Blog de fátima Idea guardada 42 veces
La valoración media de 219 personas es: Muy buena

Cómo llevarte bien con tu hijo adolescente

Pautas para tener una buena relación

adolescentes


Si tuviésemos que describir el comportamiento de una persona adolescente, la frase más indicada sería aquella que dice 'mente de niño en cuerpo de adulto'. Desde los once hasta, aproximadamente, los dicienueve años, los niños sufren determinados cambios físicos y psicológicos que son vitales para su desarrollo, pero que, a veces, complican durante un tiempo la relación con sus padres.

No hay que agobiarse, puede que pasemos momentos complicados, pero hay que recordad que todos hemos pasado por ese etapa. Nuestro hijo va a pasar distintas fases que van desde la rebeldía y el inconformismo al rechazo total de todo aquello que digan sus padres. Sin embargo, debemos hacer todos los esfuerzos por entenderle y comprenderle, así conseguiremos mejorar la relación.

Cómo afrontar este momento

Para poder ayudar a nuestro hijo a llevar la etapa de la adolescencia de la mejor manera posible, lo primero que tenemos que entender nosotros mismos es qué es la adolescencia, qué cambios va a sufrir nuestro hasta ahora 'pequeño' y cómo podemos afrontar los padres esta etapa.

                                                 
entender adolescencia


Puede parecer extraño, pero lo que debemos saber desde pequeños, es que la adolescencia en sí no comienza a los once años, sino a los dos o tres años, cuando nuestros hijos empiezan a conocer el mundo que les rodea y somos nosotros quienes les establecemos los límites de ese mundo. Si desde este momento, les ponemos los límites adecuados que no les sobrelimiten, sino les enseñen, tendremos mucho trabajo ganado para cuando lleguen los doce años. En el siguiente vídeo, la psicóloga clínica Amor Hernández, nos lo explica detalladamente.



Comunicación, como pauta fundamental

Una vez que intentamos comprender en qué consiste y cómo se va a desarrollar la adolescencia de nuestros hijos, la siguiente pauta básica es comunicarnos con ellos. Principalmente, debemos escucharles, saber qué les inquieta, qué piensan, para poder ayudarles en sus dificultades. Esto va a ser complicado, sobre todo porque los jóvenes tienden básicamente a protestar ante todo lo que les decimos, pero debemos dejarles que protesten y debatir con ellos para escuchar sus argumentos.

                                       
adolescente

Tenemos que conseguir que confíen en nosotros. Obviamente, durante esta etapa, los jóvenes se centran sobre todo en sus amigos, pero debemos hacerles ver que cuando se trate de problemas graves o serios deben acudir a nosotros, no van a encontrar a nadie mejor que a su propia familia. El camino se construye poco a poco, pero lo que debemos tener claro es que regañarles contínuamente, no escucharles cuando protestan y sólo imponerles castigos no les va a ayudar en nada.

Paciencia

Aunque suene difícil, lo que más ayuda a sobrellevar una adolescencia tranquila con nuestros hijos es la paciencia. A veces, es casi imposible, porque si un rasgo común tiene esta etapa en todos los jóvenes es la contrariedad, se oponen a todo lo que les dicen sus padres. Por ello, no es raro que detectemos comportamientos anómalos como opiniones radicales en determinados temas, aislamiento familiar, dependencia total de los ordenadores y otras tecnologías...

                                      
adolescente con ordenador

Debemos tener paciencia, tolerar hasta cierto punto este tipo de comportamientos. Tenemos que intentar no enjuiciar a nuestros hijos en este sentido, a no ser que observemos en ellos síntomas que indiquen que ocurre algo más de lo normal en la adolescencia. Aumento o pérdida excesiva de peso, problemas de sueño, cambios bruscos de amigos, faltar a clase o bromear sobre temas como el suicidio son algunos de los indicadores que deben preocuparnos, pero si el problema es que el niño contesta demasiado o pasa demasiado tiempo en su habitación, debéis tener mucha paciencia.

Confianza

Aunque ya hemos hablado de que una de las pautas fundamentales para llevarse bien con los adolescentes es tratar de transmitirles cierta confiaza, otro de los aspectos importantes es que confiemos nosotros mismos en ellos. Es complicado, puesto que lo normal es que a medida que van creciendo, su propia autonomía despierta miedos en los padres de que pueda ocurrirles cualquier cosa. Pasan horas fuera de casa sin que tengamos conocimiento de dónde están, en muchas ocasiones y eso puede desesperarnos en cierta medida.

                                    
padre e hijo

Por ello, tenemos que tranquilizarnos y hacer un esfuerzo por confiar en ellos. Debemos dejar que hagan lo que cualquier otro jóven puede hacer, siempre con unos límites razonables, por supuesto. Por otro lado, para poder lograr esto es importante que conozcamos el entorno que rodea a nuestro hijo: sus amigos, los compañeros de clase... Cuánto más sepamos de todo lo que rodea a nuestro hijo, mucho mejor.

Agradecimientos: moodboardphotography/flickr, EdYourdon/flickr, chiesADlberinasco/flickr, Tobbyoter/flickr

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

general libros libros para padres

La educación de nuestros hijos. De 0 a 14 años.

"La educación de nuestros hijos. De 0 a 14 años” es uno de esos libros que siempre tengo a mano. Se trata de un libro que recomiendo a todo aquel que esté a punto de ser padre (madre) así como a los que ya tenemos hijos. Se trata de una obra dirigida por Josefina Aldecoa, doctora en Filosofía y Letras, donde reúne conocimientos pedagógicos y psicológicos de cinco prestigiosos especiali ...

general escuela de padres

5 errores a intentar evitar con mis hijos hoy (y cada día).

Hoy quiero proponerme un objetivo a cumplir a lo largo de lo que me queda de día. Hoy quiero plasmar aquí los 5 errores a intentar evitar con mis hijos. Sí, porque es evidente que yo también cometo errores, y muchos. Debe ser eso del refrán “en casa de herrero, cuchillo de palo”. Sí, esto de ser madre es mucho más difícil que ser una profesional de la psicología infantil y escolar que ...