Sin pendientes no hay paraíso

sinpendientes


Artículos atrás, en un post en el que reconocía abiertamente nuestra nueva faceta de drama papás en potencia, ya dejé caer sibilinamente el tema de los pendientes. A sus 14 semanas de vida, nuestra pequeña saltamontes sigue sin lucir agujeros en las orejas. Y es posible que esté algunas semanas más (o incluso años) sin tenerlos. El papá en prácticas y la mamá jefa se debaten día sí y día también entre el sí y el no. Y mientras se dirime esa encarnizada lucha interior de ambos, el ‘no’ gana tiempo aprovechando su ventajosa posición inmovilista.

A favor del sí está el potente lobby de las abuelas, bisabuelas y tía-abuelas. Un grupo de presión en toda regla, capaz de rebatir con datos (ciertos o no, eso da lo mismo) cualquier argumento en contra que planteen los padres. Su poder económico les permite comprar a tíos y primos con suculentos regalos, así que la presión se redobla por momentos. En nuestro caso, el argumento que nos empuja hacia el sí es que muy posiblemente, cuando empiece el cole y Mara vea a todas sus compañeras con pendientes, ella querrá hacerse unos. Y entonces hacerse los agujeros le dolerá lo mismo que ahora, sólo que la experiencia la recordará con más viveza durante mucho tiempo. Y por el contrario, siendo todavía una bebé (como pudimos comprobar tras las primeras vacunas), se olvidan de cualquier dolor al minuto de haberlo sufrido.

Apoyando al no nos hemos quedado más solos que la una. A esta posición se aferran dos argumentos. El primero es el terror de la mamá jefa a hacerle daño a su pequeña fofucha (La pobre quedó traumatizada para siempre tras las vacunas). El segundo es nuestra teoría (ya aplicada en nuestra negativa a bautizarla) de dejar decidir a Mara. Que sea ella, llegado el momento, la que decida si quiere ser cristiana, musulmana, budista o ferviente seguidora de la cienciología. Que sea ella y no nosotros quien decida, llegado el momento, si quiere agujerearse las orejas o no.

Últimamente, no obstante, en la cabeza del papá becario coge fuerza otro argumento a favor del sí. Y es que, según he podido comprobar,  parece ser que sin pendientes en las orejas las bebés son chicos por naturaleza. En las últimas semanas hemos asistido a una conversación (o intento de ella) que se repite con frecuencia:

Persona desconocida: (Ve a la irresistible bebé y no puede contener su ansia por acercarse y toquetearla) ¡Ay! ¡Pero qué morritos pone! ¡Qué bonito está! ¡Qué lindo!

Papá en prácticas: Está para comérseLA… (Sonrisa de cortesía. Voz interior que grita: ¡BONITA! ¡LINDA!)

Y vale que nuestra pequeña saltamontes sea una rubia pelona. ¡Pero la llevamos vestida con flores, corazones y ropa de Hello Kitty (odio eterno a esta empalagosa gatita)! ¡En algunos casos de color rosa! ¿Qué más hace falta para que se aprecie con claridad que es una niña? Y tristemente sólo se me ocurre una respuesta a esta pregunta: Pendientes. Sin pendientes no hay paraíso.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general

La primera Navidad

Hace ya unos meses, porque con la tontería el blog ya cuenta con un gran historial de más de veinte actualizaciones a su espalda (todo un hito para un abandonablogs profesional como yo), escribía un post titulado “Volver a Empezar”. Lo hacía casi un mes antes de nacer Mara, cuando la mamá jefa y el papá en prácticas empezábamos a prepararnos ya para resetear nuestras vidas, marcar un p ...

general para debatir bebés ...

Colecho: El antes y el después de Maramoto

Hace algunas semanas, una mami y lectora del blog me comentó que mencionaba mucho en mis posts el concepto del colecho pero que nunca había profundizado en él en un artículo. Y tenía razón. Hoy, aprovechando que el pasado domingo fue el Día del Sueño Feliz, me sumo a esta bonita iniciativa (más vale tarde que más tarde), para comentaros nuestra experiencia con el colecho. ¿Nos acompañáis? Antes ...

general andanzas baby led weaning ...

Los dos filtros gastronómicos de Maramoto

Cómo ya os he comentado en alguna ocasión, nuestra pequeña saltamontes no mostró demasiado interés por la comida en un primer instante. Con el tiempo, su interés ha aumentado y también su capacidad para coger alimentos, sean del tamaño que sean, y tragárselos. No podemos decir que sea una glotona, ni mucho menos. Más bien podríamos decir que come como un pajarito. Pero lo cierto es que podemos afi ...

general para debatir bebé en brazos ...

Frases de manual (#7): “Vosotros la habéis acostumbrado a eso…”

Vaya por delante que tenemos una hija que es una terremoto. Maramoto, para ser más exactos, la ha renombrado la mamá jefa. Una niña que para nuestra suerte, por la noche duerme más o menos bien. Y digo para nuestra suerte porque durante el día no pega cabezaditas de más de 15 minutos si no estás tumbado junto a ella. Y se pasa las horas en movimiento. Brazos y manos por aquí, pies inquietos por al ...

general andanzas

Cinco aspectos de la paternidad que no tienen precio

Estamos atravesando una etapa francamente dura (más dura aún de lo que ya llevamos vivido) con nuestra querida Maramoto. Dormimos poco y mal, las rabietas se suceden unas tras otras sin solución de continuidad, tenemos los tímpanos sangrando por tanto grito de la pequeña saltamontes, vestirla y cambiarle un pañal se han convertido en odiseas diarias que nos agotan desde primera hora de la mañana, ...

general andanzas bebés doble personalidad ...

De papá a mamá: Bebés con doble personalidad

Hoy os vengo a hablar de una faceta que Maramoto está desarrollando mucho en las últimas semanas: La doble personalidad. Sí, como escucháis. La pequeña saltamontes no se aclara. Y si al comenzar el día dice que blanco, al cabo de unas horas está con que es mejor negro. Y después otra vez blanco. Y luego volvemos al negro. Y así hasta el infinito. O hasta que logramos, a eso de las once de la noche ...

general andanzas

Historias de padres primerizos: Nuestro repentino terror a los centros comerciales

Hasta la fecha os he contado dos de nuestras historias de padres primerizos. Esas que, hoy en día, cuando las rememoramos, nos dan tanta risa como vergüenza ajena. Yo me pongo hasta rojo, no os digo más. Hace ya más de un año os conté cómo fue nuestra primera y caótica salida de casa. Y en verano, antes de las vacaciones, os narré nuestras miserias en la leyenda del primer pijama. Hoy os voy a con ...

Andanzas rutina del sueño sueño niños

De la anarquía a una rutina del sueño

De la anarquía… Hace unos dos años y medio, aunque parezca que ha pasado un siglo, escribí un post titulado ‘La fiesta del pijama’ en el que contaba cómo nos daban cada día las 11, las 12 de la noche e incluso la 1 de la madrugada intentando dormir a Mara. Entonces la pequeña saltamontes apenas tenía 8 meses, pero ya era la vitalidad y la energía infinitas hechas niña. Por aquell ...

Andanzas

La Teoría de la Evolución humana según Maramoto

En un país como el nuestro, cada vez más aconfesional, como demuestra el descenso sistemático en el número de bautizos, comuniones y bodas por la Iglesia (y pese al poder y la capacidad de influencia que sigue manteniendo la institución eclesiástica), no es de extrañar que los niños nos nazcan ya resabiados y desechen de buenas a primeras toda aquella literatura propia de la Biblia respecto a la c ...