Una mamá del montón Idea guardada 2 veces
La valoración media de 7 personas es: Muy buena

Mi parto (I)



El día 10 de Abril a las 8 de la mañana teníamos que estar en el hospital para dar la bienvenida a Telma. Nos despertamos, vestimos y cogimos a Olivia medio dormida y en pijama para subirla al coche sin incordiarla demasiado. Las maletas las habíamos dejado cargadas el día anterior, así que en poco tiempo estábamos camino del hospital donde nos esperaban mis suegros que se quedarían con Olivia hasta la llegada de los otros abuelos a quienes esperábamos a lo largo de esa misma mañana, y entre los 4 (y los tíos) se encargarían de cuidar a Olivia.

Cuando llegamos, a pesar de ser un parto inducido, lo hicimos por urgencias, ya que no habíamos recibido la autorización de la aseguradora para la inducción. En caso de tenerla hubiésemos entrado por el mostrador principal, pero a nuestra gine se le olvidó darnos el volante con tiempo y nuestra aseguradora no es que sea la más rápida del mundo para este tipo de cosas.

En la puerta de urgencias nos esperaban mis suegros y una vez pasamos por el mostrador, comenzaron con el papeleo de ingreso. Después de pasar por triaje y esperar no demasiado tiempo, subimos a la habitación. Llegó el momento de despedirse de Olivia, últimas fotos antes de convertirse en hermana mayor, muchos besos y una pena horrorosa por separarnos de ella, por convertirla en una “niña mayor”. Hasta dentro de un ratito Olivia.

A partir de ahí, visita de la enfermera, responder a algunas preguntas (enfermedades, alergias y demás), camisón “sexy” y enema al canto. Al borde de la hora llegaron mis padres y mi hermano desde Burgos y pude despedirme también de ellos antes de “EL MOMENTO”.

Llegó el celador, me tumbé en la cama y nos fuimos directos a la sala de dilatación. Allí una matrona bastante agradable comenzó a contarnos la manera de proceder.

Comenzaremos con la oxitocina, romperemos la bolsa e iremos viendo como avanzas, cuando tengas las primeras contracciones rítmicas te pondremos la epidural y esperaremos a que dilates del todo para pasar a paritorio”.

Como de costumbre nada salió según “lo previsto”. Cuando me hizo el primer tacto para ver el estado de mi cuello y dilatación y saber así “de donde partíamos”, puso una cara de flipar. Cambio de planes. “Voy a llamar ya al anestesista para que te ponga la epidural ya. Tienes 5 centímetros de dilatación”. ¡Ah!, pues muy bien, pensé yo.

Me puso la oxitocina para ir dilatando, yo le pedí la clave del wifi y ella se rió de mi en la cara. “No vas a necesitar el wifi, no te va a dar tiempo a nada”. No será para tanto, pensé yo. En el parto de Olivia había televisión en la sala de dilatación. Me tiré unas cuantas horas allí y me vi unos cuantos programas de “si, quiero ese vestido” y similares. Pensé que en esta ocasión (que no había tele), me daría tiempo a estar un ratito con el teléfono, hacer un directo en Instagram, o algo similar. Pues de eso nada, monada.

En nada comenzaron las contracciones. Sergio se fue a sacar las maletas del coche y subirás a la habitación porque aquello iba “volado”. Menos mal que no tardó nada, porque si no, se pierde el parto. Las contracciones se hacían cada vez más fuertes. Me rompieron la bolsa y en nada, me encontraba pidiendo la epidural como una loca. Ya estaba de 7 centímetros y aquello dolía muchísimo. Ya habían llamado a la anestesista hacía un rato y el tiempo que tardó en llegar se me hizo eterno.

Me senté en la cama, se me salieron todas las aguas que en la rotura de bolsa no habían salido. ¡Vaya cisco!. La anestesista me aviso de que me pondría poca anestesia porque estaba ya muy avanzada y quería que “notase” las contracciones. Baja la barbilla, relaja los hombros… misión casi imposible. Pinchazo al canto, 7 kilos de pegamento en spray en la espalda para sujetar toda la parafernalia derivada de la epidural, y lista. A esperar. Y esperar, y esperar…. Y aquello seguía doliendo como si me partiesen por la mitad. La matrona me dice que si empujar me alivia el dolor que empuje y oye, aunque nada milagroso, lo de empujar me sentaba bastante bien.

Cambio de sábanas para limpiar todo aquel cisco. Gira para un lado, ahora para el otro, sabanas limpias en su sitio y la epidural sin hacer efecto. Una cabecita se asoma por la puerta. Mi ginecóloga había llegado. Se pone “el traje de faena” y aparece al ratito. Me hace un tacto y confirma que ya casi estamos listas.

Unos minutos más tarde llaman al celador para que me lleve al paritorio, ya estamos a punto de caramelo. Pero el celador no aparece, no se si estaba tomándose un café o si se había perdido por el camino, pero ni rastro de él.

Y de repente escucho que mi ginecóloga le dice a la matrona, “coge tu de allí, vamos a llevarla nosotras que si no va a dar a luz aquí mismo“.

Había llegado a la sala de dilatación sobre las 09:50 y eran las 10:55, en poco más de una hora estaba más que lista para dar la bienvenida a Telma.

Fuente: este post proviene de Una mamá del montón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Simplificar para sobrevivir

Nosotros siempre hemos enfocado la vida de una manera “básica” sin complicaciones ni artificios, dejando fluir los acontecimientos, y la experiencia de cuidado y crianza de Olivia siguió la misma líne ...

Telma cumple su segundo mes

¡Qué mal llevo los post sobre los meses cumplidos de Telma! Me encanta tenerlos porque con el paso del tiempo olvidamos muchos detalles y momentos. Por eso, para recordar cada detalle de su crecimient ...

Recomendamos

Relacionado

embarazo parir sin epidural parto

¿Epidural SÍ o NO? Mis tres partos SIN epidural

Creo que si preguntáramos a cada una de las embarazadas del mundo, no me equivocaría al decir que su principal preocupación es el parto, y su principal miedo - además de la salud del futuro bebé -, el dolor durante el parto. Y es que nos guste o no, el ser humano suele tener un miedo casi patológico al dolor, y se sabe que el parto es uno de los dolores más intensos que puede sentir, en este cas ...

parto respetado síntomas de embarazo Embarazo ...

Dos embarazos, dos partos, dos bebés (parte II): El Parto

Amanda Gravette PARTOS... Y como no podía ser de otra manera o quizá si dos embarazos distintos acabaron en dos partos muy diferentes. El parto de Amanda empezó la madrugada de un viernes; sobre las 4 de la madrugada empecé a expulsar el tapón y como tenía dudas de que fuera eso me fui a urgencias, si bien estaba sin contracciones ya que echar el tapón mucoso no implica estar de parto. Allí emp ...

Embarazo y Parto Maternidad y Crianza bebe grande ...

Capitulo 2, Sansón llega al mundo

Vamos hoy con el segundo capítulo de la historía de Mini Thor. La semana pasada os contábamos sobre el embarazo de un bebé grande, hoy vamos a contar el parto. Por si no leísteis el primer capítulo, esta historia es real, son 7 capítulos donde una amiga mía contará como es gestar, dar a luz y criar (los primeros meses) a un bebé MUY grande. Sansón llega al mundo 18 de Abril de 2015. Revisión con G ...

general abuelas familia extensa ...

PERSPECTIVAS SOBRE LA MATERNIDAD. RECORDANDO EL HOSPITAL

Este tema me trae recuerdos.... Recuerdos que plasmé en un post: Cuando todo se va de madre... ¡Prohibido visitas!! Así que ya os podéis hacer una idea de que durante el parto y el postparto tuve que complacer y aguantar ese tipo de visitas que volveré a prohibir, aunque esta vez de manera tajante, si tengo otro hijo. Pero no hemos venido a hablar de mí ni de cómo me agobia tener a gente rodeando ...

Embarazo Las Aventuras de Mamá Ventura

Parir con Epidural VS Parir "a Pelo" + Relato de mi Tercer Parto

Voy a exponeros mi personalísima opinión acerca de las diferencias, ventajas e inconvenientes de parir con epidural y sin ella. También os comparto el relato de mi tercer parto, para aquellas personas que disfrutan leyendo experiencias “parturiles“. Te invito a que navegues por el siguiente índice de contenido para que vayas “al grano” a aquello que te interese, o bien, dis ...

Embarazo parto y posparto epidural ...

Parir con epidural y sin ella

Ésta es la última foto que tengo de mi segundo embarazo. Me la saqué cuando estaba tumbada de madrugada en la sala de monitores del hospital, con las correas para controlar las contracciones después de haber roto aguas en casa. En ese momento no sabía cómo iba a ser mi parto, pero sí tenía claras dos cosas: que iba a evitar por todos los medios que fuera un inducido y que pediría la epidural. En l ...

familia y niños mujer

Llega el momento. El parto.

El día que nació mi pequeña Alicia. Parto. Incertidumbre y mucha FELICIDAD. Hoy comparto contigo un momento muy especial de mi vida, esta foto la saque hace dos años cuando ingresé en el hospital para dar a luz, la pequeña Alicia por fin se decidía a llegar al mundo. En mi semana 42 y a un día de ingresar para provocarme el parto Alicia quiere nacer. La verdad es que recuerdo esos casi dos días ll ...

Blog Madre madre trabajadora ...

Maternidad vs desarrollo profesional: historias reales de mamás reales

“¿No hiciste nada hoy?”, es la típica queja de los esposos que llegan cansados de trabajar a un hogar lleno de juguetes por doquier y con una mujer agotada, como si cuidar y educar a los hijos no fuera por sí sola una tarea de tiempo completo, sin horarios, ni descansos de fin de semana. La maternidad contra el desarrollo profesional (vida laboral) siempre ha sido algo de qué hablar. Además de ser ...

Parto y postparto Uncategorized hospital ...

Mi parto maltratado en un hospital que respeta

Si has llegado hasta aquí, probablemente estés buscando información para elegir el hospital donde quieres dar a luz. Eso mismo hice yo durante varios meses. Quería asegurarme de que el lugar donde traería al mundo a mi hijo fuera lo más respetuoso posible. Barajamos parir en casa, pero finalmente decidimos ir al hospital por razones que contaré en otro post. Nuestra cultura no facilita el contacto ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Mi parto. Antecedentes.

Cuando me quedé embarazada de Telma no sabía muy bien como imaginarme mi parto. Supongo que condicionada por mi experiencia anterior, me lo imaginaba similar al de Olivia aunque sabía que todo podía acabar siendo muy diferente, y así fue, nada que ver. (Os dejo el link con el primer post del parto de Olivia por si queréis echarle un vistazo) En la ecografía morfológica del tercer trimestre, allá p ...