Con Mirula por el mundo Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Título

Cada vez que alguien conoce sobre nuestra historia, me pide que escriba sobre ella.
A veces escribir al respecto me ha salvado la vida, los días, las horas.

Acumulé un par de blogs (éste incluido), muchos textos que no salieron a la luz y hasta un ya extinto fotolog relacionados a esta Gran Historia de Amor.

Con los años fui aprendiendo que para amar fuerte hay que saber perdonar y ésta, sin dudas, fue (y es, al menos para mí) la parte más dura de todo esto. El perdón y la culpa me atraviesan y aunque a veces quisiera esconderme, me encuentran.

¡Cuánto tuvimos y tenemos que trabajar en torno al perdón!

A veces se nos da por pedirle perdón ante cualquier situación a Mirula y es que con D. arrastramos la culpa de haberle quitado años a su lado. Hice lo mejor que pude, lo que sentí en ese momento. Seguí adelante con un embarazo para el que ninguno de los dos estaba preparado. Yo creía en ese momento que sí y fue inamovible mi decisión de ser mamá, aún estando sin D.

Después me daría cuenta de que la maternidad trae un montón de cosas para las cuales una no está preparada pero hace lo mejor que puede para salir lo mejor parada posible pero ese es otro capítulo.

D. tuvo sus razones que me las dio a mí y algún día se las pedirá (o no) Mirula. Eso queda entre nosotros.

Pero haber negado una paternidad trajo consecuencias de ambos lados. De mi lado, que es el que estoy preparada para contar (ya que justamente es mi lado) trajo aparejado lo duro que es criar sola y hoy me parece injusto pero no para mí, sino para Mirula. Podría haber pasado todo este tiempo teniendo un papá que, aunque no quisiera estar conmigo, hubiera estado comprometido a estar con ella.

El dolor me encegueció en ese momento e hice lo que pude con los pedazos que quedaban de la Mariflor que había conocido. Hoy me critico por ello y me es duro justamente porque me cuesta perdonarme.

Y es algo que tengo que hacer.

IMG_0687


El reencuentro

El reencuentro no fue fácil.

Al principio pareció mágico.

Después del pedido ya insistente de Mirula acerca de si ella tenía un papá o no y dónde estaba, decidí una mañana pedir el número de teléfono de D. y comencé a redactar un mensaje con una de las fotos más hermosas que tengo de Mirula.
Cuando llegué al trabajo, le dije a mi amiga venezolana que le iba a escribir y ella estaba más nerviosa que yo.

1,2,3… mensaje enviado y al rato, whatsapp y sus dos rayitas nos indicaban que el mensaje había llegado y había sido leído.

La respuesta llegó a las horas. Un llamado de un número que mi psiquis se había empecinado en olvidar y ese día mi celular lo traía a conciencia. Yo, allá, perdida en Hampton Bays y la pantalla de mi teléfono con un “Ciudad Autónoma de Buenos Aires” que me hizo salir afuera de mi lugar de trabajo para contestar.

La voz que siempre había esperado, la voz de siempre. Todo se desvaneció. Había imaginado por años ese reencuentro. En algunos escenarios lo insultaba y le pegaba, en otros lo abrazaba y me dedicaba a llorar, a veces me quedaba helada, sin poder decir una palabra… Pero salieron y era como si nada hubiera pasado.

Hablamos durante un rato largo y luego volvimos a hablar, esta vez por Skype a la noche. Le mostré a Mirulina dormida y eso fue un hito en nuestras vidas.

A los pocos días, hablé con Mirula y le pregunté si quería conocerlo y dijo que sí. Jamás olvidaré su vocecita… ¡tan pequeña y tan enorme!
Me dijo que quería verlo por Skype así que coordinamos videollamada y ahí estaban.
Ellos dos.

Hubo un “Hola, Papá” que nos dejó paralizados, con piel de gallina y lágrimas en los ojos.

Cuando él me preguntó que debía decir, yo le dije “seguila”. Siempre acostumbrada a la enormidad de Mirula.

De ahí en adelante todo fue sacar una visa rápido y unos pasajes que marcaban fecha para el 30 de diciembre de 2016.

Después de casi 6 años, el destino nos volvería a cruzar. No quiso que nos cruzáramos antes, vaya a saber por qué motivo.
Haber transitado las mismas calles, los mismos lugares no fue suficiente.
Parece que teníamos que golpearnos y aprender. Vivir y aprender.

El día del arribo yo escuché el tren que venía de la ciudad desde mi trabajo y salí a buscar a D. Y él se había bajado ya y fue a buscarme a mi trabajo. Nos cruzamos sin vernos, como nos había estado pasando durante esos 5 años y tantos meses.

Después de dar una vuelta, sólo hubo una mirada, un beso y un abrazo eterno, cargado, con broncas, con otras historias, con malas decisiones y algunas buenas.
El abrazo necesario y cansado.
El abrazo olvidado.
El abrazo que consolidó el reencuentro.
El abrazo que fue más fuerte que el beso.

De ahí nos fuimos a comprarle un par de cosas a Mirula y luego a la casa donde vivíamos con Sandra y Cami, las dos venezolanas más lindas del mundo entero.

Ahí se vino lo difícil, las preguntas, el dolor y la culpa. El pedir perdón de ambos lados. El llanto acumulado que descomprimía años en el pecho.

Lo que pasó después fue un encuentro esperado entre Mirula y su papá.
Por primera vez mirarse en un espejo. Para ambos.

No quiero describir cómo fue. Sólo diré que agradezco al Universo por haber podido presenciar ese instante.
No guardamos fotos, ni videos. Sólo el momento, mágico, esperado. Efímero y a la vez, eterno.

IMG_0732


Aún hoy nos quedan por dar muchas explicaciones, por qué no hicimos, por qué hicimos lo que hicimos.

Hicimos lo que éramos capaces de hacer en ese momento. Hoy hubiésemos hecho las cosas de otra manera, pero en aquel entonces, no.

Me cuesta perdonarme. Y es por eso que  a veces arrastro dolores y rencores que cargo en otros, hay gente que no puedo procesar que no lo haya hecho reaccionar a D., o que sabía que Mirula existía y no hicieron nada, o que él haya vivido con otros situaciones que no pasó con nosotras, o que tantas cosas…

Estamos avanzando y construyendo.

Si aún no puedo poner en palabras la historia es porque la estamos viviendo.

Hoy estamos transitando un momento en donde si la herida duele, nos abrazamos y cuidamos.

Tuvimos que derribar todo lo que estaba construido y empezar a armar los cimientos de nuevo. En dos países, a la velocidad de la luz.

El amor también es perdón.

Trabajaremos duro para que Mirula lo sepa.

Trabajamos  duro para saberlo.

Hasta la próxima.

Fuente: este post proviene de Con Mirula por el mundo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Título

Cada vez que alguien conoce sobre nuestra historia, me pide que escriba sobre ella. A veces escribir al respecto me ha salvado la vida, los días, las horas. Acumulé un par de blogs (éste incluido), mu ...

El regreso

Hola… ¿Hay alguien por ahí? No es fácil reaparecer luego de dos años de ausencia bloguera. Digo no es fácil porque sinceramente estuve alejada del sano vicio de la escritura, al menos de manera tan ex ...

Más amor a nuestra biblioteca

Mucho pero MUCHO tiempo ha pasado de mi último post. Creo que hay una onda expansiva, cuasimágica que nos está alejando un poco de las redes 2.0 y acercando más hacia adentro. Vamos en la búsqueda del ...

Miércoles Mudo #MM

En el último Círculo de Mujeres (ya contaré más) que fui, hicimos un collage con una foto. A Mirula le gustó tanto que hizo el propio y me lo regaló. Me encantó y lo puse en la puerta de nuestro placa ...

Recomendamos

Relacionado

2016 DIY Año nuevo

Hola, 2016

Día 13 de enero de 2016. “Tengo que escribir, tengo que escribir, tengo que escribir.” Es lo que me repito todos estos días desde que empezó el año. No es mucho tiempo, lo sé, pero me cuesta cargar energías luego de los días de fiesta y un comienzo de año con muchas ganas de romper con muchas cosas de las que vengo haciendo hace años. Más allá del balance tradicional que cada uno hace cuando termi ...

Crianza maternidad consciente mamá primeriza ...

Maternidad 2.0

Últimamente, con esto de ser bloguera novata, me he estado metiendo en muchos sitios relacionados con el ser madre. Y noté cierta presión (en mí principalmente) en querer ser una “buena madre”. Creo que antes, no había mucho cuestionamiento en esto de criar hijos de tal o cual manera. ¡Hasta me lo dijo mi propia madre! “Mariflor, es que antes no se hablaba de estas cosas.” Bueno, resulta (por suer ...

DIY maternidad consciente Libros ...

Jo jo jo

Ya pasó Navidad y con Mirula nos habíamos estado preparando para recibirla unos días antes, con diferentes actividades que realizamos en familia. La idea de mantener y construir la magia de la Navidad tiene que ver con eso mismo justamente: fomentar la magia, la ilusión, en los más pequeños es parte de acompañarlos en tener una infancia feliz. No tomo la creencia de Papá Noel como una mentira sino ...

Crianza Positiva El poder de la Palabra Las Bellezas de María

Título

¿Qué hacer cuando he perdido el control y le falté el respeto a mi hijo cuando se estaba portando mal? He aquí los pasos para "tomar nuevamente el control y ser un BUEN MODELO PARA SU HIJO.... RECOGERSE: Tómese el tiempo necesario para calmare y volver a su estado "racional" RECONOZCA: Reconozca que lo que hizo fue un error y que fue inefectivo. Porque no enseña, por el contrario ...

Día de Lectura Libros La Bruja Winnie va al Espacio ...

Nueva sección: días de lecturas

Damos paso y bienvenida a una nueva sección: los días de lecturas. Escribo “días” y no lo dejo aplicado al martes únicamente, porque la idea es compartir sugerencias lo más seguido que podamos. En este primer Día de Lectura, les contaremos sobre una adquisición bastante nueva para nosotras y bastante vieja según su historia: La Bruja Winnie va al espacio. La serie de la Bruja Winnie co ...

Libros Claudiña Frida ...

Habemus libros nuevos

Esta entrada será breve pero feliz. Hace unas semanas atrás, me anoté para participar de un Intercambio Internacional de Libros Infantiles. Todo empezó con un estado de Facebook de una amiga de mi Jardín de Infantes donde explicaba que si uno formaba parte de este intercambio, los niños de la casa podrían recibir hasta treinta y seis libros de todas partes. La idea es compartirlo y sumar a seis pe ...

Viajes viajes

3,2,1… ¡Ahí vamos!

Llegó el momento de definir un nuevo destino para viajar. Hace tiempo que vengo pensando que cuando se acomoden un par de cosas, vamos a ir con Mirula a conocer un nuevo lugar. Ya lo tenemos elegido, por algo se empieza. La idea de Con Mirula por el mundo es tender puentes entre personas que pasamos por situaciones similares pero además, quiero seguir viajando con Mirula y escribiendo sobre lugare ...

Viajes Nueva York viajes

La Gran Manzana for kids

Hace unos días hablé con mi primo que vive en Nueva York, en Long Island para ser más exactos, y se me vinieron todos los recuerdos de ese primer viaje largo con Mirula. Del que ya les conté como se dio acá. Además, este fin de semana, vimos Annie, Cuando Harry conoció a Sally y otras películas con historias que transcurrían en la Gran Manzana. Tenía que escribir sobre Nueva York nuevamente. Si bi ...

Libros #Cuentosxelmundo Frida ...

#CuentosxelMundo

En los días que corren, llenos de tecnología que nos comunica, nos acerca y a veces hasta nos incomunica, que tu hija de 4 años reciba un libro por correo es algo mágico. A pesar de que ella no sepa bien que antes era uno de los únicos medios para comunicarse de lugar a lugar, percibe el momento con una felicidad plena como si en ese instante estuviera recuperando años de historia en un segundo. E ...

Viajes Buenos Aires Museo de Ciencias Naturales ...

En busca de los dinosaurios…

Si hay una característica que describe a Mirula es su curiosidad por absolutamente todo. El año pasado, en el marco de un proyecto institucional de su Jardín anterior, dijo que le gustaría ser guardaparque. Sí, como su tía Lili, guardaparque del Parque Nacional Catataras del Iguazú. Anteriormente, había actuado de paleontóloga y eso le encantó también. Encontramos un lugar ideal para jugar un rato ...