comunidades

La vida en sueños…

A mi me gusta soñar. Me gusta cuando me despierto y recuerdo lo que he soñado, siempre y cuando no sea una pesadilla que me despierta a medianoche. Es impresionante lo que uno puede llegar a soñar. Nos ha pasado a todos que hemos tenido sueños muy reales, sueños en los que hemos pasado miedo, sueños en los que hemos hecho cosas que nunca haríamos en la realidad (¿alguna vez habéis soñado que volábais, por ejemplo? ¿o que salíais a la calle en pijama?), y seguro tenemos sueños que nos despiertan con una sonrisa, sueños en los que lo estábamos pasando de maravilla; o quizás estábamos en una playa del caribe tomando el sol con una caipirinha en mano, en vez de en invierno teniendo que ir a trabajar.

Ahora solo están los maravillosos madrugones de fin de semana, pero en casa hemos pasado por todas las fases de mal dormir… el dormir siempre ha sido tema, y hemos pasado años sin dormir noches enteras.

Terremoto mayor no ha dormido bien nunca. De bebé costaba dormirla, despertaba mil veces, y costaba aun más dormirla de nuevo. Cuando fue creciendo, y se dormía en el coche de vuelta de algún sitio, cruzábamos fuerte los dedos para que no se despertara al pasarla a la cama, porque en ella…una siesta de 15 minutos hace el efecto de haber dormida 4 horas. Y desde poco antes de cumplir dos años, cuando quisimos pasarla a su habitación y cama, empezó con terrores nocturnos.

Los terrores nocturnos son distintos de las pesadillas. Este trastorno del sueño sucede en las primeras horas de sueño, el niño despierta gritando, agitado, pero no termina de despertarse. De hecho, cuando me sentaba con la terremoto en pleno terror nocturno, ella miraba hacia mi sin verme, sin enfocar la vista, solo gritaba y se asustaba de todo movimiento a su alrededor. En estos casos dicen que hay que dejar que pase, tranquilizando poco a poco al niño. Pero qué difícil es cuando los ves chillar asustados y tan agitados. Nosotros a veces cambiábamos a terremoto de sitio, porque el cambio de temperatura ayudaba a que terminara el episodio; o bien le susurrábamos de cerca hasta que se quedaba tranquila. O le ponía la mano en la espalda cuando estaba empezando, y a veces lograba tranquilizarla. Una vez termina el terror, se vuelven a dormir como si nada, y no recuerdan nada a la mañana siguiente. 

El principio de los terrores fue terrible. Una hora después de acostarse, sobretodo cuando estaba cansada, despertaba chillando. Su hermana era un bebé entonces, así que las noches eran un espectáculo. La mayor al final se dormía en el sofá, con un cuento, así cuando tenía el terror almenos no estaba en la misma habitación con su hermana. En ese momento aprovechábamos para llevarla a la habitación, así el cambio de lugar la cambiaba. Pero no sabíamos por qué le pasaba ni cómo hacer que desaparecieran.

De forma paralela vinieron las pesadillas, que se producen durante la fase de sueño REM, y que al provocar el despertar al niño este recuerda lo que soñó, además de despertarse del todo. Esa época como veis era un terror de despertares, sumándoles los típicos de un bebé.

Lo primero fue pasar a terremoto mayor a nuestro cuarto, así eliminamos las pesadillas; y con los terrores la cosa era intentar que no se durmiera tan agotada. Pero costó…Las pesadillas volvieron cuando ella quiso irse a dormir sola; hasta que volvió con nosotros. Y los terrores dieron paso a la somniloquia.

Y aquí es donde vino la parte divertida. Cuando uno practica el colecho, una de los privilegios que tiene, desde mi punto de vista, es que escuchas como tus hijos hablan en sueños. A través de ellos puedes entender cosas que han vivido, cosas que les han hecho reir, rabiar, o llorar. Puedes conocer cosas de lo que han hecho durante el día que no te han contado, experiencias. Hay veces que son tan expresivos durmiendo… es genial ver como ella se sienta en al cama y mantiene un diálogo con una amiga, o se rie de una broma, o se enfada con su hermana por algo. A veces murmura, a veces se sienta y conversa. Yo misma lo hacía de pequeña, así que es un fenómeno que no me extraña. Pero muchas veces me saca más de una sonrisa. Y al igual que con los terrores nocturnos, ella está dormida; cuando termina la conversación, se da la vuela y sigue durmiendo.

Con pequeña terremoto, que por suerte nos salió mejor para dormir (aunque tuvo sus épocas locas para recordarnos lo que era pasar la noche en vela) pasa algo parecido. Nunca ha tenido terrores y apenas alguna vez ha tenido alguna pesadilla. Pero murmurar y hablar en sueños, lo hace muy a menudo. Como compartimos cama y duerme a mi lado, cuando yo me voy a dormir ella lo siente (tienen un sentido especial para saber cuando estoy yo en la habitación) y se revuelve. Generalmente entonces siempre murmura algo. La escucho contar con una sonrisa como estaba jugando con su mejor amiga en el patio, reírse mientras menciona un capítulo de Peppa, refunfuñar porque alguien le ha tocado sus Paw Patrol, o incluso pedir chocolate en sueños. Lo encuentro tan tierno!

Me encanta. Escucharlas, saber que están soñando con algo bonito (menos cuando discuten), escucharlas reír en sueños, saber qué les está pasando por la cabeza en ese momento, qué las ha marcado ese día para que lo repasen en sueños…encuentro que es una bonita ventaja del colecho. Después de tantos años sin dormir noches enteras, de los que por suerte ya no me acuerdo, esta nueva etapa me gusta (aunque a veces me lleve alguna patada por culpa de algún sueño ajeno)



Archivado en: Dormir y Colecho, Maternidad y Crianza
Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Muchas veces me he parado a pensar cómo las pantallas, esos dispositivos que venían a ayudarnos en nuestro día a día, en la comunicación, en el aprendizaje, han ido ganando tanto terreno, que muchas v ...

Las Navidades me dejaron una nueva lectura sobre emociones, que estoy ahora terminando. En este caso, hay algunas frases del libro que invitan a la reflexión, y me gustaría compartirlas para reflexion ...

Hace unos años vivimos una experiencia relacionada con la ansiedad en niños pequeños, que os contaba en este post. De un día para otro, sin que sepamos claramente porqué, Terremoto mayor le tenía ter ...

Recomendamos

Relacionado

Dormir y Colecho Maternidad y Crianza Pequeñas terremoto ...

He contado muchas veces que nosotros nos estrenamos en la maternidad con una pequeña terremoto que desde que nació ha sido mala para dormir. Aun hoy, con 8 horas de sueño tiene energía para 16 horas de movimiento sin parar. Una amiga, que sabe que dormimos muy mal en casa, hace poco me contaba sobre las noches agitadas de su hija, y que no sabía si tenía pesadillas o terrores. Y recordé cuando yo ...

Psicología psicología

Conocer el significado de los sueños ha sido una de las inquietudes que la mayoría de las personas hemos sentido desde los albores de la humanidad. Desde tiempos remotos hemos deseado saber, conocer, desvelar e interpretar qué mensajes nos mandan los sueños y qué relación tienen con lo que sentimos, nos pasa o nos va a ocurrir. Y es que la interpretación de los sueños ha estado presente, de una fo ...

Maternidad y Crianza colchones para niños ecuscare ...

Creo haber mencionado en el blog más de una y más de dos veces, que el sueño ha sido tema en esta casa desde que me convertí en madre. No voy a hablar de la pequeña de la casa, porque ella la verdad ha tenido buen sueño desde chiquitita, aunque tuvo sus épocas de desvelarse y querer irse a jugar, pero en este tema la estrella es su hermana mayor. Terremoto mayor durmió mal desde el primer día. Poc ...

articulos de psicologia psico psicologia ...

Seguramente alguna vez habrás tenido que consolar a tus hijos como consecuencia de una pesadilla. Pero si alguna vez tu hijo experimentó el terror nocturno, por mucho que abras tratado de consolarlo, seguramente no habrás podido lograrlo. El terror nocturno es mucho más que una pesadilla, y muchísimo más que un mal sueño. El terror nocturno puede intranquilizar mucho a los padres, debido a que es ...

psicología infantil articulos de psicologia consejos de psicologia ...

En el posteo anterior comenzamos a tratar el terror nocturno, en este posteo ampliaremos el tema. Los terrores nocturnos se producen por la hiperactivacion durante el sueño del sistema nervioso central, este es el encargado de regular la actividad del cerebro durante la vigilia y el sueño. Esta altísima actividad puede deberse a que el sistema nervioso central todavía está en plena etapa de madura ...

Historias en primera persona alteraciones del sueño experiencias ...

Hace unos días contaba sobre la diferencia entre las pesadillas y los terrores nocturnos y, siguiendo con el tema, hoy llega una nueva historia en primera persona, donde una mamá nos va a contar su propia experiencia con los terrores nocturnos. Te dejo con Andrea. Mi Hijo y sus Terrores Nocturnos Este relato es para todas aquellas mamás que están afrontando episodios de pesadillas muy seguidas de ...

General

Los Terrores Nocturnos afectan a un tres por ciento de la población infantil y en la mayoría de los casos  estrés y ansiedad suelen ser los factores que desencadenen este tipo de episodios. Pero ¿que es lo que diferencia un terror nocturno de una pesadilla? ¿Cómo debo tratarlos? Llevo observando desde hace un par de meses que mi hija tiene unas pesadillas un poco “extrañas”. No los tie ...

bebés psicologia salud por dos

El sueño del bebé es un hábito que va moldeándose durante su desarrollo . Cuando tu bebé va acercándose a sus dos años y de ahí en adelante, pueden aparecer algunas circunstancias particulares en proceso del sueño. El primer síntoma es el llanto desconsolado del bebé durante la noche, acompañado habitualmente de sudor y manifestaciones de  cansancio durante el día. Y tú como padre o madre lógicame ...

general consejos educación ...

Alrededor de los dos años, las pesadillas y los terrones nocturnos comienza a alterar el sueño de algunos pequeños. En los primeros años la hora de irse a dormir, representa para los niños la separación de los padres y eso puede dar lugar a problemas durante el sueño. Ambos problemas son muy frecuentes durante la infancia, pero suelen solucionarse solos. Se incluyen dentro de las llamadas Para ...