comunidades

3 de cada 10 niños menores de 4 años no consiguen dormir solos


Según datos de Coaching Club, centro pionero en terapias grupales para familias, sesiones de coach y terapias de familia, mujeres y adolescentes, el 30% de los menores de 4 años sufren problemas para poder dormir solos durante toda la noche. Se trata de una de las consultas de terapia familiar para niños más habitual.

Verónica Rodríguez Orellana es terapeuta y directora de Coaching Club. En este artículo nos explica las claves para lograr que los menores consigan dormir solos toda la noche.

Un problema emocional

El mejor procedimiento para poder dormir bien es, de un lado, aprender a vincularse y disfrutar con la soledad sin angustias ni opresiones y, de otro, poseer un mundo interior sereno y satisfactorio con el que relacionarse gratamente, al menos lo suficiente para no huir de él, cuando nuestro cerebro empieza en esos instantes de interiorización a hacer balance de lo vivido recientemente.

Este agradable mundo interno no nos viene otorgado genéticamente. En el caso de los niños, somos los padres los que debemos ayudar a nuestros hijos a construirlo y a reafirmarlo. Descansa en nosotros esta elevada responsabilidad.

En ocasiones, esa interioridad aludida no es tan serena en algunos pequeños, sino quizás algo procelosa, por lo que tratan de eludir la soledad insistiendo en irse a dormir a la cama de los padres buscando compañía, pero no física, sino emocional y afectiva.

El circulo vicioso

Muchas veces se está con los hijos sin ganas de compartir nada, por pura obligación o inercia. Esta situación, detectada inmediatamente por un instinto natural del menor, lo dejará intranquilo, retroalimentando un círculo vicioso de inquietud e incertidumbre que le impedirá dormir bien. 

Los padres debemos seconscientes de que nos trataremos a nosotros mismos de manera similar a como nos han tratado en nuestros primeros años de vida y que nos acompañaremos a nosotros mismos en soledad de manera parecida a como hemos sido acompañados. 

Es incierto que los niños necesiten dormir con sus padres para sentirse más queridos, mejor acompañados. Muchas veces, son las carencias afectivas de los padres,  no el deseo o el requerimiento de los hijos, las que provocan que se hagan acompañar de sus hijos a modo de ositos de peluche.

Está también la comodidad que supone el llevarse al niño a la cama y que, de esta manera, pueda conciliar correctamente el sueño. Entonces hay que aceptar que se trata más de una cuestión personal que de una necesidad perentoria de los pequeños.

Si visito a un amigo y este me recibe malhumorado, pierdo las ganas de volver a su casa hasta no asegurarme de que en la próxima ocasión será algo más efusivo. Algo similar ocurre con los pequeños. Si van a la cama de sus padres es porque se sienten bien recibidos. Si esto ocurre, debemos preguntarnos si los acogen para un rato de cariño y mimos o -invirtiendo los roles- son los padres los que se hacen acompañar de los hijos.



De la confianza a la autoconfianza

El niño que disfruta de su soledad, de los momentos que pasa en la cama, muestra un síntoma inequívoco de salud. Su cama es algo parecido a una extensión de su propio cuerpo, al que irá conociendo y con el que irá intimando.

Por eso los padres ayudan a generar autoconfianza cuando consiguen acompañar al hijo a su cama y considerar esta como una extensión del propio niño, entendiendo y facilitándole la labor de construcción e interiorización de su pequeño espacio de soledad. 

Crecer sano y feliz también consiste en forjar un mundo aparte del de los padres. Si acogemos al niño en la propia cama le estamos trasladando un mensaje parecido a “sin mí no puedes”.

Los adultos necesitan aprender también a confiar en la capacidad de los hijos para resolver sus miedos. Debemos asegurarles compañía y aceptar su independencia. No debemos convertirlos en nuestros apéndices trayéndolos al propio refugio.

Seguramente, esa confianza se  transformará en autoconfianza para poder disfrutar los tan añorados dulces sueños. En las sesiones individuales o grupales trabajamos con algunas de estas ideas para poder acompañar a los hijos en su autoconfianza”.

Estrategias para que puedan dormir solos los niños de menos de 4 años

Enseñarles que uno está en la habitación de al lado, pero está, que no “desparece”, que pueden contar con nosotros llamándonos o, mejor aún, cerrando los ojos y evocándonos.

 Recordarles que nosotros también pensamos en ellos, que no dejan de existir para cuando llega la noche porque estemos en otro cuarto. 

Enseñarles a enfrentar sus miedos y que para ello pueden contar con los padres que están en la habitación de al lado, para que cuando los progenitores no estén, ellos puedan seguir yéndose a dormir con tranquilidad.

Explicarles que todos tenemos miedos porque siempre hay algo que no sabemos o que no conocemos en la vida, no es un problema tener miedo sino aprender a enfrentarlo, aprender a no desbordarnos.

Ayudarles a interiorizar la idea de que, al otro día, o en un tiempo concreto se volverán a reencontrar y podrán comentar qué pasó mientras estaban separados, La separación puede ser vivida como un tiempo de aventura a compartir luego con el otro.

Fuente: este post proviene de tuminiyoNews, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El Switch Tour de Nintendo en Almería

Desde TUMINIYO defendemos el uso de la tecnología tanto en la educación como en el tiempo libre de nuestros niños y niñas. Eso si, en su justa medida, sin abusar.  Hoy os queremos hacer una propuesta ...

Recomendamos

Relacionado

Escuela de familia adolescentes alcohol ...

El alcohol en niños pequeños, un problema que preocupa a padres

Hoy en TUMINIYO recibimos la “visita” de Coaching Club, centro pionero en España de terapias grupales. Estos profesionales han analizado la situación y el aumento de las terapias relacionadas con el preocupante ascenso de los botellones realizados por niños y adolescentes de entre 12 y 16 años antes de las fiestas y vacaciones de Navidad. En ocasiones, los padres nos preguntamos con pe ...

Comunicacion respetuosa

Miedo a dormir solo niños 10 años

Estaba agotada. La veía cada mañana al dejar a Óscar en la escuela. A penas podía mantener los ojos abiertos. Venía de cualquier manera, como el que pilla lo primero que encuentra en el cajón y se lo pone sin pensárselo dos veces. Despeinada. Con poquísimas ganas de hablar con el resto de los padres y las madres. No hacía mucho que la conocía, pero sentí la obligación de acercarme a ella. –  ...

Escuela de familia Acoso Escolar bullying ...

Septiembre, mes clave para la detección de señales de bullying en los niños

Con la llegada del inicio escolar, los padres debemos estar atentos a posibles señales que emiten los niños que reciben o pueden recibir acoso escolar. Según Coaching Club, centro pionero en terapias de grupo, la detección temprana de estas señales podría reducir el número de casos de bullying. Los datos no pueden resultar más desalentadores. Un estudio estadístico realizado entre escolares de 32 ...

general colecho dormir solo ...

Mis hijos se duermen solos, ¡todo llega!

Como dice la canción a dúo de Natalia La Quinta Estación y Jaime Melocos... "Nunca pensé que llegaría, nunca creí en este momento..." Pero ha llegado. Seis años después de comenzar nuestra andadura como padres, de rendirnos a los pequeños pies de nuestro bebé, de renunciar a prejuicios y falsas creencias cometiendo ese gran pecado que es meter al niño en la cama, seis años de colecho po ...

General

Mi experiencia o cómo conseguí que mis hijos se fueran solos a dormir

Hoy os quiero contar cómo he conseguido que mis hijos de 4 y 6 años se vayan a dormir solos. Algunos pensaréis que ya era hora de que durmiesen solos, y otros estaréis en el mismo caso que yo estaba: los niños no se pueden dormir solos. Para explicaros mi experiencia he de remontarme a la época en la que nacieron. Cuando mi hijo mayor tenía unos meses decidí cambiarle de habitación, ya que dormía ...

general escuela de padres imprescindibles

¡A dormir! Los 10 errores más comunes de mamá y papá.

¡A dormir! Llega la hora de acostarse y en muchos hogares se repite la misma situación. Los niños empiezan a buscar las mil y una excusas para no irse a dormir y los padres nos desesperamos. Ahora quiero agua, pipi, mami no tengo sueño, papi tengo miedo, … y así toda una serie de pretextos para demorar el momento de meterse en la cama y dormir. Nosotros los padres también nos equivocamos, é ...

autoestima libros niños

Libro: Autoestima para niños y padres

Buenas horas mamis. Hoy solo quiero recomendarles un libro, que merece ser leído, puesto en práctica y compartido. En una etapa de mi vida maternal, me vi en la necesidad de investigar algunas cosas, para poder comprender otras, y este libro llamado "Autoestima para niños y padres" del Dr. Tony Humphreys, me ayudó casi en el 75%. Me tomo el atrevimiento de redactar extractos de esta obra ...

Cosas de mamá buenos hábitos cuidarse ...

Las 10, hora de dormir

Mira el reloj ¿ya son las 10? ¿Más tarde? Entonces, date prisa, es hora de dormir… Si eres afortunado, quizá tus hijos sean de los que empiezan a cerrar los ojos a las 8 de la tarde… En casa hemos conseguido que no nos den más de las 10. Sin embargo, aunque siempre hablo de los niños, hoy no me refiero a su hora de dormir, si no a la mía…. Son las 10, vete a dormir… Ya soy, ...

dormir con los padres sacarle de la cama dormir solo ...

Consejos para sacar al niño de la cama de sus padres

Para muchos niños, dormir con sus padres se ha convertido en un hábito. Y en alguno de los casos, son los propios padres los que impulsan esta costumbre, ya que disfrutan del contacto físico con su pequeño y de sus cientos de arrumacos. Pero a pesar de que ambas partes estén de acuerdo en pasar las noches juntos, el desarrollo emocional del niño puede verse afectado. Además, la mayoría de los padr ...

cama dormir habitación ...

la hora de dormir

Estoy como loca con mi habitación y eso que no la uso mucho, porque duermo en la cama de mis padres. Mi padre me lleva con él a dormir sobre las 9.30-10.00 y después cuando va mi madre ya me pasa para mi cama. Tampoco la uso para jugar, a no ser que esté alguién allí jugando conmigo. Pero cada vez que viene alguien a casa lo primero que le enseño es mi cama y mis juguetes les digo "alaaaa& ...