comunidades

La maravillosa capacidad de resetear de los padres

resetear padres

Hay algo que me admira profundamente de los padres, en particular, y del ser humano en general: Nuestra capacidad para resetear, para volver a empezar de cero cada día, independientemente de cómo se hubiese dado el día anterior. Me parece maravillosa esta cualidad que a menudo nos pasa desapercibida, que muchas veces ignoramos pese a que convivamos cada día con ella, pese a que nosotros mismos seamos el mejor ejemplo posible en ese sentido. Más veces de las que imaginamos. Este post llevaba en borradores, con solo una línea escrita, desde el día del segundo cumpleaños de Mara. Aquel día fui consciente de esa capacidad innata que tenemos los padres para hacer borrón y cuenta nueva, para pasar página, para conseguir que a un día negro le siga uno de colores. Para saber que otros días vendrán. Y que también esto pasará.
Le decía Clint Eastwood a Hilary Swank en Million Dollar Baby que “hay magia cuando sigues luchando más allá de tu resistencia. La magia de darlo todo por un sueño que nadie más ve a parte de ti”. Puede que al convertirnos en padres veamos ese sueño que escapa a la capacidad de percepción del resto de mortales. Y puede que sea eso lo que genere la magia que nos invita a seguir luchando más allá de nuestra resistencia, de las noches en vela y del agotamiento acumulado. Puede. Lo cierto es que sobrevivimos y demostramos una asombrosa facilidad para resetear. Está bien que de vez en cuando nos digamos algo bueno a nosotros mismos, que entre tantos miedos, tantos temores y tantas dudas (¿Lo estaré haciendo bien?; ¿Estaré dándole a mi hija lo que necesita?; ¿Qué clase de padre soy?; No soy un buen padre… ), tengamos la capacidad de alejarnos un poco, mirarnos desde fuera, con perspectiva, y ver que tenemos cosas buenas, que poseemos aptitudes en las que apenas reparamos, pero que nos ponen en valor. Para mí, sin lugar a dudas, la capacidad de resetear en una de ellas.
Como comentaba, lo vi claro el 8 de octubre, cumpleaños de Mara. Y me di cuenta de que no era algo puntual, sino que se repetía a menudo, aunque hasta entonces no me hubiese dado cuenta. El día anterior al cumple fue horrible. Estrés en el trabajo, la mamá jefa estresada en casa entre el trabajo y la peque, labores domésticas, Maramoto on fire, llorando, chillando y enrabietándose por todo, en un bucle que parecía no llegar a su fin porque tanta frustración le impedía conciliar el sueño… No recuerdo este extremo, pero si no acabamos llorando antes de caer rendidos en la cama, nos faltó poco. Estábamos superados, sin ganas de celebrar nada al día siguiente. Hasta llegué a pensar, lo confieso, que a qué mala hora me había pedido el día libre, que no tenía sentido si era para estar así. Nos acostamos como lo hemos hecho muchas veces en los últimos dos años: estresados, sobrepasados, agotados, sin fuerzas ni para desearnos una buena noche.
La noche, como de costumbre, fue caótica, llena de despertares. Sin embargo, y pese a que nos habíamos ido a la cama con una predisposición nula para celebrar el cumpleaños de Maramoto, al día siguiente fuimos como “el naúfrago que sueña con olvidar para siempre su naufragio”. Hubo magia. Quizás esa que atribuía el bueno de Clint a los que siguen luchando más allá de su resistencia. Y el día del cumpleaños de Mara, un jueves cualquiera de un octubre cualquiera, fue maravilloso. Todo fluyó como jamás hubiésemos pensado que lo haría unas horas antes. Nos levantamos con la mejor de las sonrisas, vimos a nuestra hija ilusionarse rompiendo el papel de regalo, nos hicimos una sesión de fotos para inmortalizar el paso del tiempo (que ha acelerado traicionero su paso desde que nació la pequeña saltamontes),  nos fuimos a Madrid, comimos tranquilamente (todo lo tranquilamente que se puede comer con una niña que no aguanta diez minutos sentada en una silla) y nos estrenamos en el cine en familia viendo los Minions en una sesión que parecía montada para nosotros, porque fuimos los únicos inquilinos de la sala.
La oscuridad del día anterior nos quedaba ya tan lejana al volver a casa que parecía simplemente el eco de un mal sueño. Qué maravillosa capacidad la nuestra, padres del mundo.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Andanzas

Recomendamos

Relacionado

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

Andanzas niños paternidad

5 cosas que deberíamos aprender de los niños

Imagino que por aquello de que somos una sociedad adultocéntrica, acostumbramos a asociar los comportamientos de los niños a cosas negativas: “es un niñato”, “se comporta como un niño”, “es un niñería”… El que no haya dicho alguna de estas frases en su vida, que tire la primera piedra. Yo, que las he repetido hasta la saciedad, he tenido que ser padre para ...

general andanzas celebración cumpleaños bebé ...

Un instante mágico

El pasado sábado celebramos en casa el cumpleaños de Mara. Y lo hicimos en dos tandas. Primero con una comida con los abuelos y otros familiares cercanos. Y luego, ya con sus globos y su vela (¡Su primera vela!), con una merienda a la que se sumaron algunos amigos que no quisieron perderse el primer cumple de nuestra pequeña saltamontes. Somos plenamente conscientes de que a esta edad aún se enter ...

general andanzas

Historias de padres primerizos: Nuestro repentino terror a los centros comerciales

Hasta la fecha os he contado dos de nuestras historias de padres primerizos. Esas que, hoy en día, cuando las rememoramos, nos dan tanta risa como vergüenza ajena. Yo me pongo hasta rojo, no os digo más. Hace ya más de un año os conté cómo fue nuestra primera y caótica salida de casa. Y en verano, antes de las vacaciones, os narré nuestras miserias en la leyenda del primer pijama. Hoy os voy a con ...

Pequeños lectores

Pequeños lectores: ‘El señor Tigre se vuelve salvaje’, de Peter Brown

  Estreno hoy una nueva sección del blog.  Sección que, por otra parte, y teniendo en cuenta la pasión lectora que nos une a un servidor y a la mamá jefa, era raro que todavía no se hubiese hecho un hueco por aquí. He tenido algún tímido acercamiento a la literatura infantil, bien es cierto, pero ya iba siendo hora de que los libros tuviesen su propio espacio en Un Papá en Prácticas. Imagino que a ...

general andanzas

Cinco aspectos de la paternidad que no tienen precio

Estamos atravesando una etapa francamente dura (más dura aún de lo que ya llevamos vivido) con nuestra querida Maramoto. Dormimos poco y mal, las rabietas se suceden unas tras otras sin solución de continuidad, tenemos los tímpanos sangrando por tanto grito de la pequeña saltamontes, vestirla y cambiarle un pañal se han convertido en odiseas diarias que nos agotan desde primera hora de la mañana, ...

general andanzas bebés ...

Maramoto y la playa: Una historia de amor

Ahora que el otoño parece haber aterrizado ya en nuestras vidas (al menos en el centro de la península), vengo yo con historias de la playa. Así soy yo. No entiendo de estaciones ni de coherencias espacio-temporales. Aunque digamos que en este caso las cosas se han dado así, porque después de un verano en el que hemos ido unas cuantas veces a la playa, el flechazo definitivo entre Maramoto y la co ...

general andanzas conciliar el sueño ...

La ley de Mara (Murphy)

Últimamente me topo mucho con situaciones propias de la Ley de Murphy, rebautizada como Ley de Mara en los confines de la tierra dominados con mano de hierro por Maramoto. Y me sucede mucho, especialmente, en lo que respecta a este blog. Tengo un tema para escribir, una pauta de comportamiento que nuestra pequeña saltamontes empieza a interiorizar y a marcar como rutina, y en cuanto pienso en escr ...

general andanzas bebés ...

El alma de la fiesta o la gogó de la charanga

“Sin música, la vida sería un error”, decía Friedrich Nietzsche. Mara, que ni ha leído a Nietzsche ni tiene la más remota de quién puede ser ese señor de apellido impronunciable, debe pensar algo parecido. Ya os conté en el lejano mes de octubre (han pasado ocho meses que me han parecido años), el amor de nuestra pequeña saltamontes por la música, el ritmo y el baile. Entonces atravesa ...

Familia aprendizaje cognición ...

La magia ayuda al desarrollo cognitivo de los niños

Magia: los niños y el juego “Aprender magia tiene muchas ventajas con respecto al proceso de aprendizaje, ya que se necesita mucha disciplina. Mientras juega, el niño desarrolla habilidades motoras y la capacidad de relacionarse, lo cual hace que trabajen también su autoestima. El niño se vuelve más seguro de sí mismo mientras se está divirtiendo y está divirtiendo a los demás, convirtiéndose en u ...