Educar para el futuro Idea guardada 7 veces
La valoración media de 20 personas es: Muy buena

Mi hijo se hace la pipa ¿qué puedo hacer?

Mi hijo mayor hace la pipa desde que tenía 6 meses (para los que no sepan que significa esta expresión esto es chuparse el dedo pulgar) y nunca he intentado quitarle esa costumbre. Hemos hablado, él me ha expresado cuánto le gusta y le relaja, y yo le he transmitido la idea de que cuando él esté preparado simplemente decidirá dejar de hacerlo.

Para mi lo principal es que no se sienta avergonzado por esto y no transmitirle preocupación excesiva por algo que en realidad creo que no tiene relevancia. Mi hijo está sano, es feliz, le gusta aprender, juega mucho, se enfada, ríe, llora…¿Qué más puedo pedir? Todo lo demás es relativo y pasará por sí sólo.

Podría pensar que el dedo es lo mismo que el chupete y que debería hacer algo por que deje de chupar su pulgar. Cómo ya te conté en este artículo sobre cómo quité el chupete a mi peque, en ese caso si hice algo y sí me propuse quitar el chupete. Si volviese atrás sabiendo lo que sé quizás no le hubiese quitado el chupete tan pronto a pesar de lo bien que resultó la experiencia y cómo fue él mismo quién tomó la decisión final. Aunque si volviese mucho más atrás, a su nacimiento, quizás nunca le hubiese dado un chupete (pero por supuesto sabiendo lo que sé y sintiéndome con la seguridad en mi misma con la que me siento ahora, que en aquel entonces no existía).

Pero con el dedo no se me ocurre un modo tan sencillo. Para empezar no me preocupa para nada puesto que mi hijo habla estupendamente desde muy pequeño, pronuncia a la perfección, los dientes le están saliendo bien (tiene ya 7 años y 8 piezas mudadas) y, lo más importante, cuando hablo con él me dice que es que no quiere dejar de chuparse el dedo, que le gusta. Y yo simplemente confío en él y en que llegará el momento en que lo dejará.

Hacer la pipa y chupete


Pero hace unos días me dijo que comenzaba a darle vergüenza chuparse el dedo delante de sus amigos, que una niña que también se chupaba el dedo este año ya no se lo chupaba, y él parecía un poco preocupado. Le pregunté cómo se sentía y que quería hacer. La cuestión es que él no estaba decidido a dejar éste hábito y tras unas cuantas preguntas concluyó que en clase ya no se chuparía el dedo y que sólo lo haría en casa.

El caso es que si vuelve a salir el tema va a ser señal de que sí necesitará ayuda para superar éste hábito y ahí tendré que estar yo para acompañarle a superar éste reto y dar un paso más. Y siendo muy objetiva cada vez se chupa menos el dedo puesto que se pasa la tarde jugando y haciendo manualidades, dibujando o escribiendo con lo cual tiene las manos bastante ocupadas,  pero si a él le preocupa entonces sí tendré que ayudarle.

Si tu estás en un caso similar quizás pueda interesarte conocer qué cosas podríamos hacer  para ayudar a nuestros niños. Lo primero de todo, como estoy transmitiendo en este artículo, es no tomarnos como algo horrible este asunto. No pasa nada, hay cosas muy graves por las que sí preocuparnos. Lo segundo, es identificar que realmente nuestro hijo sí necesita un poco de ayuda para gestionar este tema porque le preocupa y nos lo demuestra contándonos cosas o bien pidiéndonos ayuda directamente.

Para empezar, tendríamos que averiguar para que lo hace o por qué. Mi hijo lo hace para relajarse según me ha dicho él. Y yo he observado que lo hace cuando está cansado, cuando tiene hambre o cuando le ha pasado algo y ha estado llorando o se ha puesto nervioso.

Así que quizás el primer paso sería ayudarle a que encuentre una técnica para relajarse que pueda sustituir a su querido dedo. Esto podemos hacerlo hablando mucho con él y buscando y probando juntos otras técnicas. Quizás pueda utilizar la respiración para relajarse o puede que le parezca mejor idea frotarse las rodillas con las manos…se trata de echarle imaginación y de pedirle al niño que piense en alternativas. Será más sencillo que pueda llevar a cabo algo que se le ocurra a él que algo que se lo expliquemos los demás.

El segundo paso puede ser ayudarle a aumentar la confianza en sí mismo para que logre tomarse los asuntos externos con mayor relatividad, para que no le afecten tanto y no se sienta intranquilo o inseguro tantas veces. Realmente no sé si estará relacionado directamente o no, pero estoy convencida que esto puede ayudarle mucho. Yo misma cuando estoy segura de mi misma y me siento fuerte no tengo tendencia a tomar algunas comidas y bebidas que son azúcar puro…. Bueno, para esto mantener citas privadas con él puede darle una gran carga de energía (de hecho llevo tiempo intentando planificar citas con cada uno de mis hijos pero como estoy siempre sola con los dos pues resulta complicado estar sólo con uno….¿a dónde dejo al otro? y además, siempre quieren estar juntos pero luego se hartan el uno del otro…).

También utilizar la motivación y el empoderamiento, realizar algunos ejercicios con él para que reconozca sus logros, celebrar cada paso que dé y animarle para que siga en su propósito serán elementos del día a día que pueden ayudarle mucho (en mi ebook Atrévete a educar sin castigar hablo muchísimo de esto, y tan pronto como pueda escribiré un artículo sobre el empodermiento para que puedas profundizar en su conocimiento puesto que son herramientas muy poderosas para trabajar con tu hijo).

Y por último tener paciencia y confiar en él, porque cuando confiamos en nuestros hijos se lo estamos transmitiendo directa e indirectamente, es algo que se nota aunque no utilicemos las palabras.

Si te ha resultado de ayuda este artículo me encantaría que me escribieses en los comentarios. Y si tienes ideas respetuosas para afrontar este tema te animo a que las compartas.

Un abrazo fuerte,

Nuria.

¿Quieres que te envíe a tu email todos los artículos del blog y las novedades de los cursos y formación para padres?

¡Puedes suscribirte gratis a la Newsletter y te mantendré informad@ de todo!

[contact-form-7]

.

Fuente: este post proviene de Educar para el futuro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te presento: El Pack Maternity

Si me sigues en el blog, habrás visto que desde hace mucho tiempo puedo escribir personalmente. Debo confesar que tengo mucho trabajo últimamente y que priorizo el tiempo con la familia y el trabajo a ...

Quiero ganar dinero, mamá.

El dinero, un tema tanto o más tabú que el sexo, es un tema que intento tratar con mis hijos del modo más neutro, natural y abierto posible. Desde hace unos meses mi hijo quiere ganar dinero y así me ...

Recomendamos

Relacionado

niños infancia crianza ...

Mi hijo se chupa el dedo

La mayoría de niños se han chupado el dedo alguna vez en su infancia. Es un hábito normal entre los más pequeños, y los padres somos conscientes que puede provocar posibles deformidades en la boca si esta costumbre persiste en el tiempo. Pero por otro lado, también sabemos que este hábito es agradable para ellos y les calma y relaja cuando están muy cansados. Así que si queremos quitarle a nuestro ...

blog consejos

Efectos negativos de chuparse el dedo y del chupete

Que los peques de la casa se chupen el dedo pulgar es algo muy común. Se trata de un reflejo natural que adquieren durante el tiempo que están dentro de sus mamás y que una vez que nacen algunos mantienen. Para que ese reflejo pueda activarse necesitan algo que succionar, principalmente el pecho materno, que es lo que la naturaleza ha previsto para ello, aunque los bebés que más necesitan succiona ...

Educación respetuosa educación respetuosa

Si estás pensando en quitarle el chupete a tu peque quizás te ayude leer mi experiencia...

Muchos pasamos por esta fase en la que nos planteamos que ya ha llegado el momento de ayudar a nuestros hijos a que se deshagan del chupete. A veces nos lo planteamos por la gran dependencia que algunos bebés tienen hacia este objeto, otras veces por que creemos que está resultando un obstáculo para el desarrollo del habla, y en otras ocasiones para evitar posibles problemas con la dentición. Buen ...

Vídeos

Conversación entre Padre-hijo

Cuando Bodi Irvine, nueve, llegó a casa y le dijo a su padre que se habían burlado en la escuela, Isaac Irvine vio la oportunidad de pasar un mensaje para el niño, los otros niños como él y otros padres como él. Se decidió hacer un video corto, que se ha vuelto viral en esa conversación con el niño sobre lo que pasó – y por lo tanto da una lección sobre la intimidación, ya que la intimidació ...

0-3 años Bebés Libros ...

3 libros sobre rutinas para que tu peque aprenda

Hoy quiero recomendarte 3 libros para tu peques, 3 libros sobre rutinas para que él aprenda y tú puedas ayudarle a avanzar en su camino hacia la autonomía. Se tratan de 3 libros de la Editorial Bruño incluidos en el proyecto 0-3 del que te hablo seguidamente. El objetivo global del Proyecto 0 a 3 años es que, ya desde su nacimiento, el niño disponga de unos libros que le diviertan y, al mismo tiem ...

dudas experiencia preguntas ...

No he hablado con el pediatra sobre hablar a mi hijo en inglés

El pediatra al que llevo a mi hijo es un hombre muy agradable y tengo confianza en él. Vamos a su consulta para lo típico: vacunas, gripe, revisiones... Por ahora, no he necesitado hablar mucho con mi hijo delante suya ya que el peque se porta de maravilla y el médico le hace monerías que le hacen reír. Además, cuando voy al pediatra, llevo mi lista de preguntas y tengo más la cabeza en que no se ...

crianza quitar el chupete trucos de madre

Cómo logré quitar el chupete a mi bebé sin traumas

Dejar el chupete es uno de las etapas clave en el bebé, que puede resultar no ser todo lo fácil que esperabas por el apego que le pueda tener. Por eso, tras valorar si el chupete interfiere más que ayuda, es importante encontrar el momento y la manera de dejarlo lo menos traumática posible. Reconozco que todo esto me ha pillado de nuevas por el simple motivo de que mis hijos mayores no han usado ...

chupete hábito imaginación ...

Como dejar el chupete: lo que a mí me funcionó

Empezaré desde el principio: Mi embarazo lo pasé desde la semana 8, en reposo absoluto, por lo que tuve muchísimo tiempo de leer y leer. Lo que me venía encima, y lo que me esperaba en los siguientes años, y leí de un montón de cosas, os lo puedo asegurar. En los primeros meses de Irene, nunca le puse chupete, en mi infancia abusé de él, y no quería para mi hija, lo que a mí casi me pasa, así que ...

libro juguete tiempo de lectura ...

El primer libro-juguete de mi peque

Mi amiga Isabel regaló a mi hijo este libro cuando acababa de cumplir dos meses. Todavía era muy pequeño para jugar solo, pero al poco tiempo, cuanto cumplió cinco meses, se lo di para que jugara con él por primera vez. Le encantó desde el primer momento. Se llama Pet Tails, la autora es Anne Wilkinson y la editorial es Little Jellycat. Es un libro hecho de tela que podría ser considerado más bien ...