Una mamá del montón Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Muy buena

¿Cómo me he preparado para este parto?



No sé si para cuando este post se publique habré dado a luz o no. Hoy es 5 de marzo y queda un mes y medio para mi fecha probable de parto. Quiero compartir con vosotras mi visión actual en cuanto a mi parto y como lo he preparado, aunque para resumiros os diré, que preparación más bien poca.

Mi mentalidad en cuanto al parto de Olivia era de relax total. En el embarazo me volví loca y pensaba que todo lo malo me iba a pasar a mí, pero toda esa negatividad desaparecía cuando pensaba en el momento de dar a luz. Normalmente la idea de parir acojona bastante a una primeriza, algo que veo totalmente normal pero que en mi caso no sucedió. En mi mente estaba una maravillosa epidural que me quitaría cualquier dolor y un equipo profesional en el que confiaba plenamente y que no permitiría que ocurriese nada malo. Eso, y una buena dosis de ingenuidad.

Al final el parto de Olivia fue lo más complicado de todo el embarazo. A lo que menos importancia había dado fue lo que más se torció. Todo salió bien, pero hubo un par de complicaciones que nos tuvieron en vilo unas horitas. Podéis descubrir de lo que os hablo en este link en el que os cuento como fue mi parto.

Así que con esa experiencia previa, toda la “pachorra” con la que fui al parto de Olivia se ha transformado en… llamémosle “inquietud”. No tengo miedo, no estoy asustada, pero tengo más reparos que en mi parto anterior. Supongo que la información es poder, pero a veces en las que el “poder” no es necesario, y siendo un poco “ignorantes” las cosas serían algo más fáciles y llevaderas.

Clases de preparación al parto

No dudo de la eficacia y la necesidad de acudir a clases de preparación al parto. Durante el embarazo de Olivia fui religiosamente a todas las sesiones e intente aprender y absorber profundamente toda la información que se me brindó. Os hable de aquellas clases en un post que podéis leer “aquí”. Aprendí muchas cosas, pero puse en práctica muy pocas. Creo que todas las mujeres deberían ir a este tipo de clases alguna vez en su vida porque se aprende mucho sobre el cuerpo de la mujer y te dan algunos truquillos en cuanto al parto y la crianza que pueden venir muy bien.

De aquellas clases, me quedo sobre todo con la primera parte. Aprendí mucho sobre mi cuerpo, sobre lo que me estaba pasando y lo que me iba a pasar. Sin embargo, tengo que decir, que durante mi parto, la mucha o poca información que tenía sobre como mitigar el dolor de las contracciones, o las respiraciones a aplicar, quedaron en el baúl de los recuerdos y tiré más de instinto que de cualquier otra cosa.

En este segundo embarazo, no he acudido a clases de preparación al parto por varios motivos. El primero y primordial: el tiempo. Después de una jornada laboral de 8 horas quiero llegar a casa, descansar, jugar con mi hija… cosas de madre. Creo que la información que necesito, la tengo y que por supuesto, la experiencia es un grado.

Sé que cada parto es un mundo y que el que está por venir no tendrá nada que ver con el anterior, pero basándome en aquella experiencia, conozco la maravillosa labor que realizan las matronas, ginecólogos y equipo médico en general, y sé (y espero) que sepan guiarme tan bien como lo hicieron en el parto anterior.

Plan de parto

Con Olivia no llevé mi propio plan de parto. El hospital facilitaba un cuestionario resumido en el que poder especificar algunas cuestiones relacionadas con la epidural, episiotomía, oxitocina y demás cuestiones relacionadas con el momento de dar a luz. En aquella ocasión la persona que atendería mi parto, no era mi ginecóloga, sino la ginecóloga de guardia (que lo hizo alucinantemente bien y a la que siempre estaré eternamente agradecida).

En esta ocasión doy a luz en otro hospital, y salvo circunstancias especiales, será mi ginecóloga quien atienda el parto. En mi última consulta le saque el tema de “el plan de parto”. Me comentó que como iba a ser ella quien iba a atender mi parto, podíamos hablar directamente sobre el tema y que no era necesario llevar ningún documento escrito, a no ser que a mí me diese tranquilidad.

En mi caso, mi plan de parto, no tiene ninguna especificación especial a excepción de “evitar la episiotomía siempre que sea posible”. No me importa tener un parto medicalizado, si hay que poner oxitocina, “adelante”, quiero epidural y la idea de un “parto natural”, no va conmigo. Mi única “exigencia” es el tema de la episiotomía que por experiencia propia, se que es mejor evitar, para un postparto lo más llevadero posible. Si tengo que sufrir algún desgarro que sea mi cuerpo quien decida por donde romperse.

Me quedé muy tranquila cuando mi ginecóloga me dijo que la episiotomía no se incluía entre sus prácticas habituales y que hacía años que no practicaba ninguna. Obviamente si fuese necesario, tendremos que hacerla, pero únicamente si es total y absolutamente necesario.

Así que esta es la situación actual. Parece que hay ciertos temas que están claros, y eso equilibra la balanza de las inseguridades adquiridas en el parto de Olivia. Ahora toca mentalizarse de lo que está por venir. Podríamos decir que mi preparación para este parto ha consistido en no prepararlo físicamente, aunque si a nivel mental.

¿Fuisteis vosotras a clases de preparación al parto en vuestros segundos y posteriores embarazos? ¿Llevasteis plan de parto?

Fuente: este post proviene de Una mamá del montón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿Y qué tal lo lleva Olivia?

Es sin duda, una de las preguntas del millón. Una de esas preguntas que casi todo el mundo hace después de darnos la enhorabuena y preguntar por Tema. ¿Y qué tal lo lleva Olivia? A día de hoy, así en ...

Telma cumple su primer mes

Publico este post con un poco de retraso, lo se, pero ha sido un mes de muchos cambios y muchas adaptaciones. Ahora es cuando parece que empiezan a surgir huequitos para dedicarle un poco de tiempo a ...

Recomendamos

Relacionado

embarazo parto epidural ...

Un parto precioso

Hola, me animo a estrenar mi blog con algo que creo que merece la pena que sea lo primero que escriba. Es el nacimiento de mi segundo hijo, Alberto. Un resumen de mi primer parto es que acabó en inducción a la 41 semanas, con oxitocina, rotura de bolsa, epidural, maniobra de Kristeller, episiotomía, y que la inducción fue todo un "éxito" pues a las 6 horas tenía a mi hijo. Después llegó ...

general otros

Me parto con mi parto

Voy a contar mi parto por si puede servir a alguna embarazada para hacerse una idea, aunque cada parto es diferente. Rompí aguas a las 7.40 de la mañana, había pasado muy mala noche con los ardores y sentí como que se me salía el pis, fui al baño y vi un flujo trasparente y viscoso con alguna traza verde en mis braguitas, acto seguido tuve mi primera contracción, un dolor fuerte como de regla, a l ...

Maternity embarazo lactancia ...

Cuidarse en el embarazo y tras el parto

Cuidarse en el embarazo y tras el parto es fundamental para sentirnos bien. A veces no es fácil. Sobre todo si estás trabajando o ya tienes Minis merodeando entre tus piernas. (O ambos). Sin embargo, nada es imposible y merece la pena. Hay infinidad de productos para embarazadas y bebés en el mercado. Por suerte, no los necesitas todos. Los siguientes productos han sido de gran ayuda a madres exp ...

Maternidad canto carnático embarazo ...

Mi preparación consciente al parto

Cuando me quedé embarazada por primera vez hice una preparación al parto convencional, es decir, asistí a unas clases de grupo que organizaba la clínica privada que habíamos elegido para dar a luz a nuestra hija. Unas clases que se convirtieron en unas sesiones de teoría obsoletas, protocolos de hospital privado, y que no me aportaron demasiado,  y sin embargo en aquel momento tampoco me planteé o ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Mi parto. Antecedentes.

Cuando me quedé embarazada de Telma no sabía muy bien como imaginarme mi parto. Supongo que condicionada por mi experiencia anterior, me lo imaginaba similar al de Olivia aunque sabía que todo podía acabar siendo muy diferente, y así fue, nada que ver. (Os dejo el link con el primer post del parto de Olivia por si queréis echarle un vistazo) En la ecografía morfológica del tercer trimestre, allá p ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Mi parto (II)

Mi ginecóloga y la matrona cogieron la cama, una por delante y otra por detrás y me llevaron al paritorio. En alguno momento perdí de vista a Sergio pero si escuché que alguien le decía que se pusiese la ropa necesaria para entrar al paritorio (gorro, protecciones de los zapatos, etc.). Yo solo quería que apareciese. Tenía la sensación de que iba a parir en ese mismo segundo y que él no iba a esta ...

ginecólogo parto

Mi parto (segunda parte)

Pasadas las horas de dilatación, y llegado el momento del expulsivo todo se para, es el momento cumbre, donde voy a participar en el nacimiento de mi hijo, mi marido por fin ve que la espera termina. Lo siguiente pasó muy rápido, mi matrona vino a hacer un tacto para ver como iba la cosa, y para mi sorpresa se dirigió esta vez al Señor J: "Uy, quieres ver la cabeza de tu hijo". Empezaron ...

maternidad maternidad parto

La historia de mi parto

Llegó un momento durante mi embarazo en el que empecé a visualizar cómo sería el día que diese a luz. Y fue entonces cuando me formulé las clásicas preguntas: ¿cuando empezaré a notar las contracciones? ¿serán muy dolorosas? ¿podré soportar parir sin epidural? ¿anestesia sí, anestesia no? ¿y si rompo aguas en casa? ¿llegaré a tiempo al hospital? Un detalle que para mí fue importante para tomar con ...

miedo de cara al parto cómo fue tu parto dudas respecto al parto ...

Miedos & dudas sobre el parto y el post parto

Hace no mucho, mi compi MartaZC escribió un fabuloso post donde os hacía una pregunta muy directa ¿Me contáis vuestro parto? Si tenéis un rato y os apetece leer sobre el tema,no dudéis en echarle un vistazo. Más de 93 respuestas llenas de sinceridad y emotividad. Creo que más que crear barreras psicológicas, ayuda a destapar tabús y prejuicios, y algo vital e importante: normaliza algo, al fin y ...