comunidades

La lactancia que deseas y la que consigues

Existen dos tipos de lactancia: la que deseas y la que consigues. Las que hace tiempo que estáis aquí detrás leyendo mis peripecias sabéis que no lo he tenido fácil con ellas.

Mi primera lactancia fue un coctel de inexperiencia, mal asesoramiento, dificultades físicas y una salud emocional que brilló por su ausencia. Con todo esto, conseguimos 22 meses de lactancia materna exclusiva, pero con unas cicatrices que he ido arrastrando durante mis tres maternidades. Pasar por esta primera lactancia de manera tan traumática: sola a los 15 días, sin ayuda, con un bebé que no paraba de llorar me enseñó muchísimas cosas, y sin duda fue allí, dónde empezó mi trabajo personal más grande.

Mi segunda lactancia empezó de manera muy similar a la primera, pero empecé a ponerle remedios desde el día 1. Osteópatas, fisioterapeutas, pezoneras, parches… una reacción muy rápida y que hizo que tanto yo como mi pequeña nos sintiéramos a gusto y disfrutáramos de la lactancia soñada. 

Mi tercera lactancia empezó igual que las dos anteriores, con sus particulares cada una, pero con las mismas dificultades en la boca a la hora de mamar. Como hice con la segunda acudí a todos los profesionales que me ayudaron a conseguirla, pero esta vez no pasó lo mismo. Esta vez la retrognatia era mayor, el bebé era distinto, mi pecho era distinto y por supuesto, la situación en casa era distinta. A este combo se le sumaron episodios de salud (tanto para mi peque como para mi) que añadieron, si cabe, más piedras en el camino.



La lactancia materna es la mejor opción. Es la frase que todas conocemos y que nos hemos cansado de escuchar, algunas como un lema al que seguir, otras como un lastre que hemos ido cargando. Lo que se nos olvidó contar, decir o leer es que la frase no termina aquí.

La lactancia materna es la mejor opción si…

Es lo que la madre desea

Si puede acceder a ayuda profesional actualizada

Si tiene apoyo familiar y social

Si no está sola

Si no aparecen complicaciones y dolores que no se van

Cuando todas estas premisas van a nuestro favor, puedo decir con la cabeza bien alta que sí, que la lactancia materna es la mejor opción. Cuando empiezan a fallar demasiadas patas a este binomio, se puede convertir en una auténtica pesadilla.



Si, por supuesto que podría haber luchado más por intentar establecer una lactancia materna con mi tercero, pero me cansé de remar a contracorriente. Tenía que focalizar tantas fuerzas en ello: su postura, mi postura, mi pecho caído y grande, estimular para aumentar la baja producción, calmar sus llantos de hambre y de frustración al no poder sacar lo que necesita… Que ya no tenía fuerzas para nada más. No tenía fuerzas para mis dos hijas, para mi pareja, para mi… De nuevo sentí que la lactancia se me estaba llevando por delante, que no estaba disfrutando de los primeros meses del último bebé que tendría en brazos. 

La frase de mama feliz, bebé feliz, tengo que admitir que siempre me ha rechinado un poco. Y es que es cierto que no todas las cosas en esta vida son fáciles y no por ello, no son buenas. La lactancia materna, aún con todas las premisas anteriores comentadas a nuestro favor, es un acto de sacrificio. Los inicios no son fáciles para nadie: instaurarla, coger la postura, superar las crisis de lactancia que van viviendo, la dependencia de la madre para proporcionar el alimento a su bebé y la responsabilidad que eso conlleva. 

Como os decía arriba, los inicios son duros y a menudo, las mejores cosas de nuestra vida, cuestan pero merecen la pena. A toro pasado y mirándolo con perspectiva, puedo decir que los males de la segunda lactancia merecieron la pena, los de la primera no. Si pudiera coger y abrazar a aquella Esther del pasado con su primer bebé, que se quedaron solas más de 13 horas cada día a los 15 días de nacer las dos, sin que ningún profesional pudiera decir hasta los 3 meses qué era lo que le pasaba a la pequeña… si pudiera abrazarla, le diría que no le diera el pecho. Que el valor nutricional y el vínculo mama/teta/bebé no iban a compensar el dolor que sufrirían las dos durante tanto tiempo.



Como todo en la vida, ésto lo sabemos una vez lo hemos vivido. Y han sido estas mismas vivencias, las que nos convierten en las personas que hoy somos. La vida me regaló una segunda lactancia llena de luces, con sus sacrificios, sus épocas malas y duras, por supuesto. Pero pude sentir aquella magia que había leído en los libros y aquel clic que se hace en la mirada de la madre y el bebé que mama. 

Llegó un momento con mi tercer hijo que me di cuenta que nuestra lactancia se estaba empezando a parecer más a la primera que a la segunda. Que por mucho que luchara y luchara había cosas que no dependían de mi. Tardé días, incluso semanas en estar preparada para decirlo: quería dejar la lactancia materna. Tomaba la decisión, cambiaba de rumbo. Por mi, por mi bebé y por mi familia.

No me sentía mala madre por ello, no me culpabilizaba. Sabía 100% que sería igual de buena madre para el, lo alimentara como lo alimentara. Sabía que solo yo le daría el biberón a mi pequeño, que lo haría mirándolo a los ojos, tocándolo, desnudos, piel con piel. Que no lo dejaría con nadie más, aunque pudieran alimentarlo por mi; que haría exactamente lo mismo que había hecho con las otras dos, pero que esta vez, la leche que lo alimentaría no sería únicamente la mía. 

No sentía culpa, sentía pena. Una pena profunda, un duelo. Pasé un duelo durante días asimilando, en silencio, que no tendría la lactancia que había deseado, si no la que me había tocado y la que había decidido según las circunstancias que vivíamos en aquel momento. Sentía pena por no poder vivir lo que sabía que me perdería, las etapas que ya no iba a revivir jamás. Esas siestas tumbados los dos en el sofá, esa sonrisa con el pezón en la boca, esas inspecciones con el dedito curioso de saber de dónde sale su alimento. Sabía que no viviría esas miradas conectadas, que por mucho que me esforzara en seguir haciéndolo igual, ahora había algo más externo entre nosotros dos, a parte de nuestros cuerpos. Y no es lo mismo, por supuesto que no lo es. Os estaría mintiendo a todas si os dijera que es lo mismo dar el pecho que dar el biberón. Pero hay veces que el precio a pagar es demasiado alto. Y es por ello que necesité algunas semanas para despedirme de este episodio más de la vida. 

Superado el duelo, estamos en este otro episodio, primerizos de nuevo, de familiarizarnos de esta nueva manera de alimentar a nuestro bebé. Estamos encontrando el equilibrio en la lactancia mixta, y estamos, incluso, disfrutando de ella. Por supuesto, no todo es oro lo que reluce, y tenemos nuestras cimas que subir, pero ahora ya no pienso en todo lo que dejo de vivir con él, si no todo lo que nos espera.



La maternidad, ese increíble viaje de crecimiento personal, que aún viviéndola por tercera vez, tiene todavía cosas por enseñarme. Estoy orgullosa de la decisión que he tomado, estoy convencida de ello y estoy recuperando las riendas para disfrutar de esta preciosa familia de 5 que la vida me ha regalado.


 

 

Fuente: este post proviene de Estoreta, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¡Hola a todas! No sabéis lo feliz que me hace volver a tener tiempo para escribir en el blog. Hacía mucho que no lo hacía y más con temas sobre educación, metodologías y en concreto sobre el que os tr ...

¡Hola a todas! Hoy os traigo un post deco de los que tantos os gusta: inspiración para decorar la cocina. No sé si nunca os habíais planteado buscar láminas para decorar este rincón de casa, así que h ...

Existen dos tipos de lactancia: la que deseas y la que consigues. Las que hace tiempo que estáis aquí detrás leyendo mis peripecias sabéis que no lo he tenido fácil con ellas. Mi primera lactancia fue ...

Hacía tiempo que quería compartir con vosotras este post, y recuperar aquellos post más personales sobre mi experiencia con la maternidad. Ya sabéis que así fue como empezó todo este sarao, y como poc ...

Etiquetas: maternidad

Recomendamos

Relacionado

Colaboraciones Consejos Ser mamá

Como ya sabéis soy muy fan de la lactancia prolongada en los primeros años de vida del bebé. Yo estuve dando el pecho a Chloe felizmente durante 2 años hasta que finalmente por varios motivos como ya os expliqué, nos despedimos de la teta por el bienestar emocional de ambas de nosotras. Volví a ser madre por segunda vez en Noviembre del año pasado, y sigo dando el pecho al piccolo Olivier con sus ...

MATERNIDAD VIDA lactancia ...

Mucho se habla de los beneficios de la lactancia tanto para el bebé como para la madre. Sabemos que fomenta el apego, que fortalece el vínculo y que es fuente de alimentación, calma y seguridad. Hay muchísimos posts, artículos e información sobre el tema. Yo misma tengo varios posts en los que comparto mi experiencia. Os he ido hablando de cómo he vivido mi lactancia con Olivia, como comenzamos, c ...

general actividades lactancia ...

Acabo de dar a luz hace unas semanas a mi segunda bebé, y todavía recuerdo las sugerencias de mis familiares acerca de no comer cebollas o fréjoles o brócoli durante la lactancia materna.  ¿Pero qué hacen en México con sus fréjoles, o en Tailandia con su curri súper picante?  ¿Es cierto que hay cosas que no podemos comer durante la lactancia?  Aquí hemos recopilado 10 puntos que considerar acerca ...

bebés alimentación bebé ...

Aprovechando que es la semana mundial de la lactancia materna, me gustaría dar mi opinión personal al respecto. En estos últimos años, básicamente desde que me quedé embarazada en 2013, he leído muchas cosas sobre la lactancia materna, y debo decir, que no todas me han gustado, o mejor dicho, no estoy de acuerdo con todo lo que se comenta. En mi caso, cuando tuve a mi hijo, la lactancia materna o ...

alimentación infantil bebé lactancia ...

No hace mucho os hablé de que conseguir un embarazo no siempre es un camino de rosas (y por supuesto, muchos embarazos tampoco lo son). Otra de esas cosas que parece fácil y muchas veces no llega a serlo es la lactancia materna; hoy os voy a hablar de ello... un papá hablando de lactancia materna (y cada vez somos más, por suerte). Nuestra primera experiencia no fue sencilla. Pensábamos que sabía ...

Acompañamiento del desarrollo en la infancia amamantar bebé ...

Mucho se comenta sobre la Lactancia Materna, algunos afirman que es necesaria sólo hasta los primeros 6 meses de vida, otros piensan que es suficiente amamantar al bebé hasta el primer año y hay quiénes incluso defienden una lactancia a libre demanda hasta pasados los dos años. ¿Qué hay de cierto en todo esto? ¿Por qué es tan importante que un bebé lacte? Si estás pensando en destetar a tu bebé és ...

maternidad

La lactancia materna refuerza la unión entre el bebé y su madre. Después de que la madre ha sentido a su hijo en el vientre durante 9 meses, el seguir alimentándole con su pecho es una de las experiencias más satisfactorias sobre la faz de la tierra. Madre e hijo se deleitan mutuamente con el contacto físico, la primera se maravilla con la perfección en los detalles y la fragilidad de ese pequeño ...

bebés embarazo lactancia ...

Como ya dije, quería ampliar la temática del blog y compartir experiencias propias relacionadas con la maternidad. Voy a ponerme cómoda y a tomármelo con calma, porque quiero hablar sobre la lactancia materna. Los protagonistas de ésta foto somos Bernat y yo,una foto sin misterio alguno, simplemente una madre dándole el pecho a su bebé, así es como lo veo yo. He leído muchos blogs de maternidad y ...

lactancia maternity breasfeeding ...

¡Muy buenas! Hoy quiero dedicarle un post a un tema que a más de una nos ha dado algún que otro quebradero de cabeza: la lactancia materna. Y es que no es, ni tan sencilla, ni tan intuitiva, como en un principio cabría esperar. Ésa es al menos mi percepción después de dar el pecho a mis dos Minis. No son pocas las madres, primerizas casi siempre, que se plantean dejar la lactancia materna después ...