comunidades

Las chicas no conducen

estereotipos


Hace unas semanas, una tarde de éstas a 36º a la sombra, estaba en el parque con Mara y la pequeña saltamontes, como es habitual, empezó a jugar con un grupo de niños y niñas más mayores que ella. De repente, tras pasar por todos y cada uno de los columpios, todos fueron corriendo hacia una especie de 4×4 que se mueve simulando atravesar las dunas de un desierto. Una vez arriba fueron cogiendo sitio y Maramoto decidió irse a la parte delantera, porque a ella le gusta conducir. Entonces, confirmando que los parques son un lugar perfecto para un estudio antropológico y sociológico de nuestra sociedad, otra niña del grupo dijo: “No, tú aquí atrás conmigo, que las chicas no conducen”. “¡La virgen!”, se me escapó, a modo de vieja del visillo. Y le dije a Mara que si ella quería conducir, que lo hiciese, que las chicas sí conducen si quieren hacerlo. Como los chicos. Aunque la verdad es que tampoco hacía falta que le dijese nada. Sé de sobra que ella iba a seguir conduciendo.

Luego los niños siguieron jugando, como si nada, pero yo me quedé pensando en cómo una niña tan pequeña podía estar repitiendo ya, a su corta edad, estereotipos de otra época que quería creer olvidada. Y pensando pensando llegué a la conclusión de que esos estereotipos y esos micromachismos siguen ahí, por más que en casa intentemos luchar contra ellos a diario. El ejemplo nos lo ofreció otro día nuestra hija cuando la íbamos a vestir y le ofrecimos ponerse una camiseta rosa: “Sí, claro, porque yo me la puedo poner rosa, porque soy una niña”. Nos quedamos a cuadros. Ella, que ha tenido cosas rosas contadas; que ha vestido tanto de azul, como de amarillo, verde, rojo o rosa; que nunca ha escuchado decir de nuestra boca que tal o cual color es de niña y tal otro de niño. Sin querer señalar a nadie, la mamá jefa y servidor entendimos pronto de dónde había importado Mara esa frase. Y comprobamos, tristemente, que hay personas que influyen en nuestros hijos que siguen transmitiendo a los niños estereotipos que les limitan y que pueden afectar, más de lo que creemos, en su desarrollo. En cualquiera de sus niveles.

Curiosamente, porque estas cosas parecen así como caídas del cielo, un día después, en la sección ‘De mamás y de papás’ de El País, Clara Alemann, especialista en el diseño y gestión de programas de desarrollo social con una perspectiva de género, publicaba los resultados de varios estudios realizados en Estados Unidos (y completamente extrapolables a países como España) en los que se apreciaba como los estereotipos afectaban y limitaban el desarrollo de niños y niñas. Así, según escribía Alemann citando a The New York Times, “los padres y las madres americanos buscan con mayor frecuencia (que a la inversa) en Google cosas relacionadas con la inteligencia de los hijos varones y sobre la apariencia de sus hijas mujeres”.

A los seis años, según Clara Alemann, las niñas “suelen haber internalizado los mandatos y mensajes recibidos a través de las pautas de crianza y comprenden claramente que su apariencia física es un aspecto vital de su identidad, y que su cuerpo es su punto de venta ante el mundo que las rodea” (También, por lo que parece, que no pueden conducir), algo que “afecta el desarrollo de su autoestima, la creencia en su capacidad de lograr lo que se proponen en la vida y la relación con su cuerpo”.  Los chicos, por su parte, también comprenden pronto que “se los valora por su coraje y fuerza física, no necesariamente por ser respetuosos, sensibles y obedientes. De ellos se espera que controlen sus emociones, si estas son de miedo, inseguridad o debilidad. Sin embargo, se les permite o estimula el uso de la violencia como modo de resolver conflictos, imponer su autoridad, o ser respetados. Y no pueden ir de rosa bajo ningún concepto, por supuesto.

Y mientras no haya un cambio total en las conciencias, mientras siga habiendo personas que perpetúen roles, en nuestra sociedad seguirá habiendo niñas que piensen que no pueden conducir por el hecho de serlo. Y niños que crean que no pueden llorar o vestir de rosa porque eso son cosas de niñas. Y de esa forma, sin darnos cuenta o sin querer darnos cuenta, seguiremos limitando el “desarrollo de la identidad de los niños y niñas, su crecimiento y sus oportunidades de vida”. Por los siglos de los siglos.

Y aunque este artículo tenga apariencia catastrófista y pinta un ambiente oscuro, tiene una parte positiva: podemos cambiarlo y ese cambio está en nuestras manos. ¿Empezamos?

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

Andanzas

El jueves pasado Mara inició su andadura en el colegio. Y lo hizo feliz, con una especie de fiesta de bienvenida (a la que también estábamos invitados los padres) para descubrir el que, si no pasa nada, durante los próximos 13 años se convertirá en su segundo hogar. Fue apenas una hora y media, pero a la pequeña saltamontes le bastó para regresar a casa con ganas de más “cole de mayores̶ ...

general andanzas

Todos los muñecos y peluches que le regalan a Mara son aparentemente iguales. Algunos le hacen más gracia, otros menos, pero tampoco se muestra especialmente apegada a ninguno de ellos. Luego suceden cosas que no deberían suceder y un peluche normal, como todos los demás, adquiere de repente un valor simbólico y sentimental que lo hace diferente al resto, aunque a sus seis meses de vida nuestra pe ...

Andanzas

Y así, de repente, como sucede todo en nuestras vidas desde que Maramoto llegó al mundo, entramos en una nueva fase de la pa(ma)ternidad. Cuando nos creíamos que tras 21 meses de tira y afloja habíamos logrado una cierta estabilidad, la pequeña saltamontes decidió que le aburría la rutina y que había que dar una nueva vuelta de tuerca a nuestro día a día, que las cosas fáciles y apacibles no molan ...

general andanzas bebés ...

Dicen que la escritura es una buena forma de hacer pervivir los momentos más allá del instante en que suceden. Algo así como la imagen de una foto o de un vídeo, sólo que esa representación se hace con palabras y, por tanto, deja en manos de quien la escribe y quien la lee la posibilidad de modificarla a su antojo. Hoy quiero hacer pervivir uno de esos momentos, para que dentro de unos años, cuand ...

Educación

Algunos de vosotros recordareis un grupo de anuncios en los que se mostraban recortes de conferencias sobre temas educativos de actualidad. Esto fue en 2018 a raíz de un proyecto llamado Aprendemos juntos liderado por el grupo BBVA (si, a mi también me resultó muy curioso puesto que nada tiene que ver con la educación).  Se trata de un conjunto de conferencias por parte de diferentes personalidade ...

Andanzas rutina del sueño sueño niños

De la anarquía… Hace unos dos años y medio, aunque parezca que ha pasado un siglo, escribí un post titulado ‘La fiesta del pijama’ en el que contaba cómo nos daban cada día las 11, las 12 de la noche e incluso la 1 de la madrugada intentando dormir a Mara. Entonces la pequeña saltamontes apenas tenía 8 meses, pero ya era la vitalidad y la energía infinitas hechas niña. Por aquell ...

¿Dónde Hay? Desarrollo Otros temas ...

Como tratar el tema de los estereotipos con nuestros hijos. “Mami, por navidad quiero un carro a control remoto, un kit para hacer magia y unos tacos rosados con brillitos”. Eso resume a mi hija, un mix de todo, sin censuras, sin miedos, sin ganas de ser lo que la sociedad le dice que sea. Tiene 5 años y hemos pasado gran parte de ellos rompiendo lo que el mundo arma, tirando abajo par ...

Andanzas

¡Estamos embarazados! ¡Otra vez! ¡Para qué nos vamos a andar con rodeos! ¡Maramoto espera un hermanito! Porque será chico (salvo que el ginecólogo tenga la vista muy mal, según dijo él mismo) y se llamará Leo, que es el nombre que íbamos a poner a Mara cuando ambos teníamos el presentimiento de que iba a ser un chico. Con este embarazo ha pasado justo al contrario (pensábamos que iba a ser chica), ...

Baby : Cosas de niños Cosas de mamá

Déjame decir algo políticamente incorrecto: “Mi hija es muy chica.  Mi hijo, muy chico.” Emma es… rosa, princesas, coronas, tutús, lazos, bebés, cocinitas,… Martín es… pelotas, tractores, coches, camiones,… Emma es… dulce, delicada, cuidadosa… cursi Martín es… lanzador de cosas, rompedor de cosas,… brutitoooo En su educación no ha habid ...