pueda parecer una tontería ellos tienen sus propios problemas, no solo tenemos problemas y malos días los adultos. No lo vi porque yo no me encontraba tampoco muy bien. Había pasado toda la mañana con el pequeño en casa que tenía fiebre y no estaba muy de buen humor, por decirlo suavemente, así que mi paciencia estaba un poco al límite.

Os resumo, como mi peque el de 5 años estaba mal y yo también, él actuó de la forma más normal que pudo actuar, expresando su enfado comportándose de forma negativa e ignorando lo que yo le decía. Yo me lo tomé a mal en vez de empatizar con él y entender que su enfado estaba motivado por una situación que había vivido en el cole y por eso estaba así. Así que caí y me enfadé también, regañándole sin motivo a la vez que se lo decía gritándole. Así fue, no lo evité, no me contuve y no hice lo que tenía que haber hecho. La historia era que no quería sentarse en su silla del coche. Fijaros por la tontería que yo me enfadé. Al final acabamos los dos enfadados y tanto él como yo gritamos. Cuando él estaba mejor y yo también, nos pusimos a hablar. Le pedí perdón por gritarle, le explique que me había puesto muy nerviosa y que no había conseguido entenderle, que me había equivocado. Él también me pidió perdón a mi y estuvo un rato llorando y desahogándose, que era lo que necesitaba. No le oculté mi enfado, ni que estaba triste por lo sucedido. Reconocí mi error y pedí perdón. Con esto, creo que él ha aprendido a que nos podemos equivocar, que no pasa nada por expresar que estamos tristes o enfadados porque es normal y que cuando uno se equivoca hay que pedir perdón y también perdonarse. Puedes leer aquí lo que hizo una vez después de un momento de conflicto en el que sí supe como actuar de una forma respetuosa, te vas a sorprender con su reacción.

Somos un ejemplo para ellos, aunque creamos que no nos escuchen, sí nos ven y copian todo lo que hacemos.

Como os contaba antes creo que esta situación me preparó para la que se me iba a venir encima al día siguiente.

El pequeño (casi ya los 4 años), fue al cole después de más de una semana con fiebre. Esa noche había dormido bien y parecía que todo estaba bien. Pero solo lo parecía. Estaba todavía muy cansado, de hecho al salir del cole su profe dijo que se había dormido. Es un niño de alta demanda que necesita de mi una gran cantidad de "atención", su carácter es bastante complicado y cuando está cansado al igual que todos los niños, la cosa se puede volver complicada. No voy a hablar de los niños de alta demanda pero sí os dejo las experiencias de 2 mamás en el blog desvarios de una madre  y  en el blog baberos y claquetas que lo cuentan a la perfección.
Su rabieta empezó porque no le había llevado un muñeco a la salida del cole. Fue por eso, pero podía haber ocurrido igualmente por una mosca que le hubiera pasado por su lado. Estaba tan cansado que cualquier cosa le hubiera hecho explotar. Fueron más de 40 minutos de pataleta en la puerta del colegio. No sé como fui capaz, pero aguanté a su lado. No quería ni andar, ni moverse, se quitó la chaqueta (hacía un frío que pelaba), tiró su mochila y en cuanto veía que me movía o alguien le decía algo se tiraba hacia mi para empujarme, darme una patada o lo que mejor le viniera en ese momento.¿Te suena?. Yo ahí, aguantando el chaparrón, esquivando como podía, pero sin gritar ni regañar. Intentaba abrazarle cuando encontraba una oportunidad y hubo un momento en plena rabieta en el que me decía "no me abraces mamá" pero que sin embargo se aferraba a mí con auténtica necesidad. Poco a poco fue relajándose hasta que esa pataleta y ese llanto de rabía fueron cambiando a un llanto de desconsuelo y de "mamá ayúdame que no puedo más". Y ahí estaba yo, sin enfados, esperándole, después de 40 minutos, sí, y con su hermano harto de esperar y pinchándome por otro lado diciendo "pero mamá cogelé ya y vámonos". Pero no, no lo hice, le estuve acompañando hasta que se calmó. Hasta que buscó mi ayuda. Pero en ningún momento lo ignoré y aunque no lo aceptaba o hacía como que no me escuchaba, yo le decía que estaba ahí a su lado esperándole para cuando quisiera.

Fue largo, una eternidad y creí que al final iba a tener que cogerle en volandas como fuera y llevarlo a la fuerza al coche, pero no. Eso sí, me toco aguantar hasta el comentario de un señor que pasaba, que amenazó al niño con herramienta incluida (creo que era el de mantenimiento), diciéndole que le iba a cortar un dedo y a mi dicíéndo "pero no aguantes eso que luego va a ser peor", todo esto a voces con el niño. Y digo yo, ¿qué tenía que haber hecho?, ¿cogerle por la fuerza, pero por la fuerza eh, tenía que haberle hecho daño para que cediera, y ponerme a darle voces como una loca para que se le pasara?. Sí seguro que sí, así se le hubiera pasado. En vez de estar allí 40 minutos, hubieran sido 5 minutos. Pero ¿qué le habría enseñado con eso?. Nada, excepto que no te estoy respetando por lo tanto tu puedes hacer lo mismo conmigo, que si estás cansado te aguantas y que me da igual lo que sientas. Yo soy la adulta, soy superior a ti, por lo que tu eres inferior a mí, y como yo mando tu obedeces. Todo lo contrario a lo que de verdad queremos enseñar a nuestros hijos.

Si te respeto, aprenderás a respetar

Si te escucho, aprenderás a escuchar

Si te trato con igualdad aprenderás a tratar con igualdad .

Pues aunque acabó con todas las energías de mi día, mereció la pena. Si hubiera perdido la calma con él, lo único que habría conseguido es acortar el tiempo de llanto en la calle, pero él se hubiera sentido mal y también yo. 

Con esto no quiere decir que ya no vaya a tener rabietas y pataletas, porque las va a seguir teniendo. Está creciendo, evolucionando, madurando y aprendiendo, yo voy a acompañarle y darle la mano en el camino de la mejor forma que pueda.

Por lo tanto y aunque no existan fórmulas mágicas sí hay algo que podemos hacer:
Cuidarnos para estar bien nosotros y actuar mejor con ellos. Si nosotros estamos al límite será más fácil que explotemos.
Empatizar con ellos al máximo, se están portando así no para amargarte a tí la vida, no, porque tiene algún motivo, cansancio, rabia, falta de atención..... Da igual el motivo, pero no te lo tomes como algo personal, tu hijo no es el peor de este mundo, es un proceso natural. Ponte en su lugar.
Cambiar el chip, una rabieta es normal, no luches contra ella, ayúdale a pasarla.
Olvídate de las miradas de la gente al pasar, tu sabes lo que haces. 
Mantén la calma, merece la pena.Todo esto te lo digo como madre, te lo cuento como experiencia  por si te puede ayudar. Son los pasos que voy dando de lo que aprendo de la disciplina positiva, pero no soy ninguna experta. Si quieres hablar con una educadora en disciplina positiva puedes hacerlo aquí.

Puedes leer la parte 3 de este diario en el que voy contando mis experiencias aquí

Si te apetece recibir las entradas en tu bandeja de correo, puedes suscribirte en el cajetín que te dejo al final. Te llegará un primer mensaje para la confirmación. Si no lo ves mira en spam, seguro que está allí.

Fuente: este post proviene de Blog de Mamadeverdad, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Lasaña de calabacín y gambas

Hace poco que descubrí la masa filo y me ha encantado. Me parece práctica y original para darle un toque diferente a comidas habituales. Así que preparaos porque van a llegar varias recetas con esta m ...

Recomendamos

Relacionado

general premios maternidad ...

La relación con mis hijos parte 2

Como ya os he contado alguna vez, inicié el blog como reto personal para dejar de gritar a mis enanos e intentar ser mejor madre. Hace unos días os contaba como iban las cosas, si no lo habéis leído aquí os lo dejo y os sigo contando como van. Lo cuento especialmente para las mamis que me hacen preguntas sobre disciplina positiva, que no soy ninguna experta, ojalá lo fuera, solo voy aprendiendo a ...

general maternidad

La relación con mis hijos

Este blog lo comencé a escribir para desahogarme como madre y escribo muchas cosas que me desahogan, pero hoy necesito hablar de mis hijos. Hace menos de cuatro meses me propuse que la relación con mis hijos tenía que cambiar. No quería que ellos me recordaran como una madre gritona y malhumorada siempre. Quiero que mis hijos tengan un buen recuerdo mío. Sentía que no lo estaba haciendo nada bien, ...

Crianza comunicación disciplina positiva

Mejorar la relación con tus hijos

¿Te has preguntado alguna vez qué hacer para mejorar la relación con tus hijos? Si te lo has preguntado alguna vez seguramente haya sido después de decir: es que mis hijos no me hacen caso, se portan fatal, les dan igual los castigos, hacen lo que les da la gana, no me escuchan, etc etc. ¿Has dicho alguna de estas frases hace poco?, ¿te identificas?. Todas esas frases y otras muchas nos vienen a l ...

familia y relaciones convivencia familia ...

Consejos para mejorar la relación con tus hijos

El principal grupo de una sociedad está compuesto por la familia, es allí donde se enseñan los valores, tradiciones, costumbres, responsabilidades, principios de vida, leyes, deberes y derechos. Este grupo suele estar conformado por padres e hijos que se relacionan entre sí, pero si esas relaciones van desmoronándose ¿Cómo haríamos para mejorar la relación con nuestros hijos? Crear un buen ambient ...

General

8 CONSEJOS ANTE UNA RABIETA

¿Quién no ha sufrido alguna rabieta por parte de nuestros hijos en un lugar público? ¿Cómo debemos comportarnos? Muchas veces esas rabietas se dan porque el niño está pasando por un estado emocional difícil, como la tristeza o la frustración, o incluso cuando tienen sueño, hambre o están cansados. Desde Rubio, la editorial de cuadernos didácticos, nos dan los siguientes consejos para que sepamos a ...

general educacion educar ...

Mis hijos me educan

Mucho hablamos de la labor como padres de educar a nuestros hijos, pilar básico para que se formen como personas de bien, en el presente y en el futuro. Pero no caemos en la cuenta de que a veces, seguramente más de las que quisiéramos, son los hijos quienes en cierta manera nos educan, o eso siento yo con los míos. Por lo general los educamos en normas de conductas cotidianas con el fin de convi ...

niños disciplina positiva general

Cómo tener una buena relación con nuestros hijos

Lo normal es que cuando te subes al barco de ser padres, quieras tener una buena relación con tus hijos. Antes de serlo tienes claro lo que vas a hacer y lo que no para educarles. Pero resulta que cuando ya tienes a tu hijo contigo apenas nada de lo que habías pensado sucede como tal. Ese barco en el que te has subido empieza a moverse por esa tormenta y por esas olas que algunas veces le azotan. ...

general aguamarina bienestar emocional ...

Sanando la relación con nuestros padres

¿Cómo es la relación con tu madre, con tu padre? ¿Distante? ¿Con reproches? ¿Equilibrada? ¿Poco libre? ¿Dependiente? ¿Te has planteado alguna vez como te relacionas con ellos? Creo que la huellaque dejan nuestros padres en nuestra personalidad, así como los patrones de comportamiento que nos fijan sin darnos cuenta desde pequeños, es tan trascendente para nuestras vidas que conviene hacer un traba ...

Educación respetuosa

14 reflexiones sobre la relación con nuestros hijos

La relación que mantenemos con nuestros hijos no requiere actitudes diferentes a las que tenemos cuando nos relacionamos con otras personas. Los principios y valores básicos para relacionarte con tu mejor amigo o con tu hijo son los mismos: Aprecio, respeto, honestidad, empatía, asertividad, lealtad, confianza… Después, harás cosas diferentes con un amigo que con tu hijo, por eso tu hijo no ...

Desarrollo personal autoayuda para mamás y papás

Tus hijos, tu espejo

Las relaciones con las personas que tenemos a nuestro alrededor nos ofrecen una gran oportunidad de aprendizaje y crecimiento personal. Cuánto más estrecha sea la relación, más oportunidad de auto-conocimiento tenemos a nuestro alcance. Y es que las personas que más queremos son con las que más conflictos tenemos, con quienes más confianza mostramos y por lo tanto más transparentes nos permitimos ...