comunidades

La mañana

mañanas


Recientemente leía las páginas de ‘El bebé’, la recomendable novela de la escritora francesa Marie Darrieussecq, publicada en España por Anagrama, y caí en la cuenta de un aspecto que me resultó curioso: en lo que respecta a muchos pensamientos sobre la crianza la autora y un servidor nos parecemos lo mismo que se parecen Sevilla y Santiago de Compostela. Nada. Sin embargo hay otras muchas cosas que nos unen en nuestra condición de padre y madre. Cosas  que, por lo que veo en las entrevistas que realizo para Madresfera Magazine junto a la mamá jefa, también nos unen a través de un hilo invisible a otros padres y madres. Una de ellas, sin lugar a dudas, es la pasión por la mañana.

Y cuando digo la mañana me refiero a la primera hora del día, a ese primer instante (que se puede alargar hasta una hora si somos afortunados) que abarca desde el momento mismo en el que ponemos un pie fuera de la cama hasta que nuestro hijo se despierta y reclama nuestra presencia. Ese lapsus diario que hace que merezca la pena madrugar porque parece como si los sentidos estuviesen más despiertos que nunca, más vivos, con más capacidad para percibirlo todo. Y para disfrutar de ello. Supongo que algo tendrá que ver el silencio, esa ausencia de sonido en la que no reparamos hasta que somos padres. Entonces la valoramos en su justa medida.

La mañana es la puerta que se cierra a mi espalda cuando abandono la habitación y dejo en ella a la mamá jefa (las menos de las veces) y a Maramoto, tan preciosas en su sueño;

La mañana es el crujir de la tarima cuando camino sobre ella con los pies descalzos, casi de puntillas, para no hacer ruido;

La mañana es el repiqueteo del agua cuando golpea en su caída sobre el plato de la ducha, y ese mismo agua caliente resbalando por mi espalda mientras me desvela suavemente, sin prisas;

La mañana es el sonido de una vieja cafetera italiana sobre la vitrocerámica, ese silbido característico que pone en marcha al mundo desde hace generaciones, y que junto al rumor de la ebullición nos avisa de que el café está listo;

La mañana es el inigualable y fuerte aroma de ese café recién hecho, que se mezcla en el ambiente con el olor a un pan tostado que ya espera ser bañado con aceite.

La mañana es sentarte a la mesa (solo o con la mamá jefa) y disfrutar del café y de las tostadas mientras conversas con la calma que solo ofrece ese instante único del día o repasas los titulares de la prensa desde la aplicación del móvil.

La mañana, especialmente en verano, es abrir las ventanas y, con la ciudad todavía casi a oscuras y en silencio, sentir sobre tu cara y sobre tu cuerpo la brisa fresca que corre a través de ellas;

La mañana es empaparte de esa brisa mientras recoges la ropa del tendedero o los utensilios del lavavajillas y escuchas el sonido de las persianas de los vecinos, que se abren a un nuevo día;

La mañana es salir de casa cerrando la puerta con el máximo sigilo camino del trabajo y observar como la vida se apodera del día a la vez que las ciudades y las casas se llenan de movimiento;

La mañana es la llamada de mi hija, recién despertada y todavía estirándose sobre la cama; es su encantadora sonrisa de buenos días, su abrazo todavía cansado, el conjunto de gestos y muecas que da inicio a una nueva jornada y pone fin a ese momento de trance. Hasta mañana.

.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general

Hace ya unos meses, porque con la tontería el blog ya cuenta con un gran historial de más de veinte actualizaciones a su espalda (todo un hito para un abandonablogs profesional como yo), escribía un post titulado “Volver a Empezar”. Lo hacía casi un mes antes de nacer Mara, cuando la mamá jefa y el papá en prácticas empezábamos a prepararnos ya para resetear nuestras vidas, marcar un p ...

Pequeños lectores

  Estreno hoy una nueva sección del blog.  Sección que, por otra parte, y teniendo en cuenta la pasión lectora que nos une a un servidor y a la mamá jefa, era raro que todavía no se hubiese hecho un hueco por aquí. He tenido algún tímido acercamiento a la literatura infantil, bien es cierto, pero ya iba siendo hora de que los libros tuviesen su propio espacio en Un Papá en Prácticas. Imagino que a ...

Maternidad efímero mañana ...

Una de las maravillas de la infancia es la capacidad de actuar sin pensar en el mañana, ni siquiera en el luego, en el más tarde.Por alguna extraña razón, muchos adultos boicoteamos nuestra propia vida con preocupaciones casi siempre absurdas. No pisamos un charco por no resfriarnos, regresamos a casa a por el móvil olvidado por si acaso, tomamos la cuarta copa con culpabilidad anticipando la resa ...

abecedarios emociones estimulación del lenguaje ...

Con la que está cayendo todos tenemos que ayudar un poco y la manera que a mi se me ha ocurrido, es aportar mi experiencia como docente y mostraros algunas ideas y sugerencias de lo que hago en clase cada día para que, en vuestras casas lo podáis aplicar. Esto no es un manual a seguir al pie de la letra, es simplemente un ejemplo que podéis aplicar. Elegid aquello que más os guste o interese y co ...

crianza

Te quemaste las pestañas 5 años para acabar tu carrera. Luego encuentras un trabajo que te encanta. Todo va bien, pero hay un detalle… soy mamá y ahora una personita depende de mi y también me necesita en todo momento.¿Qué hacer? ¿Cuál es tu prioridad? ¿Dejarías tu trabajo por ser mamá full time? ¡Qué difícil tener que elegir! Pero qué bendición poder quedarte con tu niño en casa y estar con é ...

general andanzas bebés ...

“Sin música, la vida sería un error”, decía Friedrich Nietzsche. Mara, que ni ha leído a Nietzsche ni tiene la más remota de quién puede ser ese señor de apellido impronunciable, debe pensar algo parecido. Ya os conté en el lejano mes de octubre (han pasado ocho meses que me han parecido años), el amor de nuestra pequeña saltamontes por la música, el ritmo y el baile. Entonces atravesa ...

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas mamá jefa ...

Desde que nació la pequeña saltamontes nos han preguntado muchas veces el porqué de su nombre. Y la verdad es que no sabemos qué contestar. Quizás porque no tenemos ninguna explicación al respecto. La mamá jefa y todo nuestro entorno estaban convencidos de que sería un niño (esas intuiciones con poca base científica…), así que teníamos decidido el nombre de nuestro presunto chico: Leo [La ma ...

general andanzas

Hasta la fecha os he contado dos de nuestras historias de padres primerizos. Esas que, hoy en día, cuando las rememoramos, nos dan tanta risa como vergüenza ajena. Yo me pongo hasta rojo, no os digo más. Hace ya más de un año os conté cómo fue nuestra primera y caótica salida de casa. Y en verano, antes de las vacaciones, os narré nuestras miserias en la leyenda del primer pijama. Hoy os voy a con ...

general andanzas círculos de padres ...

Llevaba un tiempo queriendo hacerlo, pero por un motivo o por otro aún no había podido asistir en ninguna ocasión. Ayer, por fin, se aliaron los astros, y después de preguntar a cinco personas en poco más de 800 metros (ese es mi nivel en lo que a orientación se refiere) llegué a las 7 de la tarde a la Cocinita de Chamberí (Calle Trafalgar, 12 de Madrid), una encantadora tienda de alimentación inf ...