comunidades

¿No hay dos...sin tres?

Cada mañana, cuando despiertas, me buscas, buscas mi barriga para poner tu mano sobre ella, me miras, y sonríes. Eres feliz con ese contacto, con esa conexión que tienes con esa zona de mi cuerpo desde el primer minuto de nacer.

Y últimamente te miro y pienso. Siempre hemos querido tener tres hijos pero ¿estás preparada para ello? ¿Podrá un embarazo romper ese nexo que tienes con mi barriga, ese piel con piel? ¿Sentirás que te quitan eso que es solo tuyo? -no dejas que tu hermana ponga su mano en mi barriga, cuando duermes agitada pones tu pie sobre mi barriga…¿qué pasaría en un embarazo?

bebe-durmiendo-rutinas


Yo era de las convencidas que los hijos mejor seguidos, por eso tu hermana y tu os lleváis dos años. Pero cuando tu ibas a cumplir dos tuve claro que no podía con un tercero. No en ese momento. Era tan difícil hacerse el tiempo para las dos, para poner paz, para el tiempo exclusivo para cada una, para calmar con respeto tus rabietas. Con tres, no se puede.

Desde esa época hasta ahora lo hemos pensado. A tu hermana le encantaría tener un bebé en casa. Para ella es un plan perfecto ir a visitar un bebé, se emociona con sus movimientos, es de las pocas veces que la veo calmada, mirando un bebé. Creo que ella nos lo pediría si al dejáramos elegir. Pero tu has mostrado rechazo a los bebés desde que tienes uso de razón. Que yo cogiera un bebé o niño pequeño en brazos era motivo de estallido de rabia “mamá, ese no es tu bebé, dáselo a su mamá” me dijiste un día ya cumplidos los tres. ¿Cómo íbamos a tener un bebé conociendo esas reacciones? Además, tu ya tienes un puesto en nuestra cama, que defiendes como oro, y un bebé no podía llegar a cambiarte lo que es tuyo.

panza-de-embarazo


Ahora ya te gustan los bebés. Hace ya un tiempo que has intensificado el juego con tus muñecas, a las que llamas bebés, y además de llevar a tu bebé a todas partes, el juego ha cambiado. Ya no es “el bebé” es tu bebé, tu eres su mamá. El bebé nace, tu lo cuidas y le das de comer, lo abrigas para salir…quizá haya sido el baby boom a nuestro alrededor, pero parece que los bebés ya no te producen rechazo. Te gusta ir a verlos y jugar con ellos, y no dejas de decir “mira que lindo chiquitiiiito” hasta que un día me dijiste que querías un hermanito chico jajaja

Con esa declaración que aun me tiene sorprendida, pienso…¿podríamos con tres? ¿podría un bebé integrarse en la familia y sentirse cercano a sus hermanas a pesar de llevarse tantos años con la pequeña? ¿se puede dividir una el tiempo en tres hijos? Preguntas miles que puede hacerse una…y eso que a mi, los bebés me encantan: bebés, mamás embarazadas, niños pequeños, me encanta todo lo que envuelve el nacimiento de un bebé. Pero las dudas, los pros y los contra, surgen igual.

La pregunta de “¿y el tercero cuando?” se repitió montones de veces desde que la pequeña tenía un año. Pero poco a poco, hasta los preguntones olvidan el tema. Quizá sea una señal de que hay ya demasiada diferencia entre las pequeñas terremoto y el bebé que fuera a llegar.

bebeterremoto


Quizá sea el momento de ir por el tercero. De convertirnos en familia numerosa con todo lo que eso conlleva. Momento de volver al no dormir, a los pañales, a empezar un nuevo ciclo de cero….de volver a recordar las cosas que ya olvidaste. De cambiar de coche, reinventar la habitación para que quepamos todos, reinventar el espacio de todo! Tiempo de otro embarazo, otro parto, de vivir con un bebé en brazos, de llantos y rabietas, de besos babosos, de maravillarnos con el crecimiento de un ser tan pequeñito. O quizá sea mejor plantarse en dos, porque se está bien así, porque las niñas ya están en otra fase, que podemos disfrutar juntos todos. Podemos salir lo que queramos, ya son bastante independientes, dormimos las noches enteras, las conversaciones, los juegos, todos es distinto ya…no hay bebés en casa.

Creo que mi mayor duda es la misma con la que empezaba este post, no quiero que nada le robe esa conexión a la pequeña, ese piel con piel que tanto adora. No quiero que sienta que un bebé puede robárselo, que una barriga de embarazada no es lo mismo, que alguien ha invadido su espacio. Aunque el otro día me volvieras a pedir un bebé, aunque soñaras con él y dijeras que sería divertido acariciar una barriga grande. Tampoco quiero quitarle el tiempo a tu hermana, ese tiempo de esas reflexiones nuevas que le van surgiendo, de paseos y conversaciones. Es muy difícil dividirse el tiempo entre dos….¿se podrá con tres?



Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Muchas veces me he parado a pensar cómo las pantallas, esos dispositivos que venían a ayudarnos en nuestro día a día, en la comunicación, en el aprendizaje, han ido ganando tanto terreno, que muchas v ...

Las Navidades me dejaron una nueva lectura sobre emociones, que estoy ahora terminando. En este caso, hay algunas frases del libro que invitan a la reflexión, y me gustaría compartirlas para reflexion ...

Hace unos años vivimos una experiencia relacionada con la ansiedad en niños pequeños, que os contaba en este post. De un día para otro, sin que sepamos claramente porqué, Terremoto mayor le tenía ter ...

Etiquetas:

Recomendamos