comunidades

La educación debería ser mucho más que burocracia, notas y exámenes

Hace unas semanas, hablando con una amiga que es maestra de quinto de primaria por teléfono, me contó lo que le había pasado en el colegio dónde lleva trabajando algo más de tres meses. Por lo visto, los padres de un alumno habían solicitado una reunión con ella para hablar del rendimiento del estudiante. Cuando finalmente llegó el día, los padres criticaron su forma de enseñar y las metodologías que estaba usando. ¿La educación se ha convertido en un exceso de burocracia, notas y exámenes?

Le recomendaron que no se centrara tanto en el lado emocional ni social de los niños porque así no iba a conseguir cumplir los objetivos académicos. Y por último, antes de irse, le dijeron tal cual: “usted dedíquese a corregir exámenes, a calificar a los alumnos, y a impartir las lecciones. Para eso le pagan, ¿no?”. Mi amiga, que tardó unos segundos en reaccionar, salió de la sala de reuniones y les contestó alto y claro: “los maestros hacemos mucho más que corregir exámenes”.

Como os podéis imaginar, los padres no tardaron en remitir una queja al director del centro educativo en la que expresaban la mala actitud de una docente. Una queja por supuesto, que mi amiga recibió con su advertencia de turno “tenemos que seguir manteniendo el prestigio del colegio. Y no podemos permitirnos perder a ningún alumno”. Antes del fin de semana, volví a hablar con ella y me confesó que iba a dejar su trabajo.

Prefería estar en el paro a ser maestra en un colegio que no tiene ningún respeto por sus profesores. Por mucho que me doliera, no podía llevarle la contraria. No podía decirle que se lo pensara, que le diera otra vuelta a la decisión. ¿Quién soy yo para decirle a una persona que se quede en un trabajo en el que no está cómoda? La cuestión es que no hizo falta que se despidiera, el director del colegio lo hizo por ella: “no encajas en nuestro centro. Eres demasiado innovadora y a nosotros nos gusta más la tradición”



Eres demasiado innovadora y a nosotros nos gusta más la tradición. Por eso, te voy a echar a la calle en vez intentar renovar el centro y adaptar las metodologías a los alumnos. Otro docente de corazón más que está en el paro mientras que, otros que no lo son tienen su empleo bien asegurado por acatar órdenes injustas y sin sentido. Los maestros, al menos los que son auténticos, hacen mucho más que corregir exámenes.

Hacen mucho más que entrar en clase e impartir la lección correspondiente. Y hacen mucho más que mandar deberes para casa. De hecho, los profesionales que hagan únicamente eso, no sé cómo pueden considerarse así mismos profesores. Sabiendo de lo que trata la enseñanza, no sé cómo pueden quedarse de brazos cruzados sin más, no sé cómo pueden sentarse en la silla sin hacer gran cosa. Y no sé cómo pueden llegar a esperar que sin involucrarse, y sin motivar a los alumnos, éstos van a aprender lo que dicen.

Los maestros de vocación, brindan experiencias y oportunidades para que los estudiantes sean conscientes de su propio aprendizaje. Son humanos y siempre se van a preocupar por el bienestar de los alumnos. Los maestros de corazón emocionan, inspiran y escuchan a los estudiantes. Se divierten y se apasionan cuándo están en el aula, y ellos también aprenden de cada momento que están en el colegio.

Y sobre todo, los maestros que sí merecen ser llamados así, intentan ofrecer una atención personalizada a cada estudiante, intentan sacar a la luz todos sus talentos y lo mejor de todos ellos. Y eso, en muchas ocasiones sin recibir ninguna ayuda y estando solos en clase. Expresar que un docente auténtico simplemente corrige exámenes es igual que decir que un médico solo hace recetas en los centros de salud y en los hospitales. Pero está claro, que siempre tiene que haber personas que desprecien el trabajo y el esfuerzo de los demás.

“Dedícate a corregir exámenes, que para eso te pagan”. Desgraciadamente, todavía son muchas familias que no se dan cuenta de lo que pasa. Todavía son muchas familias que dan excesiva importancia al contenido académico, a las notas, y a las calificaciones. Todavía, hay muchos padres que se llevan las manos a la cabeza cuando un maestro no tiene intención de seguir un libro de texto, y se alarman cuando escuchan que no van a mandar deberes.

Y ni os quiero contar cuando oyen hablar de educación emocional, de creatividad y de educar para la vida. Muchas más familias de las que creemos creen que evaluar a los alumnos a través de los exámenes, es la única manera de saber si han comprendido el tema. Pero no quieren escuchar que aprobar un examen no quiere decir que el estudiante haya asimilado los contenidos. Y tampoco quieren oír que el estado de ánimo de sus hijos influye muchísimo en el proceso de aprendizaje.

La enseñanza es más que impartir conocimiento, es inspirar el cambio. El aprendizaje es más que absorber hechos, es adquirir entendimiento.-William Arthur Ward.

Creía, y dejadme comentarios si me equivoco, que la educación y la enseñanza era mucho más que burocracia, creía que era algo más que tener los exámenes y los trabajos de los alumnos a tiempo. Creía que era mucho más que redactar boletines de calificaciones para que los padres tengan bien presente el rendimiento de sus hijos. Creía que la educación, era mucho más que transmitir conocimientos.

Pero a veces, más de las que me gustaría, esas creencias se vienen abajo al ver cómo colegios despiden a maestros de corazón y auténticos, se vienen abajo al comprobar que la educación en muchos sentidos no es más que elitismo, prestigio y dinero. Se vienen abajo al ser conscientes que bastantes alumnos son tratados como mercancía y objetos materiales.

Y se vienen abajo al darnos cuenta que para una parte de la sociedad, la educación no es más que un juego político y que los profesores únicamente tienen que cumplir objetivos. Mientras se tengan esos pensamientos, me temo, y perdonad por ser tan pesimista, que no vamos a ir a ninguna parte.

.

Fuente: este post proviene de Nunca jamás y yo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Asamblea Educativa Educación educacion emocional ...

Cada vez más centros educativos se plantean la siguiente pregunta. ¿deberían los maestros y profesores fomentar la educación emocional en el aula o deberían por el contrario centrarse únicamente en los aspectos académicos? El mismo personal docente tiene opiniones diferentes: algunos de ellos piensan que las emociones es una fuente vital para un mejor aprendizaje […] La entrada Más educación ...

Educación Para maestros estudiantes ...

Hay quién dice que son los estudiantes los que al entrar en clase tienen que motivarse ellos solos. Hay quién dice que la actitud del docente no influye para nada en el proceso de aprendizaje de los los alumnos. Y hay quién dice que lo único que tiene que hacer un profesor en clase es ser un buen orador y transmitir los contenidos que marcan en las programaciones del centro. Obviamente, yo tengo u ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

Exámenes. Esos grandes “amigos” de la mayoría de los estudiantes. Exámenes, esas pruebas que etiquetan a los alumnos con un número en sus frentes. Exámenes, esa herramienta que hoy por hoy y en los tiempos que corren, no debería servir para nada. Algunos centros educativos españoles, ya están ensayando cómo sería Educación Primaria sin ellos, y esperan que los resultados sean todo un é ...

Educación Pedagogía educación a debate ...

Aunque me gustaría pensar que en todos los centros educativos sólo hay maestros de corazón, la cruda realidad es otra muy diferente. Ya sabéis que apoyo a los docentes, pero a los docentes auténticos, los que lo son por vocación y sienten pasión y amor por lo que hacen. Desgraciadamente, no todos son así. No todos disfrutan de su día a día, no todos ven la enseñanza como algo motivador, innovador ...

Educación Pedagogía educación primaria ...

Hace unos días se me ocurrió pedirle a una amiga que es maestra de primaria de corazón que hiciera un “pequeño experimento” con sus estudiantes de quinto de primaria. Le dije que le pasara una hoja a los niños con una única pregunta: “¿cómo te gustaría que fuesen los maestros que tienes”?. Ayer quedé con ella y me enseñó todas las respuestas (anónimas) que los niños habían ...

Educación Pedagogía educar en valores

A día de hoy, los centros educativos dan muchísima importancia a los contenidos académicos y a las asignaturas. Siguen empeñados en que aprobar los exámenes es lo único relevante en la educación, y en parte no se equivocan ya que  tenemos un genial sistema educativo que dicta que si los estudiantes no logran aprobar todas las asignaturas, no podrán avanzar en su formación. Muchos colegios no se da ...

Educación Para maestros maestros

No puedo evitar emocionarme al escuchar “mi profesor es genial. Me está ayudando muchísimo con todo”. Está claro que los docentes de corazón, apasionados con su trabajo, implicados en la enseñanza y con ganas de comprender a los estudiantes pueden llegar a cambiar la vida de muchos alumnos solo con su actitud positiva y motivación. Hace unos días un vecino que va a primero de bachiller ...

Educación Pedagogía Educación Alternativa ...

Hoy me he levantado con una sonrisa en la cara. Me he levantado con la actitud más positiva del mundo. Me he levantando pensando que otra educación es posible. Y estoy increíblemente convencida de esto. Es cierto que la sociedad lleva mucho tiempo dormida, siguiendo órdenes, asintiendo con la cabeza aun sabiendo que no era lo más correcto para los estudiantes. Pero hoy tengo la agradable sensación ...

aprendizaje crianza natural cuidados infantiles ...

“Que si los maestros no hacen nada”, “que si hoy en día el maestro tiene muchas vacaciones” ,”que si ganan mucho dinero” ,”que si su trabajo es tan increíblemente sencillo que lo podemos hacer todos” “que si… que si..” ¿Cuántas frases como éstas han tenido que escuchar los docentes a lo largo de su carrera? Estoy segura de que un m ...

Educación Pedagogía centros educativos ...

El otro día, paseando con mi vecino y sus padres a nuestros perros, el niño que ha empezado sexto de primaria me confesó: “Mel, tengo la sensación de que en el colegio no me están enseñando nada que merezca la pena. Me parece que estoy perdiendo el tiempo”. Sinceramente, me quedé de piedra. No me esperaba en absoluto lo que me dijo. Sabía que había tenido sus más y sus menos en las cla ...