comunidades

El inicio de mi tercera lactancia II

 photo lactancia-1_zpsv7ohuwrd.jpg


Ya en casa mi bebé fue mamando y demandando más, se ve que le iba cogiendo el truco. Y a mi me dolía cada vez más, tanto que volvía a temer el momento de engancharse. No dejaba de observar mis pezones y si bien no tuve grietas, sí vi que tenía una especie de rozadura en la parte superior de los pezones, entendía que era lo que me causaba dolor y que debía haber una razón mecánica para ello.
Además noté que a mi bebé se le estaba formando una especie de callo en el labio superior, que así a ojo podía decirse que coincidía con la zona de mi herida a la hora de colocar la boca para mamar, y no podía ser casualidad.
Como la experiencia es un grado con barriga, a priori lo estábamos haciendo bien, pero si había dolor algo fallaba. Y comenzó a asomar la duda de un posible frenillo que le impidiera hacer un buen agarre, así que decidí observar e investigar a ese mi bebé que recién estaba empezando a conocer.
Vi que su barbilla estaba ligeramente retraída -lo que se conoce como retrognatia-, y que si bien su lengua estaba perfectamente, sí descubrí su frenillo labial superior, es decir, esa membrabilla que une el labio superior con la encía.
Así que ya sabía el origen del dolor, solo faltaba poner remedio. Y lo primero era intentarlo por la vía mecánica, buscando esas posturas y posiciones de lactancia favorables a un buen agarre con retrognatia y frenillo labial.
La primera en intentar fue el agarre espontáneo en postura biológica, que es básicamente la que se realiza al momento de nacer, dejando que el bebé busque solo el pezón y se enganche de manera natural por instinto. Como ésta la había probado varias veces y no acababa de enganchar procedí a la siguiente recomendada en estos casos, la postura sentada -sentada la mamá- y el bebé a caballito, que aunque menos cómoda por el hecho de tener que sujetar al bebé, lo cierto es que noté desde el primer momento que no me dolía como antes.
Durante las primeras semanas fue alternando posturas y posiciones favorables a un mejor agarre en sus circunstancias con otras más cómodas para mi, las rozaduras desaparecieron en cuestión de días y el dolor poco a poco fue yendo a menos. Fue pasadas tres semanas cuando noté una gran mejoría y antes de llegar a cumplir el primer mes de vida mi bebé, ya podía decir que estaba disfrutando plenamente de la lactancia, sin dolor.
En cuanto a demanda, no me puedo quejar, pues no puedo decir que sea un bebé muy demandante. Al principio como es lógico las tomas eran más cortas y frecuentes pero, como es dormilón desde que nació, sus horas de sueño me permitían cierto descanso. Por el día demandaba más, sin ninguna frecuencia concreta, lo mismo podía pedirme a los 45 minutos que a las dos horas, sin embargo por la noche, salvo las dos o tres primeras noches que demandó más, desde entonces solo hacía dos o tres despertares en los que se satisfacía y volvía a dormir plácidamente tras mamar.
Hemos pasado la crisis de lactancia de los 15 días y del primer mes con los síntomas típicos pero sin dar mayor problema y, eso sí, con la teta fuera más tiempo de la cuenta los dos o tres días que ha durado cada crisis, con mi bebé un poco más peleón con su teta. En la crisis de los 15-20 días coincidió que lo mismo que demandaba y mamaba como si le fuera la vida en ello echaba leche tras las tomas, algo que es totalmente normal porque coincide con el cambio de la leche de transición a leche madura, y que suele ser el típico mito de "se empacha con mi leche porque vomita".
Es curioso cuántas falsas creencias ponen en juego el mantenimiento de la lactancia materna.
En cuanto al peso podemos decir que va bien, pues a la primera semana había recuperado el peso del nacimiento -aunque no lo pesaron al salir del hospital se entiende que hay una pérdida de peso fisiológica de hasta un 10%- y ganado 50gr, y desde entonces, aunque no lo peso todas las semanas, ha ganado 1,100kg aproximadamente hasta hoy mismo que lo he pesado por última vez. En cuanto a su tamaño, en el control del niño sano del primer mes había crecido 4cm, lo que tampoco está nada mal.
Mi ojo de madre me dice que está estupendamente porque tiene un color de piel precioso, es muy activo, yo sí noto la diferencia de peso al cogerlo y, como me suele decir la gente, "está muy larguito". La ropa que se le va quedando pequeña da buena fe de ello.
Puedo dar la lactancia materna por establecida -con sus problemillas, eso sí- prácticamente desde que mi cumplió su primera semana. Hoy por hoy, con siete semanas de vida la lactancia marcha con total normalidad, puedo decir que está casi regulada ya que su demanda suele ser cada dos horas mínimo aproximadamente; la peor de las noches tiene dos despertares, las noches normales un despertar y las maravillosas son las que se duerme cuando yo me acuesto y se despierta cuando me levanto.
Hoy por hoy es un mamoncete experto. Ya no me hace daño, se engancha a la primera, hace tomas muy rápidas y efectivas y me vacía muy bien el pecho. Como cada vez está más espabilado e interactúa más con su entorno comienza a cogerme el pecho como si fuera un bocata de jamón, agarrándolo con sus manitas, y cuando mama despierto me mira con sus ojazos azules y me vuelve loca. Eructa nada más lo incorporo un poco tras las tomas, rara vez echa leche y hace pis y caca de manual que a este paso no me va a dar la economía para más pañales.
Todos los signos evidencian una lactancia totalmente normal y estoy muy contenta de que sea así.
Para mi lo más importante es que es una experiencia que de nuevo estoy disfrutando muchísimo, con la paz, la tranquilidad y la serenidad que da la experiencia y la plena consciencia de que esta será la última y, dure lo que dure, tenemos que vivir a tope.
Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Lactancia Crianza

Grietas en el pezón durante la lactancia

Las grietas en el pezón lactante, pueden llegar a arruinar la lactancia materna. Vemos el motivo por el que surgen estos pezones agrietados, cómo curar un pezón herido por la lactancia, y cómo evitar y prevenir las lesiones en los pezones. Si hay una crema a base de lanolina 100% natural muy conocida, esa es Purelan 100 de Medela DISPONIBLE AQUÍ Para las mujeres, la lactancia materna es uno de los ...

bebes calostro inicio lactancia materna ...

El inicio de mi tercera lactancia materna I

Ser una "experta" en lactancia materna no te garantiza que el comienzo vaya a ser fácil, porque la lactancia depende de muchos factores. Pero sí te ayuda a identificar los posibles motivos por lo que ésta no se inicia de la manera deseada y ponerle remedio antes de que lleguen las consecuencias negativas. Cuando digo "experta" hablando de mi, me refiero a mi propia experiencia ...

Lactancia materna Dudas lactancia materna guardería ...

Dudas lactancia materna: Mi bebé de 1 mes está todo el día al pecho y lo debo dejar en la guardería. ¿Le pongo unos horarios?

Tu bebé de 1 mes se pasa el día (y la noche) contigo, en brazos o al pecho. ¿Algo va mal? ¿Qué puedes hacer para evitarlo? ¿Puedes marcar unos horarios a tu bebé? Nos sorprendemos de que un bebé de 1 mes necesite estar todo el día con nosotras. Pero es que después de pasar 9 meses en nuestro vientre, lo único que conoce y que le dá seguridad es su madre. No olvidemos que un bebé está programado pa ...

Mi bebé tiene frenillo ¿Qué Hago?

Se me ocurrió hacer un post sobre este tema el famoso FRENILLO, bueno les cuento que mi pequeño nació con Frenillo corto y eh estado averiguando sobre el tema ya que su pediatra me refirió que si el bebé puede lactar sin problema no hay necesidad de operar, que hay que esperar a ver si no tiene dificultad cuando empiece a hablar!!!! Frenillo lingual corto o anquiloglosia Desde el año 2008, aproxim ...

alimentación crianza natural parto ...

Lactancia materna, cuando los comienzos no son fáciles

Hace unos días pude asistir, invitada por la enfermera de Daniel, a un curso que se impartía en el hospital para profesionales sobre lactancia materna. Junto con dos mamis más, pudimos contar nuestra experiencia, para que los profesionales allí presente supieran a qué nos enfrentamos en su día, quien nos ayudó y cómo lo vivimos. Voy a contarte qué fue lo que dije allí, mi historia con la lactancia ...

trucos acerca del embarazo lactancia ...

Pezones: prepararlos antes de la lactancia, mito o necesidad

En muchas ocasiones de acompañamiento post natal he podido encontrar problemas de lactancia en los que la madre está convencida de no poder amamantar por la forma de sus pezones. A las mujeres en embarazo se les recomienda prepararse los pezones dado por sentado el éxito de la lactancia. Debemos saber que las mujeres que no son madres o que no han tenido relaciones sexuales aun no tienen desarroll ...

alimentación infantil bebé lactancia ...

La lactancia materna, no siempre tan fácil

No hace mucho os hablé de que conseguir un embarazo no siempre es un camino de rosas (y por supuesto, muchos embarazos tampoco lo son). Otra de esas cosas que parece fácil y muchas veces no llega a serlo es la lactancia materna; hoy os voy a hablar de ello... un papá hablando de lactancia materna (y cada vez somos más, por suerte). Nuestra primera experiencia no fue sencilla. Pensábamos que sabía ...

Mitos y realidades sobre la lactancia

Todas hemos escuchado mil y un consejos (y unas cuantas historias de terror) sobre la lactancia. Que si duele, que si salen grietas, que si no la puedes combinar con biberones… Esta información heredada en ocasiones puede provocar que tomemos decisiones diferentes a las que hubiéramos querido, por eso es importante desmitificar la lactancia, para que tu bebé y tú vivan esos primeros meses como sea ...

Problemas al amamantar amamantar asesora barcelona ...

Lactancia con malformaciones en la boca del bebé

Muy pocas enfermedades del bebé son incompatibles con la lactancia materna pero sí hay algunas enfermedades o malformaciones en la boca del bebé que pueden complicarla. Vamos a tratar la lactancia con malformaciones en la boca del bebé Paladar hendido Es una malformación que puede afectar al labio y a la encía, en este caso estaríamos hablando de labio leporino y podría ser unilateral o bilateral. ...

Colaboradores Marzo

Mami Me Mima – Collares de Lactancia

¿Quién no conoce los collares de lactancia? Sin embargo creo que las preguntas correctas serían algo así como: ¿Por qué comprar un collar de lactancia ? y ¿Para qué sirve? Os dejo aquí la experiencia personal de Mami Me Mima: “En mi embarazo hablando con otras madres me di cuenta de la necesidad de tener un objeto para que los bebés tuviesen sus manitas entretenidas mientras tomaban el pecho ...