Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La siesta

siesta bebé


Escribía la escritora francesa Annie Ernaux en ‘La mujer helada’ (‘La femme gelée’, que en francés suena más bonito): “Durante dos años. en la flor de la edad, toda la libertad de mi vida se ha resumido en el suspense de una siesta de niño cada tarde”. Y desde la distancia temporal (el libro fue escrito en 1981, antes incluso de que yo naciese) y geográfica que me separa de la autora, me parece la reflexión más brillante que he leído nunca sobre la siesta, esa costumbre tan típica española que adquiere un nuevo significado cuando uno se convierte en padre y la que la duerme es una bebé que durante un tiempo indeterminado (nunca se sabe cuánto, de ahí el suspense) te da un  respiro, casi una bombona de oxígeno, que a los padres nos da la vida. Aunque durante ese tiempo no paremos y sigamos haciendo cosas, tapando los agujeros de unos días que hacen aguas, intentando poner orden en el caos en el que se han convertido nuestras vidas.

Porque hablando con otros padres con bebés/niños de edades similares a la de Maramoto, uno se da cuenta de que la siesta es el astro sobre el que orbitan los días de la mayoría de nosotros, la costumbre sobre la que depositamos toda nuestra fe cuando estamos a punto de perder la cabeza, el hábito rutinario que nos trastoca la jornada cuando no se produce. O cuando se produce demasiado tarde y pone en entredicho el poco descanso nocturno con el que vamos tirando; porque nuestros hijos recargan pilas, pero nosotros las tenemos ya agotadas y se nos hace un poco inviable aguantar despiertos hasta altas horas de la madrugada, con ellos on fire y sin dar síntomas de cansancio. Pienso en esos días y una gota de sudor frío hace puenting desde mi frente.

La siesta. Aún recuerdo cuando Mara era una bebé. Creo que durante su primer año y medio de vida nunca se pegó una siesta de más de 20 minutos. Escuchábamos de otros bebés que podían dormir más de una hora y eso nos generaba cierta frustración, porque en su siesta teníamos depositadas nuestras esperanzas de hacer todo lo que teníamos pendiente. Y nunca nos dio tiempo a nada. Con 20 minutos cuando uno quiere empezar a hacer algo ya ha sonado la campana. Y toca volver a empezar. El pasado sábado, un gran amigo mío de la infancia, me decía que sus mellizos, de apenas un año, se dormían la siesta con facilidad en el coche, pero que una vez dormidos no podía parar o se despertaban. Así que uno, papá o mamá, subía a hacer las tareas del hogar pendientes mientras el otro daba vueltas con el coche por el pueblo. Y por los pueblos vecinos. Sin parar. Para alargar ese momento único que para los padres es tocar la gloria, casi como subir al escalón más alto del podio en los Juegos Olímpicos. O más.

Mara duerme ahora siestas de dos horas. Tres si no la despertamos. Así que durante nuestras ya agotadas vacaciones y ahora que trabajo sólo por las mañanas, mientras llega el inicio del curso, de su aterrizaje en el “cole de mayores”, nuestros días se organizan en torno a su siesta, ese momento en el que intentamos sacar adelante gran parte del trabajo que se nos acumula entre Tacatá, los blogs y la casa. Así que ya nos levantamos por la mañana y decimos aquello de “cuando se duerma la siesta…”. Luego, como esto de la siesta es puro suspense, hay días en los que la pequeña saltamontes decide que quiere prescindir de ella. Y entonces, como hoy (por ayer), me veo a las 23:30 horas de la noche escribiendo este post, recuperando “toda la libertad de mi vida” que Maramoto me negó al no querer echarse la siesta.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

padres crianza sueño infantil ...

La siesta, un descanso a mediodía

Al igual que el sueño de la noche, la siesta también es importante para los niños, y deberían tener la misma rutina que por la noche. El hábito de dormir la siesta tiene grandes beneficios y es importante, sobretodo durante los cuatro o cinco primeros años. Es cierto que con la incorporación de los niños al colegio a los 3 años, lo de dormir la siesta a veces es difícil, pero siempre que podáis es ...

embarazo bebé niño ...

Beneficios de la siesta para el niño

Cuando se ve a un niño irritado o con problemas para dormir en la noche, es probable que no esté descansando como debería hacerlo. La siesta no debe ser vista solo como la hora del sueño de la tarde para que incremente sus energías, sino también, como parte fundamental de su desarrollo, muchos expertos alrededor del mundo opinan que la hora de la siesta ayuda en el proceso de crecimiento y de apre ...

general curiosidades camilo josé cela ...

Bendita Siesta.

Una tradición muy poco europea pero muy nuestra. Y que ahora, en verano, está más en uso que cualquier otra cosa. ¿Pero de dónde viene esta buenísima costumbre? Parece ser que su nombre proviene de la hora sexta romana, que corresponde a las 12 del medio día solar, traducido a nuestro horario actual serían más o menos las 2 ó 3 de la tarde. Vamos, cuando en los países más cercanos a los Trópicos h ...

mmce3 lee

¡Quiero dormir la siesta!

La coneja tiene sueño. Se acurruca en un sillón. ¡Pam, pam! ¿Quién es? ¡Oh! El Oso Albañil en acción. La coneja se instala en la ventana. ¡Qué buen lugar para una siesta! ¡Bang! ¡Crash! ¿Quién es? ¡Vaya jarana! ¡Oh, no! ¡Los ratones están de fiesta! Gracias a +boolino tuvimos la oportunidad de conocer este simpático libro que pertenece a la serie "El bosque de la bellota" que const ...

Andanzas rutina del sueño sueño niños

De la anarquía a una rutina del sueño

De la anarquía… Hace unos dos años y medio, aunque parezca que ha pasado un siglo, escribí un post titulado ‘La fiesta del pijama’ en el que contaba cómo nos daban cada día las 11, las 12 de la noche e incluso la 1 de la madrugada intentando dormir a Mara. Entonces la pequeña saltamontes apenas tenía 8 meses, pero ya era la vitalidad y la energía infinitas hechas niña. Por aquell ...

Los in Uncategorized bebés ...

Siesta Home Kids con muchas novedades…

Ustedes ya conocen a Siesta Home Kids, porque esta linda tienda es parte de la cuponera y beneficios exclusivos de MHH. Ubicada en Villa Urquiza, ciudad de Buenos Aires, está llena de colores y de diseño para chicos (y grandes). Ropa, libros, juguetes, deco y mucho más. Cosas lindas por aquí, cosas lindas por allá, es lo que encontrás en tienda Siesta. Ropa super canchera y objetos deco para los m ...

Los in deco descuentos ...

Nuevo beneficio MHM – Siesta Home Kids

Siesta Home Kids, tienda de diseño, ropa y deco para chicos, se suma a la cuponera de MHM con un beneficio exclusivo para sus seguidoras. Cosas lindas por aquí, cosas lindas por allá, es lo que encontrás en la tienda Siesta. Ubicada en Villa Urquiza, llena de color y de diseño para chicos (y grandes). Ropa, libros, juguetes, deco, te mostramos solo una partecita, si querés ver más entra a su faceb ...

Andanzas padres paternidad

Derechos que perdemos al convertirnos en padres

Llevo una semana malo y pasando muy malas noches. Fruto del costipado y del último virus que Maramoto ha importado a casa desde la escuela infantil, ese entrañable mercado de abastos de costipados, gripes, microbios y gérmenes que luego maduran y se hacen fuertes en nuestras casas y en nuestros organismos y nos tienen durante un mes (o más) maldiciéndolos. El virus ‘boca, mano, pie’, c ...

Educación Pedagogía educadores infantiles ...

En las escuelas infantiles los niños no solo se echan la siesta

Una vez más he tenido que escuchar un comentario desagradable sobre las escuelas infantiles y los profesionales que trabajan en ella. Sé de sobra que comparar a estos centros educativos con lugares a los que los niños únicamente van a echarse la siesta y a que les cambien los pañales está a la orden del día. Pero hacía mucho tiempo que no me topaba con alguien que lo soltase a los cuatro vientos. ...

siesta infantil descanso niños niños ...

Los beneficios de la siesta infantil

Junto a la paella y la tortilla de patatas, la siesta es el signo de la cultura española. Este hábito tan típico resulta muy beneficioso para todos, pero sobre todo para los niños, ya que les ayuda a reponer energía, favorece la actividad cerebral, previene el estrés y aumenta la capacidad de aprendizaje. Lo ideal es que, habitualmente, los niños mantengan el hábito de la siesta hasta, aproximadam ...