comunidades

Historias de padres primerizos: Nuestro repentino terror a los centros comerciales

Hasta la fecha os he contado dos de nuestras historias de padres primerizos. Esas que, hoy en día, cuando las rememoramos, nos dan tanta risa como vergüenza ajena. Yo me pongo hasta rojo, no os digo más. Hace ya más de un año os conté cómo fue nuestra primera y caótica salida de casa. Y en verano, antes de las vacaciones, os narré nuestras miserias en la leyenda del primer pijama. Hoy os voy a contar otra historia que nos da más vergüenza aún reconocer y que nuestro subconsciente, listo él, había intentado borrar de nuestro recuerdo. La semana pasada, no sé por qué, me vino a la mente y se la recordé a la mamá jefa. Estuvimos un buen rato riéndonos de nosotros mismos. Fue nacer Mara y volvernos unos ‘taraos’ mentales. Creo que nuestras mentes colapsaron con tanta frase de manual y se quedaron durante unas semanas totalmente bloqueadas, esperando que algún alma caritativa pulsase el botón de reiniciar.

Resulta que durante las clases de preparación al parto, alguna mamá preguntó una cuestión en apariencia intrascendente. Fue algo así como si era aconsejable evitar los centros comerciales y supermercados con los recién nacidos. La matrona dijo que ella aconsejaba que sí, que los evitásemos. Y nos argumentó que las luces y el exceso de gente y bullicio podrían trastocar la tranquilidad que requería un bebé de apenas unos días/semanas de vida. Eso por no hablar de los virus que andan por ahí acechando. Pero bueno, sólo era un consejo. A nuestros bebés no les tenía que pasar nada por ir algún día de forma puntual a comprar al súper o al centro comercial. Tampoco había que dramatizar.

En fin, que esa respuesta de la matrona, especialmente la primera parte, la más dramática, se quedó flotando por nuestro cerebro. En aquel momento no lo sabíamos, ni siquiera le dimos importancia, pero nuestra mente interiorizó los peligros de ir al súper y al centro comercial con Mara recién nacida. Fue un miedo que se quedó escondido, indetectable, y que vio la luz cuando Mara llegó al mundo y nos dimos cuenta de dos cosas:

a) Necesitábamos comer, así que era necesario hacer la compra.

y b) Lamentablemente habíamos hecho caso a las abuelas y no teníamos ropa de 0-1 mes que ponerle a nuestra pequeña saltamontes.

padresprimerizos.jpg


El primer escollo lo salvamos saliendo yo al súper. Como veis, somos unos genios cuando se presentan problemas. Siempre encontramos una solución. Orgulloso estoy de nosotros. El segundo podría haber sido igual de fácil, pero tampoco era plan que la mamá se quedase todo el día en casa con la teta fuera. La cosa es que había que ir al centro comercial sí o sí en busca de pijamas, bodis y algún conjuntito cómodo para Maramoto. El problema: Que a los dos, aunque muy especialmente a la mamá jefa, se nos metió en la cabeza la paranoia de que nuestra bebé no debía entrar en el centro comercial, no fuese a ser que con tantas luces y bullicio su pequeño cerebro colapsase produciendo insospechados daños colaterales. Así de mal estábamos. Fatal. Para encerrarnos, las cosas como son.

Al final fuimos, pero en pleno mes de octubre, ya con el frío calando en Madrid, para evitar a toda costa que Maramoto entrase en un centro comercial, tomamos una última decisión para ahondar en nuestro ridículo. Sería la mamá la que entraría. Sola. Mientras nuestra recién nacida y un servidor, mucho más papá en prácticas que ahora, esperaban fuera dando paseos por el parking o sentados aprovechando los rayos de sol que aún nos regalaba el otoño. Como sabéis los que seguís este blog, nuestra pequeña saltamontes es muy demandante, así que tengo que reconocer que me quedé con ella temiendo tener que llamar a la mamá jefa a los dos minutos. Por suerte, paseo arriba, paseo abajo, se durmió en mis brazos, así que pude sentarme en un banco a calentarnos al sol (al “caloret” en el dialecto de Rita Barberá), con ella (qué pequeñita era) extendida en mi pecho. La mamá jefa debía de estar igual de temerosa, porque compró la ropa en un tiempo récord y salió a buscarnos con la lengua fuera y descompuesta por las carreras por los pasillos de H&M

Y así nos fuimos a casa tan contentos. Lo habíamos conseguido, teníamos la ropa y Mara no había entrado en el satánico centro comercial. Nuestra matrona estaría orgullosa de nosotros. Qué equipo, qué saber hacer, que compenetración… Qué ridículos

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: generalandanzas

Recomendamos

Relacionado

general andanzas mamá jefa ...

Hoy os voy a contar una historia que sucedió el Día 2 DM (Después de Maramoto). Una historia que os hemos ocultado hasta ahora. En parte porque es tan ridícula que el papá en prácticas y la mamá jefa habíamos decidido borrarla de forma selectiva de nuestra mente. Y en parte porque, ahora que lo pienso, me da hasta vergüenza contarla. Pero los tejemanejes de la mente son muy caprichosos y la semana ...

general andanzas bebés ...

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

embarazos padres primerizos

Desde antes de comenzar una relación seria, tanto los padres piensan que el matrimonio les cambiara la vida, la realidad puede ser otra, pues para la mayoría lo les cambia radicalmente la vida la llegada de un bebe, ese ser indefenso y tierno, que ocupara la mayor parte del tiempo de la pareja cuidándolo, enseñándolo y llegando incluso a sentir que no existe nadie más en el mundo, sino él, y hay q ...

niños planes

???? ??? Una estupenda idea por parte de los centro comerciales, : ).. Ahí van los que yo conozco !! Club Buvi en el Centro Comercial MODOO para niños de entre 5 y 12 años, con una persona responsable. Club Rik Rok en Alcampo... Dónde los peques de 4 años en adelante podrán divertirse y jugar de lo lindo mientras los papis hacen la compra tranquílamente en el súper... y es que hay una persona r ...

Andanzas

Hay algo que me admira profundamente de los padres, en particular, y del ser humano en general: Nuestra capacidad para resetear, para volver a empezar de cero cada día, independientemente de cómo se hubiese dado el día anterior. Me parece maravillosa esta cualidad que a menudo nos pasa desapercibida, que muchas veces ignoramos pese a que convivamos cada día con ella, pese a que nosotros mismos sea ...

Andanzas porteo

En casa somos unos locos del porteo. Nos encanta portear. Disfrutamos con ello. Y a Mara, ya con dos años y medio a sus espaldas, le sigue chiflando ir en la mochila. Estamos tan encantados de la vida que ni siquiera tenemos carro. En parte gracias a Maramoto, que odió el carro desde su nacimiento y nos hizo vender el que habíamos comprado cuando aún éramos unos casi padres un poco pollo, presas f ...

general andanzas conciliar el sueño ...

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas mamá jefa ...

Desde que nació la pequeña saltamontes nos han preguntado muchas veces el porqué de su nombre. Y la verdad es que no sabemos qué contestar. Quizás porque no tenemos ninguna explicación al respecto. La mamá jefa y todo nuestro entorno estaban convencidos de que sería un niño (esas intuiciones con poca base científica…), así que teníamos decidido el nombre de nuestro presunto chico: Leo [La ma ...

general andanzas bebés ...

Si algo ha caracterizado a nuestra pequeña saltamontes desde sus primeros meses de vida es la velocidad a la que mueve sus manos. Tiene las manos más rápidas que una de esas carteristas del clan de las bosnias que se aprovechan de los incautos usuarios del metro de Madrid. Es un visto y no visto. Pasas por un sitio y cuando te quieres dar cuenta ya ha pegado un zarpazo y se ha llevado consigo algo ...

¿Cómo ayuda Zensei a los padres primerizos a evitar los riesgos ambientales sobre la salud de sus bebés? Avisándoles de los niveles de bronquiolitis, varicela o piojos. Además de informar sobre otras enfermedades víricas que podrían afectar a su bebé como son la gripe o el resfriado. Cuida la salud de tu familia y la tuya.