Padres

Cinco Platos Idea guardada 2 veces
La valoración media de 3 personas es: Muy buena

Cuando dar el pecho se convierte en una pesadilla



De este tema se ha hablado largo y tendido y tenéis mucha información en internet sobre los pros y los contras de dar el pecho. Una buena amiga acaba de dar a luz a su tercer hijo y me ha recordado con su mastitis, las dificultades por las que yo misma pasé hace no tanto tiempo.

Hoy quiero contaros mi experiencia personal después de tener dos hijos. Empiezo diciendo que mi hija tomó el pecho hasta los 15 meses y mi hijo hasta los 11 pero no todo fue un camino de rosas como muchas veces nos quieren hacer creer.

He tenido dos embarazos fabulosos y dos partos naturales. Mis hijos han nacido en una bañera en el hospital, sin epidural y sin recibir ni un solo punto. Un lujo, ¿verdad? En esta entrada sobre dar a luz en Alemania os conté el parto de mi hija mayor. Bien, para mi dar a luz fue coser y cantar comparado con lo que me esperaba al llegar a casa.

Mi hija se cogió al pecho en el mismo paritorio y a las pocas horas ya tenía los dos pechos llenos de grietas. La pobre tenía mucha hambre y buscaba comida cual “Pitbull” a la caza de su presa. Al día siguiente era tal la situación (no me había subido la leche todavía) que las matronas del hospital, a pesar de ser pro-lactancia, me aconsejaron darle fórmula unas horas para intentar dar tiempo a las heridas a cicatrizar un poco.

Así que me veía de día y de noche (sola) arrastrando la cunita a la zona de lactancia cada dos horas para darle leche en una jeringuilla y cada tres para enchufarme al sacaleches para seguir estimulando la producción. Os podéis imaginar como estaba de cansada. Mi hija durmió una hora su primera noche, tres la segunda y una la tercera. Un cuadro…

Me “visitaron” todas las matronas del hospital. Me ayudaron mucho (unas más que otras) pero yo seguía con las grietas y mi hija desesperada.

El día que me fui a casa me subió la leche y aquí se complicó más el asunto. El sistema alemán ofrece a todas la madres una matrona que se desplaza al domicilio durante semanas, a diario los primeros días. Tengo que decir que mi Hebamme (matrona) fue mi salvación.

Me dieron el alta un sábado y recuerdo ese fin de semana como uno de los peores de mi vida. El pecho a reventar de leche lleno de grietas con sangre y mi hija sin parar de llorar. El simple hecho de caerme el agua de la ducha me hacía llorar del dolor. Lo mismo el roce de la ropa o del sujetador. Imaginaos en esas circunstancias, intentar dar de comer a un recién nacido desesperado de hambre.

Busqué por internet mil opciones y decidí sacarme la leche de forma manual para que el pecho no estuviera tan lleno y mi hija pudiera engancharse. La leche que extraía se la dábamos también con una jeringuilla pero parecía que no le servía ni como aperitivo. Os dejo este video que lo explica perfectamente

Llegó el lunes y yo solo deseaba que apareciera la matrona para que me dijera lo que estaba haciendo mal y corregir mi postura. Solo entrar por la puerta me puse a llorar como una niña pequeña. No podía parar de llorar. Estuvo mucho tiempo con nosotros, observando como lo hacíamos y su “diagnóstico” me derrumbó más si cabe.

Lo estáis haciendo bien, la postura es la correcta y la niña no tiene ningún problema fisiológico (frenillo) que le impida mamar. ¿Entonces qué estaba pasando? ¿No dice todo el mundo que dar el pecho es fácil y no duele? ¿Que es instintivo? ¿No nacen todos los niños sabiendo mamar?

Pues no señores. Me contó que a ella también le pasó lo mismo con su hijo y que estuvo a punto de abandonar pero me pidió 3 semanas de paciencia. Me “prometió” que en ese plazo se habría normalizado la situación y tengo que decir que fue exactamente como así sucedió.

Ese día mandó a mi marido a la farmacia a por pezoneras. Sé que muchas matronas no las recomiendan y aseguran que se cargan la lactancia pero en mi caso fue justo lo contrario. Me permitían mitigar el dolor inicial del primer enganche. La matrona me ayudó a mejorar mi postura para no contracturame la espalda y a ver el momento perfecto en que debía poner a la niña al pecho.

Los niños tienen hambre y se impacientan y hay un pequeño espacio temporal donde abren la boca lo suficiente para agarrar todo el pecho, no solo el pezón. Yo, como sabía que me iba a doler, instintivamente me echaba para atrás y así solo se agarraba al pezón haciéndome cada vez más grietas.

Estuve usando las pezoneras durante dos meses. Lo que hice a partir de las 3 semanas o un mes era colocármelas al principio y cuando mi hija llevaba un par de minutos comiendo, la retiraba un momento y me sacaba la pezonera para seguir ya directamente al pecho. Este método me ayudó muchísimo. En unas semanas conseguí retirarlas del todo y ya no tuve más grietas.

En unas semanas dar el pecho se convirtió en un momento precioso (a veces agotador) y sin dolor, del que disfrutamos muchísimo y que recuerdo con mucha ternura. Decidí dejarlo con mi hija a los 15 meses. Ya estaba embarazada de su hermano y quería hacer una pausa y fue más que sencillo. Con su hermano lo dejé un poco antes. Me mordía, pesaba mucho más que su hermana y yo ya estaba agotada así que no lo pensé mucho. Otro día os lo cuento…

La lactancia de mi hijo pequeño también costó al principio pero en una semana estaba más o menos superado y, en esta ocasión, volví a usar pezoneras unas semanas.

Os cuento algunas de las cosas que más me ayudaron:

Antes de dar el pecho darme una ducha y dejar correr agua caliente por encima del pecho (evitando la zona del pezón porque me dolía mucho los primeros días).

Dar masajes con la parte de las uñas de fuera hacia dentro, desde la axila hasta el pezón. Es increíble como notaba que empezaba a fluir la leche.

Los primeros días como el pecho estaba muy congestionado por la cantidad de leche, me extraía manualmente dándome masajes para vaciarlo un poco y así podía agarrase. Podéis ver videos en internet sobre como hacerlo.

Colocarme en una postura lo más cómoda posible, mejor en la cama con muchos cojines en la espalda y un cojín de lactancia a los lados para colocar al bebé y no hacer fuerza con los brazos.

Rozar la nariz de la niña con el pecho y en el momento exacto en que abre del todo la boca, “empujar” su cabecita hacia el pecho con cierta presión para que la mayor parte de aureola entrara en la boca. Muchas veces era yo la que me acercaba a su boca pero eso me ocasionaba más dolor. Es el bebé el que tiene que acercarse al pecho y para ello es fundamental contar con un cojín debajo de su cabeza para no cargar con todo el peso.

Tener siempre una botella o vaso de agua al lado de la cama. La lactancia da mucha sed y es importante estar hidratada.

Poner al bebé de manera frecuente al pecho. Yo nunca estuve pendiente del tiempo. Eso me permitía no tener los pechos demasiado llenos entre toma y toma y así no llegaban desesperados de hambre a la siguiente toma.

Empezaba la toma por el pecho derecho (por ejemplo) y los dejaba comer hasta que se soltaban. Eructaban y los colocaba en el izquierdo. La siguiente toma la empezaba por el izquierdo de nuevo y acababa con el derecho. De esta forma me aseguraba que me vaciaban bien los dos pechos y que no solo tomaban la parte más acuosa de la leche, sino también la más grasa. Solía cambiarme el anillo de casada de mano o me ponía una goma del pelo en la muñeca para recordar con que pecho habíamos terminado la toma.

Cuando era muy pequeños las tomas se hacían larguísimas y casi siempre se dormían. A pesar de que mi segunda Hebamme insistía en “despertar” a mi hijo con cosquillas o pequeños pellizcos nunca le hice caso. Los dejaba dormir y les daba más tarde.

Para las gritas, a pesar de que mucha gente diga que las cremas no ayudan, a mi sí me funcionó. Entre tomas me ponía esta crema de lanolina e intentaba no taparme mucho para que se secara la zona. No es mano de santo pero sí me ayudó.

Todo esto os lo cuento porque me cansa y me aburre el mensaje ideal sobre la lactancia. Yo estoy a favor de dar el pecho y estoy convencida que es el mejor alimento que les podemos dar a nuestros hijos pero también entiendo que no todo el mundo esté dispuesto a pasar por esto.

Habrá mujeres a las que mi historia les suene a chino y jamás hayan experimentado dolor. No sabéis lo mucho que me alegro por vosotras, de todo corazón. Pero si no es tu caso, si te has visto reflejada con mi experiencia solo quiero que sepas que también es normal.

Para mi fue fundamental contar con la ayuda de una profesional que se tomó todo el tiempo que necesitamos mi hija y yo. Que me animó en los momentos de querer salir corriendo a por leche de fórmula (ojito que en Alemania no se vende en las farmacias) y que fue mi paño de lágrimas. Mi marido por supuesto fue un pilar fundamental en esos momentos.

Sea cual se tu opción, no estás sola. Son muchas la madres que han hecho la misma elección que tu y si te decides por el biberón, tendrás también un bebé sano y feliz. Si tu opción es el pecho te mando todo mi apoyo y espero que mi experiencia te pueda servir. Antes de tirar la toalla…¡busca ayuda!

¿Alguna ha pasado por una experiencia parecida? ¿Teníais claro desde el embarazo qué opción ibais a elegir? ¿Os habéis sentido apoyadas por vuestro entorno?

Fuente: este post proviene de Cinco Platos, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Brazo de gitano con mermelada de fresa

¿Cómo estáis? Hoy os traigo otra receta dulce de esas súper tontunas, fáciles y que son ideales para niños. No lleva demasiado azúcar y se necesitan pocos ingredientes. Es apta para aquellos que me de ...

Etiquetas: maternidadlactancia

Recomendamos

Relacionado

Bebés y mamás Embarazo parto y posparto ...

Dar el pecho estando enferma

El pecho es mágico. Hace unas semanas, justo antes de que la pequeña cumpliera los dos meses, nuestra lactancia estuvo a punto de acabarse. Durante unos días, apenas pude darle el pecho y la nena se sació con biberones. Estuve a punto de tirar la toalla y dejarlo, creí que sería imposible o muy difícil retomar la lactancia exclusiva, pero el cuerpo es muy sabio y totalmente alucinante. Por si algu ...

Lactancia materna Blog de lactancia Dudas lactancia materna ...

10 cosas que puedes hacer mientras das el pecho a tu bebé (SIN un portabebés)

Amamantar a un bebé es algo totalmente natural, pero para las madres no es instintivo. Debemos aprender a dar el pecho, ya sea por imitación (viendo a otras madres amamantar) o porque alguien nos enseña. Vivimos en una sociedad en la que hemos roto la transmisión del aprendizaje de dar el pecho. Lo que antes se aprendía de forma casi sin querer, porque se veía a otras mujeres amamantar, ahora nos ...

bebes dar de mamar lactancia ...

Dar el pecho en público: ¿debería haber debate?

Creo que en este canal, tanto las que son madres como las que no lo somos, opinamos que dar de mamar no sólo es algo natural, sino que es beneficioso para el bebé. Dicho esto,sí que es cierto que hay multitud de matices y circunstancias, que hacen que la lactancia no se realice de forma normal, o en la situación más idónea para bebé y mamá. Hay mujeres que sufren por no poder dar el pecho a sus hi ...

dar el pecho lactancia a demanda lactancia materna ...

Dar el pecho es un derecho...

Dar el pecho es un derecho, y no un derecho de la madre. Es un derecho del bebé a ser alimentado. La Lactancia, tanto materna como el biberón se da A DEMANDA, por lo que el bebé tiene derecho a ser alimentado en el momento que lo pida, sea en el sitio que sea, y la madre tiene derecho a hacer vida normal y no se va a quedar encerrada sólo porque ha optado por la lactancia Materna. Lactancia, imag ...

Uncategorized Dudas lactancia materna

Dudas lactancia materna: ¿Se deben limpiar los pezones antes de dar el pecho?

¿Debes lavar tus pechos antes de amamantar? ¿Tu bebé puede enfermar si no lo haces? Sobre este tema, y el hecho de que se pase mucho rato al pecho, me escribió una madre angustiada porque pronto debía dejar a su bebé de 1 mes a la guardería. Ella asistía a una videoconferencia que dí sobre “Los 5 problemas más comunes sobre la lactancia materna y cómo resolverlos” (si quieres saber cuá ...

Alimentación

Consejos para dar el pecho

Al principio, es muy frecuente encontrarse con dificultades a la hora de dar el pecho. Con este post te quiero ayudar, así que te presento distintas formas de colocarte de dar el pecho para que encuentres la mejor se adapte a ti. Cuando se empieza a dar el pecho al bebé es muy frecuente, sobre todo para las nuevas mamás, encontrarse con alguna pequeña dificultad. Lo importante es no caer en el des ...

general 1 año amantar ...

Dar pecho yo feliz!... pero mis pezones no!

Cuando estaba embarazada siempre estuve en mi mente dar de lactar ,lei mucho sobre la leche materna que es un alimento exclusivo para el bebé hasta los 6 meses de edad,ya que contiene todos los nutrientes necesarios para su desarrollo, y nunca dude de eso. En las clases de psicoprofilaxis nos dijieron que nos hicieramos masajes en los pezones para alistarlos en el momento de darles de lactar,yo l ...

bebés lactancia alimentación ...

Consejos para dar el pecho en público

Aunque la lactancia cada vez está mejor vista, porque al final y al cabo es el mejor alimento que le podemos dar a nuestro, dar el pecho en público puede dar apuro a más de una madre, y sobretodo a las primerizas. Si es así, os voy a dar algunos consejos que os pueden ayudar a quitaros esta 'vergüenza' o apuro de hacerlo en público. Lo primero es llevar ropa cómoda, con tirantes desmontabl ...

Bebés Guia de Compras Sólo para Mamás ...

Por qué dar el pecho puede ser una tortura: Los sacaleches

Los sacaleches pueden resultar muy útiles en la lactancia materna para ciertas situaciones pero, debes conocer bien, no solo sus ventajas sino también sus desventajas. A veces, la lactancia materna puede resulta un verdadero suplicio para muchas mamás, que no consiguen dar el pecho y un sacaleches les puede ayudar, aunque hay que dejar claro que, aunque la lactancia materna es la mejor opción, sie ...

Inicio de la lactancia materna Lactancias especiales amamantar ...

¿Hasta cuándo dar el pecho?

Muchas mujeres durante en embarazo o cuando ya tienen en sus brazos a su bebé, se preguntan hasta cuando dar el pecho a su hijo. La respuesta a esta pregunta es muy fácil: Hasta que ella o el bebé quieran, pero es muy importante conocer los múltiples beneficios que tiene la lactancia materna.  Beneficios de la leche materna: Está compuesta por todos los nutrientes que nuestro hijo necesita, así co ...