comunidades

Bendita autonomía: ser, hacer y decir


Bendita autonomia


Las madres queremos y necesitamos hijos que resuelvan las circunstancias de la vida cotidiana en la medida de sus posibilidades. Que disfruten de autonomía de acuerdo a su edad y a los rasgos propios de su personalidad. Veamos, no se trata de que Camilo se prepare el almuerzo a los cinco años, aunque... no sería mala idea para el hijo de una madre que concibe la cocina como territorio hostil.

El fortalecimiento de la autonomía es una lucha en la educación de mi único hijo. Es obvio que cuando tenés cinco niños de todas las edades en plena convivencia, no tienen otro remedio que desarrollar aptitudes para la independencia de medios. Al menos hasta el momento en el cual se patente una pildorita para la ubicuidad materna. Cuando se tienen más niños que brazos, se complica.

Pero no es mi caso. Mi hijo es único y adolece de todas las mañas propias de su condición. Está cómodamente acostumbrado -mal acostumbrado, aclaremos- a que los adultos resuelvan las acciones más básicas de la vida cotidiana:

1- La abuela por complacencia afectiva. Y porque es abuela, qué más decir.
2- Mamá por pura ansiedad. Porque es desmesurada y tiene un temita no resuelto con la paciencia.
3- Papá porque es "ligeramente" sobreprotector. Desearía que se apreciara la "ligera" ironía.

​Bendita autonomía...


En consecuencia, un lustro de vida le alcanzó para comprender qué, cómo y con quién. Todo lo que percibe como plausible de ser resuelto por un adulto de su entorno, no lo registra como un pedido sino como un gesto natural para con su majestad. Ni siquiera digamos que es una máxima de la niñez, es una máxima de la humanidad. Lo más triste del caso sería que dada su corta edad, verbaliza lo que los adultos aprendemos a disimular.
Autonomía de ser y hacer.

1- Hace de cuenta que ordena el caos de juguetes tirados en el dormitorio "despacito", entonces la abuela termina de hacerlo más rápido.

2- O hace de cuenta que busca sus zapatos, porque esta madre, apurada por salir, termina encontrándolos (porque mandarlo a la escuela descalzo no es una posibilidad, todavía).

3- Le explica al padre lo peligroso que es ir a buscar el libro que dejó en el baño (sí: lo sé, es un lugar extraño para un libro) porque el piso "puede estar mojado" y se puede resbalar. Claro, esto termina con un padre que va a buscar el libro por él.

En definitiva, no es que no tenga la posibilidad de realizar determinadas tareas acordes a su desarrollo físico y psicológico, es que está pasado de vivo. Así de simple.

En ocasiones, me veo en la situación inversa. Quiere hacerlo todo por su cuenta (todo lo que no sea ordenar sus juguetes) De hecho, cuando realmente quiere algo, piensa, hace y dice. Enseñarle a hacer y decir es la piedra angular de la autonomía pero tiene sus riesgos, madre desprevenida. Porque cuando aprenden: hacen y dicen sin excepciones. Y no siempre hacen y dicen lo "conveniente". A pesar de esto, defiendo el derecho de aprender a valerse por sí mismo. Lo defiendo como uno de los principios de la felicidad -si es que existen tales principios- porque no concibo un ser humano íntegro que no sea autónomo y capaz de dar respuesta a los desafíos que tenga que afrontar.
Tradiciones familiares para la autonomía.

Dicho lo anterior, apunto un detalle personal. Como somos seres rituales, tenemos ritos de todas las clases y colores incorporados a nuestra vida cotidiana. Marcamos hitos vitales trascendentales con rituales de iniciación, madurez o conclusión. Somos además, seres signados por las tradiciones: por seguirlas o quebrarlas.

Hace cinco años descubrí que los rituales tradicionales de mi infancia, algunos de los cuales fueron objeto de burla durante la adolescencia o quebré en la primera juventud (quiero creer que estoy en la segunda....) volvieron a mi vida cuando fui madre de Camilo. Porque a pesar de mi resistencia, los rituales crean una matriz de pertenencia. A esta altura de su vida, puedo apreciar que Camilo siente seguridad cuando ciertas acciones se repiten periódicamente. Y disfruta de esa certeza.

Celebraciones familiares tradicionales como la Navidad, tengan o no contenido religioso para quien las practica, son este tipo de acciones rituales. Por este motivo, el mimo en la elaboración de una mesa o una comida es una forma de crear recuerdos y fortalecer los cimientos que sostienen la identidad y la autonomía del niño.

Son acciones simples y no tienen por qué implicar un despliegue asombroso: el mismo desayuno de todos los días, se transforma mágicamente con un mantel, algunas flores y el discurso de una madre motivada, Porque sentirse "perteneciente" es un buen principio para ser autónomo. Siempre es más sencillo lanzarse a la autonomía cuando sé que existe una red de vínculos que me sostiene.

Hoy no tengo una conclusión sobre la autonomía de esas que generan pasmo. A partir de este momento, tenés todo el derecho de escribir y opinar. No seas condescendiente y dejame la mirada más crítica que puedas darle a este post.
Fuente: este post proviene de Paula Lesina, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Durante las últimas semanas, mi proyecto personal fue aplicar la magia del orden para desintoxicar mi casa de objetos en desuso, replicados, innecesarios o poco funcionales. No vayamos a decir que es ...

Hacía semanas que le debía a mi conciencia materna este post. Sin embargo, no escribir no implica no reflexionar sobre lo que significa una familia feliz. Masticando como un rumiante sobre la forma en ...

Las madres queremos y necesitamos hijos que resuelvan las circunstancias de la vida cotidiana en la medida de sus posibilidades. Que disfruten de autonomía de acuerdo a su edad y a los rasgos propios ...

Quiero educar para la felicidad a mi hijo, un ser humano lleno de energía que se despierta con la adrenalina de un maratonista profesional y se duerme en plena carrera. Su mente acompaña al cuerpo en ...

Etiquetas: featuredsoy madre

Recomendamos

Relacionado

Desarrollo Personal

Hoy en día, siempre andamos con prisas. Nuestras mañanas suelen ser frenéticas. Nuestros fines de semana, una locura. Pocos tenemos el tiempo y la paciencia necesarios para desarrollar los hábitos de autonomía de nuestros hijos en esas vorágines de prisas y aceleración diaria. Pero, debemos hacerlo. Debemos encontrar el tiempo. Debemos armarnos de paciencia para fomentar la autonomía en los niños ...

general educación emocional educación social

Buenas noches cibernautas, en nuestro reto de las cinco emociones hoy hemos estado trabajando la autonomía. Los niños son más autónomos de lo que nosotros creemos, tan sólo tenemos que dejar que lo sean. Así que hoy estuvimos hablando de qué cosas eran capaces de hacer, el listado era muy largo. Pero otra historia es cuales de esas cosas que son capaces de hacer quieren hacerlas y nosotros dejamos ...

psicología en pdf

Blog de Ayuda Psicológica en Línea Cuando se habla de autonomía infantil muchos padres creen que es un tema que debe tratarse más adelante, cuando el niño esté por dejar atrás la adolescencia o incluso en la adultez, sin embrago lo mejor es fomentar la independencia de los hijos desde una edad muy temprana. Importancia de la autonomía Infantil La autonomía se cultiva principalmente a través de ...

adolescentes y niños: pautas para padres autonomía en niños reforzar autoestima

A veces es un asunto complicado para los padres decidir en qué momento o a qué edad del niño debemos empezar a dar mayor autonomía en sus actos y decisiones. Tendemos a pensar de manera errónea que los niños “nos necesitan” para absolutamente todo y realizamos tareas por ellos y se las facilitamos demasiado cuando lo conveniente es enseñar y alentar a que vayan haciendo, según edad y etapa evoluti ...

0-3 años Desarrollo Escuela de padres ...

En este post vamos a ver qué es lo que podemos hacer como padres de niños y niñas de 2 a 3 años para estimular la autonomía e independencia de nuestros hijos. Porque un niño que aprende a hacer las cosas por sí mismo es un niño más seguro, con un mejor autoconcepto y por tanto con una autoestima más fuerte. (c) Can Stock Photo / andreykuzmin Consideraciones previas Sin darnos cuenta, nuestro pequ ...

bebe ecografia embarazo

Valentina o Juan Camilo es el nombre que le voy a poner a mi bebesegúnel sexo que sea, estoy super ilusionada y mas ahora que lo he visto elsábadopor medio de una ecografia, ojala todo siga igual de bienhttp://www.youtube.com/watch?v=VESZk0_oI...

0-3 años 3-6 años Escuela de padres ...

Las torres de aprendizaje son uno de esos elementos que siempre me han parecido muy interesantes y necesarios para facilitar la autonomía de nuestros pequeños. Es por este motivo que hoy quiero dártelos a conocer si es que aún no has oido hablar de ellas. Así que sigue leyéndome porque a lo largo de esta entrada voy a hablarte sobre qué es una torre de aprendizaje, para qué sirve y qué beneficios ...

soy madre

Aún antes de esuchar que existen "niños de alta demanda", sabía que Camilo no era como otros bebés. Es un niño lúcido, observador y sensible. Tiene un espíritu naturalmente curioso, un deseo constante de aprender y el sano entusiasmo de vincularse con otros niños de su edad. Me sorprende su inagotable capacidad para hacer preguntas, extrapolar aprendizajes y ensayar argumentos que justif ...

Autismo TEA Familia ...

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo, es decir alteraciones o retrasos en el desarrollo de las funciones relacionadas con el sistema nervioso central. El término Trastorno del Espectro Autista (TEA) incluye afecciones como el autismo, el síndrome de Asperger y el trastorno desintegrador infantil, que se caracterizan por alteración de la interacción social, en la comunicación y en el comp ...