Blog de yademasmama Idea guardada 1 veces
La valoración media de 2 personas es: Muy buena

Diez cosas que sólo se hacen por un hijo

Está claro que nunca se puede decir de esta agua no beberé. ¿Cuántas veces nos hemos quejado por cosas que hacían y siguen haciendo nuestras madres y que ahora volvemos a repetir como copias calcadas? La maternidad cambia nuestros esquemas y lanza por los aires todas las ideas preconcebidas que teníamos antes. ¿O alguien es capaz de mantener eso de “mis hijos no verán la tele de pequeños” o “no comerán chuches hasta los cuatro años”?

En este post he reunido las diez cosas (pero podrían ser más, y cada día descubro alguna más para la lista) que jamás habría pensado que acabaría haciendo antes de tener a mi bebé (y ahora que es más mayor, ni te cuento).

1. Comer babas con galletas, babas con yogur, helado con babas… y mejor no sigo. Me refiero a todas esas cosas que tu hijo no se termina, o esos restos que se le caen y se le quedan enganchados en la ropita, y que, como no sabes dónde tirar, acabas comiendo como si nada. Es tener un hijo y dejar de ser escrupuloso para siempre. ¿A quién le escuché decir que las babas de un bebé son puras? Espero que tenga razón, porque durante el primer año de vida de mi hijo, tuve que terminar mucha de su comida. Ahora, con dos años, ya puedo decirle que no para que lo tire a la basura (bendito el momento en el que empiezan a entendernos).

2. Meter la mano en la boca del bebé para sacar un resto de comida que amenaza con quedarse atragantado o para tocarle las encías para ver si el origen de sus males son los dichosos dientes o no… y de paso, a cualquier hijo de vecino que se ponga por delante. ¿O soy la única primeriza que le ha preguntado a una conocida que le mire al niño los dientes a ver si ve que empiezan a asomar?

3. Sacar sin pudor el pecho por la calle, o donde te pille, con toda la naturalidad del mundo (como debe ser, por supuesto), en presencia de amigos, conocidos, maridos de tus amigas, amigos de tu pareja, amigos de tus padres… Algo que, ni siquiera embarazada, te veías capaz de hacer. Recuerdo que me imaginaba retirándome a mi habitación para dar el pecho. Por suerte la realidad me puso en mi sitio y, naturalidad al poder, dí el pecho allí donde podía y quería, ya fuera en la calle, en un restaurante, o en casa de unos amigos.

4. Cantar y desafinar sin vergüenza. Yo, que nunca cantaba delante de otra persona, me veo ahora tarareando las canciones más absurdas (y no solo infantiles, porque hay que tirar de todo el repertorio) en el autobús o mientras espero el turno en la carnicería. A mi hijo, con seis meses, le encantaba ‘La bamba’, así que me terminé inventando una coreografía rompedora para que se acabara el puré de la cena. Porque todas las madres cantamos como podemos y lo que sabemos. Y si no, que se lo pregunten a los padres frikerizos y al autor del manual de padres frikis, que también han tirado del repertorio de los dibujos infantiles y anuncios famosos de los 80 para calmar a sus chiquitines.

madre e hijo


5. Repetir esas frases de tu madre que nunca creíste pronunciar, perlas como "mecachis la porreta", "acábatelo todo o no hay postre”. O, lo que es peor de todo, canciones que tantas veces le critiqué cuando cantaba por casa, cosas como ‘Palmero sube a la palma’, de los Sabandeños, o ‘La Muralla’ de Ana Belén y Víctor Manuel. Casi nada. Esas frases horrorosas (y reales, todo hay que decirlo) de madre, en las que Marujismo es toda una experta (“si te duele, es que se está curando”, “es la primera vez que me siento en todo el día”…)

6. Probar cosas que nunca te habrías dignado a llevarte a la boca, como los purés de verduras, carne o pescado y legumbre todo junto que saben a rayos pero que esperamos que el bebé se coma. En mi caso, jamás habría comido potro, y ahí terminé, triturándoselo en el puré para darle todo el hierro del mundo.

7. Volverte una ama de casa excepcional que friega a mano (nunca lo habría pensado) los bodies con caca de lactante. Esa caquita líquida y amarilla que se desparrama por toda la ropa y que cuesta dios y ayuda quitar. Se me pelaban los nudillos de frotar para, total, acabar tirándolos a la basura. Y suerte que me salió callo, teniendo en cuenta lo que venía a partir de los seis meses… En este punto podría hablar de esos momentos que todos nuestros bebés nos han dado en los cambios de pañal, -historias de cacas-,  y que no se lo permitiríamos a nadie más, ¿verdad?

8. Dormir poco, o más bien poquísimo, durante meses y sacar fuerzas de donde no las hay para mantener la compostura y no ir por la vida como un zombie. Allá quedaron las ocho horas de rigor que recomiendan los médicos; los padres de un bebé recién nacido se pueden dar con un canto en los dientes si duermen seis (y sólo algunos privilegiados lo hacen del tirón). Este punto, que no admite discusión, es una de las cinco peores cosas de ser madre.

9. Ir vestida como se puede. No pasa nada por llevar un poco de puré en el pantalón, babas en la camisa o una mancha que huele sospechosamente mal en la americana… son cosas que a una madre se le perdonan (espero). De verdad que lo intento y que me miro en el espejo al salir de casa, pero siempre se cuela una misteriosa mancha de galleta en mis pantalones. Gajes del oficio.

10. Acabar escribiendo un blog para airear a los cuatro vientos asuntos tan íntimos como cómo ha quedado tu suelo pélvico tras el parto o de qué manera se engancha el bebé a tu pezón. Es dar el salto y llevar a Internet esas conversaciones que tienes con cualquiera que también esté paseando un carrito por la calle. Solo que, con suerte, lo lee todo el mundo.

¿Por qué no nos avisaron de todo esto?

La entrada Diez cosas que sólo se hacen por un hijo aparece primero en Y, además, mamá.

Fuente: este post proviene de Blog de yademasmama, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El adiós

Llevaba tiempo postergándolo pero ya es hora de cerrar esta etapa. Hacía tiempo que venía pensando en qué hacer con respecto a este blog, si dejarlo morir lentamente o ponerle un fin digno. No me gust ...

Recomendamos

Relacionado

general mamá blogger

5 cosas que tu hijo te agradecerá

Que sí, que “toda la vida se hizo así” y que “pues yo no salí tan mal”. Que es que en cuanto alguien es un poco divergente con lo “de siempre” todo el mundo saca las uñas y se siente cuestionado. Partiendo de que cada persona es ella misma, su momento y sus circunstancias y de que la mayoría de los padres intentamos hacerlo lo mejor que podemos/sabemos… ho ...

Escriba las palabras ...

10 cosas que debes saber sobre tu hijo único

El mundo está aprendiendo a reconocer que los hijos únicos no son seres dignos de lastima, que como todos, su vida y futuro depende mucho de como se les ha criado, los valores que se les ha inculcado y el entorno en el que se rodean. Así es ni más ni menos. Hoy les presento según mi punto de vista y en mi experiencia como mamá de un hijo único, 10 cosas que debes saber sobre ellos. De hecho hay m ...

niños bebés gustos ...

¿Qué cosas hacen feliz a un bebé?

Qué fácil es hacer reir a un bebé ¿verdad? Creo que todos, independientemente de lo arraigado que tengamos el instinto maternal o paternal, caemos rendidos a los encantos de estos fabulosos enanos, al más mínimo gesto que nos dediquen. La felicidad en los bebés, no se mide con los mismos parámetros que aplicamos nosotros,los adultos. Para ellos, ser felices consiste en cosas básicas como notar cal ...

frases niños cosas divertidas niños frases célebres niños

Cosas que te divierten de tu hijo

Cuántas situaciones divertidas provocadas por vuestros hijos guardaréis en la memoria, y seguro que cada vez que las recordáis, volvéis a reíros como cuando sucedieron. Frases disparatadas, situaciones surrealistas, preguntas sorprendentes, algunas de las cuales sin respuesta... Desde luego, el ingenio de los niños a veces es insuperable y nos deja unos momentos de lo más divertidos, de esos que ...

general 3-6 años actividades lúdicas ...

Mi hijo se esconde todo el tiempo ¿Por qué?

Prácticamente la totalidad de los niños pasan por una etapa en la que les gusta esconderse y darnos un susto. Se esconden detrás de las puertas, bajo las mesas o tras el sofá. Por más que a nosotros nos acabe resultando un juego de lo más pesado, debemos entender que para ellos este juego les ayuda a desarrollarse cognitiva, emocional y físicamente tal y como veremos a lo largo de este  artículo. ...

general campamento en inglés campamentos de verano ...

La primera vez que... mi hijo se va de campamento

La vida de un niño está llena de primeras veces. La de madre, también, porque la mayoría de esas primeras veces, aunque nosotros las hayamos vivido en su momento, también nos son nuevas viviéndolas a través de los ojos de nuestros hijos, y lo que no es menos, viviéndolas desde el corazón de madre. El pasado domingo vivimos una primera vez. Mi niño grande se ha ido de campamento. Digo grande cuando ...

niños disciplina positiva educación consciente ...

Serie ¿Por qué los niños se portal mal? Capítulo 3. No quiero que seas perfecto, sólo quiero contar contigo.

Fortaleciendo la autoestima de nuestros niños. La honestidad: Creo que no me equivocaría si afirmara que todo el mundo valora la honestidad. Es la cualidad que pedimos por encima de todo. La honestidad, como vimos en el capítulo anterior, es el primer ingrediente para conseguir crear un clima de seguridad psicológica para el niño. Según la Wikipedia la honestidad es: "...una cuali ...

general 1 año amor ...

Mi hijo se enamoro de mi?

Ya hace un tiempo atras que mi hijo se enfada cuando se papá se acerca a mi a abrazarme o jugar conmigo:al principio me parecio gracioso como se ponia furioso o empezaba hacer muecas y venia a separarnos y no le preste mucha atención a ese comportamiento,pero se fue haciendo frecuente ,cuando su papá veni y me abrazaba o se echa al lado mio,ahora empieza hacer su berrinche,se pone a llorar hasta h ...

Motivacion Mama se reinventa Maternidad ...

¿Porque el mundo de Otto?

Cuando asimilé la condición especial de Otto y asumí enfrentar lo que vendría, comencé en la búsqueda de material informativo para documentarme y no perder ni un instante de tiempo útil en la estimulación de mi hijo. Siempre me ha gustado mucho estudiar y la lectura, así que esta tarea me no resultó difícil. Logré obtener varios textos que se convirtieron en mi soporte y me guiaron estos dos pri ...