La infancia de nuestros hijos desde nuestra propia infancia. ¿Han cambiado mucho las cosas?


Una de las sensaciones más curiosas de la maternidad, al menos para mi, es la de recordar nuestra infancia a través de nuestros hijos. Ver cómo van viviendo etapas y recordarnos a nosotros mismos en ese momento de nuestras vidas. Establecer comparaciones, diferencias, pero sobre todo añorar una época que posiblemente muchos tendremos idealizada. Pensar en nuestra infancia desde la perspectiva de nuestros hijos puede ayudarnos a clarificar muchas situaciones que ellos viven ahora, despertando al niño que llevamos dentro.


Dos días a la semana llevo a los niños a extraescolares. No coinciden en la hora pero van a horas consecutivas, y como tenemos que desplazarnos a un pueblo, las dos horas que duran cada las actividades (una hora cada una), tengo que echarlas allí, esperando.
Esperar da lugar a muchas cosas. Entre ellas a pensar, y pensar, a recordar. Me veo a mi misma de niña, cuando era yo la que acudía a actividades extraescolares y mi madre me llevaba y me recogía.
Veréis. Yo nací y me crié en un pueblo, de esos pueblos en los que los niños, por lo general, nos pasábamos el día jugando en la calle y que nos recorríamos solos con total tranquilidad. Creo que así nos hemos criado la gran mayoría de críos de mi generación, con una libertad y una falta de vigilancia por confianza que ahora es impensable.
Como decía, mientras esperaba a mis hijos, veía a mi misma en idéntica situación. Yo iba a música, empecé con 7 años, la escuela estaba en la otra punta del pueblo, por muy pueblo que fuera estaba lejos de mi casa, una media hora caminando. Mi madre me llevaba y me recogía. Lo de llevarme, bien, a mi hora, como debía. Lo de recogerme era otra cosa, mi madre sabía la hora a la que salía y ella venía cuando podía. Es decir, yo me quedaba esperando a que viniera y mientras jugaba, me entretenía como podía o directamente me aburría. No tenía otra opción. Y doy fe que cuando mi madre regresaba, yo estaba allí, como un clavo.
Mi madre hacía eso porque estaba tranquila, porque confiaba. Es decir, sabía que yo estaría allí esperando. No es que se retrasara a propósito pero sabía que si no llegaba a tiempo, yo estaría allí.
Cuando estoy esperando una eterna hora cada uno a que mis hijos acaben sus actividades, se me pasan muchas cosas por la cabeza. Podría irme a tomar un café, hacer algún recado o dar un paseo por el pueblo. Lo cierto es que no me apetece porque a las 4 de la tarde me presta más una siesta y, en caso de no poder hacerla, me conformo con reposar mi señor trasero con comodidad y dejar mi cerebro en modo encefalograma plano por un ratito. Lo que viene ser no hacer nada, simplemente esperar a que el tiempo pase. Sin embargo me quedo allí, esperando, por lo que pueda pasar.
Veo que en el cambio de hora (mi mayor sale de su actividad y la pequeña entra a la suya) llegan padres a traer y recoger a sus hijos, según corresponda. Y como vienen se van. Algunos ni se bajan del coche, aparcan en al puerta y sus hijos suben o bajan según corresponda. La gran mayoría de niños son del mismo pueblo y sus padres, en lugar de esperar allí esa eterna hora, se van a su casa, su trabajo o lo que sean que tengan que hacer. Solo yo espero.
El caso es que, viéndome a mi misma hace casi treinta años -joder, qué vieja me siento de repente-, de ninguna manera veo a mis hijos así. Es decir, no soy capaz de pensar: mi hijo está en su actividad, voy a hacer lo que sea y si me retraso no pasa nada porque me espera allí. Me aterra solo pensarlo.
Entonces pienso si lo normal es ser confiado o ser temeroso, si cuando nosotros éramos niños había un exceso de confianza en la sociedad en general y los niños especial, o si ahora hay un exceso de celo y sobreprotección hacia los niños y desconfianza hacia los adultos y la sociedad en general. Porque cuando yo era niña me advertían del hombre que me podía decir que lo acompañara a algún sitio, invitarme a subir a su coche, ofrecerme caramelos con droga en la puerta del colegio -.menuda leyenda urbana ¿eh?-, que me podía atropellar un coche... Vamos, que los temores y los peligros no eran menores que los de hoy en día. Cuando yo era niña, desgraciadamente, también desaparecían niños o se comestían abusos sexuales contra ellos.
No se si entonces nuestros padres debían ser más cautos en lugar de tan confiados, o si realmente ahora los peligros son mayores o somos nosotros quienes, por la razón que sea, hemos magnificado los peligros en la infancia.
El caso es que, de cualquiera de las maneras, bajo ningún concepto podría dejar que mi hijo espere a que yo regrese, confiada en que lo hará mientras juega, se entretiene o se aburre, en un lugar relativamente seguro -pero sin vigilancia- sin correr ningún tipo de riesgo ni de peligro. No es que no confíe en él, es que no confío en general, en cualquier cosa que pueda pasar. Prefiero firmemente evitar cualquier tipo de percance a probar si puedo confiarme.

Russell no tenía unos padres vigilantes y protectores

Me doy cuenta de cuánto han cambiado las cosas. Porque mis hijos no salen sin la compañía de un adulto a la calle y nunca los perdemos de vista, mientras yo me pasaba horas y horas en la calle jugando, cogía la bicicleta o los patines y me iba por el pueblo, me iba al kiosco tres calles alejado de la mía o me iba a casa de tal o cual amiga, a veces sin avisar. Ni siquiera había una ventana de mi casa que diera a la zona de la calle donde yo jugaba. Mi madre no me vigilaba, no estaba totalmente pendiente de mi, sin embargo confiaba que estaba allí, que regresaría a la hora establecida y en las largas tardes-noche de verano subía al escuchar gritar mi nombre desde el balcón. Incluso me hacían responsable de los menores de la familia, a mi y a mis amigas, de hermanos, primos y vecinos que se unían al grupo. Confianza total en niñas que si llegábamos a 10 años, mucho era.
Y además de nostalgia, me da pena. Pena de que nuestros hijos no tengan esa libertad que disfrutamos, pero sobre todo pena de vivir con miedo, el miedo constante a que a mis hijos les pase algo por un despiste, por una falta de atención mía. Porque se positivamente que además me señalaría como primera culpable, me sentriría plenamente cupable por no haber estado lo suficientemente atenta y vigilante.
Seguro que vosotr@s también evocáis vuestra infancia a través de vuestros hijos, ¿os gustaría que ellos disfrutaran de la misma libertad que teníais?, ¿Creéis que nos pasamos de protectores o ciertamente han aumentado los peligros?. Me encantará leer vuestras experiencias y opiniones.
Fuente: este post proviene de La Aventura de mi Embarazo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

niños iinfancia. reflexión.

Jueves reflexivo;infancia.

Hola a todos, bienvenidos un jueves más. Y como siempre toca jueves reflexivo, pero he tenido muchas complicaciones y no he podido hacerlo, no sabéis las ganas que tengo de recuperar mi PC, dañado en la inundación. Y para no dejar la sección en blanco he rescatado un post de principios de año, en esos días tenía la pérdida de mi padre muy reciente y estaba muy melancólica, pero me apetecía habla ...

Actividades zFeatured educacion ...

La educación: ¿Han cambiado las cosas desde nuestra época?

Las generaciones han ido cambiando, hablen con sus abuelitos o sus papás: “En nuestra época te tocaba esperar en la casa una llamada, si salías no había forma de ubicarte!” “Taxis? Ja! Uno iba en bicicleta a visitar a los amigos” “La tele a color fue increíble, uno pensaba que las personas estaban adentro de esa caja” “Ustedes no se divierten sin la tecnol ...

Cosas para peques Otras cosas nuestras dibujos animados ...

Dibujos de nuestra infancia para volver a ver con nuestros hijos (y ponernos nostálgicos)

Los dibujos animados de hoy en día tienen poco que ver con los de nuestra infancia. Son de colores más vivos, más rápidos, las tramas son un pelín más retorcidas, introducen temas de los que no se hablaban en nuestra época… Por eso pensamos que los de nuestros tiempos ya no funcionan. De hecho, si los volvemos a ver décadas después (como nos ocurre con algunas de esas pelis míticas de los 80 o 90, ...

Mindfulness-Yoga-Meditación #SIENTE #SIENTEmindfulness meditación ...

El arte de la pausa

Me he puesto a pensar qué pasaría si hacemos una encuesta en cualquiera de las grandes ciudades del mundo, para preguntar sobre el ritmo del día a día de sus habitantes. Tengo la sensación que, inclusosi les preguntamos a personas al azar, la mayoría nos dirá que van todo el día corriendo de un lado a otro. El ritmo de hoy en día es una locura. Todos creemos que así es, y hablamos de querer bajar ...

aprendizaje trucos confesiones de una mama ...

5 razones por las que mamá nunca debería dejar de estudiar

Nadie sabe la vida de nadie Hace poco me reuní con una amiga. En la reunion le contaba que he vuelto a la universidad, estoy llevando otra especialización (ya tengo un Master) pero ahora estoy estudiando una Alta especialización en Gerencia de Recursos Humanos. Me miro y me dijo ¿Y por qué estudias? ¿Quieres volver a trabajar? La miré y le dije ¡Pues, Obvio! No ahora, pero algún día mis hijos crec ...

2017 Crianza

Alimentación para nuestros hijos

En realidad no sé como titular este post, alimentación sana para nuestros hijos, comer más saludable, eliminar tóxicos de la alimentación… Me estoy volviendo un poco exigente en cuanto a la alimentación se refiere, creo que inconscientemente me están influyendo enfermedades de gente cercana y me he estado planteando últimamente por qué cada vez hay más enfermedades y sobre todo en gente jove ...

educación Princesa

¿Condicionamos a nuestros hijos?

Soy madre desde hace 7 años y hay cosas de la infancia de mi hija que, por desgracia, no recuerdo con nitidez. Pero si de algo estoy convencida es de que la Princesa con cuatro años no tenía capacidad de decisión y un criterio lo suficientemente formado para decantarse por las cosas. Tan pronto le gustaba algo como le espantaba en décimas de segundo, muchas veces guiada por las opiniones de los de ...

Para mamá Ser padres Educar

La labor de educar a nuestros hijos

 La labor de educar es un trabajo para toda la vida con infinidad de recompensas inmateriales, abrazos, besos, sonrisas y carcajadas.Ser madre o padre es un trabajo de 24 horas los 365 días al año. Sin salarios mensuales ni pagas extras. Al convertirnos en madres descubrimos facetas en nosotras mismas que hasta ahora permanecían ocultas o latentes y que se activan en el momento de sostener por p ...

reflexión. general

Jueves reflexivo; Hemos perdido las viejas costumbres.

¿Tanto ha cambiado todo? Hola a todos. Un jueves más nos vemos así, de modo improvisado y pensando en algo que os pueda gustar. Como siempre es muy temprano y mi café y mi gato me acompañan, la casa duerme y el silencio es mi aliado, así que hay que aprovechar. El otro día estuve ordenando unas cosas y me encontré con mi cajita de cartas y postales de Navidad y...ayyyyyyyyyyyyy qué recuerdos!!!!!! ...

Familia 24/7 SLIDER Mamás sin manual ...

Somos excelentes madres…hasta que nacen nuestros hijos

El título de este post es la paráfrasis de ese dicho que seguramente han escuchado por ahí que dice: “Todos somos excelentes padres hasta que tenemos hijos” y la verdad para mí no tenía significado alguno hasta que nacieron mis hijos y luego de que mis sobrinos nacieron. Todo comenzó cuando mi sobrino mayor nació, ya que, sin ninguna mala intención y más bien por querer ayudarla, empecé a juzgar a ...