comunidades

El día que dejé de exigirme ser la madre perfecta

Quién no ha soñado con ser la madre perfecta, en esos momentos de maternidad idealizada. Cuando estás embarazada, acaricias la barriga de tu bebé y sabes perfectamente cómo quieres hacer las cosas. Bien no, mejor. Porque, por si no lo sabes, ese es el momento en el que eres la mejor madre. Cuando todavía no tienes a tu bebé en brazos y en tu cabeza fluyen toda serie de propósitos, teorías y expectativas que, por lo bien que suenan, solo pueden significar el éxito. Luego llega tu bebé, la realidad y qué te voy a contar. Sí, la idea de madre perfecta que tenías en la cabeza se cae poco a poco, o de golpe como un castillo de naipes. Porque aunque parezca que nos han engañado, nadie dice que esto de ser madre sea fácil. ¿Sabes? Ahora mismo, en este preciso momento, me acabo de dar cuenta de que hace 10 años, justo por estos días y sin saberlo, comenzaba el milagro de la vida en mi cuerpo. Es recordarlo y un escalofrío me recorre el cuerpo. Cuántos sentimientos, cuántas emociones. Si te digo la verdad, no recuerdo cómo era la madre que soñaba ser por entonces. No recuerdo así con exactitud mis propósitos y expectativas, pero lógicamente, sí recuerdo que quería ser la mejor madre. No la mejor madre de todas las madres, nunca me ha ido la competitividad. Solo quería ser la mejor madre para mis hijos. Y bueno, qué te voy a decir ahora, diez años y tres hijos después. La realidad de la maternidad es tan aplastante que te coloca en tu sitio, antes o después. Quieras o no quieras. Se que no soy la madre perfecta que me propuse ser, que intenté ser. Pero oye, echo la vista atrás y pienso que no lo he hecho tan mal. Que probablemente podría haberlo hecho mejor, seguro. Pero que desde luego he intentado hacer lo mejor, aún habiéndome equivocado, no me cabe duda. Ahora soy madre de familia numerosa y mi realidad es muy diferente a cuando solo tenía un hijo. De hecho, siento que todo era infinitamente sencillo cuando solo era madre de uno, y mi recuerdo de aquella época es maravillosa. Tuve un bebé fácil de criar, yo me dejé fluir y crié como creí que debía hacerlo, importándome poco y menos lo que pensaran los demás. Con tres hijos, la cosa cambia. No es que sea más difícil, es que son tres hijos con sus respectivas necesidades y atenciones. Y eso, se nota. Se nota sobre todo en que no puedes volcarte con cada uno de ellos como lo hacía cuando solo era mamá de uno. Lo que inevitablemente hace que surja en mi un sentimiento de malamadre añadido a una culpabilidad inherente a la autexigencia. Porque sí, el problema de base es que, como mujer y madre, te auto-exiges más de lo que debes. Cuando no llegas a esos mínimos que te exiges, te frustras y te culpas. Y entras en un bucle que es una auténtica mierda. Reconozco que en general lo llevé bien incluso siendo bimadre. Quiero decir, he tenido dos bebés relativamente fáciles de criar y mi carácter positivo y de pensar que todo tiene solución han ayudado mucho. Mi caos absoluto llegó con la tercera maternidad. Hasta entonces me permitía exigirme ciertas cosas, poniendo siempre por delante a mis hijos. Darles lo mejor. Ser la mejor versión de mi misma. Esforzarme, sacrificarme y hacerlo todo por ellos. Disfrutando, de la maternidad, de mis hijos, pero también de mi vida en general. Por supuesto, teniendo claro lo que quería y lo que no quería, en esa construcción perfecta de mi idea de madre. Esos “yo nunca” que recitaba en mi cabeza como un mantra. Claro que cuando era madre de dos, podía. Con la trimaternidad y, sobre todo, verme sola con la crianza en general, full time, quise mantener el mismo nivel. Es decir, mantener la exigencia de llegar a todo de la mejor manera posible. Hasta que pegué la hostia padre y me di cuenta de que todo esfuerzo es inútil si yo no estoy bien. Si yo no estoy bien. Cuánto cuesta llegar a ese punto de inflexión en el que te das cuenta de que para ser buena madre, tan importante es lo que le das a tus hijos, como lo que te das a ti misma. Porque el desgaste físico y mental solo son piedras en el camino que lo complican aún más. Yo quise hacerlo. Quise llegar a todo con ellos. Me exigí llegar a todo, porque tenía que poder. Y la realidad es que no podía. Podía, sí, pero a costa de no ser, al fin y al cabo, la madre que quería. Porque si bien nunca he querido ser una madre perfecta, sí tenía claro lo que no quería ser: una madre enfadada, gritona, sin paciencia. Y la exigencia me llevó precisamente a todo eso. No pasa nada si no soy una madre perfecta Querer llegar a todo. Que todos los días fueran el mejor día. Organizar los mejores planes. Darles a oportunidad de realizar las actividades que les gustan. Darles los mejores momentos. Encargarme personalmente de todo. Cumplir siempre con todo. Y no fallar en nada, no en lo que dependiera directamente de mi. Ya te digo que no se puedo. O sí habrá quien pueda, pero yo no. Y por eso la mejor decisión que tomé fue no ser la madre perfecta. Porque una madre agotada y enfadada, se aleja mucho de la perfección. No quiere decir que ahora no esté cansada, porque criar a tres hijos es agotador per se. Pero voy menos agotada, ya no solo física, sino mentalmente. Yo lo agradezco, y mis hijos también. Porque me he dado cuenta de que realmente ellos no me exigen tanto. Y que no pasa nada si no doy siempre lo mejor, porque a lo mejor lo que yo creo que es lo mejor, en realidad no lo es […]

Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Sin categoría

Este fin de semana asistí a las Jornadas de la Nueva Escuela Lacaniana de Lima (NEL-Lima) NEL-Lima. El título de las jornadas era: La locura de ser… madre. Aportes desde el psicoanálisis. Sí. Sumamente atrayente para mí y mis aspiraciones neuróticas de madre. Me senté en primera fila, y si bien hubo momentos en que la jerga psicoanalítica y más aún la Lacaniana me sobrepasaba, disfrute mucho ...

maternidad reflexiones

Ser madre es un punto de inflexión irremediablemente, ya que una vez que te conviertes en madre, quieras o no, tu vida cambia. No voy a decir que para bien o para mal, esto último espero que solo se piense en momentos de desesperación, simplemente tu vida pasa a ser diferente, por poderosas razones. Y es que tener un hijo no es pecata minuta, no solo por las responsabilidades que supone, sino por ...

general

Establezco un diálogo interno conmigo misma para no perder la cabeza. Entonces me digo "esto también va a pasar". Les regalé mi cuerpo, mi tiempo, mi identidad, y quiero que me devuelvan una partecita. No se las regalé, se las presté en concesión por los primeros.... ¿cuántos?... ¿cinco años de vida? ¿después se humanizan? ¿razonan? ¿entienden las limitaciones que padecen los padres? ¿y ...

Hoy reflexionamos

Madre no hay más que una, dice el refrán, pero eso ya no está de moda. No os hablo de esas madres que anteponían todo para el bienestar de sus hijos, que dejaban su vida de lado resignadas y que, antes o después, les escuchabas decir con todo lo que he hecho por ellos. Tampoco hablo de esas otras que quieren desmitificar la maternidad a golpe de exclusivas o libros en el que hablan de la poca cali ...

Ser madre. Ser madre es todo un acontecimiento, un suceso caoticamente hermoso, cuando vez a esa pequeña peraonita llena de inocensia es cuando mejor descubres el sentimiento lleno de amor puro y sincero, ese sentimiento que te llevaras hasta la eternidad, sabes que estas ammando a alguien fuera de ti, pero es tu vida y defenderas a como de lugar, por que ser madre es todo un privilegio, es aquel ...

general padres niños

Hace un tiempo, en plan más bien cachondeo, pregunté en el foro ¿cómo es la madre perfecta? Las respuestas me emocionaron. Todas apuntaban a, más o menos, lo mismo: la madre perfecta es la que orienta sus actos y pensamientos a criar hijos sanos, felices y realizados; la que, al final del día, pese a los avatares diarios, se siente contenta al ver que sus hijos sonríen. Hoy, tras una dura prueba q ...

Reflexiones Carta Dia de la Madre ...

Si me hubiesen dicho hace algunos años que pronto me encontraría en casa con tres hijos no les hubiese creído. Aunque no me lo crean, en un momento de mi vida fui diagnosticada con Infertilidad. Infertilidad secundaria, para ser exactos. Siempre mi médico me había advertido que tenía problemas que podrían causarme infertilidad cuando decida tener hijos. Me decía que más vale aproveche y lo haga pr ...

familia hijos. lifestyle ...

Volver a ser... foto1 Hola a todos, me alegro de estar por aquí después de tanto tiempo!! La razón por la que me he ausentado durante estos meses es el tema del post de hoy, "volver a ser madre"; y es que en Febrero de 2017 nació la hermana de Antonio, Lola, curiosamente el mismo día que él, un precioso 14 de Febrero. Tener a mis hijos me ha cambiado la vida, lejos de las consecuencias ...

amor bebés educación ...

Eres la mejor madre. Sí, lo eres. Y yo también lo soy, y que nadie se atreva a decir lo contrario. La mejor madre para tu(s) hijo(s) eres tú, y nadie más que tú. Eres la mejor madre, imagen de Pixabay Se habla mucho sobre corrientes de crianza, de educación, se dice que esta es mejor que la otra constantemente, nos creemos con la verdad absoluta y con el derecho de opinar y juzgar sobre todo... ¿ ...

Maternidad Pareja y Sexualidad Embarazo y Parto

¿Cómo viven, sienten y practican su maternidad las limeñas de hoy? Este libro escrito por quien les escribe (Milagros Sáenz) junto con Stella Santiváñez intenta retratar el significado de la maternidad en la Lima de hoy, plasmar los retos que trae consigo el ser mujer y el ser madre actualmente. Indagamos, preguntamos y nos cuestionamos cómo es que practican, viven y sienten su maternidad las lime ...