Los mejores 6 años

26 de Febrero de 2010, 7 de la tarde. Voy a mi control con el ginecólogo de las 40 semanas. En el tacto considera que aun estoy verde, pero que cree que el lunes podríamos vernos. Salimos haciendo apuestas si será niña de febrero o de marzo. En plena cena, viendo el festival de Viña, empiezo a sentir contracciones. Desde la primera tengo claro que no son las mismas de las últimas semanas. Pero estamos cenando, y si efectivamente me estoy poniendo de parto, tendremos una noche movida, así que dejo que el futuro padre de la criatura y la futura abuela de la criatura cenen tranquilos. El viernes se cumplieron 6 años de esa noche. Me acuerdo perfectamente de ese día. Me acuerdo de esas contracciones, de las idas y venidas al baño, del dolor de espalda, de la frasecita “si no son regulares cada 5 minutos en casa te quedas” de la matrona, del sonar de Arjona en el festival de fondo, de no saber cómo ponerme, y de sentir claramente la patada que rompió la bolsa amniótica, de sentir como si se rasgara un papel y empezar a sentir el líquido salir, del susto con lo asqueroso del tapón mucoso, y de sentir que el liquido no dejaba de salir en todo el camino. De llegar a la clínica y que me dijeran, “pero si estás muy avanzada, tienes más de 7 ya” en un tacto que fue horrible y doloroso como ningún otro.

De estirarme en una camilla por lo que yo pensé sería un rato, y fueron 6 horas. Estirada, sin moverme. De sentir que se movía la camilla y saber que no es un temblor, es un terremoto, un terremoto 8.8 en la escala Richter. Justo hoy, justo ahora. De darme cuenta cuando pasa que no estoy pensando nada, solo sosteniendo mi tremendo barrigón.

“vas a tener que aguantar”, “no hay anestesista” “encontramos anestesista en urgencias”, “espera, no podemos ponerte anestesia, vuelve a temblar”, “el bebé se duerme hay que sacarlo” es todo lo que recuerdo de esas casi 6 horas que estuve estirada. Recuerdo después la postura que facilitó la salida sin cesárea y a mi toda atada y pienso…¿esto no es lo mismo que estar de pie? Recuerdo que me dijeron que no sabía empujar, que una enfermera a la que vi poco más de 5 minutos me aplastó el estómago para que salieras más rápido, y que todo ello me dejó una episiotomía de la que me acordaría durante muchos muchos meses (y me sigo acordando a veces).

También recuerdo mirarte, con el ceño fruncido y llorando a gritos, y después que se te llevaran demasiado rápido y pensar que debían dejarte conmigo en vez de pasearte tanto. Cuántas cosas cambiaría de ese día si pudiera…

chun


Desde ese día hasta hoy, el tiempo ha pasado volando. Los 6 años que llevas en nuestra vida son los mejores. Parece que fuera ayer cuando a pesar de que “te ibas a acostumbrar” pasabas mucho rato en brazos porque solo así dejabas de llorar; ayer era cuando yo no sabía cuando era de día o de noche; cuando no sabía que se podía estar tan agotado, agobiado por esos pediatras que no dejaban de regalarme leche de fórmula y feliz solo de mirarte; recuerdo que todo parecía muy complicado hasta que cogimos un avión, volamos 13 hrs, visitamos París y le bostezaste a la Torre Eiffel, y durante unos días probamos el colecho y dejaste de llorar. Aun así, nos costaría unos meses aceptar que el colecho era la solución a las noches insomnes.

Y subiste de peso todo ese tiempo que estuvimos allí!!!. Y nos acompañaste en nuestra boda, y pasabas feliz de brazo en brazo. Todo me parecía tan fácil de repente, aunque no parábamos de ir de un lado a otro. Y volvimos y todo se hizo cuesta arriba, y no podía ni ducharme sin que te pusieras a llorar, y dejaste de subir de peso, y parece que tenías tantas ganas como yo de quedarte allí. A las 7 de la tarde, cada día, estaba agotada, exhausta, y me daba la sensación que llevábamos un mes solas. Pero nos hicimos nuestra rutina, salíamos todos los días y nos fuimos acostumbrando la una a la otra.

primavera 2010


Nos has enseñado mucho, mucho más de lo que podíamos imaginar: nos hemos equivocado muchas veces y nos perdonas una y otra vez. Nos enseñaste a colechar, y aunque has dormido en tu habitación un par de semanas, sigues con nosotros porque qué hay mejor que despertar y estar todos juntos.

Tienes la difícil tarea de enseñarnos a ser padres, tu que eres la mayor y vas abriendo caminos y etapas en la maternidad/paternidad que estrenamos contigo. Nos has enseñado a no escuchar a los que creen conocerte mejor que nosotros, a creer en nosotros mismos, a aceptar errores, y enmendarlos,  a ser mejores cada día para que tu seas feliz cada día. Eres mi espejo, y eso me saca de quicio a veces pero también me enseña a aceptarme y aceptarte con todas nuestras particularidades. Y a quererte cada día un poquito más. Naciste para “movernos el piso” tanto como se movió la tierra en Chile el día que llegaste. Yo que soy tan tranquila, tan de lectura y “sofing”, y tu que no paras quieta un segundo y quieres que te siga en todo.

Beneficiaste el embarazo, parto y lactancia de tu hermana, porque me enseñaste cómo quería hacerlo la segunda vez. Y aunque a veces ella te saque de quicio a ti, o aun no hayas aprendido a hacer equipo en vez de pelear y competir sé que la quieres con locura. Aunque tengas que repartirte mi tiempo con ella.

Nos has enseñado que aunque te conocemos siempre puedes sorprendernos, y que porque cumplas 6 no significa que no nos queden nuevos retos que superar juntos.

Quiero que seas feliz cada día, así que superaremos todos aquellos retos que sean necesarios aunque muchas veces te parezca que no soy capaz de entenderte y a mi me gustaría colarme en tu cabecita para que me fuera más fácil, pero aprenderé un poquito cada día, para ser un poco mejor, para ti y por ti.

Queremos que sonrías todo el día, que quieras hacer mil planes en 24hrs, que no pares de moverte ni para dormir, que te emociones al 200% por todo, especialmente para tu cumpleaños! Queremos que seas siempre TU, aprendiendo a escribir y leer sin que nadie te enseñe, saltando cada día más alto, resistiendo al sueño cada día con esa torre de cuentos que quieres que te leamos.

Que nadie te haga cambiar nunca, que sepas siempre que te queremos como eres, y que eres la mejor hermana mayor que le ha podido tocar a tu hermana.

2010


Per molts anys petita!



Archivado en: Pedacitos de mi, Pequeñas terremoto
Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Te falta una animal de compañía

¿Tienes un perro o un gato en casa? ¿Otro animal de compañía o mascota? Si tu respuesta es no, te cuento que te hace falta uno! Yo crecí con una mascota, Rocky, un perro que creció conmigo. Cuando nos ...

Intenciones para este nuevo año

Feliz año a todos!!! Llegó el 2020, un número de bonita escritura ¿no te parece? Un número que siento y espero llegue lleno de cosas buenas, de muchas alegrías, muchas risas, de las lágrimas justas (y ...

Recomendamos

Relacionado

Maternidad y Crianza Pequeñas terremoto cuento ...

Cuéntame un cuento imaginario

No sé si os he contado alguna vez, que terremoto mayor es incapaz de bajar las revoluciones. Sobre las 5 de la tarde parece que se quedaría dormida, y después del baño parece que hubiera dormido 12 horas. es incapaz de tener rutinas de sueño, nunca sabes cuando se va a quedar dormida. Suele despertarse, haya o no colegio, unas 9 horas justas después de dormirse…sino menos. ¿cómo conseguimos ...

Viviendo leeeeejos Familia Conociendo Chile ...

Viviendo en el país del terremoto

Cuando me vine a vivir a Chile, sabía que una de las características que tenía este país del sur del mundo, eran los temblores. Porque sí, aquí un movimiento de hasta 6 grados en la escala Richter, es un temblorcillo. Es un país acostumbrado a los temblores, lo que no quiere decir que a nadie le den miedo, pero que almenos en las ciudades grandes tiene construcciones preparadas para estos movimien ...

Reflexiones cancer cancer cervix ...

Historia sobre el Papanicolaou que casi me salto este año

Este año cuando Felipe cumplió un año pensé: “tanto tiempo he ido al ginecólogo durante estos últimos años con mis tres embarazos que me merezco descansar 1 añito de mi chequeo” Dos semanas después me dio mastitis. Tres años de lactancia entre mis tres bebés y nunca me había dado mastitis. Así que obligada me tocó ir al ginecólogo para curarme la mastitis. De paso ahí me hice mi cheque ...

Embarazo

¿Cómo reconocer las contracciones de Braxton Hicks?

¿Contracciones de Braxton Hicks? ¿ Sabes si estás experimentando  falsas contracciones? Cuando estaba embarazada de mi Titina hace 11 años ya, las contracciones de Braxton Hicks eran un misterio, sí, de verdad, lo reconozco, no me daba ni la más mínima curiosidad saber qué eran esas punzadas que sentía. Ni porque el vientre se me ponía duro y sentía esa tensión debajo del vientre solo recuerdo que ...

crianza/educación pedagogía waldorf crecimiento ...

La metamorfosis de los 6 años

Acabamos de celebrar el cumpleaños de S. ¡ya tiene 6 años! Y es un momento vital tan significativo que he querido desarrollar este artículo para dar a conocer  la importancia de esta etapa y cómo acompañarla como padres y madres, pues últimamente he estado leyendo mucho sobre ello. Y es que la llegada de los 6 años es un momento de grandes cambios para un niño/a y su familia. No es que sean simple ...

Maternidad y Crianza Pequeñas terremoto hora de dormir ...

Las terremoto vs la hora de dormir

Quien no ha escuchado alguna vez de la dura lucha por dormir a los pequeños de la casa, quien no ha escuchado alguna vez sobre la falta de sueño de papás de un bebé, o de no tan bebés, que al final los niños tienden a dejarnos dormir poco, ya sea porque son malos para dormir o porque tienen muchos despertares. La paternidad/maternidad viene con la falta de sueño en la mayoría de las ocasiones. En ...

Baby : Cosas de niños Cosas de mamá alimentación infantil ...

No tendrás que enfrentarte al mundo

Casi 4 años y medio de lactancia materna No me siento superior a nadie por esto, tan solo me parece un buen argumento para demostrar que sé de lo que hablo… Créeme si digo que, tras más de 4 años de lactancia, he pasado por un millón de estados diferentes: Amor, pasión, admiración, rubor, saturación, vergüenza, cansancio,… Sin embargo, puedo decir, con toda seguridad, que nunca he sent ...

Educar aprender en casa habitación infantil ...

Los mejores libros para niños de 3 y 4 años

Si estas buscando libros para niños aquí tienes una selección de nuestra pequeña biblioteca con enlaces para poder comprarlos. Los libros siempre han sido un buen compañero de viaje en las vacaciones. Aqui ya te enseñe nuestra biblioteca de casa pero aun tenia pendiente enseñarte qué libros son los que hemos seleccionado para completarla. Como ya te comenté, cada vez somos más estrictos en cuanto ...

Entretenimiento Familia Pequeñas terremoto ...

¿Orden o Caos?

Hace unos días os contaba cómo se siente uno viviendo en el país del “temblorcito”, y cómo nos hemos ido acostumbrando a esos movimientos de tierra que te sorprenden en cualquier momento del día. Pero olvidaba contaros que, por casa, parece que pase un terremoto todos los días. ¿Cómo es vivir con dos pequeñas terremoto y su caos particular? Yo no soy la reina del orden, aun cuando mi s ...

Maternidad y Crianza culpabilidad malamadre ...

Mama ¿y yo cuando ceno?

Como madres, podemos presumir a veces de estar en todo, pero a veces, tenemos pequeños olvidos, situaciones pequeñas o no tan pequeñas en que los descuidos nos hacen sentir la peor madre del mundo. Yo no soy perfecta (sería muy aburrido serlo ¿no?) y tengo miles de situaciones o descuidos de malamadre que seguro no les contaré a mis nietos (una tiene que mantener su reputación) Pero os cuento tres ...