comunidades

¿Por qué dejé de trabajar?

Ayer fue uno de esos raros días en los que mi esposo llegó súper temprano a casa. Y por súper temprano me refiero a realmente temprano. Llegó poco antes de las 6:00 p.m. Para variar, como la que manda es la ley de Murphy, cuando esto sucede yo nunca estoy. Así, que ayer yo no estaba. Estaba con mi hija la segunda en nuestro momento madre-hija. Llegamos a casa y veo a mi esposo feliz jugando con mis otros dos hijos en mi cuarto. Por supuesto, en cuanto la segunda vio esto se le abalanzó encima y no se le despegó en el resto de la tarde/noche.
Acompañó a su papá el resto de la tarde mientras él hacía sus cosas. Yo escuchaba que mi hija le hablaba y hablaba y no paraba de hablar. Le contaba sobre su día, lo que había hecho. Le contó sobre sus clases de natación, sobre su nido, de lo que había comido en el lonche ese día, en fin, todo, todo.
En eso, escucho que le dice a su papá: “Papi, mi hermano siempre te espera haciendo cosas porque él quiere estar contigo todo el día. ¿Sabes? Él siempre quiere estar contigo”. A lo que mi esposo le respondió, “Y, ¿tú? ¿Tú también quieres estar conmigo?” Mi hija se quedó pensando un ratito. Y le respondió “Sí, yo también quiero estar contigo”.
Mientras escuchaba a mi hija hablando sobre esto con su papá caí en cuenta de lo bien que hablaba, lo excelente de su dicción y su pronunciación. Me di cuenta que había crecido y lo había hecho casi sin que me diera cuenta. Recordé cuando yo trabajaba y notaba cómo mis hijitos (más chiquitos todavía) me sorprendían haciendo cosas nuevas y cómo crecían mientras yo no estaba cerca. Recuerdo también, que llenaban su día haciendo cosas para esperarme. Se pasaban la tarde esperando que llegue. Y yo, muerta de angustia salía de la oficina echa una bala para llegar lo más rápido posible y poder (algunos días) bañarlos, darles de comer y hacerlos dormir.


Mientras me daba cuenta de todo esto, no pude hacer nada más que sonreír y agradecer pues, fue precisamente por esto que dejé de trabajar. No quería tener que esperar a la tarde para estar con ellos y disfrutarlos. Ellos están creciendo y yo he estado aquí para presenciarlo sin angustias, sin tener que contar con los dedos los minutos que paso con ellos cómo hacía antes, si no acompañándolos con calma en su día a día. Cuando trabajaba, le preguntaba a la nana qué tal les había ido en el día y me daba mucha rabia perderme los detalles. Recuerdo también, que yo estaba como mi esposo, aprovechando cada minuto con ellos, desesperada preguntando sobre su día o tratando de aprehender esos momentos y guardarlos.
Ahora no. Ahora estoy acá siempre. Mirando desde la primera fila y sin que nadie me cuente. Y me alegro tanto de haber tomado la decisión de dejar de trabajar y dedicarme a ellos. (post acá) Decisión que no fue nada fácil pero, ahora me permite estar más tranquila. Sí, claro. Sé que es una posición privilegiada el poder elegir si continuar trabajando o no. Lo sé y agradezco por esta bendición. También sé, que muchas mujeres pudiendo hacerlo prefieren continuar con sus carreras, y no abandonar un sueño que las apasiona y en el que invirtieron tanto. Está bien también. Quedarse en casa no es para todas.
Pero, sí lo es para mí. Y después de tanto tiempo finalmente estoy en paz y feliz con la decisión que tomé. Así, que con sinceridad digo: ¡ama de casa! ¡A mucha honra! A seguir disfrutando he dicho.

Fuente: este post proviene de Blog de NeuroMamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Como parte de un taller en el que estoy participando nos mandaron a ver la película The Shift (El Cambio) De Wayne Dyer (click acá para verla completa). La película es muy buena y resultó realmente in ...

Por Mariela Arnst* El confinamiento llegó a su fin, no así la pandemia. Las palabras de Alejandro Magno cobran protagonismo y están más vigentes que nunca: “De la conducta de cada uno depende el desti ...

Etiquetas: Maternidad

Recomendamos

Relacionado

Maternidad Pareja y Sexualidad

O como diría el Chavo, fue sin querer queriendo (o los deseos ocultos de mi inconsciente) Estos últimos días mi esposo anda feliz contándole a tutti li mundi una anécdota que no me deja muy bien que digamos. Se la ha contado a toda mi familia, su familia, amigos en común, compañeros de trabajo, en fin, a quien quiera escucharlo. Además, me insta a que lo cuente en el blog porque según mi hermana ( ...

Padres Viajes Copenague ...

¿Lo hago o no lo hago? ¿Me arrepentiré? ¿Mis hijos sufrirán? ¿Mi esposo podrá solo? Estas y otras preguntas rondaban por mi cabeza por más de dos meses, cuando mi mejor amiga de Perú, Magali, que iba a visitarnos, me hizo la propuesta “indecente”. Magali me dijo que hiciéramos un “viaje de chicas”, juntas, sin esposo y sin hijos. “Uf, no creo, difícil, cómo voy a deja ...

Nuestras Vivencias Parto

Alrededor de las 3 de la madrugada me despierto super asustada porque mi esposo estaba vomitando y cual fue mi sorpresa cuando sentí algo calientito por allí abajo y pensé oooh ohhh me hice pipí o rompí fuente. Como mi esposo se sentía mal decidí calmarme y llamamos al hospital para salir de dudas, nos dijeron que si no era mucha cantidad y no tenia dolor esperaramos…desde ese momento comencé a ...

Crianza Pareja y Sexualidad

La semana pasada, a eso de las 8:00 a.m. recibí una llamada de mi marido súper afectado porque había tenido que dejar a nuestra hija la segunda (en pre-kínder) llorando en el salón. En un inicio cuando recibí su llamada no entendía a que venía, me hablaba entre molesto y fastidiado que había tenido que escaparse del salón con ayuda de la profesora, que él no podía con el calor horroroso que hay en ...

Crianza Familia

Cuando nació mi segunda hija mi hijo mayor entró en trompo. Los primero días estuvo un poco desconcertado, medio aturdido. Ni bien entendió que había entrado a su vida un ser humano con el que iba a competir permanentemente por la atención de sus padres, se desplomó. Lloraba, gritaba, hacía berrinches, todo. Todo el tiempo y por cualquier motivo. Sabía que no podía pegarle a su hermanita, así que ...

general artículos

¿Cuántas veces os han dicho que vuestr@ hij@ tiene mamitis o está enmadrad@? seguro que cientos de miles de millones de veces. Hoy es 11/09/2014 y mi hija tiene exactamente 26 meses y 2 semanas. Durante este tiempo ha estado principalmente conmigo en casa y cuando no había más remedio que dejarla con alguien, se quedaba con su padre o con sus abuelos. Pero siempre que ha sido posible, he evitado d ...

cursos antirracismo educación ...

Hace unos días, mi querida Nazaret me contaba una situación que presenció en el transporte público hace unos años. Íbamos mi madre y yo y en el banco de enfrente había un chico, de unos 25 años, negro. Entraron al vagón un hombre con su hija, de unos 2 o 3 años (todavía no hablaba claro). Se sentaron en la bancada donde estaba el chico y de repente la niña lo mira y dice (así con el volumen de una ...

Crianza Maternidad

Recordé esta frase hace unos días atrás cuando entré a recoger a mi hija la segunda al nido (no, no fue porque llegué a recogerla tarde). Fue porque en el nido de mi hija es costumbre colgar los trabajos de los niños en la pared de ingreso, así uno puede apreciar los trabajitos mientras ingresa. Ese día me detuve para mirar los nuevos trabajos del salón de mi hija y vi que un par de niños ya escr ...

Cuando me enteré que estuve embarazada ni siquiera lo había planeado luego de 7 años de relación con mi esposo sabíamos que en cualquier momento sucedería pero no nos apresuramos ni viviamos obsesionados con la idea; ambos estuvimos abocados al trabajo a algunas metas profesionales y personales y cuando todo estaba casi concluido sucedió!!! Aún recuerdo un domingo 6 de setiembre a las siete de la ...

10 años celebraciones Constanza

Se dicen fácil 10 años, pero en realidad han sido toda una travesía. Así lo festejamos Faltaba poco para el cumpleaños de nuestra primera hija. Estábamos pensando si haríamos una fiesta o una reunión pequeña. Pero como siempre lo sospeché, llegó el momento en que Constanza no quiso una fiesta y mucho menos de esas temáticas que a mamá le encantan pero que a ella le parecen fuera de lugar pues &quo ...