comunidades

Parir con epidural y sin ella

de parto con y sin epidural


Ésta es la última foto que tengo de mi segundo embarazo. Me la saqué cuando estaba tumbada de madrugada en la sala de monitores del hospital, con las correas para controlar las contracciones después de haber roto aguas en casa. En ese momento no sabía cómo iba a ser mi parto, pero sí tenía claras dos cosas: que iba a evitar por todos los medios que fuera un inducido y que pediría la epidural. En lo primero acerté, pero no en lo segundo.

He vivido un parto con epidural y otro sin ella, y las sensaciones son completamente diferentes. Tampoco tienen nada que ver la recuperación y el postparto más inmediato: tras dar a luz sin anestesia, y si todo ha ido bien, te sientes con fuerzas como para salir andando de la camilla (aunque no te dejen, por supuesto) y tampoco tienes que esperar para comer algo.Esto es algo a valorar, teniendo en cuenta que se puede estar sin ingerir sólidos horas o incluso días si el parto se alarga mucho.

Es curioso, pero en el primer parto tenía mis dudas sobre la epidural y pero terminé pidiéndola después de aguantar mucho. Salí del hospital pensando que era el mejor invento del mundo. La sensación de alivio fue inmediata: seguía sintiendo las contracciones, pero eran más llevaderas y durante los descansos entre una y otra conseguía relajarme tanto hasta llegar a dormirme. Pero no era un parto normal: era inducido con oxitocina sintética, mucho más doloroso y con contracciones más rápidas y fuertes de lo habitual.

Ahora veo que no podría haber dado a luz sin la epidural, sobre todo cuando tuvieron que ponerme varias inyecciones más de refuerzo (al menos dos, que yo recuerde) Me vino bien también para la episiotomía y para aliviar el dolor de que me sacaran la placenta a mano, después de que se hubiera quedado rota dentro.

Dar a luz sin epidural

Así que después de esta experiencia, no tenía duda en que volvería a pedir la epidural en mi segundo parto. Pero después de aguantar unas rápidas y dolorosas contracciones y llegar a la sala de dilatación ya de 9 centímetros, mi matrona me tentó con la posibilidad de olvidarme de la antestesia. “¿Seguro que la quieres? Porque va todo tan bien que podrías hacerlo sin epidural. Será un parto más intenso pero más rápido“, me dijo. En aquel momento no era capaz de tomar la decisión, pero terminó por convencerme al decirme que si había conseguido aguantar el dolor de esas contracciones, podría sobrellevar el expulsivo.

Al final echamos a la anestesista de la sala y casi de inmediato comencé a tener ganas de empujar. El expulsivo sin epidural es, efectivamente, más intenso, pero sentir tanto este momento hace que se pueda trabajar mejor: sabes dónde dirigir la fuerza de los pujos (no hacia la vagina, sino hacia el ano, como para hacer cacas) y cada empujón es más efectivo.

Pero el último pujo es lo peor de todo el parto: ese momento en el que pasa la cabeza del bebé. Lo llaman el aro de fuego y así es: sientes como si te quemaras, como si te rasgaras entera o te rompieras. Un dolor que te hace perder la cabeza, gritar sin ser consciente de lo que dices y que te lleva a cuestionarte si has hecho bien. Hasta que, por fin, sale la cabeza del bebé y le sigue el resto del cuerpo resabaladizo casi sin darte cuenta. Todo ha terminado, y el alivio es indescriptible. Nunca olvidaré esa sensación casi de placer por acabar de dar a luz.

Parir sin epidural te lleva al límite. Al salir del hospital me sentía eufórica, pero también viví algo parecido después del primer parto inducido, por haber conseguido llevarlo a cabo después de aguantar tanto dolor.

No soy capaz de comparar el grado de dolor de ambas experiencias: eran dolores diferentes e insoportables los dos. Pero sé que el primero hubiera sido imposible sin epidural y el segundo hubiera ido peor con ella: el alumbramiento se hubiera alargado y quizá habría terminado en una ventosa, porque al bebé le costaba salir y fue decisivo dirigir bien los pujos. Y esto no lo digo yo, me lo dijo la matrona al valorar cómo había ido todo.

Todavía no sé si en un tercer parto pediría la epidural o no. Ahora estoy más abierta a la decisión de dar a luz sin anestesia y creo que terminaría decidiéndolo en el mismo momento del parto, como he hecho antes.

Mi consejo para las primerizas es seguir nuestro instinto y afrontar este momento con valentía y ganas. Una cosa está clara, no se es más fuerte por hacerlo sin anestesia y cada parto es un mundo: cada circunstancia lo hace único. Pedir o no la epidural es una decisión muy personal que puede cambiar en el mismo momento del parto, aunque es bueno ir con una idea previa.

¿Habéis podido comparar experiencias? ¿Estáis de acuerdo?

.

Fuente: este post proviene de Blog de yademasmama, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El adiós

Llevaba tiempo postergándolo pero ya es hora de cerrar esta etapa. Hacía tiempo que venía pensando en qué hacer con respecto a este blog, si dejarlo morir lentamente o ponerle un fin digno. No me gust ...

Recomendamos

Relacionado

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Parir sin epidural

Nunca me había planteado parir sin epidural, yo siempre he sido del equipo “epidural, si gracias”. En mi parto mental ideal, la epidural siempre había estado presente. Se (o eso creía) donde estaban mis límites, mis bloqueos, y no me creía capaz de aguantar el dolor de las contracciones, esa sensación de partirse por la mitad, de explosión interior durante más de ¿20 minutos?. En el parto de Olivi ...

como afrontar un parto sin epidural técnicas para controlar el dolor de un parto parto sin anestesia

Cómo afrontar un parto sin epidural

Tener un parto con o sin epidural es una decisión muy personal, a menos que haya complicaciones que obliguen a usar la anestesia durante el parto. Cada mujer es un mundo y todas las decisiones son respetables, hay quienes prefieren no usar anestesia y quienes prefieren usarla y no tener que pasar por los dolores. Recuerdo que mi primer parto fue sin epidural y fue doloroso, pero hubiera podido ser ...

Embarazo

La anestesia epidural ¿realmente es efectiva?

La anestesia epidural fue todo un alivio, sí pero antes, cuando estaba embarazada, me hacía muchas preguntas sobre el momento del parto, si me dolería o no, si podría aguantar sin anestesia, si debería ponérmela o aguantar el parto como lo habían hecho muchas mujeres o si realmente era bueno o malo para mí hija. Pues ahora te cuento un poco  lo que viví, porque el que fuera un alivio no quiere dec ...

Embarazo Las Aventuras de Mamá Ventura

Relato de mi tercer parto natural: el primero sin anestesia

Os cuento el relato de mi tercer parto, el primero sin epidural. Espero que disfrutéis íntegramente de este post, que nace desde el cariño y el respeto que le tengo a todo parto. Relato de mi Tercer Parto Introducción Tengo ganas de contaros mi primer parto sin anestesia, los dos anteriores fueron con anestesia epidural ambos, siendo entre ellos, partos totalmente diferentes. Hoy os relato mi terc ...

Puericultura Embarazo

Anestesia epidural, ¿sabes todo lo que debes?

Dado que la anestesia epidural es una analgesia de confort que no es imprescindible para el desarrollo normal del parto, para su aplicación se requiere un consentimiento previo por escrito de la parturienta después de haber sido correctamente informada de todo el proceso, sus ventajas e inconvenientes. Además, es necesaria una valoración del estado fetal y de la gestante por parte de su matrona, e ...

bebés

Lo que no nos cuentan de la epidural

Si eres mami primeriza o estás embarazada por primera vez te habrán dicho aquello de que con la bendita epidural el parto ya no tiene por qué ser doloroso. Te habrán pintado esta anestesia como el pasaporte a una especie de camino de rosas en el que esperarás a ver salir a tu bebé leyendo una revista, con la única incomodidad de tener que pasar las páginas con una vía en el brazo. Cierto es que en ...

embarazo parir sin epidural parto

¿Epidural SÍ o NO? Mis tres partos SIN epidural

Creo que si preguntáramos a cada una de las embarazadas del mundo, no me equivocaría al decir que su principal preocupación es el parto, y su principal miedo - además de la salud del futuro bebé -, el dolor durante el parto. Y es que nos guste o no, el ser humano suele tener un miedo casi patológico al dolor, y se sabe que el parto es uno de los dolores más intensos que puede sentir, en este cas ...

embarazo lactancia maternity ...

Pros y contras del parto con epidural

Antes de ser madre, nunca me planteé si querría un parto con epidural o sin. Para mí, la respuesta era evidente. ¿Para qué sufrir si se puede tener un parto sin dolor? Una vez que supe que estaba embarazada de Mini C, viviendo ya en Alemania. Empecé a notar cierto rechazo en según qué entornos respecto al uso de la epidural. Rechazo en el sentido de los efectos secundarios y complicaciones que pue ...

Embarazo mi experiencia sentimientos de madre

Mi experiencia de parto inducido por colestasis

Hoy os traigo mi experiencia de parto inducido por colestasis! Ya os conté en otro post mi experiencia de colestasis durante el embarazo y como un jueves por la tarde me soltaron la súper frase «Vale, pues mañana a las 8.00 ven aquí que te induciremos el parto» Después de algo así una no pega ojo, os lo puedo asegurar. Siempre imaginé el final de mi embarazo con cierto romanticismo. Me v ...

#SegundoEmbarazo epidural Kalinox ...

Segundos "partos" si son buenos

Dicen por ahí que las segundas partes nunca son buenas, eso en cuanto a las películas muchas veces es cierto, pero en lo que se refiere a los partos, doy fe de que si pueden ser buenos, mejor que los primeros, totalmente diferentes y gratamente satisfactorios. Hoy os cuento sobre mi segundo parto, una experiencia única, bonita e inesperada. Llegó el domingo, el día anterior había estado colaboran ...