comunidades

Mi parto (I)



El día 10 de Abril a las 8 de la mañana teníamos que estar en el hospital para dar la bienvenida a Telma. Nos despertamos, vestimos y cogimos a Olivia medio dormida y en pijama para subirla al coche sin incordiarla demasiado. Las maletas las habíamos dejado cargadas el día anterior, así que en poco tiempo estábamos camino del hospital donde nos esperaban mis suegros que se quedarían con Olivia hasta la llegada de los otros abuelos a quienes esperábamos a lo largo de esa misma mañana, y entre los 4 (y los tíos) se encargarían de cuidar a Olivia.

Cuando llegamos, a pesar de ser un parto inducido, lo hicimos por urgencias, ya que no habíamos recibido la autorización de la aseguradora para la inducción. En caso de tenerla hubiésemos entrado por el mostrador principal, pero a nuestra gine se le olvidó darnos el volante con tiempo y nuestra aseguradora no es que sea la más rápida del mundo para este tipo de cosas.

En la puerta de urgencias nos esperaban mis suegros y una vez pasamos por el mostrador, comenzaron con el papeleo de ingreso. Después de pasar por triaje y esperar no demasiado tiempo, subimos a la habitación. Llegó el momento de despedirse de Olivia, últimas fotos antes de convertirse en hermana mayor, muchos besos y una pena horrorosa por separarnos de ella, por convertirla en una “niña mayor”. Hasta dentro de un ratito Olivia.

A partir de ahí, visita de la enfermera, responder a algunas preguntas (enfermedades, alergias y demás), camisón “sexy” y enema al canto. Al borde de la hora llegaron mis padres y mi hermano desde Burgos y pude despedirme también de ellos antes de “EL MOMENTO”.

Llegó el celador, me tumbé en la cama y nos fuimos directos a la sala de dilatación. Allí una matrona bastante agradable comenzó a contarnos la manera de proceder.

Comenzaremos con la oxitocina, romperemos la bolsa e iremos viendo como avanzas, cuando tengas las primeras contracciones rítmicas te pondremos la epidural y esperaremos a que dilates del todo para pasar a paritorio”.

Como de costumbre nada salió según “lo previsto”. Cuando me hizo el primer tacto para ver el estado de mi cuello y dilatación y saber así “de donde partíamos”, puso una cara de flipar. Cambio de planes. “Voy a llamar ya al anestesista para que te ponga la epidural ya. Tienes 5 centímetros de dilatación”. ¡Ah!, pues muy bien, pensé yo.

Me puso la oxitocina para ir dilatando, yo le pedí la clave del wifi y ella se rió de mi en la cara. “No vas a necesitar el wifi, no te va a dar tiempo a nada”. No será para tanto, pensé yo. En el parto de Olivia había televisión en la sala de dilatación. Me tiré unas cuantas horas allí y me vi unos cuantos programas de “si, quiero ese vestido” y similares. Pensé que en esta ocasión (que no había tele), me daría tiempo a estar un ratito con el teléfono, hacer un directo en Instagram, o algo similar. Pues de eso nada, monada.

En nada comenzaron las contracciones. Sergio se fue a sacar las maletas del coche y subirás a la habitación porque aquello iba “volado”. Menos mal que no tardó nada, porque si no, se pierde el parto. Las contracciones se hacían cada vez más fuertes. Me rompieron la bolsa y en nada, me encontraba pidiendo la epidural como una loca. Ya estaba de 7 centímetros y aquello dolía muchísimo. Ya habían llamado a la anestesista hacía un rato y el tiempo que tardó en llegar se me hizo eterno.

Me senté en la cama, se me salieron todas las aguas que en la rotura de bolsa no habían salido. ¡Vaya cisco!. La anestesista me aviso de que me pondría poca anestesia porque estaba ya muy avanzada y quería que “notase” las contracciones. Baja la barbilla, relaja los hombros… misión casi imposible. Pinchazo al canto, 7 kilos de pegamento en spray en la espalda para sujetar toda la parafernalia derivada de la epidural, y lista. A esperar. Y esperar, y esperar…. Y aquello seguía doliendo como si me partiesen por la mitad. La matrona me dice que si empujar me alivia el dolor que empuje y oye, aunque nada milagroso, lo de empujar me sentaba bastante bien.

Cambio de sábanas para limpiar todo aquel cisco. Gira para un lado, ahora para el otro, sabanas limpias en su sitio y la epidural sin hacer efecto. Una cabecita se asoma por la puerta. Mi ginecóloga había llegado. Se pone “el traje de faena” y aparece al ratito. Me hace un tacto y confirma que ya casi estamos listas.

Unos minutos más tarde llaman al celador para que me lleve al paritorio, ya estamos a punto de caramelo. Pero el celador no aparece, no se si estaba tomándose un café o si se había perdido por el camino, pero ni rastro de él.

Y de repente escucho que mi ginecóloga le dice a la matrona, “coge tu de allí, vamos a llevarla nosotras que si no va a dar a luz aquí mismo“.

Había llegado a la sala de dilatación sobre las 09:50 y eran las 10:55, en poco más de una hora estaba más que lista para dar la bienvenida a Telma.

Fuente: este post proviene de Una mamá del montón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Chicas, espero leeros esto dentro de unos años y recordarlo todo como uno de esos sueños raros, como algo que nos enseñó a valorar de verdad lo que teníamos y nos hizo más fuertes y mejores personas. ...

Recomendamos

Relacionado

Embarazo Las Aventuras de Mamá Ventura

Os cuento el relato de mi tercer parto, el primero sin epidural. Espero que disfrutéis íntegramente de este post, que nace desde el cariño y el respeto que le tengo a todo parto. Relato de mi Tercer Parto Introducción Tengo ganas de contaros mi primer parto sin anestesia, los dos anteriores fueron con anestesia epidural ambos, siendo entre ellos, partos totalmente diferentes. Hoy os relato mi terc ...

Embarazo parto y posparto epidural ...

Ésta es la última foto que tengo de mi segundo embarazo. Me la saqué cuando estaba tumbada de madrugada en la sala de monitores del hospital, con las correas para controlar las contracciones después de haber roto aguas en casa. En ese momento no sabía cómo iba a ser mi parto, pero sí tenía claras dos cosas: que iba a evitar por todos los medios que fuera un inducido y que pediría la epidural. En l ...

parto

Mi parto Pues tuve momentos de todo, 1 mes y medio más tarde de haber parido por fin me decido a contar mi parto con algún toque de humor, pues he llorado durante mucho tiempo al recordarlo y no tenía fuerzas para escribirlo. Un miércoles por la tarde estaba en el sofá de mi casa viendo el programa “Sálvame” en compañía de mi madre. Comencé a sentir unas contracciones un tanto doloros ...

general mi mundo

Esta semana cuento con el relato de Ainhoa, el día que nació su pequeña Aroa. Mi primer parto: 9 de la mañana voy a hacer pipi y mancho verde…40+6 semanas, llamamos a mi padre, nos arreglamos, duchamos, etc. y nos vamos al hospital, diagnóstico: Fisura de bolsa con aguas teñidas de mecomio, 1cm de dilatación. Me dieron el papel para la epidural y le dije que no quería ponérmela, a las 12:30 ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Mi ginecóloga y la matrona cogieron la cama, una por delante y otra por detrás y me llevaron al paritorio. En alguno momento perdí de vista a Sergio pero si escuché que alguien le decía que se pusiese la ropa necesaria para entrar al paritorio (gorro, protecciones de los zapatos, etc.). Yo solo quería que apareciese. Tenía la sensación de que iba a parir en ese mismo segundo y que él no iba a esta ...

embarazo parir sin epidural parto

Creo que si preguntáramos a cada una de las embarazadas del mundo, no me equivocaría al decir que su principal preocupación es el parto, y su principal miedo - además de la salud del futuro bebé -, el dolor durante el parto. Y es que nos guste o no, el ser humano suele tener un miedo casi patológico al dolor, y se sabe que el parto es uno de los dolores más intensos que puede sentir, en este cas ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Cuando me quedé embarazada de Telma no sabía muy bien como imaginarme mi parto. Supongo que condicionada por mi experiencia anterior, me lo imaginaba similar al de Olivia aunque sabía que todo podía acabar siendo muy diferente, y así fue, nada que ver. (Os dejo el link con el primer post del parto de Olivia por si queréis echarle un vistazo) En la ecografía morfológica del tercer trimestre, allá p ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Nunca me había planteado parir sin epidural, yo siempre he sido del equipo “epidural, si gracias”. En mi parto mental ideal, la epidural siempre había estado presente. Se (o eso creía) donde estaban mis límites, mis bloqueos, y no me creía capaz de aguantar el dolor de las contracciones, esa sensación de partirse por la mitad, de explosión interior durante más de ¿20 minutos?. En el parto de Olivi ...

bebés embarazo lactancia ...

En el post de hoy os voy a contar cómo fue mi segundo embarazo, concretamente el día del parto. Emma nació el 17 de enero (el 17-01-2017, será difícil no acordarse) un poco antes de las 19.00 de la tarde. Sobre esas horas empezó a nevar en Alcoy, me acuerdo de ver los copos caer por la ventana. Las contracciones empezaron la noche anterior, no eran dolorosas ni seguidas pero estaban ahí. Sobre las ...

bebés

Si eres mami primeriza o estás embarazada por primera vez te habrán dicho aquello de que con la bendita epidural el parto ya no tiene por qué ser doloroso. Te habrán pintado esta anestesia como el pasaporte a una especie de camino de rosas en el que esperarás a ver salir a tu bebé leyendo una revista, con la única incomodidad de tener que pasar las páginas con una vía en el brazo. Cierto es que en ...