comunidades

¿Y el marido?

Debo confesar que desde que me volví mamá mi esposo pasó a un segundo plano. No fue por falta de amor, para nada. Siempre lo he amado muchísimo. Fue porque simplemente no tenía ojos, ni tiempo ni ganas para nadie ni nada que no fuera mi hijo. Los sentimientos que estaba experimentando como madre primeriza y el encanto hacia mi recién nacido eran tan fuertes que, absolutamente todo pasó a un segundo plano, incluso yo. 


Naturalmente, con el tiempo me acostumbré a estos sentimiento tan poderosos, perdí el miedo a salir y dejar a mi bebé y me acostumbré al trabajo duro que es criar a un niño (sobre todo un recién nacido). Regresé al primer plano del que nunca debí salir, me acordé que tenía un esposo que me gustaba mucho y salí embarazada de mi segunda hija. El impacto de la llegada de la segunda no fue tan fuerte, aunque el amor y las ganas de estar el 100% de mi tiempo con ella sí. Me debatía entre querer darle a la segunda la misma calidad y nivel de atención que le había dado al primero, y poder mantener la misma cantidad y calidad de tiempo con mi hijo mayor. En este debate, ni si quiera existía una opción para mi marido.

La llegada de nuestra tercera hija nos agarró de sorpresa. Cuando recién empezábamos a disfrutar ser una familia de cuatro, recién empezábamos a salir solos de nuevo. ¡Pum! Venía la tercera. Yo no había recobrado ni mi peso, ni mi figura. Todavía, no me sentía muy cómoda repartiendo mi tiempo entre dos y mucho menos sabía cómo sería mi vida con tres. Nuevamente, mi marido pasó a un segundo plano, aunque creo que nunca salió del todo.

Con la llegada del primer hijo ni mi esposo ni yo nos dimos cuenta del cambio de prioridades. Fue algo natural. Con la llegada de la segunda, él sintió un poco la pegada y empezó a reclamar. Pero, fue con la llegada de la tercera que ya se empezó a quejar abiertamente. Yo andaba totalmente desquiciada tratando de atender a tres pequeñitos,  medio depre porque mi cuerpo había sufrido daños irreparables y con cero ganas de atender a "un hijo más". Así que, él se mantuvo en el segundo plano al que lo había relegado. Se quejaba constantemente de que "ya no tenía esposa", y creo que hasta cierto punto era cierto, pues yo sólo tenía fuerza y ganas para ser la madre de sus hijos.

Después de un tiempo me nivelé, me acostumbré a lidiar con 3 pequeñitos, recuperé (algo) de mi figura y me acordé de mi esposo. Felizmente, él estaba ahí con ganas de ser recuperado por su mujer. No fue fácil. Nos costó retomar nuestro ritmo de pareja (y nunca será como antes de los hijos), pero me sorprendí recordando lo bien que la pasamos juntos. Y, creo que eso es a veces lo que pasa con las parejas, sobre todo con las que tienen hijos: nos olvidamos de lo bien que lo pasamos juntos, de las aficiones comunes que nos unen. Nosotras andamos tan metidas en mil cosas de la crianza, estamos tan cansadas que nos olvidamos cómo empezó todo: con una historia de amor, ¿no?

Y bueno, yo no me quiero olvidar de la mía. Quizá a muchas les sonaré anticuada y totalmente anti-feminista (por no decir machista) pero ?  estoy siguiendo el consejo de mis abuelitas ? y estoy "atendiendo" a mi marido. Estoy invirtiendo en mi matrimonio. Estoy durmiendo menos y saliendo más (en horas de adultos), organizo más "dates" y menos "play dates". Estoy recordando, que fue con él con quien decidí empezar esta historia de amor, esta familia y que es con él con quien quiero ser una familia hasta que la muerte nos separe, y amén.  

Fuente: este post proviene de Blog de NeuroMamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

En esta familia empezamos las clases virtuales la 3era semana de marzo. Han pasado ya más de 6 meses desde ese entonces y me encantaría poder contarles que las cosas con mi hija de casi 9 años con TDA ...

Como parte de un taller en el que estoy participando nos mandaron a ver la película The Shift (El Cambio) De Wayne Dyer (click acá para verla completa). La película es muy buena y resultó realmente in ...

Por Mariela Arnst* El confinamiento llegó a su fin, no así la pandemia. Las palabras de Alejandro Magno cobran protagonismo y están más vigentes que nunca: “De la conducta de cada uno depende el desti ...

Recomendamos

Relacionado

bebés el rincón de las maricosas

Siempre he llevado el pelo largo. Lo tengo muy rizado así que las opciones con mi pelo son pocas. Si lo llevo corto puedo parecer la hermana perdida de los Jackson Five. A media melena, ya lo he comprobado, soy como una coliflor. Así que la única solución es largo. Pero desde que Minififi llegó a mi vida me he convertido en la reina del moño.  Cuando me lo lavo, aguanto con el pelo suelto med ...

Cajamarca 2014 Como cambia nuestra vida de pareja, esa complicidad de amigos de amantes con la llegada de nuestros hijos ? Nuestros hijos cambian por completo no solo nuestros corazones y sentimientos sino todo lo que gira a nuestro alrededor, antes solo eramos dos y pasábamos días maravillosos juntos pensando en ambos y en disfrutar de nuestra relación de esos días, meses y años juntos ... ¡Sin ...

madresfera Manual de supervivencia MATERNIDAD ...

Mi marido no me ayuda en casa, me cargo yo sola el trabajo de los niños durante todo el día, desayunos, colegios, tardes infinitas, casa, comida, limpieza, médicos... porque cuando él llega ya está "todo hecho", y se limita a tumbarse en el sofá y decirme -¿Qué hay de cena? He tenido un día horrible-, y yo lo miro con cara de pocos amigos mientras tengo al pequeño enganchado a la pierna ...

Isabel familia colecho

Desde que nació mi primer hija, fui fan del colecho, pues me sentía más segura de tener a mi bebé en brazos junto a mi, que teniéndola en la cuna, aunque esta estuviera a un costado de mi cama. Recuerdo que me daba una especie de paranoya, que cuando la ponía en su cuna e intentaba dormir en mi cama, a los cinco minutos despertaba sobresaltada y me asomaba para corroborar que la bebé respiraba. A ...

entre madres mamá pide ayuda sos ...

Con la llegada de mi pequeña hija Isabel a nuestras vidas, me he negado a querer buscar trabajo fuera de casa, por mucho que haya puestos con "horarios flexibles". Lo viví mientras hacía mi servicio social, el horario de cuatro horas era en realidad muy flexible y sin embargo, el tiempo real fuera de casa terminaba siendo más, entre los traslados y el tráfico de algunos días, terminaban ...

general sin categoría

Mucho se teoriza, se escribe,  se critica y se comenta sobre San Valentín. Es una fecha que, en mi opinión, es una decisión de cada uno el cómo asume su significado y el criterio que tiene sobre este día. En mi caso, no me opongo a su celebración pero tampoco entiendo que la misma es un requisito para que una relación funcione. Ahora bien, desde mi punto de vista, como dice una canción de Pavel N ...

beverly y mama confesiones de una mama featured ...

Finalmente, les puedo compartir la primera "fiesta de cumpleaños floral" de Daniella. Sé que han pasado algunos meses, pero realmente la vida con dos niños a veces es complicada. Pero no podia dejar de compartirles su fiesta de cumpleaños ya que fue muy diferente. En términos de organización todo lo que planeamos salió mal, absolutamente todo. Me acuerdo que al final de la fiesta, mi esp ...

Bueno... hablemos un poco de mi antes de la llegada de mi Niña... la verdad había un vacío muuy grande en mi corazón, y eso se reflejaba en una gran y profunda depresión entre otras cosas mmmm bueno suficiente jejeje Ahora viene lo bueno, con mi Niña todo empezo a cambiar, entonces sucedio el milagro, la depresión se fue poco a poco y la alegría de vivir a llegado nuevamente a mi vida, a mi matri ...

Nuestras Vivencias Parto

Alrededor de las 3 de la madrugada me despierto super asustada porque mi esposo estaba vomitando y cual fue mi sorpresa cuando sentí algo calientito por allí abajo y pensé oooh ohhh me hice pipí o rompí fuente. Como mi esposo se sentía mal decidí calmarme y llamamos al hospital para salir de dudas, nos dijeron que si no era mucha cantidad y no tenia dolor esperaramos…desde ese momento comencé a ...

Nuestras Vivencias Parto

El día del nacimiento de mi hija, fue sin duda el día más feliz de mi vida pero también el más duro de todos. Yo me preparé, leí un par de  libros, tomé clases de respiración, de relajación y me dispuse mentalmente  para tener un parto natural, sin epidural, sin calmantes. Al fin al cabo, me dije a mi misma,  las mujeres por naturaleza estamos preparadas para esto, nuestro cuerpo ya sabe lo que ti ...