comunidades

Las dos caras

Siempre hay dos caras de la moneda, siempre hay dos puntos de vista para todo, siempre hay dos formas de ver la vida

Cara B

Despertar. ¿Qué hora es? Las 7 Otra vez despierto antes de hora, ¿cuándo podré dormir hasta tarde? ¿qué día es hoy? martes, no jueves ¿o miércoles? Todos los días son iguales.

Me levanto, hace frío, debería hacer ejercicio…qué pereza. Miro por la ventana, otro día gris, otra vez el mismo paisaje, otra vez la misma cantidad de coches que van y vienen como si la cuarentena no fuera obligatoria para todos. Mejor me preparo para una nueva jornada laboral. ¿por dónde empezar? Lo que no pude hacer ayer, lo que tenía para hoy, o lo que llevo dejando para otro día desde no se cuando. Suena el teléfono…primera interrupción.

Cuelgo, empiezo a trabajar, se despiertan las terremoto, hora de los desayunos. Más trabajo, más interrupciones, más tareas añadidas a la lista de tareas por hacer. Alguna pregunta de geografía, historia o matemáticas por medio. Llega el pedido de la verdura: mascarilla, y a conserjería. A desinfectar, guardar, lavarse las manos. Y otra vez al ordenador. 30 mails en este paseo a por la verdura…¿qué le pasa a la gente?

Llega la hora de comer, ¿qué comemos hoy? se repiten los menús tanto como los días…termina mi jornada laboral pero, hay reunión por la tarde…no encontraron mejor hora. Terminaré los pendientes mientras empieza…pero llegan nuevos mails, nuevas llamadas, nuevas tareas.

Anochece ¿tan temprano? Hace frío…”niñas ¿jugamos?” “espera que nos toca partida con nuestra amiga…en un ratito” y llega la hora de cenar….otro día más que se fue sin que me diera cuenta, sin hacer nada de lo que quería hacer, ni laboral ni personal. Otro día más entre cuatro paredes, otro día más sin salir ¿cuántos eran ya? 100, 120, qué más dará…3.000 casos hoy ¿esto acabará?

Mejor veo netflix, pero ya está todo visto…mejor ir a dormir, que mañana…será otro día igual.

se-positivo


Cara A

Despierto sin despertador. ¡Qué maravilla no escuchar ese sonido desde no recuerdo cuándo! Es temprano aun, lo mejor será hacer algo de ejercicio para quitar el frío.

Otra jornada laboral, intento hacer una lista breve de lo urgente para hoy, para no agobiarme con la lista infinita de pendientes que se acumulan. Sale el sol, tomaré el café en el balcón para aprovechar un poco de vitamina D. Las terremoto tienen tareas que no entienden…es divertido esto de refrescar los conocimientos de básica. Y es curioso ir viendo sus preferencias: si les gusta más los trabajos de comprensión lectora, matemáticas o de escritura. Cosas de las que uno no se entera cuando están en clase.

Llega el pedido de la verdura…existe una cierta comodidad en que todo llegue a la puerta de casa, sin tener que moverse, aunque falten cosas, pero se ahorra tiempo y uno ahorra en esas cucherías que compras en el súper de pasadita. La verdura llega fresca, del mercado, mucho mejor que la que compraría en el súper. Me da hambre, vamos a inventar algo nuevo para hoy…

La tarde se pasa volando, ya es de noche! Mejor bailamos un poco al ritmo de just dance, para quitar nuevamente el frío, y así después nos da tiempo de jugar una partida a un juego de mesa, que ya vamos por la segunda vuelta a todos los juegos, y tenemos nuestros preferidos. Qué agradable el silencio, con el toque de queda apenas se escucha un ruido, se me había olvidado que eso era posible en esta ciudad.

Veamos una película! Las terremoto eligen! Y, antes de irnos a dormir, dedicaremos 5 minutos a meditar o acordarnos de lo bueno que ha tenido el día..


pensar positivo-tupuedes


Estas lineas pueden ser resúmenes de un día cualquiera en cuarentena, o del mismo visto desde otra perspectiva. Porque siempre hay dos caras, siempre podemos verlo “todo negro”, o intentar buscarle algo bueno al día, a la cuarentena, a todo, aunque cueste. Hablar en negativo todo el día nos vuelve más negativos, y eso no puede traer nada bueno. Intentar encontrar la parte positiva de las cosas, nos ayuda también a apreciar cosas que sino pasaríamos por alto.

Y ojo, que a veces no se puede todos los días! Qué si tienes 5 días buenos y después se cuela uno malo, pues nada, se acepta, y lo intentamos dejar atrás. Y si nos quedamos entre el blanco y el negro, en el mundo de grises que existen, pues algo es algo.

Pero si puedes, inténtalo, intenta buscar algo positivo a las situaciones desagradables que vivimos. Intenta durante  varios días encontrarle tres cosas buenas a tu día, haya ido como haya ido. Es un ejercicio que he intentado con las terremoto muchos días de esta infinita cuarentena, especialmente los días que las veo más desesperadas o desanimadas por estar encerradas entre cuatro paredes desde marzo. El ejercicio es bien simple, y lo podemos hacer nosotros o con niños.

Al irnos a dormir, les pregunto cómo ha sido el día. Tanto si contestan que ha sido un día bueno, malo, aburrido, lo que sea, les pido que piensen en tres cosas buenas que han pasado en ese día. Y me las cuentan si quieren. Y dan las gracias por esas cosas bonitas, felices, divertidas, lo que sea. Así, se duermen con un pensamiento positivo.

Al levantarse, también hemos probado a hacer un ejercicio similar, pensando en algo que tenemos ganas de hacer ese día, un objetivo (dentro de las posibilidades de estar encerrados) Ya sea, una manualidad, un juego, ver una película, lo que surja. Eso las ayuda a enfocarse en algo que les gusta y estará presente ese día.

Si tienes 5 minutos al día, al dormirte o levantarte, inténtalo, un mes, a ver si cambia algo.

Ojo, no siempre es fácil, cuándo tenemos un mal día parece que nada bueno ha pasado. Pero inténtalo, siempre hay algo.



Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Siempre hay dos caras de la moneda, siempre hay dos puntos de vista para todo, siempre hay dos formas de ver la vida Cara B Despertar. ¿Qué hora es? Las 7 Otra vez despierto antes de hora, ¿cuándo pod ...

Recomendamos

Relacionado

Cada mañana, cuando despiertas, me buscas, buscas mi barriga para poner tu mano sobre ella, me miras, y sonríes. Eres feliz con ese contacto, con esa conexión que tienes con esa zona de mi cuerpo desde el primer minuto de nacer. Y últimamente te miro y pienso. Siempre hemos querido tener tres hijos pero ¿estás preparada para ello? ¿Podrá un embarazo romper ese nexo que tienes con mi barriga, ese p ...

Maternidad y Crianza Viviendo leeejos confinamiento ...

Como todo en la vida, quedarse encerrado en casa tiene sus pros y sus contras. Yo, de adolescente, me pasaba findes enteros en casa viendo tele o haciendo nada, por lo que no imaginaba que me costaría tanto el encierro. Solo 3 días después de iniciar la cuarentena, echaba de menos el sol, el aire, el contacto social, caminar, mi bici…qué sensación de agobio se produce al estar en un lugar si ...

Dormir y Colecho Maternidad y Crianza despertares ...

A mi me gusta soñar. Me gusta cuando me despierto y recuerdo lo que he soñado, siempre y cuando no sea una pesadilla que me despierta a medianoche. Es impresionante lo que uno puede llegar a soñar. Nos ha pasado a todos que hemos tenido sueños muy reales, sueños en los que hemos pasado miedo, sueños en los que hemos hecho cosas que nunca haríamos en la realidad (¿alguna vez habéis soñado que voláb ...

Maternidad y Crianza #zigzageditorial crucigramas ...

Nadie nos iba a decir que nos tocaría este año pasar tanto tiempo encerrados, nunca lo imaginamos. En el caso de Chile, hemos estado 4 meses y medio sin salir, y ahora, uno puede salir pero no debe, muchas empresas aun no vuelven al trabajo presencial, los niños no vuelven al colegio, etc.. Las horas se hacen largas en casa a veces, cuándo ya has hecho ejercicio, leído, jugado a juegos de mesa, &# ...

family

Ayer, Julieta cumplió 12 semanas. ¡12 semanas! ¿En serio? De verdad os digo que se me han pasado volando. Me salen de dentro las típicas frases de “que el tiempo se pare, me parece increíble que ya tenga 3 meses” , frases y comentarios que cuando estaba en mi primer postparto no me representaban para NADA. En mi primer postparto llegué a vivir los cambios de semanas como una semana me ...

Maternidad y Crianza blogger traveller Conociendo Chile ...

Feliz lunes!! Hoy es día de viajar desde nuestras casas por todo el mundo. Es día de Blogger Traveller. Para este mes la palabra elegida es Cultura. Yo había pensado enseñaros lugares como este: que además de ser La Moneda esconde un espacio cultural subterráneo. Pero el verano y las vacaciones de las niñas me tienen en modo pequeñas terremoto, así que hoy eligen ellas y quiero llevaros al Museo S ...

Familia Pedacitos de mi

En marzo no creíamos posible que nos dejaran encerrados entre cuatro paredes por un tiempo indefinido. Aquí, en Chile, recibimos primero las noticias de China y Europa, cómo iban dejando a las ciudades en cuarentena, y a la par que en España, se inicio una cuarentena aquí, en principio casi voluntaria por parte de mucha gente, donde lo único que se cerraron fueron los colegios. Después, las empres ...

Entretenimiento Familia Pequeñas terremoto ...

Hace unos días os contaba cómo se siente uno viviendo en el país del “temblorcito”, y cómo nos hemos ido acostumbrando a esos movimientos de tierra que te sorprenden en cualquier momento del día. Pero olvidaba contaros que, por casa, parece que pase un terremoto todos los días. ¿Cómo es vivir con dos pequeñas terremoto y su caos particular? Yo no soy la reina del orden, aun cuando mi s ...

Pequeñas terremoto carta juguetes ...

Hace semanas que con las terremoto hablamos de qué le vamos a pedir al Viejito Pascuero (o Papá Noel o Santa Claus o como queráis) más que nada para que el Viejito tenga tiempo de prepararse que sino se confunde y trae lo que no toca. Aquí tenéis la primera versión de la carta: Quizá no se entienda nada, porque aun no toca aprender a escribir en el cole, pero es que ella está empeñada en ser autod ...

Rincón lector #hoyleemos actividades ...

Mes del libro, pero no siempre los libros son para leer. En este caso, nos vamos a entretener en estas 125 páginas. Este libro, la verdad, nos ha venido como anillo al dedo en casa. No hay nada como un libro con 1001 actividades para hacer en caso de aburrimiento en una cuarentena, que va para largo. Porque podemos intentar hacernos horarios, jugar juegos de mesa, pintar, intentar seguir el curso ...