Criando Pulgas Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mi segundo parto (Parte I)

La semana pasada ya os puse en situación explicando por qué había tenido un patrón del blog de casi tres meses pero que ya estoy de vuelta.

El parón se debió a que el pasado 25 de junio nació mi pulguito y desde entonces no me había pasado por aquí pero espero que entendáis que he tenido las manos ocupadas

Hoy retomo un poquito la actividad y vengo a contaros cómo fue mi segundo parto.

Mi segundo parto

Aunque di a luz el día 25, el día 24 ya estuvimos en el hospital porque tenía contracciones muy muy seguidas, llegando a ser cada dos minutos. Tardamos unas horas en acudir al hospital puesto que este ya era mi segundo parto y sabía por propia experiencia que las contracciones que estaba teniendo no eran contracciones de parto normales ya que eran muy flojeras. Al final terminamos yendo igualmente por lo seguidas que me estaban dando.

Al llegar me pasaron a monitores y cada vez se fueron espaciando más y más hasta que casi se pararon. Me vio un médico y me dijo que estaba de dos centímetros pero que estaba “todo muy arriba”.

Me mandaron a casa y me dijeron que volviese cuando tuviese las contracciones cada 5 minutos durante al menos tres horas.

Ese día íbamos a comer a casa de mis padres así que nos fuimos igualmente y yo seguí teniendo contracciones cada media hora más o menos. Ya nos fuimos para casa y por la noche se hicieron cada vez más intensas hasta llegar a ser cada 5 minutos. Aguanté las 3 horas que me habían dicho en la cama, avisé a mi señor esposo y salimos pitando al hospital.

Cuando llegué, me miraron de nuevo y me dijeron que estaba dilatada de 6 y dejaron a mi marido que viniese conmigo a monitores. Entregué mi plan de parto y enseguida nos subieron a la planta donde daría a luz.

Entramos al paritorio y llegó Sara, una chica encantadora que nos comunicó que sería mi matrona durante el parto.

Ya le habían indicado que había presentado un plan de parto y rápidamente la muchacha se ofreció a traerme una pelota de Pilates, la cual acepté en ese mismo momento y me vino genial para pasar las contracciones.

Cada vez iban siendo más fuertes y me iba ayudando mi marido haciendo presión en los riñones que era lo que más me aliviaba. Igualmente, Sara me trajo unos sueros calientes para que me pusiese en la zona y me aliviase el dolor.

Todo iba bastante bien hasta que ya empezó a ser un dolor algo mayor y Sara me recomendó que me tumbase en la camilla para probar otras posiciones que me pudiesen aliviar más. Así lo hice y el ponerme de lado ayudó un poco.

Pero solo un poco ya que iban doliendo cada vez más y más. Ya llegó un punto en el que cada vez que me venía una contracción lloraba del dolor. Se iban turnando marido y matrona para darme masajes en los riñones y todo el rato me recordaban respirar profundo porque con el dolor es que se me iba completamente.

Pero ya llegó un momento en que el dolor no era soportable.

Le pedí a Sara que me dijese de cuánto estaba para ver si podía aguantar más o no. Me hizo un tacto y me dijo que estaba de 8. Al preguntarle que cuánto más podría quedar, me dijo que eso no se podía saber pero que quizás unas 2 horas más.

Me dijo que si rompíamos La Bolsa, que hasta entonces seguía intacta, podría ir un poco más rápido pero que no me podía asegurar nada.

No quise que me tocasen la bolsa, prefería que se rompiera sola y entonces pedí la epidural. No me veía capaz de soportar el dolor tan intenso durante al menos dos horas más.

La espera se me hizo eterna pero finalmente vinieron, me entregaron los papeles que había que firmar y me la pusieron.

Fue todo muy doloroso ya que lleva su tiempo y las contracciones cada vez eran más seguidas además de más fuertes y yo tenía que estar sentada y muy quieta. Me pusieron una almohada en las manos y yo no sé cómo no la rompí.

Después de eso, llegó el descanso.

No fue un descanso demasiado largo pero lo justo para poder reponer algo de fuerzas porque estaba agotada de dos días sin dormir y los esfuerzos por las contracciones.

Pasado un rato, volvió Sara a la habitación y me dijo que íbamos a comenzar con los pujos poco a poco. Que cada vez que sintiese ganas de empujar, que lo hiciese.

En mi anterior parto me pasó igual, que yo no sentía como tal ganas de empujar, así que yo estaba pendiente del monitor y cuando llegaba a determinado número, pues empujaba. Sí que sentía algo casi todas las veces, pero no lo definiría como ganas de empujar. aún así yo lo hacía y en uno de esos pujos, se rompió la bolsa por sí sola.

Durante todo este embarazo, he estado yendo a mi fisio de suelo pélvico y tenía muy presente los consejos que me había dado de cómo hacer los pujos sin hacer fuerza a lo loco, sino de forma controlada, con la respiración como ella me había enseñado y que evitase ponerme boca arriba puesto que no favorece nada la salida del bebé y a toda costa quería evitar una episiotomía y la maniobra kristeller que me tuvieron que hacer en mi primer parto.

Todos los pujos los estaba haciendo estupendos, estaba de lado, en una posición relativamente cómoda y todo estaba yendo perfecto hasta que de pronto hubo cambio de turno.

Dado que esto se está alargando demasiado he decidido cortar aquí y terminar de contar la segunda parte la semana que viene ya que lo que falta por contar es realmente la parte intensa, complicada y dolorosa.

Os espero la semana que viene en la segunda parte de mi segundo parto

Seguimos en contacto en TwitterFacebook e Instagram

Fuente: este post proviene de Criando Pulgas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Feliz primer cumpleaños pequeño

¡Feliz primer cumpleaños pequeño! Aún no me creo que ya haya pasado un año desde que llegaste. No fue como esperaba ni como me habría gustado pero eso ya no importa. Lo único que importa es que estás ...

3 años de blog y seguimos sumando

3 años de blog son los que llevo ya… 3 años hace que empecé en esta aventura del blog sin saber hasta donde me iba a llevar o hasta cuándo iba durar. Y ahora, tres años de blog después, aquí seg ...

Recomendamos

Relacionado

Embarazo Maternidad bimaternidad ...

Mi segundo parto (parte II)

Hoy vengo a seguir contando cómo fue mi segundo parto. Si alguien se perdió la primera parte le recomiendo que se la lea porque si no no se va a enterar de nada Retomamos desde: Todos los pujos los estaba haciendo estupendos, estaba de lado, en una posición relativamente cómoda y todo estaba yendo perfecto hasta que de pronto hubo cambio de turno. Sara nos comentó que ella se tenía que ir y que n ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Primera parte

Tenía pendiente publicar esta entrada hace ya días, pero la verdad es que entre que me cuesta ponerme delante del ordenador y que no me quiero dejar nada… ¡pues aquí estoy! Casi tres semanas después… En fin, nunca es tarde si la dicha es buena. Voy a copiar a algunas compañeras blogueras y voy a explicar mi parto en dos partes, para no hacerme pesada (y para no dejarme detalle). Allá v ...

Maternidad bebé embarazo ...

Mi parto – Segunda parte

Como te explicaba la semana pasada en la primera parte de mi parto, este fue totalmente por sorpresa. Me quedé en el momento en el que Manu decidió irse a dormir ya que yo no hacía caso y así no se me iba a pasar el dolor. ¿Qué no hacía caso? ¡Si estaba de parto!  A todo esto, serían ya las ocho de la mañana. Aguanté un par de horas más y a las diez le dije a Manu que no aguantaba más. Que no sé s ...

Embarazo Maternidad

Loca pero funcional: mi parto – Segunda parte

¿Te has perdido algo? Esta es la continuación de esta entrada Al fin llega lo bueno, me trasladan a la zona de partos. Paso de una camilla a otra arrastrándome con los codos y me viene la imagen de una ballena varada. Ser trasladada en camilla tiene sus cosas buenas y malas, por un lado tengo una maravillosa vista del techo y por el otro, pues eso, una maravillosa vista del techo Me traslada el ...

family

El parto de Julieta

¡Buenos días a todas y feliz inicio de semana! Tenía muchas ganas de escribiros este post, así que en seguida que he tenido un momentito me he puesto a ello. Durante los meses de embarazo el parto es un tema de te va rondando la cabeza y le vas dando vueltas y vueltas. Y sobre todo, en el caso de un segundo embarazo (en el que no hay miedos), lo que te ronda más la cabeza es cómo será y cómo nos o ...

bebés hospital parto

El PARTO ( 2º parte)

Ingresamos a las 8 de la mañana en Puerta de Hierro, animadísimos a pesar de que nos hubiera gustado no tener que llegar a la inducción; pero teníamos ganas ya de verle la cara al cachorrito. Yo iba feliz, preparada y dispuestísima ,habían desaparecido todos los temores sobre el parto que en algún momento habían rondado mi cabeza. A por ello!!!! Llegamos a urgencias; y me metieron en una sala con ...

Búsqueda embarazo tests

Mi segundo positivo

Como cambia la mente cuando has pasado por un aborto. Como cambian las conversaciones con tu pareja a la hora de volver a intentarlo, como te frenas para no ilusionarte, o al menos yo no me permitía hacerme ilusiones. Pero cuantas veces oí "es normal" o "pasa mucho" cuando tuve el aborto. Acabé odiando que me dijeran eso, pero al final me lo creí. Segundo intento. Bingo! Y de ...

Maternidad como aliviar entuertos contracciones dolorosas ...

Entuertos tras el Segundo Parto

Antes de ser madre jamás de los jamases había escuchado la palabra entuerto. Fue tras mi primer parto, cuando ya estaba tan tranquila en la habitación del hospital, cuando mi madre me advirtió que después de las contracciones del parto (que casi no sentí), del trabajo del parto, y de que me cosieran hasta el alma, llegaban los entuertos. Me puse a temblar, porque con la episotomía ya estaba bastan ...

ginecólogo parto

Mi parto (segunda parte)

Pasadas las horas de dilatación, y llegado el momento del expulsivo todo se para, es el momento cumbre, donde voy a participar en el nacimiento de mi hijo, mi marido por fin ve que la espera termina. Lo siguiente pasó muy rápido, mi matrona vino a hacer un tacto para ver como iba la cosa, y para mi sorpresa se dirigió esta vez al Señor J: "Uy, quieres ver la cabeza de tu hijo". Empezaron ...

maternidad maternidad parto

La historia de mi parto

Llegó un momento durante mi embarazo en el que empecé a visualizar cómo sería el día que diese a luz. Y fue entonces cuando me formulé las clásicas preguntas: ¿cuando empezaré a notar las contracciones? ¿serán muy dolorosas? ¿podré soportar parir sin epidural? ¿anestesia sí, anestesia no? ¿y si rompo aguas en casa? ¿llegaré a tiempo al hospital? Un detalle que para mí fue importante para tomar con ...