Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mujeres Desesperadas

Intento ser una persona "calmada", controlar siempre la situación con sus hijas y no parecer una desquiciada pegando gritos ni capones a diestro y siniestro. Intento no mostrar mi frustración al verme superada por una situación en público. Intento contar hasta 23948234982309 antes de sentir como la sangre se me agolpa en la cabeza y empiezo a perder el raciocinio. Intento no parecer una Mujer Desesperada. 

 No siempre lo consigo, por no decir, que muy pocas veces lo logro.

 Ayer viví una de esas situaciones que consiguen llevar a toda madre al límite, de esas situaciones que llegas a casa y solo quieres echarte a llorar porque no puedes más, porque te han superado. 

 
Imagen 0
Cuando vivo este tipo de situaciones, me pregunto cómo la solventarían ellas.  Al ser toda la semana fiesta, decidí que no me iba a quedar en casa sola con las niñas, las vestí y nos fuimos desde la mañana al parque, almorzando en casa de mis padres para terminar la tarde en el centro de la ciudad con mis amigas (plan redondo, o eso creía). 

 En casa de mi madre, Minimonster decidió montarme uno de sus últimos espectáculos que va estrenando desde hace unas semanas, pero de esto ya os hablaré en otra ocasión. Almorzamos, reposamos la comida, y hasta las 7 no había quedado con mis amigas en el centro, así que a las 6 decidí poner rumbo a este para cansar un poco a las fieras en algún parque y que así me dejasen tomar un café tranquila. Como el centro de nuestra ciudad está invadido por la famosa "zona azul", pensé que lo mejor era dejar el coche en la urbanización de mis padres y bajar andando (hay un kilómetro aproximadamente). Fuimos al parque, jugaron, corriendo, se rieron, pasamos un rato estupendo; ¿el café con mis amigas? estupendo, no dieron guerra y pude hablar, genial. 

 Como todo estaba saliendo tan rodado, le comenté al PadredelasFieras, que como él salía a las 21:30 de trabajar que podía quedarme por el centro con nuestras fieras y cenar juntos, le encantó la idea. Vamos a un sitio que para ir con niños es genial tipo: pizzas, camperos, hamburguesas, patatas asadas... 

 Y comienza el show...

  

Le pido los famosos zumos de piña que todo niño bebe, las dos se lo beben de un tirón (lógico porque veníamos de otro parque, vivan los parques y lo que cansan a los niños); eran las 21:00, mi idea era pedirles su cena, que ellas cenaran tranquilas, esperar al PadredelasFieras y cenar yo con él. A las 21:15 Minimonster me empieza a decir que tiene ganas de vomitar... sí, de vomitar... Imaginaros un sitio atestado de gente, donde la separación entre mesa y mesa es la de un papel de fumar, sola, con las dos niñas, más el carro, y una de ellas con cara descompuesta diciéndote: voy a vomitar. 

 Intenté que se relajase, que respirase por la nariz y echase el aire por la boca (¡no me puede estar sucediendo esto a mí!), y que se entretuviese contándome algo... Mientras contaba la historia medio se olvidaba, y cuando pensé que tenía la situación controlada, el camarero me trajo la pizza margarita que era para las dos niñas. ¡Vuelta a empezar! Niña medio llorando, agobiada, y con la frase: voy a vomitar en modo Replay. Cuando notó a Babymonster muy quieta, me la siento encima, y empiezo a notar algo caliente en mi pierna... Sí señores, no ya tenía solo a una niña queriendo potar en medio de un local, no, sino que además tenía a la otra niña meándose en mi pierna. 

 Con un 4% de batería en el móvil le escribo al padre que venga cagando leches por el percal que tengo, que no me pregunte más (es de un preguntón que a veces me dan ganas que se coma el móvil para que se calle) y que venga ¡YA! Pero como el PadredelasFieras es de los que se pierde hasta en su propia casa, llegó 20 minutos más tarde porque él se creía que me refería a otro local de comida. 

 Así que cuando llegó se encontró:

 - A una hija sola en la puerta del local con la cara desencajada porque iba a vomitar (la terminé mandando a la puerta para que le diera el aire a ver si así se le pasaba)

 - A otra hija que lleva, la famosa y cara de cojones, marca DODOT,  y que los muy jodios no han sido capaz de aguantar 3 malditas horas de pipí; llorando a lágrima viva porque la senté en el carro para que el forro de este chupase un poco el pipí.  

 - A su mujer, con cara de no poder más, con su vestido camisero empapado, sentada en la mesa, agarrada al carro como quien se sostiene a un bote salvavidas, con la mirada perdida. 

 Pero eso no era todo... no... ahora tenía que comerme mi genial idea de bajar de casa mis padres andando; tenía que hacer el camino de vuelta, andando, con una potadora, con otra meada hasta arriba, y yo empapada de pipí (el padre no podía subirnos porque él baja en moto al trabajo). 

 Cuando llegué a casa lo único que fui capaz de hacer fue el biberón a la pequeña, irme al cuarto de baño y meterme en la ducha, el resto, mejor lo obvio. 

 Al final, me comí la pizza margarita fría, sentada en el sofá y en pijama. 

 PD: El café con mis amigas me provocó que no me quedase dormida hasta las 3 de la mañana. De P... Madre. 

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cookies de Nutella y Chips de Chocolate

Buenas!! He cogido mi portátil un rato y me he escondido en el baño para ver si así soy capaz de postearos la última receta que he hecho en casa y que, no es por nada, pero quien probó estas galletas, ...

Tenemos chica nueva en la oficina... Aidixy

Acabo de mirar que mi último post lo publiqué el 14 de abril y era una receta sobre cómo hacer un cous cous rápido y rico rico, pero según toda Biblia bloguera, te recomienda que no pase mucho tiempo ...

Recomendamos