comunidades

La increíble Hulk

Mi madre sigue diciéndome bebé.

– Aunque seas una mujer grande siempre vas a ser mi bebé.

Yo a mi hija le digo bebé.

– Mamá yo ya soy una nena grande de 4 años

Y yo le digo que aunque sea grande siempre va a ser mi bebé.

Algunas madres, me incluyo, a veces somos DE-MA-SIA-DO mamá gallina y queremos “cubrir” o proteger de todo a nuestros hijos, y te das con la realidad de que de todo no podes salvarlos, incluso en muchas situaciones es hasta contraproducente.

Porque de los errores se aprende dice el refrán, y no hay mal que por bien no venga y lo que no te mata te fortalece.

Parece obvio, OK lo racionalizo, lo hablo en terapia pero…pero…viene de la calle diciéndome que “fulanit@” la trata mal, que no la deja jugar, que le dijo “tontita” o que le tiró del pelo y a mi se me va la psicopedagogía al mismísimo demonio.

Todas las mamis queremos que nuestros hijos sean queridos y queribles.

Apá, pará, ¿Y si mi hija se comporta igual con otros y yo no lo sé?. Nunca lo había pensado desde esa perspectiva.

Porque no todo es culpa de los padres y la educación, el 95,5% puede ser,  pero que va, a veces los chicos son terribles igual por mucha comida orgánica, apego, colecho, yoga o lo que sea que hagas para darle a tu hijo un clima y vida de paz y amor.

La pregunta del millón, ¡¿Qué hago?!

Veamos, bullying no es. Bullying es una palabra mayor, complicada y que no aplica a chicos de 4 y 5.

Se lo dejamos a los profesionales mejor. (Si tenés hijos mayores te recomiendo que visites  Basta de Bullying)

¿Sociabilización? ¿Parte natural del proceso del limite, del hacerse respetar…? ¡Que se yo!

Yo quiero que mi hija no sufra, que los novios de juventud no la dejen , que los jefes no la molesten de gusto, que no se enferme, que…ES IMPOSIBLE.

¿Y entonces?, entonces te paso lo que hablé con distintos profesionales que saben del tema (Seños, psicóloga y psicopedagoga, gracias totales)

Aceptalo, no se puede protegerlo de todo y lo mejor que podés hacer es darle las herramientas para que pueda plantarse en la vida, con respeto pero con firmeza.

No te corras de tu papel de mamá, si ya se te saca de eje. Pero el otro, el que hace el daño (queriéndolo o no) es un niño y está en los adultos ayudarlo a crecer, si no estamos sonados si nos ponemos a la par. Enojo con enojo da cero.

Hablar con los papás del nene en cuestión podés hacerlo pero desde la cooperación y colaboración, dedo acusador y los pelos alborotados como loca, increpar delante de otras mamás en la puerta del establecimiento escolar…no hace falta que te diga que no se soluciona nada de nada, lo empeora. Y si el hecho en cuestión va más allá de la travesura, aún así tenés instrumentos a tu alcance, como las  maestras o autoridades del cole, para que intercedan.

No minimices ni exageres, monitoreá la situación desde tu lugar de mamá para que no pase a mayores, ahora o más adelante. Está atenta.

Es fundamental para su desarrollo emocional  y sociabilización que pueda relacionarse con sus pares. Sí, hay mamás que prefieren que no se junten con otros niños o que se junten lo menos posible. No chiquis.

La comunicación, ahora y siempre, evita conflictos mayores.

Si quieren compartir sus experiencias son bienvenidas, en mi caso todo termino bien, fulanit@ y mi niña están creciendo (Oh dios!), las seños están trabajando en su relación porque son niñ@s que necesitan aprender a expresar de otra manera sus enojos .

¡Buena semana para todas!

La entrada La increíble Hulk aparece primero en Madres hay muchas.

Fuente: este post proviene de Sisi Aiello, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

No todo cansancio es “burnout” Estar cansad@ y pasado de vueltas en los quehaceres como padres es muy común, aunque sea políticamente incorrecto decirlo y poco instagrameable contarlo. Seg ...

Las tardes de frío ya llegaron, se acortan las salidas a la plaza y los chicos pasan más horas puertas adentro. Los juguetes creativos, son los preferidos de este blog, por ello el #probadorecomendado ...

Recomendamos

Relacionado

general madre trabajando madre ...

Cada vez que tenía que viajar por trabajo, sufría toda la semana previa, me costaba (me cuesta) dejar la familia, la casa, la rutina. Se me clavaba la espada de Damocles en la panza, me sentía culpable, la peor madre del mundo y aledaños, de t-o-d-o me pasaba. Así de catastrófico. Es que congeniar trabajo, carrera profesional y maternidad no es fácil y quien te diga lo contrario tiene un buen tera ...

Embarazo Historias de Embarazo zFeatured ...

Soy una mujer grande, 1.70, peso 150 libras, soy grande. Mi mamá -de mi misma talla- ganó 40 y más libras con mi embarazo, con mi hermana algo similar. Cargaba una panza que llegaba antes que ella a cualquier reunión, y en las fotos que he visto, hasta fui una mesa para comer helado antes de nacer Cuando me quedé embarazada, como toda lógica dice, me imaginé un embarazo similar al de mi mamá: una ...

bebés crianza natural guardería y colegio ...

El bullying es un tema muy complejo y en este vídeo sería imposible profundizar en él. Por eso aquí tan sólo hago una pequeña reflexión acerca del bullying que surge de la pregunta de una mamá que me preguntó cómo podíamos prevenir el bullying. Hay que comprender muchas cosas que no se ven a simple vista y que van de la mano del bullying. Hay que comprender cómo todos podríamos contribuir en la c ...

Embarazo Hijos Lactancia Materna ...

Maternidad Sin lugar a dudas la maternidad me ha dado las mejores enseñanzas, ninguna mamá hace cursos, ni carreras para serlo. En el 2010 nací como mamá, ahora 7 años después podría decir que aún sigo en el proceso se aprendizaje, no me las sé todas NO… Así “parezca” una mamá perfecta, NO LO SOY! Cometo errores y muchos, trato en la medida dar lo mejor de mi, con mis hijos ...

general sin categoría

Ella amaneció deseando muchas cosas: “Mamá yo quiero estar en un teatro, y hacer trucos de magia” Hasta qué dijo las palabras más comunes que una niña puede decir: “Mamá yo quiero ser grande como tú” Soy coach y soy madre. Realmente después que fui madre fue que me llegó la gran oportunidad de convertirme coach. Una función ya es indivisible e indispensable para la otra. ...

amor bebes blogueras ...

Ya desde hace tiempo, que no escribo mucho, este blog lo cree para contar la aventura de ser madre y contar los anécdotas ,pero pensándolo mejor me lo reservare para mi y bueno mi hijo ya tiene 3 años,ya dejo el pecho ,ya es un niño grande y las cosas cambian tambien y quiero que esa aventura desde ahora sea personal,tal vez algún día vuelva a escribir sobre mi vida de mamá,no digo adiós,pero sera ...

amor bebé BLOG ...

Me llamo Virginia, tengo 38 años, a punto de cumplir 39. Soy la esposa de Rolando, la mamá de Catalina, una hermosa nena de 5 años y la mamá de tres yorkies locos. Me llamo Virginia y quiero tener otro bebé. Sí, a pesar de la tremenda chamba que eso implica, a pesar de las malas noches, a pesar del riesgo que puede significar un embarazo a mi edad, a pesar de que nuestra economía no es la mejor, ...

saludemocional madre autoestima ...

Había estado adelgazando peligrosamente y estaba deprimiéndose. Era irritable, gruñona y amargada. Hasta que un día, de pronto, ella cambió. La situación estaba igual, pero ella era distinta.... "Viejita -dijo mi padre- llevo tres meses buscando trabajo y no he encontrado nada, voy a echarme unas chelas con los amigos." -Ah, okey.-Contestaba mi madre. -Ya encontrarás. "Mamá -dijo mi ...

Blog educación evolución ...

Hace tiempo que quería escribir este post y no terminada de verlo, seguramente por falta de seguridad en mi misma. Aunque no queramos, la opinión de los que tenemos cerca afecta y mucho. Y si a esto le añadimos el caracter de cada mamá, que en el mío significa una exagerada sensación de responsabilidad el tener que cuidar de mi hija y que nadie más – salvo su padre – tiene que verse ob ...

#LivingBookingExperience Alojamientos Singulares booking ...

Ya vamos tarde… digo con el pelo recogido en un moño mal hecho, en zapatillas y con una bata como uniforme. Mamá…¿porqué siempre estás corriendo? – me dice mi hijo de casi 4 años mirándome fijamente mientras se le dibuja una sonrisa en la boca. Mira Hugo, antes, cuando papá y mamá estábamos solos no tenía tanta prisa. Ahora mamá quiere hacer muchas cosas en poco tiempo para poder estar con vosotro ...