comunidades

La lactancia y yo parte 2

Continuando con el post que escribí el año pasado (Mi experiencia con la lactancia parte 1) en el que comparto mi experiencia dando de lactar a mi hijo mayor, continúo ahora – en la semana mundial de la lactancia materna - con la segunda parte: mi experiencia dando de lactar a mi segunda hija que, como ya deben suponer, fue una experiencia totalmente distinta - como distintos son nuestros hijos.

Contra todo pronóstico, fue con mi hija la segunda con quien tuve la lactancia más prolongada: 9 meses de lactancia materna exclusiva y luego 2 meses y un poco más de tomar mi leche congelada. En total, casi un año con mi leche. Con ella, el tema físico de la lactancia fluyó más rápido. A diferencia de la primera vez, esta vez la leche me bajó en abundancia a los pocos días de nacida. Las primeras semanas, me salía mucho más leche que la que ella necesitaba tomar por lo que a los 5 días de parir empecé con un dolor espantoso en el seno izquierdo que terminó siendo – gracias a Dios – una mastitis muy suave. Me asusté mucho pues, si bien la lactancia es un compromiso muy fuerte y salir de eso pronto (con la excelente excusa de una mastitis) se me hacía tentador, se me partía el alma de pensar que sólo le iba a dar leche materna a mi bebé por 5 días. Felizmente, la controlé rápidamente y empecé a sacarme leche después de cada toma y así sin querer queriendo, logré un estupendo stock de leche materna.

Superado este episodio, continuamos con la lactancia exclusiva sin problemas. Bueno, sin problemas físicos, porque sí tuve problemas emocionales: mi hijo mayor la estaba pasando muy mal; lloraba cada vez que le deba de lactar a la hermana y estaba berrinchudo y pegalón. De otro lado, yo andaba con un doble sentimiento de culpa: me partía el alma ver a mi hijo sufrir; y me moría de pena de no poder dedicarle a mi hija la misma cantidad de tiempo que le dediqué a su hermano. Quería darle de lactar tranquila, encontrar nuestro ritmo y (re) conocerla. Pero, todo esto era muy difícil cuando al lado tenía a un niño de dos años llorando, haciendo pataleta o simplemente mirándome y preguntando: ¿Cuándo acabas mami?

Hijo mayor llorando mientras mamá da de lactar a hermanita


Fueron semanas muy duras emocionalmente. Felizmente la leche fluía, mi hija tomaba bien y tuve mucha ayuda de mi esposo y mi familia, además mi hija la segunda fue una bebe maravillosa, sacó horarios súper rápido, tomaba bien y durmió de corrido desde el segundo mes. Esto me permitió organizarme muy bien y (casi) superar todas mis culpas emocionales.

Todo fluía muy bien, hasta que a los 5 meses regresé a trabajar a tiempo completo. Para que la vuelta al trabajo no fuera tan dura, empezó a comer una vez al día. Yo, me organicé lo mejor que pude para poder darle de lactar y/o guardar mi leche. Todo esto con miras a darle por lo menos 8 meses (igual que su hermano). Era complicadísimo. En aquel entonces no existía la ley de los lactarios y ni muerta me iba a sacar leche en mi oficina estilo pecera de paredes de vidrio transparente. Así, que caballero, tenía que hacerlo en el baño. Odiaba tener que sacarme leche ahí, primero porque siempre estaba nerviosa y/o apurada y eso influía negativamente en mi producción de leche; segundo, porque nunca faltaba alguien que me tocara la puerta insistentemente; y 3ero, mi jefa no entendía porque tenía que tomarme 45 minutos del horario de trabajo para hacer algo que no tenía nada que ver con mis funciones.

Con todo eso pensé que a las justas llegaría a los 6 meses. Pero, los pasamos y llegamos a los 7. Cuando tenía 7 meses y una semana de lactancia tuve que viajar por 4 días. Pensé que todo acabaría ahí. Yo no quería destetar a mi hija aún, pues era prácticamente el único vínculo exclusivo que teníamos. Entre el trabajo, mi hijo mayor, la casa y mi esposo casi no tenía tiempo para ella. Además, para mí debía darle de lactar a todos mis hijos la misma cantidad de tiempo así que me fui de viaje sumamente angustiada. Estaba tan triste que le di de lactar hasta el último minuto. Llevé el sacaleches al viaje pero no llevé recipientes para guardar la leche. No quería lidiar con el estrés del almacenamiento, congelado y transporte de la leche. Mejor la botaba y conservaba mi ritmo de producción para – quien sabe – al volver continuáramos. La verdad, no tenía mucha esperanza.

Volví de viaje casi sin leche. Recuerdo que llegué corriendo a mi casa, mi hijo mayor ya estaba dormido y mi chiquitita se iba a dormir. No había tomado todo su biberón y al cargarla, me buscó la teta, le dí de lactar y sentí como me bajaba la leche a borbotones. No lo podía creer, ¡estaba feliz! Continuamos con la lactancia por dos meses más, hasta que ella ya empezó a comer 3 veces al día y mi producción de leche era prácticamente inexistente. Un buen día le di de lactar, se desesperó porque no había leche, yo también. Y se acabó todo. Me dio un poco de pena pero había logrado darle mucho más tiempo de lo esperado. Habíamos superado una mastitis, un viaje de 4 días al extranjero y tenía muchísima leche congelada. Me sentía satisfecha, había cumplido mi misión podía descansar tranquila.

Fuente: este post proviene de Blog de NeuroMamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hace poco leí en el Instagram un post de una terapueta a la que sigo (mombraintherapist) sobre “esos días” en la crianza. Esos días que necesitas que terminen rápido, en el que estás física y/o ...

Es la pregunta  que – tarde o temprano – nos ronda a todas las madres. No importa si eres una primeriza con un recién nacido en brazos o una experta mamá de 3: ¿Lo estaré haciendo bien? es ...

Hermanos en las buenas, malas y en las pandemias Ayer fue una mañana de locos. Se acerca el primer día de clases y andamos (sí, todos en casa, incluyendo padres, mascotas y niños) bastante alterados, ...

Etiquetas: FamiliaMaternidad

Recomendamos

Relacionado

lactancia maternity crisis de crecimiento ...

El viernes pasado te contaba todo lo que he aprendido sobre la lactancia materna en estos quince meses intensivos de maternidad que llevo. Como ya te adelanté, hoy continúo con la segunda parte. Lactancia materna (segunda parte) ¿Con cuánta frecuencia debe mamar? Cuanto más frecuentemente mame, más leche tendrás. Cuanto más espaciadas sean las tomas, menos leche te subirá. Se trata de dar el pecho ...

general embarazo y lactancia

Hoy os voy a contar mi experiencia con la Lactancia Materna. En primer lugar deciros, que yo soy defensora  de la lactancia materna mientras se pueda y la madre quiera.  En mi caso, con mi primera hija , en el hospital recibí la visita de varias integrantes de la Liga de la Leche para informarme de los beneficios de la leche materna. Los primeros días los recuerdo como un auténtico estrés. Parece ...

general agitación por amamantamiento baja producción leche embarazo ...

Si bien puede parecer que las diferentes vivencias en el tercer embarazo son previsibles, porque contar con la experiencia de dos embarazos anteriores tiene que servir de algo, lo cierto es que nunca es tarde para las novedades. Es lo que me sucede con la lactancia materna. Si alguna vez pensé en la posibilidad de lactar durante un embarazo, como el mayor se destetó antes de buscar un nuevo bebé y ...

Blog Lactancia

Hola Gabi! Queria compartir con vos mi experiencia personal respecto a la lactancia materna. Mi precioso bebé nació el 20 de Enero y desde antes que naciera mi plan era darle leche materna exclusivamente. Me instruí de la mejor manera, lei libros & blogs, me reuní con expertos y asesores en lactancia (incluyéndote!). Después de que mi bebé naciera por cesárea (historia para otro momento) pasaron u ...

Alimentación y nutrición Blog Familia ...

Hoy con tristeza me despido de mi Casal de verano pero todo tiene su lado positivo y en este caso es que tendré  tiempo hasta que me mude para dedicarle al blog. Y yo tenía una espinita clavada de cuando fue la semana de la lactancia materna.  Me hubiera encantado publicar algo, de hecho publiqué un tweet con mi experiencia lactando al mayor de mis hijos, con el cual tuve algún problema, que termi ...

bebe confesiones de una mama lactancia ...

Manejando por carretera, rumbo a unas cortas vacaciones. Llegó la hora de parar para lactar. Saque a mi bebe de su asiento y me puse a darle de lactar mientras admiraba el lugar donde nos habíamos estacionado, lleno de arboles al lado de la carretera. Mientras miraba por la ventana, volví a mirar a mi bebe, ella estaba lactando con sus ojos bien abiertos mirándome fijamente. La mire y no podia cre ...

niños

La mejor alimentación para el recién nacido es y siempre será la lactancia materna. Es entonces cuando la alimentación de las mamás cobra un importante papel (ya hablaremos de ella en otra entrada). Por ello, la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que los recién nacidos sean alimentados exclusivamente con leche materna hasta los seis meses de vida, pues aportará numerosos beneficios ...

general lactancia ropa para embarazadas ...

CAMISETAS DE LACTANCIA PARA QUE USTED Y SU BEBÉ SE SIENTAN CÓMODOS EN EL INSTANTE DE LA LACTANCIA, A CUALQUIER HORA DEL DÍA Y EN CUALQUIER LUGAR. PRACTIK Nursing Wear son formidables para dar de lactar al bebé durante el periodo de lactancia materna. Simplemente se levanta la parte abierta de la camiseta y listo para iniciar la lactancia. La mamá se siente cómoda y puede alimentar al bebé sin preo ...

Como soy mamá primeriza, cuando estaba embarazada en realidad nunca me puse a pensar en que iba a ser lo mejor para mi bebé o que de que forma iba a alimentar a mi bebé, ¿seno o biberón?. Tuve una cortas conversaciones con mi pareja sobre el tema, él me decía nada de formula!. Sin embargo yo no leí, no me informe, no pregunte a nadie al respecto. Mucho menos prepare mis senos para la lactancia, y ...

maternidad

Creo que éste es de los posts que más me ha costado escribir. No solo por todo lo que remueve en mi, si no por lo que pienso que quizás puede remover a quien lo lea. Es por ello, que antes de nada, quiero dejar muy claro que lo que voy a escribir a continuación son las vivencias de mi propia experiencia, como así lo he sentido, y para nada pretende ser una afirmación general. Ya sabéis que no exi ...