comunidades

El segundo hijo.



Vivaracho, picaron, caprichoso, llorón, inteligente. El pequeñín de la casa desborda simpatía, esa simpatía que a su hermano le falta. Siempre Feliz, siempre con una sonrisa. Aunque con un carácter fuerte, le decis que no y te rebolea algo. Sorprende con lo que hace, con lo que aprende, con la picardia que a su hermano se faltaba a su edad.

Ese es mi segundo hijo. ¿Alguna vez haz tenido la sensación de que el segundo crece más rápido? Con el mayor, yo eataba muy ansiosa... Por todo, o de todo. Quería que sostenga la cabeza, que se sentará, que gateara, que caminara, que empezará a hablar, que coma solo, que diga mamá. Pero al segundo, uno se lo toma más relajada. Todo eso que era nuevo con el primero, todo lo que te hacía ansias, te emocionaba, ya lo viviste. Quizás por eso no estás tan ansiosa de que haga cosas y, cuándo las hace, te da la sensación de que crece más rápido. O quizás sea porque no está en mis planes ni en mis posibilidades tener otro (ya contaré el porqué, en algún momento), porque se que después de él ya no habrá más bebé,  y me da nostalgia.

Pero, también, en cierta forma, crecen más rápido, aprenden más rápido. Mi segundo hace cosas que su hermano no hacía a su edad, como agarrar un coche y hacerlo andar por la pista de autor al sonido del pruuuuu, o treparse a las mesas (si, mi segundo también es más terrible). Es lógico, tiene el ejemplo. Mientras en primero creció entre adultos, el segundo tiene el mejor ejemplo en su hermano (y lo digo en sentido figurado, puesto que no siempre es el mejor ejemplo).

El ve y copia, sigue a su hermano a todos lados, hace lo que él hace. Se pelean, y mucho. Le saca los cochecitos y el primero llora. Entonces, el primero lo Empuja y el que llora es él. El segundo es como que se ve obligado a crecer más rápido. Al primero lo crié con las canciones de Adriana y otras más infantiles, con Mickey y Backyardigans. Hasta los tres años no había visto Cars. El primero, con año y medio, debe haber visto la peli unas 500 veces, ya ve al dichoso autito y lo señala con una sonrisa en la cara... "Ká" te dice el pibito. Si, Cars está entre sus primeras palabras. Pocas veces ve Mickey o Backyardigans (cuando el primero se lo permite) y Adriana, ¡menos!
Al segundo le das menos bola lo dejas más libre. Lo dejas que se suba a una silla o coma su primer chizito de más chico, se da unos cuantos golpes más porque no estás todo el tiempo atrás de él para atajarlo, no lo agarras en upa para evitar que gire en el lugar buscando marearse. Mi segundo es más kamikase, se sube al tobogán y se tira de panza... Y lo peor es que no se lo impido. Es que con el segundo ya estás curada de espanto y, también, tenés un poco menos de paciencia, (mi primero se la absorbió casi toda)
Mi segundo es pura dulzura... Aunque me agote, aunque me vuelva loca, aunque no pueda seguirle el ritmo  ¿Y cono es tu segundo?

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Imagen Una tiene que soportar escuchar cada comentario cuando está embarazada... Y es que de repente, todo tu entorno, e incluso los desconocidos, se convierten en expertos en el tema. Entonces cae la ...

Los llegaron, está aquí no más. Vacaciones de invierno. Los niños las aman ¿o no? Bueno, el mío aun no entró al maravilloso mundo de odioelcolegio, tal vez sea porque aun no va al colegio (veremos que ...

Están de moda, muy de moda. Y ¿a quién no le gustan estas simpáticas criaturas? ¡Si! Estoy hablando de los Minions, estos personajes que adquirieron más protagonismo que el propio protagonista de Mi V ...

Si me lees a menudo a seguís mi blog, te habrás dado cuenta que suelo hacer DIYs con loquesea, generalmente tratando de reciclar. La porcelana fría no es lo mía, sinceramente. Me las rebusco, si, per ...

Recomendamos

Relacionado

Los padres saben que tener a su primer y segundo hijo tiene grandes diferencias, desde diferentes enfoques para el embarazo, hasta diferentes maneras en educarlos.   Weng Chen, diseñadora de videojuegos, artista y una madre de China ilustró estos cambios de forma increíble.   Chen escribió en su sitio web que cuando tenía 3 años, su madre le dibujó una pequeña sirena y le contó una historia, así f ...

Bebés y mamás maternidad reflexiones

Una espera que el segundo bebé sea el que se disfruta pausadamente, sin los miedos y dudas que se viven en la primera maternidad. El segundo bebé está llamado a ser una oportunidad para resarcirse y disfrutar despacito, por si fuera el último. Un bebé para volver a vivir todas esas primeras veces de nuevo, pero sin la inquietud de ser primerizo. Un bebé para repetir éxitos y evitar los fracasos de ...

general hermanitos hijos ...

Habéis pasado por la experiencia de ser padres por primera vez y ahora os estáis planteando la posibilidad de darle un hermanito a vuestro hijo. Si bien ya tenéis la experiencia suficiente para afrontar la llegada de un recién nacido, ahora surgen otras dudas. ¿Debemos esperar un tiempo para recuperarnos del primero? ¿O será perjudicial la diferencia de edad para la relación de los dos hermanos? ...

Bebé Ser mamá

Hacia días que esperábamos su llegada, la fecha presunta para el parto era el 1/11 pero como segundo embarazo seguía con la esperanza de que llegara antes. Pasaron las 41 semanas y aún no aparecía, su padre continuaba diciendo que llegaría el 11/11 y yo me moria por dentro pensando en que tenia que esperar tantos días.  Pero no, parece que Olivier esperaba el día del cumple de su hermana, el día 9 ...

Escuela de padres Hermanos Ser padres ...

Hoy nos planteamos qué supone para un niño ser el segundo hijo y qué implicaciones tiene ocupar este lugar en la familia en cuanto al desarrollo de su personalidad. Y lo hacemos desde la perspectiva de aquellas familias en las que no existen patologías ni otro tipo de trastornos en ninguno de sus hijos. Esta variable debe ser considerada sin duda alguna en caso de existir. En este post no lo hemos ...

uncategorized familia pros y contras ...

Siempre he tenido muy claro que yo quería tener un solo hijo, pero ahora que tenemos a la pulga y veo lo maravilloso que es, me viene a la cabeza si tener o no un segundo hijo. Tener o no un segundo hijo es un pensamiento que hace un tiempo me ronda por la cabeza pero no termino de tenerlo claro. Supongo que el ser hija única ha influido en mi pensamiento durante toda mi vida. Nunca me había plant ...

Bebés Maternidad duda de madre ...

Cuando buscas a tu segundo bebé, incluso cuando ya estás en su dulce espera, es imposible dudar, e incluso tener miedo, un miedo atroz, de no saber si se quiere al segundo bebé tanto como al primero. La primera maternidad es tan intensa a todos los niveles que ciertamente te crees incapaz de amar con locura a esa nueva criatura que crece en ti, tanto como a la que ya está en tu vida, que ya es el ...

Bebé Cosas de Super papis Hermanos ...

Esta semana hablo de mi segundo embarazo. Cómo se parece y a la vez se diferencia del primero. Cuántas cosas aprendimos y cuántas esperábamos. Pero sobre todo, cómo disfrutamos de ambos embarazos, y cómo disfrutamos ahora de los dos renacuajos. Entramos en el segundo embarazo, cuando aún tenía muchas historias pendientes para contar del primero. La frase más oída: “El segundo embarazo no es nunca ...

general reflexiones

¿cuando se debe tener el segundo hijo? ¿ se debe? se tiene? es necesario? cuanto cuesta realmente un segundo hijo? Se pueden contener las inmensas ganas de volver a pasar por un embarazo? ¿hasta cuando? Porque en este momento en mi alrededor pulula la eterna pregunta de - bueno y para cuando el segundo? es que no te animas? Pues ya tiene cuatro años... Y dejan caer la pregunta mientras me quedo ...

bebé Crianza EMBARAZO ...

Desde el embarazo empecé a tener sentimientos encontrados: de alegría, miedo, inseguridad.  Estaba feliz porque mi bebé estaba sano y aunque el embarazo se me hizo pesado sabía que todo tendría un final feliz. Sentí miedo al no saber cómo afrontaría la bimaternidad, si podía ser capaz de llevar la casa, un niño de casi tres años y un bebé. Pero el sentimiento más fuerte que tuve fue el de sentir q ...