Un Papá en Prácticas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Llama a la comadrona

llama a la comadrona


Llegó un día, hace no demasiado tiempo, en que la mamá jefa y un servidor caímos en la cuenta de que se nos había ido la mano con las series. Con las series violentas, quiero decir. Breaking Bad, Narcos, Juegos de Tronos, The Walking Dead, Fear the Walking Dead… Teníamos que esperar a que Maramoto se durmiese para verlas (con lo tarde que suele ser eso y el riesgo de quedarnos sopa viendo un capítulo que eso conlleva), así que decidimos cambiar de registro y aprovechando que la teníamos en Netflix empezamos a ver los capítulos de ‘Llama a la comadrona’, la serie de la BBC inspirada en las memorias de la comadrona Jennifer Worth.

Y aunque su protagonista, Jenny Lee (Jessica Raine), me saca un poco de quicio por lo sosa que me resulta, la serie nos fue enganchando poco a poco por esos personajes que se hacen querer; ese viaje en el tiempo (tan bien ambientado y conseguido) al paupérrimo y conflictivo East End londinense de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial; y esas historias personales y familiares siempre abocadas al parto (cuántos y qué diferentes unos de otros) que nos muestran cómo se tenían los hijos entonces, cómo se vivía, y cómo las innovaciones tecnológicas, todavía en pañales, se iban haciendo hueco en los paritorios y en las casas de las parturientas.

Sorprendentemente, sin embargo, la que más se enganchó a la serie fue nuestra pequeña saltamontes. No sé si será porque le ponemos poco la tele y tampoco conoce mucho más en la programación, pero lo cierto es que cada vez que acabábamos de cenar nos pedía, “por favor, por favor”, ver un capítulo “de la serie de los bebés”. Y si veíamos dos del tirón, mejor todavía. La mamá jefa y yo nos hemos llegado a quedar dormidos en el sofá viendo la serie mientras Mara era la única que aguantaba sin perderse detalle del capítulo en cuestión. Y nunca, nunca, nos ha hecho spoiler. Gracias, cariño.

Su afición por las comadronas, los bebés y los partos es tal que ya tiene clarísimo por dónde nacen los bebés (adiós, cigüeñas, adiós). Y ahora, uno de sus juegos favoritos, que al final está muy relacionado con su afición a jugar, indistintamente, a ser médica o enferma, es hacerse pasar por embarazada. O hacerme pasar a mí, que tampoco me cuesta mucho meterme en el papel. Y una vez metida en harina pedirme que le ponga en la barriga el esteteoscopio para escuchar a su retoño imaginario. Además de tomarle la temperatura y la tensión, no vaya a ser que se nos pase alguna variable por alto. Luego, toda vez que ya ha considerado que el bebé debe estar suficientemente maduro tras 10 minutos de embarazo, me pide que se lo saque. Así tal cual. “Papá, ahora sácame al bebé”. Y se pone en posición de parturienta, y empuja y empuja, mientras espera que le deposite al recién nacido imaginario en sus brazos. Una vez en ellos lo acuna. E, indistintamente, me pide que le saque otro (¡Gemelos!) o se vuelve a quedar embarazada.

Lo que hubiese pagado la mamá jefa por un embarazo así de maravilloso, como los ficticios de Mara. Lo que pagaría, seguro, por un parto así de rápido e indoloro. Temiéndonos que no será así, ya tenemos el contacto de Casa Nonnatus. Llegado el momento, cuando Leo dé señales de querer llegar al mundo, le diremos a Mara que llame a la comadrona. Juntos esperaremos a nuestra particular Jenny Lee.

.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

general

El Miedo Escénico (de una bebé)*

Dice la Wikipedia que el miedo escénico es “uno de los padecimientos más temibles en el marco de las relaciones personales”. Y puede que no exagere.  Lo cierto es que hay quien al tener que hablar en público se bloquea y sufre lo indecible. También cuando le ponen una cámara delante. Yo soy de ellos (o lo fui, porque hace tanto que no me expongo que desconozco mi estado actual), aunque ...

general andanzas alta demanda ...

Sobrevivir a una bebé de alta demanda

Pese a que sé que alrededor de este blog se ha formado una comunidad bastante amplia y molona de padres y madres de bebés de alta demanda, hace tiempo que dejé de tratar el tema de forma directa. No es que Maramoto haya dejado de ser de repente una bebé de alta demanda, ni mucho menos. Digamos que intencionadamente lo dejé de lado. En su día descubrir el concepto me sirvió para conocer mejor a nue ...

Andanzas crianza niñez

Cuando tu bebé se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la lleg ...

general andanzas

Lecciones de vida de una bebé a 40º a la sombra

Si hay una cosa que he comprobado en los últimos 20 meses es que nuestros bebés nos dan muchas lecciones de vida. A través de ellos aprendemos a valorar lo realmente importante, a ser más conscientes, a estar más despiertos y más receptivos a los estímulos. Su permanente deseo de aprender, su energía inagotable y la sencillez con la que sortean las piedras que se encuentran en el camino (sus peque ...

general andanzas bebés ...

Los Días Difíciles

Este post está especialmente dedicado a mis amig@s sin hijos (todos menos uno), que espero que algún día (si puede ser antes de que Mara empiece la Universidad) se unan al club de los papás en prácticas. Y también a todos aquellos que aún no hayan sido padres y que tengan (tarde o temprano) la intención de serlo. Hoy me dirijo a vosotros porque sé que leyendo mi blog os habréis pensado que ser pap ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas fotografía de familia ...

Nuestra primera sesión de fotos en familia: Photitos

Este es un post que ya llevaba un tiempo con ganas de escribir, pero como se trataba de una sorpresa navideña para los abuelos, lo tuve que posponer hasta que sus Majestades los Reyes Magos de Oriente hiciesen su trabajo. Tampoco era cuestión de hacerles un spoiler a los pobres con uno de sus regalos, así que nuestra primera sesión de fotos en familia ha permanecido escondida en un cajón (para nue ...

Andanzas paternidad

Momentos de inadvertida infelicidad

Hace unas semanas me leí ‘Momentos de inadvertida infelicidad’ de Francesco Piccolo, un libro ameno y divertido, ideal para el verano y las vacaciones, y pensé que a su manera, y también desde una perspectiva irónica y cómica, la maternidad/paternidad también está llena de momentos de inadvertida infelicidad. Entonces, sin embargo, decidí hacer un post sobre los momentos de inadvertida felicidad, ...

general para debatir crianza ...

Frases de manual (#11): “¿Todavía tienes leche?”

Cinco meses llevaba sin actualizar esta sección. 150 días, que se dice pronto. ¡¿Y no me decís nada?! ¡¿No me llamáis la atención?! Anda que vaya lectores y lectoras que me he buscado… Hoy he tenido un momento de inspiración y he pensado algo así como: “Yo tenía una sección molona en el blog, ¿no? ¿Cuál era? ¿Cómo se llamaba?”. Y mi cerebro, que no está para muchas conexiones n ...

general andanzas bebé ...

Mara la Exploradora

Ya os había comentado en algún post anterior que Mara es un terremoto (o Maramoto según la mamá jefa) y que no para ni un instante. Siempre en continuo movimiento. Sorprendiéndonos cada día con algo nuevo. El lunes pasado pasó lo que tenía que pasar y nos pegó el primer susto. El primero de los muchos que intuyo que vendrán. Primero porque nosotros, aunque intentemos evitarlo, tenemos el gen de lo ...