Padres

Educar para el futuro Idea guardada 7 veces
La valoración media de 4 personas es: Muy buena

Dos propuestas para trabajar tu conciencia plena

¿ESTÁS cuando estás con tus hijos?

En la sociedad se comienza a conocer el mindfulness como el conjunto de técnicas de meditación que tienen como objetivo entrenar la mente para alcanzar la conciencia plena. Jon Kabat-Zinn (profesor de medicina y gran maestro y padre del Mindfulness) define la conciencia plena como: “La conciencia plena consiste en prestar atención de forma particular, con intención, al momento presente y sin juzgar”.

La conciencia plena es una actitud, es hacer las cosas de un modo consciente, con concentración en lo que estás haciendo y atendiendo a todos los detalles que acontecen a tu alrededor y en tu propio cuerpo. Por ejemplo, caminar por la calle y al mismo tiempo que te concentras en por dónde pasas, en sentir la sensación del viento en la cara, en darte cuenta del color de las hojas de los árboles, en notar el suelo que pisas y cómo tu planta del pie se posa en él, en tus movimientos o, estar con tus hijos jugando, cambiando pañales o conversando con ellos y darte cuenta de los que estás haciendo. Apreciando, disfrutando y viviendo el presente, momento a momento.

¿Alguna vez (cuando tus hijos eran bebés) has bañado a tu pequeño, secado, le has puesto el pañal, lo has vestido, etc….y cuando has terminado no recuerdas si le has puesto la cremita del culito? ¿Te ha ocurrido así en otra situación?Cuando nos ocurre esto es porque no estábamos presentes, no estábamos poniendo nuestra atención plena en lo que estábamos haciendo.  Los niños son muy sensibles a nuestra presencia, intuyen muy bien cuando nuestra cabeza está en “otro lugar” y es posible que desplieguen sus recursos para traerte de vuelta (jejejejeje, ya sabes a que me refiero ¿verdad?)

Pero no quiero hablarte de la conciencia plena sólo porque es beneficioso para los niños (la conciencia plena es lo que dota de calidad al tiempo que pasamos con ellos), sino porque para ti también es muy beneficioso. Si tu entrenas tu conciencia plena ¡todos saldréis ganando! Si recuerdas en el artículo ¿Quieres dar la mejor educación a tus hijos? Conócete a ti mismo (puedes leerlo aquí) , hablamos de la importancia de tomar conciencia de nuestras actitudes, acciones, de pararnos a ver qué es lo que nos está molestando del otro y observar las emociones que surgen en esos momentos de conflicto. Esto es casi imposible si no comenzamos por detener el piloto automático. Necesitamos bajar las revoluciones en nuestra mente para dejar el espacio necesario para darnos cuenta de las cosas. Así que tomar conciencia de la importancia de la conciencia plena (valga la redundancia) es imprescindible para conocerse a uno mismo y, por lo tanto, para ofrecer lo mejor de nosotros a  nuestros hijos.

La conciencia plena también es un modo de entrenar la habilidad de aceptar los acontecimientos de la vida tal y como son, de no juzgar si lo que nos ocurre es bueno o malo y de eliminar críticas y juicios hacia otras personas.

Volviendo a las definiciones de conciencia plena, cuando no actuamos con conciencia plena lo estamos haciendo de manera automática, lo que le llamamos “piloto automático”. Y la mayoría de nosotros funcionamos en piloto automático la mayoría de nuestro tiempo. Por ejemplo, cuando caminamos en “piloto automático” lo hacemos de manera mecánica: no percibimos los colores, pasamos por delante de tiendas y ni nos damos cuenta, no notamos las sensaciones agradables de caminar ¿Alguna vez te ha ocurrido que has realizado un trayecto y luego no recuerdas haber pasado por delante de alguna tienda en concreto o de si has ido por una calle o por la otra?

conciencia plena


Esto ocurre cuando nuestra mente no está aquí, sino que está pensando en el pasado o en el futuro. Caminamos pero vamos pensando en lo que vamos a hacer al llegar al trabajo o en la discusión que hemos tenido con nuestra pareja, o en lo que nos dijo la maestra en la reunión del colegio, o en lo que te queda por comprar para hacer el disfraz de carnaval de tu hijo. Esto ocurre con muchas otras actividades del día a día. Ponemos el piloto automático para muchas actividades, como limpiar, ducharnos, cepillarnos los dientes, y mientras tanto, ponemos a nuestra mente a pensar en cosas que en ese momento no tienen “solución”, justo en ese momento no podemos encargarnos de esas cosas y solucionarlas. Así que normalmente ese darle vueltas a las cosas mientras estás haciendo otras no te sirve de nada.

Así que mientras nuestra mente piensa y rumia en cosas de las que no se puede ocupar, nos perdemos los regalos maravillosos que nos ofrece la vida día a día (entre ellos estar  con nuestros hijos y disfrutar de su belleza, inocencia y energía).

Seguro que recuerdas alguna vez el placer de haberte dado una buena ducha y sentir el agua calentita, sin pensar en nada más, y disfrutar mucho de ese momento. Seguramente hace mucho tiempo que no disfrutas del momento de la ducha, y no porque tus duchas deben ser más breves ahora sino porque mientras te duchas estás pensando en mil cosas, tanto que a veces te cueste recordar si ya te habías frotado los pies o no.

Cuando vivimos continuamente en piloto automático lo acusamos. El estrés puede ser uno de los síntomas que primero aparezca. A la mente no le va nada bien funcionar así puesto que el sistema nervioso está en continuo funcionamiento. Al no tener la conciencia puesta en lo que estamos haciendo en ese momento es sencillo comenzar a adoptar hábitos que no nos benefician, como dormir menos y trabajar más o ir siempre con prisas  porque “no tenemos tiempo” para hacer todo lo que hay que hacer. Después, nuestra autoestima puede verse afectada porque sentimos que no estamos actuando de manera coherente a nuestros valores, porque estamos haciendo cosas que no desearíamos hacer tan sólo por ir más rápidos, o dejando atrás necesidades propias porque así ahorramos tiempo, y porque tenemos la sensación de “no llegar a todo” y eso nos hace sentir “incompetentes”.

El tiempo parece nuestro peor enemigo.pero en realidad el tiempo no tiene ninguna problema. La clave está en la mente y en ayudarla a estar aquí y ahora, en cada momento.

Así que te invito a que pruebes a practicar la conciencia plena para ayudar a tu mente a volver a la calma, frenar tus pensamientos y preocupaciones y lograr disfrutar de lo que tienes delante.

Te propongo 2 ejercicios para trabajar tu conciencia plena:

1. Lo primero que puedes/necesitas hacer es descargar tu mente.

Es muy difícil estar presente cuando nuestra mente está embotada de asuntos pendientes. Coge papel y lápiz y anota en un papel (o en la agenda) todo lo que tienes pendiente, o todo lo que quieres hacer …. y establece qué día o a qué hora lo vas a hacer. Por ejemploir a comprar la tela para el disfraz de carnaval, llamar a mamá, pedir hora al dentista, etc. ¡Todo vale! incluso el más pequeño detalle o lo que te parezca una chorrada.

Dedica un tiempo específico todos los días o todas las semanas a anotar todas estas cosas y a planificar cuándo vas a encargarte de ellas y tu mente se quedará tranquila sabiendo que efectivamente, vas a encargarte de ellas. Utiliza la agenda, los planings, lo que sea, y organiza todas esas cosas que tienes en la cabeza como si de organizar tu trabajo o la preparación de un examen se tratase. Y hazlo con conciencia plena, no mientras friegas los platos. Planificar nuestras tareas y tenerlas escritas en un lugar en el que poder consultar fácilmente nos ayudará a sacarlo fuera de la cabeza. Es como si vaciáramos espacio en nuestra mente. Inclúyelo en tu rutina hasta que se convierta en un hábito. Verás cómo entonces dejas espacio a tu mente para centrarse en lo que está ocurriendo aquí y ahora.

2 El segundo ejercicio que te propongo es: Comenzar a practicar el Mindfulness o conciencia plena.

No te asustes, ¡no te estoy proponiendo que medites 1 hora cada día! Hay muchísimas formas de practicar la conciencia plena. La meditación es el ejercicio por excelencia para ejercitar la conciencia plena o practicar Mindfulness pero no todo el mundo sabe en qué consiste meditar. Comienza por poner atención a lo que estás haciendo y por tomar conciencia de los pensamientos que vienen a tu cabeza: Por ejemplo, te estás duchando y mientras te duchas van viniendo pensamientos….genial, simplemente date cuenta.

Dejan a un lado el móvil cuando estés viendo la tele (por ejemplo y si es que tienes tiempo de ver la tele! ), trabajando, o fregando los platos, leyendo…¿¿cuántos cosas hacemos a la vez??…. olvidemos durante un tiempo la multitarea.

Toma conciencia, date cuenta, de ese momento en los que “te vas” (tu cabeza se va a pensar en otras cosas), mientras que estas con tu hijo o mientras que alguien te está contando alguna cosa.

Meditar no consiste en no pensar en nada y mantener la mente en blanco, ¡eso es imposible! La función de la mente es pensar y lo va a hacer.

Cuando hayas reducido un poco la velocidad, podrás comenzar a meditar de un modo “más formal” pero en el artículo de la próxima semana voy a explicarte más formas de practicar conciencia plena (y/o de meditar) en casa o fuera.

Te recomiendo un buen libro para comprender en que consiste la meditación, cuál es su esencia y como podemos llevarla a cabo en nuestra vida cotidiana: “Silencio” de Tich Nhat Hanh. 

¡Un abrazo!

(Este artículo es un fragmento del ebook Completamente mamá)

.

Fuente: este post proviene de Educar para el futuro, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Quiero ganar dinero, mamá.

El dinero, un tema tanto o más tabú que el sexo, es un tema que intento tratar con mis hijos del modo más neutro, natural y abierto posible. Desde hace unos meses mi hijo quiere ganar dinero y así me ...

¡Hoy están insoportables!

Todo comenzó en la cola para pedir comida preparada del Ikea. Los niños no paraban de tocar las galletas y los paquetes de patatas fritas que estaban tan bien expuestos a lo largo de toda la cola. Fue ...

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Mindfulness Ansiedad Estrés

Calmando el cuerpo, calmarás también tu mente.

Seguro que el tema de hoy lo has sufrido en más de una ocasión, y si sufres ansiedad, estrés y depresión habrás oído hablar de esto mil veces, por que es el círculo maldito en el que caemos una y otra vez. Yo también. Ya Aristóteles en su obra Acerca del Alma habla de la conexión que existe entre mente y cuerpo, ya entonces se sabía que ambas partes de nuestro ser iban de la mano. Puede ocurrir qu ...

Familia comunicación comunicación positiva ...

Comunicación familiar ¿buena o mala?

Uno de los pilares sobre los que se sostiene una relación, es la comunicación. Algo que hacemos con toda la naturalidad del mundo pero que en ocasiones es lo que hace enturbiar las relaciones. En nuestro día a día, a puertas cerradas, cuando estamos en casa, a veces agotados, a veces sin ganas de hablar, la comunicación familiar puede convertirse en una especie de desahogo en el que cargamos contr ...

aprendizaje crianza natural psicología infantil ...

Mírame a lo ojos: Cómo conectar con tu hijo

Cuando le hablas a otra persona ¿le miras a los ojos? Si un amigo te está contando un problema, ¿le miras a los ojos?¿Conectas con él? ¿Y si es alguien que trabaja para ti? ¿y si es tu pareja cuando llega a casa y te cuenta un problema del trabajo? ¿y a tu hijos? Muchas personas se sienten incómodas mirando a los ojos a su interlocutor. A mi me pasa, con menor frecuencia que antes. En mi caso, cua ...

A Debate

Familias smartphone

FOTOS: Campaña ‘Phone Wall’ del Centro de Investigación Psicológica de Shenyang. Últimamente me ha salido una vena antropológica que es especialmente sensible en bares y cafeterías, como si allí y no en otro lugar pudiese estudiar científicamente los rasgos y características de la socidad occiental, la española en concreto, en el siglo XXI. Entre cafés, tartas, helados, cookies, cupcak ...

general psicología

Vacía tu mente para luego volver a llenarla

En los últimos años se han popularizado las prácticas relacionadas con nuestro cuerpo y en especial nuestra mente. Se ha puesto de moda prácticas como la meditación, el yoga o el mindfulness. Todas ellas con algo en común: tomar conciencia plena de nuestro cuerpo y nuestra mente. Se suponen son prácticas para relajarnos, para evadirnos, pero que requieren de gran concentración y en todas ellas ha ...

niños ley baja ...

Padres del siglo XXI: por fin también reconocimiento para ellos

El hecho de que seamos las mujeres, las que podamos vivir cien por cien el embarazo, dado que somos portadoras del bebé durante nueve meses, hace que a veces inconscientemente, se relegue todo el protagonismo a la futura madre, en lugar de prestar un poco más de atención a los padres. Por no hablar de lo que se refiere a la interiorización del embarazo en el ámbito doméstico, en la familia o con n ...

general omb yo y mis cosas

OMB - Mantener sana la mente

Mantenerse en forma no es sólo cuestión de comer bien y variado. Es imprescindible hacer algo de ejercicio, pero hay algo más... mantener la mente sana. Desde que soy madre el estrés ha subido a límites insospechados. Antes de ser mamá tuve diversos trabajos, en los que más o menos tenía un días de estrés, pero bueno, es verdad que luego llegas a casa y desconectas, piensas en otras cosas y la ...

#felizlunes enseñaconamor familia ...

Tus hijos son tu espejo

imagen:unsplash Hola, hola! Sigo por aquí, en unos cursos para mejorar mi vida y el mundo 2.0, También el regreso a clases y algunos contratiempos me tienen un poco movida. Hoy en Mundo mamá creativa es un día de reflexión, porque somos madres y de nosotras depende la vida de nuestros hijos. La vuelta a la rutina me hizo reflexionar sobre algunos aspectos: tenemos que ser flexibles ante todo lo q ...

crianza natural cuidados infantiles psicología infantil ...

Cómo no sentirse mala madre

Cuántas veces me habré sentido mala madre tras uno de esos días difíciles en los que los niños no obedecen o he alzado más de la cuenta la voz. Cuántas veces me he sentido mal por no haber sabido gestionar adecuadamente una situación, por no haber controlado mi estrés o haberme dejado llevar por la rabia o el enfado. Cuántas veces me he sentido la peor madre del mundo por perder la paciencia y com ...

peleas hermanos relacion hermanos psicologia niños ...

¿Tus hijos se pelean? Evitarlo es facilisimo

Las peleas entre hermanos son algo natural dentro de los conflictos que se desarrollan en el ámbito familiar, pero que a los padres preocupa bastante. La relación de los hermanos puede pasar del amor al odio muy rápidamente, ya que confluye entre ellos una serie de sentimientos que se manifiestan en una rivalidad interminable. Los padres juegan un papel determinante para evitar estas discusiones, ...