Una mamá del montón Idea guardada 5 veces
La valoración media de 3 personas es: Muy buena

Maniobra de Hamilton ¿a favor o en contra?



Tanto si has sido madre como si no, puede que conozcas lo que es la maniobra de Hamilton o puede que no tengas ni idea de lo que te estoy hablando. Si ya eres madre, puede que incluso lo hayas vivido en tus propias carnes y no tengas ni idea de que así fuese. Si al final de tu embarazo te hicieron un tacto que resultó algo doloroso, lo más seguro es que te hiciesen esta maniobra, ¡y tu sin saberlo!

La maniobra de Hamilton es un procedimiento muy sencillo pero que al mismo tiempo genera mucha polémica, sobre todo por la tendencia a ponerla en práctica sin avisar a la mujer embarazada.

¿Qué es la maniobra de Hamilton?

Dicha maniobra se utiliza para inducir un parto en una mujer que está a punto de salir de cuentas o ya lo ha hecho,  y se puede aplicar a embarazadas con una dilatación superior a 1cm.

Consiste en introducir un dedo para separar la bolsa amniótica del útero. De esta manera el ginecólogo (o ginecóloga o matrón/matrona) hace que se liberen prostaglandinas que favorecen la maduración de cuello del útero por consiguiente que se desencadene el “momento parto” en menos de 48 horas.

No es una técnica 100% efectiva, pero si con un alto porcentaje de éxito.

¿Y por qué es tan controvertida la maniobra de Hamilton?

A pesar de ser una técnica poco invasiva y no tener ninguna contraindicación que acarre especial riesgo, siendo segura tanto para la madre como para el bebé, existen muchos detractores que basan su posicionamiento en lo prescindible de la técnica. Además, muchas de las veces no se pregunta, se realiza y punto, y ese es también un motivo por el que hay quien se posiciona en contra.

No es una práctica necesaria, pero desde mi punto de vista, dado que los riesgos son mínimos, creo que en ocasiones puede ser una buena opción para acelerar el proceso.  Eso sí, siempre se debería consultar, permitir decidir. Es como si te vas a hacer un piercing y te hacen tres. No es grave, no pasa nada, te quitas los que no quieras y punto, pero lo suyo es preguntar.

¿Y mi experiencia?

A mi si me hicieron la maniobra de Hamilton y no tengo ninguna objeción de que así fuese, aunque si algo de malestar por la desinformación. Cierto es que no había salido de cuentas, ya que me la hicieron de 39+5, pero me pareció una buena opción para acelerar el proceso y evitar plantarme en plenas navidades con un bombo de 41 semanas.

En mi última revisión después de unos monitores que ni fu, ni fa, sin nada destacable, mi ginecóloga (bueno, la sustituta de mi adorada ginecóloga oficial que ya estaba de baja por maternidad) me revisó y vio que estaba dilatada de dos centímetro y que con el cuello del útero bastante borrado, así que me dijo: “vamos a acelerar esto un poquito, igual te molesta un poco”.

No me preguntó, no. Estoy agradecida de que acelerase el proceso, pero no hubiese estado de más preguntar, dejarme decidir hubiese sido todo un detalle. Nunca sabré si me hubieses puesto de parto antes de que llegase mi fecha límite para inducción que hubiese sido seguramente el 28 de Diciembre (¡Vaya broma!), y nunca lo sabré, pero dado que no soy demasiado defensora de los partos naturales, sin medicación ni similares, y me encanta echar mano de la medicina, las oxitocita, la epidural y todo lo que haya al alcance de mi mano para que todo sea más fácil y seguro, apuesto por un “si” a la Maniobra de Hamilton siempre y cuando se den las circunstancias óptimas y la madre (o futura) esté informada.

Como os decía, a mi no me informaron, pero mi maniobra de Hamilton hizo que Olivia llegase en el día perfecto y todo saliese fenomenal. Salí para el hospital porque tenía unas contracciones horriblemente dolorosas y regulares 20 horas después de haberme realizado la maniobra y di a luz a Olivia, el viernes 16 de Diciembre de 2016 a las 17:00h.  con mi familia (que vive fuera) en la sala de espera y disfrutando de nuestro primer fin de semana todos juntos. PER-FEC-TO.

¿Queréis saber más sobre cómo fue mi parto? Os dejo el link a la primera parte de tres, explicando cómo fue todo.

¿Habíais oído hablar de esta maniobra? ¿La pusieron en práctica en vuestros embarazos? ¿Os informaron de lo que estaban haciendo?

Fuente: este post proviene de Una mamá del montón, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Simplificar para sobrevivir

Nosotros siempre hemos enfocado la vida de una manera “básica” sin complicaciones ni artificios, dejando fluir los acontecimientos, y la experiencia de cuidado y crianza de Olivia siguió la misma líne ...

Recomendamos