Asi piensa una mamá Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

No quiero ser más tu amiga

Quizá todos en algún momento de nuestras vidas hayamos oído esta frase “No quiero ser más tu amiga”. Probablemente tendríamos entre 5 y 10 años cuando la escuchamos por primera vez, o quizá antes; quizá después escucháramos alguna variación en la adolescencia, y seguramente después de eso, si hemos perdido una amigo por alguna disputa o diferencia, la frase estaría de más.

Quizá pasados los años nos riamos hablando con los amigos del colegio, de “cuando éramos pequeños y me dijiste que ya no querías ser mi amiga y míranos ahora”. Quizá minimicemos el efecto que tuvo en nosotros esa frase en aquel entonces. O quizá se nos olvide que si aun lo recordamos, es que el efecto no fue tan pequeño.

Mi hija menor tiene tres años. Ha escuchado esa frase casi cada día durante el pasado curso escolar. Si me preguntáis, no entiendo bien como niñas de tres años utilizan esas frases. ¿Tan pronto? ¿saben lo que dicen? ¿pueden ser o dejar de ser amigas de un día para otro?

¿De quién aprenden esa frase? Quizá alguna tiene hermanas mucho mayores y lo escucha en casa y crea que eso es lo que hay que decir cuando no te apetece jugar con alguien. Quizá alguien en casa se la ha enseñado para cuando no quiere estar con un compañero. No lo sé. Pero sí he visto llorar muchas tardes a mi hija ponerse a llorar cuando le pregunto “¿con quien has jugado hoy en el patio? y me dice que ella quería jugar con su amiga Marta y ella le ha dicho que “no quiere ser más su amiga”. Aunque yo le dijera que no era para siempre, que igual estaba enfadada por algo, ella es muy pequeña y sentía que nunca más iba a poder jugar con ella y expresaba no saber porqué. Claro que al día siguiente salía celebrando que ya eran amigas de nuevo y había jugado todo el día con ella.

No le pasó solo con una de sus amigas. Todas las niñas de la clase aprendieron esa frase. Me he pasado muchas tardes intentando hacerle entender a la pequeña terremoto que esa frase no significaba no quiero jugar, y que podía hacer sentir mal a quien se la decía. Ella no parecía entenderlo, todas sus amigas lo decían, entonces estaba bien decirlo cuando ella no quería jugar en el tobogán con una compañera. Pero se olvidaba de cómo se sentía ella cuando se la decían.

Esa era mi postura ante la frase. Después escuché hablar sobre el tema a los demás padres del curso. Mamás molestas porque la niña tal se lo decía a su hija y ella quería que fueran amigas, mamás que decían que eso son tonterías de crios, mamás que ni se habían enterado que era la frase más pronunciada en ese curso, mamás que decían “mi hija seguro no dice eso, es una santa”, mamás que decían a sus hijas que no fueran lloronas por tonterías, mamás que lo consideraban bullying. Había opiniones de todo.

Yo no sé si a esta edad y con una frase así puede considerarse intencional o no. Si sea momento de considerarlo importante. Pero sí creo que no hay que dejarlo pasar. Un día, en uno de los cientos de cumpleaños a los que fuimos en primavera, vi a dos compañeras de mi hija, de la mano, decirle a otra que no podía jugar, que iban a jugar a un juego de dos y ella no cabía. Eso tiene que doler. Eso duele. Recuerdo de pequeña haber estado en una situación así, donde a veces yo era de las que sí jugaba, y a veces me quedaba mirando.

Creo que hay que empezar a educar en la empatía desde bien pequeños. Yo quiero que mi hija tenga claro que, si cuando se lo dicen a ella se pone triste y llora, es algo que no quiere decirle a los demás. Igual que a terremoto mayor le explico que, si cuando ella está con sus amigas le dice a su hermana “que es pequeña y no puede jugar”; entonces no puede venir a quejarse conmigo cuando es su hermana la que invita una amiga y le dice “que este no es juego de mayores”

Los niños después crecen y estas pequeñas frases o gestos en los que uno queda fuera, se recrudecen, se intensifican. Y siempre duelen. Duelen a los 3, y duelen a los 15.

¿Son aquellos niños que empiezan con frases así con 3 años los que se burlarán de sus compañeros a los 10, o a los 15? ¿estás cosas son ya bullying? ¿o terminan convirtiéndose en bullying? No lo sé. No sé qué cosas puede que sean consideradas normales y sin maldad, y que cosas no. No soy experta. Pero sé que las faltas de respeto no son un juego, a ninguna edad ni en ningún contexto. Y los adultos deberíamos aprender también a evitar esas burlas “en broma” que pueden parecernos divertidas, sobretodo con niños delante. Recuerdo en la universidad que entre el grupo de amigos nos hacíamos bromas de tono bastante pesado a veces. Sabíamos que era broma pero ¿era necesaria la burla para pasarlo bien? El otro día, en el blog de Ideas al vacío, ella nos contaba que existen programas como el Kiva en Finlandia, que buscan concienciar y reducir estas actitudes. Creo que deberían ser de implementación obligatoria en todo el mundo. No me imagino de vuelta en el colegio o en la universidad con la conexión móvilque hay hoy en día. Un error un día…y ese error te persigue hasta ves a saber cuando. Y todos cometemos errores. 

Yo en el colegio estuve en ambos bandos. Fui objeto de burla en el colegio, y aunque solía ponerme del lado del más débil, también fui del grupo que se burlaba de otros compañeros en algunas ocasiones. Hubo una burla, un día, que me dolió hasta a mí, así que no volví a hacerlo. Me acordé de todo esto leyendo el post de Peineta Pintxos. Hay veces que las cosas de niños no son cosas de niños. Y creo que desde casa podemos cambiar las cosas, para que las burlas NUNCA sean algo divertido. Porque no quiero que sufran bullying, quiero que sean fuertes ante las burlas (que lamentablemente seguro recibirán) pero tampoco quiero que sean ellas las que se burlen de los demás. Quiero que tengan respeto hacia los demás, y eso se enseña desde casa. Sino, leed este gran post de Mujeres y Madres.

Un ejemplo de una historia que escuché de una mamá en una comida, no hace mucho: “ayer la Magda me contó que la empujaron otra vez en el recreo. Ya le dije que no fuera huevona (se podría traducir como pava) y que la próxima vez en vez de decírmelo se devuelva pegando más fuerte. Es tan blanda que siempr ele pegan a ella”

Yo no quiero educar a mis hijas así. Yo prefiero ser exagerada, y educar a mis hijas para que, incluso en estas frases que a algunos pueden parecer inofensivas, se pongan en la piel del otro. Para que antes de burlarse de otro, antes de dejar fuera a un compañero de juegos, piensen cómo se sentirían ellas. No quiero que sea cuestión de “si te pegan devuélvete más fuerte” Así no vamos a ninguna parte. Eso sí, tengo claro que una autoestima fuerte las ayudará también cuando ellas sean el blanco de la burla, y no es tarea fácil trabajarla. Pero eso os lo contaré otro día, que sino me extiendo mucho.



Archivado en: Maternidad y Crianza, Pequeñas terremoto
Fuente: este post proviene de Asi piensa una mamá, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El día del niño

En Chile, el segundo domingo de Agosto se celebra el día del niño. ¿Por qué se celebra este día? Vamos a ver qué nos dice Wikipedia sobre este día… El Día del Niño y la Niña es una celebración a ...

La ballena en invierno

No hace mucho que os contaba sobre el libro La Ballena de Benji Davies. En esta ocasión, y aprovechando el inicio de las vacaciones de invierno en Chile, quería contaros sobre la segunda parte: La Bal ...

Recomendamos

Relacionado

Misión Adiós SuperWoman

No quiero ser una SuperWoman

Nuestras primeras papillas             Posiblemente cuando eras una niña jugabas al famoso “juego de las casitas”,  ¿lo recuerdas? Tú eras esa niña. Eras mamá, eras amiga y tenías un marido .Tu bebé era hermoso, lloraba un poquito y en cuanto tus brazos amorosos lo rodeaban, se calmaba. Dejaba de llorar como por arte de magia. En ese tiempo te daba tiempo de hacerte un bonito peinado y ...

maternidad día de la madre fotografía familia ...

Todo lo que quiero ser

Llevo unas semanas bastante introspectiva y, aprovechando esta sesión para el Día de la madre que nos hicimos con LaShootingBOX, quería contaros en qué punto de mi vida me encuentro y cuáles son mis pensamientos. Hace unas semanas estuve escuchando a las chicas de Hello! Creatividad en Blogs & Cava (os hablé de este evento en la Newsletter) y salí de allí reflexionando sobre una frase de Bea de Co ...

Jóvenes Padres en la Red

Mamá, quiero ser Youtuber !!

Todos mis hijos quieren o han querido ser Youtubers en alguna ocasión. ¿Los tuyos también? ¡ A que sí !! Los Youtubers están de moda. Sí, son los actuales ídolos de todos los jóvenes. Que hace falta para ser Youtuber Cualquiera puede ser Youtuber, No hay edad (probablemente se requiera una edad mínima pero esta info no la he encontrado). Hay que tener ganas, imaginación y ser muy constante. Parec ...

general actualidad curso ...

¡Quiero ser profe!

photo credit: Student with Pen via photopin (license) En la mayoría de mis post trato temas que suelen interesar a padres y profes, pero, ¿qué pasa con aquellos jóvenes que quieren dedicarse a este fascinante mundo y que no saben muy bien por dónde empezar? Se acerca el final del curso y seguro que muchos son los estudiantes que se están planteando qué carrera cursar el año que viene. Por eso hoy ...

crianza educación rosa jové ...

¿Y tú? ¿Qué método utilizas para educar & criar a tus hijos?

Uno de los platos fuertes de esta comunidad de padres de facilisimo.com siempre ha sido el ambiente de debate, plural y constructivo, que establecéis los papás & mamás en los diferentes canales e hilos de conversación. Hoy quedan patentes al menos dos o tres vertientes muy claras de crianza por las que simpatizáis. Una, es por la que aboga la crianza natural: el método de la crianza en brazos, de ...

Crianza Lactancia Materna Maternidad ...

Destete definitivo, quiero pero no quiero

Cada día pienso si ha llegado el momento del destete definitivo. Mi hijo hijo pequeño está a punto de cumplir tres años, seguimos con lactancia materna, pero estoy en ese punto en el que no se si continuar, o poner nuestro punto y final a esta experiencia tan bonita. Probablemente si preguntara, si me interesara la opinión de la gente, la respuesta más recurrente sería que le quitara el pecho a mi ...

Básicos para la maleta en el hospital que tu amiga embarazada necesitará

Nueve meses son una larga espera para conocer al amor de tu vida, así que probablemente el día que por fin llegue, estarás muy emocionada.   Para que con la emoción no se te olvide nada, lo mejor es tener lista la maleta para el hospital, con todos esos artículos que vas a necesitar tú y tu bebé.   De hecho, quizá quieras empacar dos maletas pequeñas para el hospital: una para los artículos que ne ...

Rincón lector #avuillegim #hoyleemos ...

Hoy leemos: Cuando grande quiero ser

El libro del que quiero hablarte hoy es uno más de la colección dos miradas, como aquel del que hablamos un tiempo atrás, No quiero ir al colegio, un libro que nos entrega una misma historia desde dos puntos de vista. En este caso, nos cuenta una historia desde el punto de vista de Pablito y de Domi ¿quieres conocer la última incorporación de nuestro rincón lector? Cuando grande quiero ser… ...

MATERNIDAD OCIO RESEÑAS. Boolino

TOPITO TERREMOTO, NO ES MALO SER DIFERENTE

Hola marcianitos, hoy vengo a hablaros de un cuento que nos ha sorprendido gratamente. ¿Os ha pasado alguna vez que os han dicho, tu hijo es muy nervioso, o es muy malo, es desobediente, o el famoso hiperactivo? Pues eso es lo que les pasa a los papás de Topito, un pequeño topo, muy inquieto e incapaz de seguir las pautas que se les marca, ¡Hasta la profesora está agotada de luchar con el! Hasta q ...

educación Navidad regalos

No quiero muchos regalos para mi hija

Este año no quiero muchos regalos para mi hija... Si, tal cual. No es que haya sido mala, al contrario, ha sido buenísima y ha sacado unas notas inmejorables. Por eso, como premio, no quiero muchos regalos. Hace algunos años, después de un día de Reyes, le preguntaron a unos padres qué le habían regalado a sus hijos. Lo que habían dejado en su casa lo tenían medianamente claro (y no era poco) pero ...