Padres

La Familia Pingüino Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Loca pero funcional: mi parto – Segunda parte

¿Te has perdido algo? Esta es la continuación de esta entrada

Al fin llega lo bueno, me trasladan a la zona de partos. Paso de una camilla a otra arrastrándome con los codos y me viene la imagen de una ballena varada. Ser trasladada en camilla tiene sus cosas buenas y malas, por un lado tengo una maravillosa vista del techo y por el otro, pues eso, una maravillosa vista del techo

Me traslada el mismo chico que me trajo en silla de ruedas por la mañana. Le digo que estoy agotada y me dice: “Normal, llevas aquí desde que te bajé las ocho”.

¿En serio? En ese momento me doy cuenta. Son casi las siete de la tarde. Llevo unas 11 horas “currando”. Porque aunque las contracciones y la dilatación no sean un trabajo consciente, el cuerpo no deja de sufrir las consecuencias de tal esfuerzo.

No tengo miedo, pero me viene un raro pensamiento a la cabeza: “Si ahora muero, por lo menos que el nene sobreviva”. Ahora lo pienso y la verdad es que no sé porque la idea de morirme me viene con tanta naturalidad y porqué la acepto tan tranquilamente cuando ahora mismo diría algo como: “Sí hombre, morirse, eso que lo haga otra, que a mi ahora mismo no me viene nada bien”.

En fin, ahí estoy en el meollo de la acción, Papá Pingu está peleándose con el gorrito porque no le cabe su larga melena (casi 60 cm de pelo que se gasta el señor). Le dan un gorro “de mujer”.

Se abre la puerta y me meten en la sala de partos, el techo ni fu ni fa. Las luces me recuerdan a las típicas imágenes de abducciones extraterrestres. Tengo que volver a pasar de una camilla a otra con el sistema de “ballena varada” y Papá Pingu prepara la cámara.

Nos dan las instrucciones, yo debo empujar durante las contracciones tal y como ya estaba haciendo antes, y él me tiene que sujetar la cabeza hacia delante durante los pujos, de manera que la barbilla toque con mi pecho. El matrón se tira encima de mi barriga y la primera vez me hace bastante daño, ya que no me esperaba que lo hiciera.

Me han renovado la epidural recientemente y tengo dificultades para controlar los músculos de la zona. Parece que no se mueve nada ahí abajo.

Volvemos a intentarlo, una y otra vez. Cada vez mi moral está más baja, pero sigo cogiendo aire como me han enseñado e intentando empujar sin grandes resultados.

En un momento dado, el doctor me mira y me dice: “El bebé no sale, hay que ayudarle. Voy a usar las espátulas para abrirle camino. Empuja bien fuerte.”

Yo no lo noto, ni me doy cuenta, pero Papá Pingu me cuenta después que en ese momento coge las tijeras y rápidamente me practica una episiotomía. Después introduce las espátulas y me dice que empuje en ese momento.

Y lo hago. Y noto como un “plop”. Y al doctor se le iluminan los ojos y dice “¡Alaaaa!” sorprendido. Es que mi hijo tiene una cabeza de un tamaño considerable, herencia de la familia de Papá Pingu.

Ahora ya está hecho, ha salido la cabeza y en un momento lo sacan entero, lo limpian un poco por encima y me lo ponen encima del pecho envuelto en el arrullo que traje. El niño llora y llora. Yo estoy absolutamente sorprendida. Vamos, yo ya sabía que tenía que salir un bebé de ahí, pero una cosa es la teoría y otra la práctica.

Le miro, aún sin creerme que ya está aquí, con lo mucho que había deseado ese momento y le digo: “No llores hijo, mírame a mi, que estoy hecha polvo. Soy yo la que tendría que llorar ahora”. 

Y miro hacia el matrón y digo: “Se ha meado en mi barriga, pero me da igual”

Pingüinito recién salido del huevo
Pingüinito recién salido del huevo
No hay lágrimas por mi parte. Sigo en shock mientras se llevan al bebé para medirlo y molestarlo un poco con el test de Apgar, donde saca su primer excelente

Noto que mi barriga, que ahora es como un globo deshinchado, empieza a palpitar. Son contracciones pero distintas, es la placenta que sale sola. En ese momento pienso que ojalá los bebés salieran tan fácilmente como las placentas.

Me remiendan los bajos. La verdad es que yo no sé si me están cosiendo un desgarro o una episiotomía, pero me da igual. Mi mente está en otro lado.

Me piden que vuelva a cambiar de camilla. Otra vez a usar los codos, pero aunque estoy varada me siento menos ballena. Mi barriga ahora es como blandiblú y me hipnotiza ver sus movimientos mientras me traslado.

Pingüinito recién nacido
Pingüinito en su primer examen
Me ponen a Pingüinito en el pecho y empieza el traslado a la habitación. Una enfermera nos va siguiendo y me dice que es un buen momento para que se coja al pecho por primera vez. Me pregunta si sé como va. Le digo que no lo he hecho nunca y me da algunas instrucciones rápidas.

Noto como el bebé presiona sus encías en el pezón y me sorprende sentir dolor. No me imaginaba que se cogería con tanta fuerza. Parece que no le tengo que explicar nada, él simplemente se dedica a succionar.

En medio del traslado abre los ojos y me mira fijamente. Es un momento genial, aunque están pasando mil cosas alrededor, el tiempo se detiene y es como si en el mundo solo existiéramos él y yo.

Papá Pingu llama a su familia, que había estado muy pendiente de la evolución del parto y estaban impacientes por recibir la noticia.

Llegamos a la habitación. Ahora ya tengo el máster de trasladarme con los codos y paso de la camilla a la cama. Se llevan al peque para lavarlo y su padre le acompaña.

Viene una enfermera a decirme que no me puedo levantar de la cama y que no puedo comer nada hasta nuevo aviso. En cuanto me lo dice me doy cuenta de que estoy hambrienta. Llevo ya un día entero sin comer nada. Le pregunto si puedo beber, ya que tengo la boca muy seca y me dice que tampoco, que ya me traerán comida y bebida cuando sea el momento.

Mi bebé vuelve aunque no han podido bañarlo, hay problemas con el agua caliente. El pobre tiene las mejillas marcadas por la presión de las espátulas. Pido que me lo pongan al pecho y así nos quedamos los dos, observándonos atentamente.

(Continuará)

.

Fuente: este post proviene de La Familia Pingüino, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Adiós

No iba a escribir este post pero veo que hay gente que espera algún tipo de explicación por el hecho de cerrar el blog. Pues ahí va: Cuidado, si la sinceridad absoluta te da alergia, más vale que salg ...

Toma tu té, foca de mierda

El otro día fui a un bar y pedí un té. El camarero cuando llegó a la mesa dijo bien claro: -Toma tu té, foca de mierda. Además, alguien estaba grabando un audio con el móvil, así que estas palabras qu ...

Sintomas del parto

Cuando el embarazo llega a su fin empiezan los nervios y nos hacemos mil preguntas: ¿Cuándo empiezan los síntomas del parto? ¿Cómo puedo saber cuándo debo ir al hospital? ¿Cómo puedo saber si los sínt ...

Tapón mucoso en el embarazo

Cuando estamos al final del embarazo llegamos a la etapa en la que nos preguntamos qué pasa con el tapón mucoso, ¿va a salir ya o qué? Yo estaba impaciente por expulsarlo y cada vez que iba al baño ex ...

Etiquetas: EmbarazoMaternidad

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

Maternidad

Loca, pero funcional: mi parto – Primera parte

Así podría resumir mi estado: “Hace tres meses que nació Pingüinito. Y desde que lo parí estoy como una cabra”. El parto fue divertido pero también muy duro, ¡menos mal que tuve un matrón que me lo hizo bastante llevadero! Además estuve charlando por twitter con algunos de vosotros Bueno, no todo el rato: se me acabó la batería y con los nervios y la emoción no había llevado el cargador del móvil ...

Maternidad

Loca pero funcional: mi postparto

¿Te has perdido algo? Esta es la continuación de esta entrada Cuando ya has parido sientes que has hecho la parte más difícil. Pero luego viene el postparto y tu vida acaba patas arriba. Estoy en la habitación con Papá Pingu y Pingüinito. Llegan visitas: mi suegro y mi cuñada. Están muy contentos, les explicamos todo. Yo estoy en una nube, aunque me piden que descanse, que debo estar agotada, no ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Segunda parte

Como te explicaba la semana pasada en la primera parte de mi parto, este fue totalmente por sorpresa. Me quedé en el momento en el que Manu decidió irse a dormir ya que yo no hacía caso y así no se me iba a pasar el dolor. ¿Qué no hacía caso? ¡Si estaba de parto!  A todo esto, serían ya las ocho de la mañana. Aguanté un par de horas más y a las diez le dije a Manu que no aguantaba más. Que no sé s ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Primera parte

Tenía pendiente publicar esta entrada hace ya días, pero la verdad es que entre que me cuesta ponerme delante del ordenador y que no me quiero dejar nada… ¡pues aquí estoy! Casi tres semanas después… En fin, nunca es tarde si la dicha es buena. Voy a copiar a algunas compañeras blogueras y voy a explicar mi parto en dos partes, para no hacerme pesada (y para no dejarme detalle). Allá v ...

bebés maternidad comadronas ...

“El parto en casa es muy seguro para las madres”, entrevista a la comadrona Inma Marcos

Buenas tardes! Se esta acercando la fecha de mi parto y quisiera presentarles una de las comadronas que me ayudará a recibir a mi Paula. Inma Marcos. La conocí en el curso de Asesora que hice y donde ella era una de mis profis, y desde ese momento tenia claro que si tuviera un próximo hijo, seria ella quien me ayudaría a parir (ya estaba embarazada y no sabia) En mis “surfeadas” por in ...

embarazo parto

Un parto Neandertal

Que dar a luz es una experiencia tan maravillosa como dolorosa es una de esas expresiones que no por muchas veces que se digan pierden sentido. Y si no, preguntémosle a esas madres que tuvieron partos difíciles, aunque terminaran en un final feliz que borrara esos duros momentos. Pues bien, hoy se ha comprobado que para las mujeres neandertales, dar a luz no sólo era doloroso, sino que su forma ...

Blog Embarazo Parto y Post Parto

El parto pichón, mi experiencia de parto por Maria Isabel Cantón

Antes de pensar en quedar embarazada yo estaba consciente en la alarmante cantidad de cesáreas que se realizaban, por lo menos en mi circulo de amistades. 
Una vez embarazada, me dedique a educarme en el tema del embarazo, parto y lactancia.  Los primeros meses experimenté fuertes náuseas, pero luego tuve un embarazo tranquilo, a pesar de haber padecido diabetes gestacional. A la semana 36, en un ...

parto respetado síntomas de embarazo Embarazo ...

Dos embarazos, dos partos, dos bebés (parte II): El Parto

Amanda Gravette PARTOS... Y como no podía ser de otra manera o quizá si dos embarazos distintos acabaron en dos partos muy diferentes. El parto de Amanda empezó la madrugada de un viernes; sobre las 4 de la madrugada empecé a expulsar el tapón y como tenía dudas de que fuera eso me fui a urgencias, si bien estaba sin contracciones ya que echar el tapón mucoso no implica estar de parto. Allí emp ...

embarazos y partos parto

Mi primer parto: Indira

El parto de mi niña fue el más largo de los 4. Nació con 3 días de retraso. Días antes, bueno para qué os voy a mentir, semanas antes tenía a todo el mundo en alerta jajaja. Al ser la primera con cada cosa que sentía y que no estaba segura ya pensaba que me iba a poner de parto jajaja, ains...ahora me río pero a mi marido (por entonces novio) lo tenía en vilo. "Cari, ay cari, que tengo contra ...

Hoy probamos Hoy reflexionamos embarazo ...

Hospital de El Escorial, mi embarazo y parto

El otro día tuve que ir al hospital de El Escorial para ver a la matrona. Es una revisión normal que al menos se hace en la Comunidad de Madrid en varias ocasiones durante el embarazo. Ella es la que se encarga de tomarte la tensión, pesarte y darte información sobre el embarazo, recomendaciones médicas e incluso escuchar el latido de tu peque con un Doppler. La cosa es que cuando la matrona nos c ...