Estoreta Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

El parto de Julieta



¡Buenos días a todas y feliz inicio de semana!

Tenía muchas ganas de escribiros este post, así que en seguida que he tenido un momentito me he puesto a ello. Durante los meses de embarazo el parto es un tema de te va rondando la cabeza y le vas dando vueltas y vueltas. Y sobre todo, en el caso de un segundo embarazo (en el que no hay miedos), lo que te ronda más la cabeza es cómo será y cómo nos organizaremos ahora que tenemos otro miembro en la familia. ¿Con quién estará, cuántas horas durará…? Hubo un punto en el que incluso me agobié, pero llegué a conclusión de que realmente, no podía controlar nada. No podíamos predecir cuánto duraría ni qué día de la semana sería, ya que eso lo condicionaría todo. Así que finalmente lo que hicimos fue hablar con las personas de confianza, pedirles que estuvieran disponibles y a medida que fueran pasando las cosas iríamos organizando conforme las viéramos venir. Y cerré el capítulo y no volví a pensar en ello. 

….

El sábado 20 por la noche, estaba tumbada en la cama con el portátil encima terminando un par de cosas mientras el amore ponía a dormir a Valentina. Cuando entró por la puerta, cerré el portátil y le dije: “Acabo de enviar la última factura, ya puedo parir”.

Y Julieta se lo tomó en serio porque en apenas media hora me venía la primera contracción. Del mismo modo que con Valentina, las primeras las notaba un poco ambiguas y como además la cena (creí) que me había sentado mal, no sabía hasta qué punto era o no una contracción. Pero a los 5 minutos, ¡Pam! Otra. Estaba hablando con La Tribu por WhatsApp y les dije: “Chicas creo que esto se activa”, risas y gritos virtuales, un par de contracciones más, decidí apartar el teléfono y centrarme en ello. 

Nos pusimos a hablar con el amore, y sí, efectivamente cada 5 minutos como un reloj suizo, una contracción. Avisé a mi gine (que la pobre estaba de cena), y decidí darme una ducha de agua caliente para intentar calmarlas y así poder descansar. La experiencia con Valentina nos decía que teníamos para rato así que si conseguía dormir 3-4 horas tendría fuerzas suficientes para poder hacer frente al parto. 

Pero no, ni la ducha de agua caliente ni el intentar descansar hicieron que aquello frenara, ni mucho menos que fueran a menos. Las contracciones empezaron a hacerse más fuerte, y recordé que aquella intensidad con Valentina llegó al cabo de 10 o 15 horas. Ya no podía hacer frente a las contracciones yo sola, si no que necesitaba que el amore me sujetara para yo poder hacer la fuerza inversa, o que me presionara los riñones, apoyarme en la pared…

Nos pusimos en marcha: avisé a mi madre y hermana, en 30 minutos podían estar en casa. El amore terminó la bolsa y colgó las cintas de gym en el salón para que pudiera sujetarme allí durante las contracciones. Y yo, empecé a mentalizarme de lo que estaba pasando y a tomarme algunas gotas de flores de Bach que me habían preparado. Me parecía increíble, Julieta estaba a punto de llegar. 

Las contracciones cada vez eran más fuertes y sólo hacía una hora que habían empezado. Me resistí a creer que quedaba poco, pero el hecho de tener a Valentina y poder “organizarlo” todo, hizo que me decidiera que vinieran mi hermana y madre para yo saber que en 5 minutos podía plantarme en el hospital (lo tenemos a 3 calles de casa, así que “creía” que podría ir andando como la última vez). Cuando llegaron y mi madre me vio me dijo: “no apures mucho que contigo estuve dos días y con tu hermana horas”; y yo seguía en mis trece de que a aquello todavía le quedaba rato. Pero de golpe me vinieron un par muy fuertes y tomé la decisión de ir al hospital y que me valoraran. Así al menos podíamos hacer unos mínimos cálculos. Imaginaros que con Valentina después de 10 horas ¡solo había conseguido borrar el cuello del útero! Estaba convencida de que llegaríamos y nos mandarían de nuevo para casa. 

Las contracciones empezaron a ser seguidas, cada tres minutos, así que mi hermana se quedó en casa y mi madre nos acercó en coche. En dos minutos estábamos en el hospital. Cuando nos vieron me querían hacer pasar directamente a paritorio sin hacer la entrada y nosotros ¡que va… tranquilos! Que esto va para largo… Cuando llegamos a Sala de partos y la comadrona me hizo un tacto me dijo: “Estas de 6 cm y la niña ya ha bajado y está encarada”. Yo creo que la chica todavía se acuerda de la cara que pusimos. Lo único que me salió fue decir: “llama a la anestesista” Y Miré al amore y le dije: “avisa a Laura”.

Si algo tenía claro es que no quería sentir dolor, quería seguir notando las contracciones y poder empujar pero no quería sufrir. Me dijeron que quizás no nos daba tiempo, que la cosa iba bastante rápido y mi cara era un poema… Miré el reloj que tenía delante y pensaba: ¿¡pero si solo han pasado 3 horas!?. Cerré los ojos, crucé las piernas y le dije: “Julieta hija, no tengas tanta prisa, espérate un poquito”. 

Y se esperó. Dio tiempo a que llegara la anestesista, mi gine y que viviéramos un parto precioso. Súper consciente, súper despierta, notando todo y muy emocionada. En los últimos pujos, entre parada y parada esperando la contracción me dio por llorar. Estaba pasando, en pocos segundo nacería Julieta, y todo empezaría de nuevo. Era real. Y me acordé de Valentina, en ese momento sí que me di cuenta que hubiera tenido un parto en casa solo para que ella pudiera haber estado presente en un momento tan importante. Nos abrazamos con el amore, empujamos otra vez, y no hizo falta más porque Julieta se abrió camino sola. El amore pudo sacarla y ponérmela en el pecho. 



Y en aquel momento empezó ese subidón hormonal, de mirarnos por primera vez a los ojos, de estar juntas, de empezar una nueva vida, una nueva aventura. Todo había salido bien.

Julieta, tu llegada al mundo ha sido increíble, me da la sensación de que no puedo pedir más, que te debo todo. Que esperaste al momento que podía estar al 100% por ti, que esperaste el momento que tu hermana dormía para que al despertarse recibiera la noticia de que ya habías llegado. Has llegado a la familia y parece que tu hueco siempre había estado.



¡Bienvenida al mundo Julieta! Ya verás, te va a encantar y créeme, tienes a la mejor compañera de viaje.



Fuente: este post proviene de Estoreta, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Lillydoo: The Elements Collection

Hago un parón en mis vacaciones blogueras para hablaros de la última colección limitada que lanzó Lillydoo hace apenas unas semanas. Ya sabéis que desde que nació Julieta y conocimos esta marca se ha ...

Parques con agua

Esta semana parece que he recuperado el ritmo de escribir en el blog ( a ver si poco a poco lo voy manteniendo). Hoy os traigo un plan para hacer en familia, gratuito y que seguro que os encantará: un ...

Mujeres que inspiran

No sabéis la ilusión que me hace escribir este post. Sobre todo por dos grandes motivos: el primero porque últimamente tengo poco tiempo para escribir. Tengo poco tiempo para mi. Ya que ahora, en la e ...

DIY: flores de fieltro

¡Hola a todas y feliz inicio de semana! Seguro que a muchas os pillo de vacaciones o con los peques por casa, así que el DIY que os traigo hoy os vendrá de perlas para esas horas de calor en las que s ...

Etiquetas: family

Recomendamos

Relacionado

Bebé Ser mamá

Mi experiencia con el segundo parto, Bienvenido Olivier!

Hacia días que esperábamos su llegada, la fecha presunta para el parto era el 1/11 pero como segundo embarazo seguía con la esperanza de que llegara antes. Pasaron las 41 semanas y aún no aparecía, su padre continuaba diciendo que llegaría el 11/11 y yo me moria por dentro pensando en que tenia que esperar tantos días.  Pero no, parece que Olivier esperaba el día del cumple de su hermana, el día 9 ...

PARTO contracciones de parto regulares episotomía en el parto ...

EL PARTO

Hoy por fin, os explico mi experiencia en el parto y con el post de hoy ponemos punto y final a la etapa del embarazo. Como ya os conté en la última entrada, llevaba tres días con contracciones y sin dormir (y según los médicos eran pródromos de parto…jaaaaaaa). Habían parado por la mañana, y yo creía que esto no iba a tener fin, ya iba preparada para amenazar a alguien al día siguiente en m ...

Blog Embarazo Parto y Post Parto

El parto pichón, mi experiencia de parto por Maria Isabel Cantón

Antes de pensar en quedar embarazada yo estaba consciente en la alarmante cantidad de cesáreas que se realizaban, por lo menos en mi circulo de amistades. 
Una vez embarazada, me dedique a educarme en el tema del embarazo, parto y lactancia.  Los primeros meses experimenté fuertes náuseas, pero luego tuve un embarazo tranquilo, a pesar de haber padecido diabetes gestacional. A la semana 36, en un ...

PARTO contracciones embarazo ...

LOS PRÓDROMOS DE PARTO

En un principio el post de hoy iba a ser la experiencia en el parto, pero fueron varios días a contar y si no se haría muy largo. Así que os contaré por lo que según los médicos pase, que fueron: Los pródromos de parto (eso según ellos, por que yo lo veo de otra manera…). En el último post que escribí del embarazo, os contaba que pasamos la FPP. Yo la verdad que cuando llego la fecha probabl ...

estoreta family

La bolsa del hospital

¡Hola a todas! ¿Cómo va el martes? Por aquí, hemos empezado el día con una buena dosis de lluvia otoñal que nos ha dejado bien fresquitos. Hoy quería mostraros cómo he preparado la bolsa del hospital de Julieta, ya que esta vez tiene algunas variaciones con la de Valentina. Primero de todo porque además de preparar las cosas de la bebé, las mías y las del amore, también hemos tenido que tener en c ...

Maternidad como aliviar entuertos contracciones dolorosas ...

Entuertos tras el Segundo Parto

Antes de ser madre jamás de los jamases había escuchado la palabra entuerto. Fue tras mi primer parto, cuando ya estaba tan tranquila en la habitación del hospital, cuando mi madre me advirtió que después de las contracciones del parto (que casi no sentí), del trabajo del parto, y de que me cosieran hasta el alma, llegaban los entuertos. Me puse a temblar, porque con la episotomía ya estaba bastan ...

Rincón lector #avuillegim #editorialcorimbo ...

Romeo y Julieta, en nuestro rincón lector

Los libros de Mario Ramos me gustan mucho. Si no los conoces, te los recomiendo y te iré contando sobre algunos de ellos en nuestro rincón lector. La historia que cuenta este libro de Mario Ramos me enternece. No es la clásica historia de Romeo y Julieta, aunque seguro te va a gustar la bonita historia que este autor nos tiene preparada. Al inicio del libro se nos presenta a Romeo, un elefante muy ...

El parto que no fue

Cuando recuerdo el nacimiento de Isabel a menudo lo pienso cómo el parto que no pudo ser... ¿quién diría que puede haber partos tan no planeados, partos que se salen de control?Cuando me embaracé de Isabel, mi segundo embarazo, estaba dispuesta a disfrutar todo lo que no disfrute 10 años atrás, a olvidar los miedos que me apabullaron como primeriza, a gozar a plenitud de un momento tan único y tan ...

maternidad maternidad parto

La historia de mi parto

Llegó un momento durante mi embarazo en el que empecé a visualizar cómo sería el día que diese a luz. Y fue entonces cuando me formulé las clásicas preguntas: ¿cuando empezaré a notar las contracciones? ¿serán muy dolorosas? ¿podré soportar parir sin epidural? ¿anestesia sí, anestesia no? ¿y si rompo aguas en casa? ¿llegaré a tiempo al hospital? Un detalle que para mí fue importante para tomar con ...

Artículos

MI PARTO PRIVADO

Cuando ha llegado el momento de tener el primer hijo, muchas parejas se plantean si hacer un seguro médico privado a la mujer para así tener un mayor seguimiento del embarazo y saber que es tu ginecólogo quien atenderá tu parto. Nosotros fuimos una de esas parejas y Doña cuchufleta nació en un hospital privado. Lo primero que hice tras hacerme el seguro fue coger el listado de ginecólogos y busca ...