Padres

Nunca jamás y yo Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Normal

Educación a debate: ¿hay maestros sin ilusión en las aulas?

Aunque me gustaría pensar que en todos los centros educativos sólo hay maestros de corazón, la cruda realidad es otra muy diferente. Ya sabéis que apoyo a los docentes, pero a los docentes auténticos, los que lo son por vocación y sienten pasión y amor por lo que hacen. Desgraciadamente, no todos son así. No todos disfrutan de su día a día, no todos ven la enseñanza como algo motivador, innovador y emocionante.

Sin ánimo de ofender a nadie, hay profesores que están muy alejados de merecerse que se les llame así. Ojo, no pretendo generalizar, de hecho, estoy siendo muy concreta con lo que digo. Evidentemente, también tenemos maestros increíbles que viven lo que hacen. Pero, también hay que hablar de los que no. Hay que hablar de esos “profesionales” (por no escribir otra cosa y terminar faltando el respeto), que llegan a las aulas con el el único objetivo de ganar dinero.

No quieren saber nada nuevos aprendizajes, de diferentes metodologías y opinan que los alumnos se aburren en clase porque no tienen autodisciplina y respeto (a tomar viento fresco). Tienen un rol muy definido y aprendido. Un rol autoritario, inflexible e intransigente. No abren la mente para comprender otras perspectivas, y tampoco quieren saber nada de la transformación educativa. ¿Docentes? Bueno, han sido contratados por un centro educativo, pero para mí están muy distanciados de serlo.

Hace unos días, unos vecinos que tienen un hijo que va a quinto de primaria y con los que tengo mucha confianza, me comentaron que habían asistido a una reunión con el maestro del niño. Decían que desde hace un mes, su hijo les hablaba de lo mucho que se aburría en clase, de que no comprendía muy bien lo que explicaba el profesor, de que les mandaba hacer excesivos dictados y copias en clase, y que en más de una ocasión había dejado castigados a los alumnos sin recreo por no estar atentos.

Los padres, obviamente preocupados, fueron a mantener una charla con el docente en la que sugirieron si en el curso siguiente podía cambiar su metodología y diseñar las clases un poco más atractivas para los niños. Estoy segura casi al cien por cien, de que tanto la madre como el padre hablaron con el maestro con todo el respeto y la educación del mundo. Pero no se esperaban la respuesta que les iba a dar. El profesor dijo sin más:

“No sé por qué han venido ustedes a hablar conmigo. A mí me pagan por corregir exámenes, y es lo que voy a hacer. No tengo por qué hacer las clases más interesantes, activas ni atractivas para los estudiantes. Son ellos los que tienen que adaptarse a las metodologías y aplicar una base de autodisciplina que se les tiene que haber enseñado en casa. Por cierto, como su hijo no se ponga las pilas, me temo que voy a tener que suspenderle. En lengua puede salvarse, pero en matemáticas va de mal en peor”.

Algunos de vosotros, pensaréis que se trataba de un docente mayor, cansado de trabajar, con poca paciencia y deseando jubilarse. Pero no, el profesor era un hombre joven que no llegaba a los cuarenta años. No se trata de mirar con lupa a los maestros. Se trata de decir las cosas negativas, se trata de sacar a la luz a esos profesores que simplemente están en las aulas por cobrar un sueldo a final de mes.

Muchos de nosotros, negamos con la cabeza y decimos “menos mal que solo son excepciones”. Lamento mucho decir que no solo son excepciones. Prácticamente cada día, leo artículos de docentes que se niegan a adaptar exámenes a alumnos con dificultades de aprendizaje. Profesores que aplican viejas metodologías que no se adaptan a los estudiantes.

Maestros que no tienen en cuenta las emociones ni los sentimientos de los alumnos, que no les guían en su camino, que no les motivan, y que ni siquiera intentan comprenderles ni escucharles. Docentes que creen que no son ellos los que tienen que cambiar la forma de enseñar, sino que los estudiantes tienen que aprender los conocimientos de cualquier manera.

Docentes que se niegan a mirar mucho más allá del contenido y los objetivos académicos. Se niegan a profundizar, a conocer, a investigar. Se niegan a reconocer que ser maestro también significa “ser un estudiante eterno y estar siempre activo”. Profesores que ya tienen un título y un trabajo fijo, pero no han querido avanzar profesionalmente. Estamos de acuerdo en que los alumnos, son los más importantes en este proceso. Pero, ¿qué va a ser de los estudiantes que tienen maestros así? ¿de qué manera van a aprender? ¿de qué forma van a ir superando cada etapa?

Hablamos de tener delante a una persona durante al menos seis horas al día que ni siente ni padece, que no escucha, que no comprende, que no empatiza, que no valora, y que simplemente imparte la lección, manda ejercicios y corrige exámenes. Y por supuesto con la “filosofía” de: “quién suspenda ha suspendido. Yo no voy a hacer nada más”. ¿Acaso es eso pedagógico? ¿Acaso eso significa vivir la profesión que supuestamente se ha elegido por vocación?

No pretendo generalizar ni criticar la práctica docente. Nada más lejos de la realidad. Continuamente, escribo sobre lo orgullosa que me siento de los maestros de corazón, de lo mucho que están haciendo por la sociedad y por los alumnos, de lo valientes y luchadores que son, y de lo mucho que vale su trabajo a pesar de que se lo tiren por tierra.

Pero desgraciadamente, no todos lo hacen. No todos están las aulas porque enseñar es lo que más les gusta. No todos están en las aulas porque creen que la educación puede cambiar el mundo. Y no todos están en las aulas porque creen que educar para la vida a los alumnos es algo increíblemente útil. Espero con ansia el día de que en las clases únicamente estén ellos: los maestros de corazón.

.

Fuente: este post proviene de Nunca jamás y yo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Educación Pedagogía maestros sin vocación

Maestros sin vocación que siguen trabajando en las aulas como si nada

Los que me leéis habitualmente, estáis acostumbrados a que defienda “con capa y espada” a los profesores y a los maestros. Y eso es lo que hago en la mayor parte de los posts. Pero yo defiendo a esos docentes que tienen vocación, que sacan lo mejor de sí mismos, y que enseñan desde el […] La entrada Maestros sin vocación que siguen trabajando en las aulas como si nada se publicó ...

Educación Pedagogía maestros ...

Educación a debate:¿por qué en España no se valora a los maestros?

Por supuesto, los maestros no hacen absolutamente nada y tienen un montón de vacaciones. Una frase cliché en la que cree desesperadamente buena parte de la sociedad. “¿Qué ser maestro requiere un gran esfuerzo todos los días? Venga ya, no me fastidies…” “¡No sé de qué os quejáis si tenéis una cantidad de vacaciones increíbles!” “¿Estar con niños en una clase? ¡Y ...

Educación Pedagogía motivación docente ...

Motivación docente: ayudemos a los maestros a recuperar su ilusión

Muchos de nosotros creemos que la motivación docente es un punto muy importante en la enseñanza actual. Es obvio que un maestro o profesor motivado va a tener una actitud más positiva con los estudiantes que otro que no lo está. Lo que no todas las personas saben es que cada uno puede aportar su granito de arena (y debemos) para favorecer a que esa motivación sea real, auténtica y activa. ¿Cómo se ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Educación a debate: ¿por qué España es líder en fracaso escolar?

¡Vaya, qué sorpresa me he llevado! Qué raro que el sistema educativo español (ojo, no todos los centros educativos ni todos los profesores), vuelva a ser líder en fracaso escolar de la Unión Europea (nótese la ironía, por favor). Y es que tenemos nada más y nada menos que un 20% de alumnos que dejan sus estudios de forma prematura y no obtienen el título de educación secundaria obligatoria. Eviden ...

Educación Pedagogía motivación docente ...

Carta abierta a las personas que infravaloran el trabajo de los maestros

A la atención de aquellas personas que no dejan de criticar a los maestros de corazón: Posiblemente, lo que vaya a decir en este post os de exactamente igual y no le deis la mayor importancia. Desgraciadamente, en muchas ocasiones os he escuchado decir que los maestros no hacen absolutamente nada, que su sueldo es excesivamente elevado y que sus vacaciones son muchas para el trabajo que hacen. Me ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Educación a debate: ¿se está jugando con el futuro de niños y jóvenes?

Seguramente muchos de vosotros visteis en su momento un vídeo de un joven que expresa a su profesora el descontento con la metodología que aplica en clase. El chico habla de emoción, de motivación, de ponerle ganas y corazón a lo que se hace, de inspirar a los alumnos y de disfrutar con la enseñanza. La docente le responde únicamente con un: “vale ya. Sal de clase”. Podéis pinchar aquí ...

Educación Pedagogía Sistema Educativo ...

Educación a debate: ¿retrocedemos en el tiempo en vez de avanzar?

Desde que terminé las prácticas profesionales de Educación Infantil, me di cuenta que algo en el sistema educativo fallaba. Tenía claro que yo no me había formado para tener a los niños sentados aproximadamente una hora haciendo fichas todos los días. Que yo no había terminado mis estudios para no dar importancia a algo tan relevante como es la educación emocional en las escuelas (y fuera de ellas ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Educación Personalizada: casi imposible con un maestro por aula

Estamos de acuerdo en que todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Y ese pensamiento cómo es lógico, también lo llevan a los centros educativos. Quieren que sus niños sean atendidos de forma individualizada y con una educación personalizada, que respeten su ritmo de aprendizaje, que los maestros lleven a cabo alguna metodología en concreto, que utilicen recursos específicos para las clase ...

Para maestros Para padres familias y docentes ...

Cuando los maestros de corazón aguantan ofensas y acusaciones

¿Cuántas ofensas y acusaciones sin razón tienen que aguantar los maestros de corazón? Tengo bastantes amigos que se dedican a la docencia (en diferentes etapas) y no han sido pocos los que alguna vez en su carrera han tenido que escuchar malas palabras hacia su persona y trabajo. Posiblemente, si tú también te dedicas a la enseñanza habrás sentido algún rechazo por parte de compañeros, directores ...

Educación Pedagogía cambio educativo ...

Los maestros no pueden impulsar el cambio educativo solos

Los que me leéis habitualmente sabréis que tengo bastantes amigos y conocidos que afortunadamente son maestros de corazón. Gracias a ellos y a todo lo que me cuentan cada día puedo escribir muchos de mis artículos y reflexiones educativas. La entrada de hoy vuelve a tocar los pensamientos de uno de los maestros más auténtico y apasionado que conozco. Hace unos días tuve una conversación bastante p ...