Un Papá en Prácticas Idea guardada 27 veces
La valoración media de 57 personas es: Excelente

Pero a tu lado: Carta para el futuro

peroatulado.jpg


Querida Maramoto:

Lo primero que quiero hacer en esta carta es una cosa que a los adultos a veces nos cuesta hacer. Te darás cuenta cuando seas más mayor. Nos puede el orgullo. Nos impide muchas veces pedir perdón. Así que hoy voy a empezar por ahí. Por tragarme mi orgullo, aunque bien es cierto que contigo no me cuesta nada. Por pedirte perdón. Perdón por a veces no estar a la altura. Perdón por dejarme superar con demasiada facilidad, en ocasiones, por el cansancio. Perdón por algún grito que se me ha escapado en esos momentos en los que tu puedes estar horas y horas sin parar, gritando, llorando, frustrándote por todo, poniendo la casa patas arriba, y mi cabeza toca fondo y ya no da más de sí. Perdón por, en esos mismos instantes de agotamiento máximo, de pensamientos nublados, de nervios a flor de piel, haber pensado, aunque sólo fuese por un segundo, en lo fácil que era todo antes. Tonto de mí, porque si te soy sincero, no era ni la mitad de maravilloso de lo que lo es desde que tú llegaste a nuestras vidas. Pero en fin, algún día verás que en determinados momentos, cuando te vence el cansancio y se te agota la paciencia, la mente piensa cosas absurdas. Inútiles. Son pensamientos que te pasan a la velocidad de un flash de cámara. Visto y no visto. Y que luego te hacen sentir mal. Muy mal. Y te puedo asegurar que ese sentimiento de culpa dura mucho más que el saltar del flash de una fotografía. Infinitamente más.

Cuando te escribo estas líneas, estás a punto de cumplir los 16 meses de vida. 16 meses de felicidad para tus papás, pero también 16 meses de agotamiento llevado al extremo, de no parar, de no dormir, de comer sin saber que comemos, de sudores fríos en cada salida de casa… No, si te soy sincero (y ya sabes que el papá nunca te miente), no han sido 16 meses fáciles. Es más, te diría sin miedo a equivocarme que han sido los 16 meses más duros de mi vida. Los más difíciles. 16 meses en los que he descubierto mis límites y la paciencia infinita de tu madre. No te imaginas la suerte que tienes con la mamá jefa. Esto te lo recordaré siempre. Para que lo tengas presente. Para que no olvides la suerte que tienes. La suerte de tenerla a ella.  Como mamá. Precisamente a ella. Te diría, una vez más sin temor alguno a equivocarme, que los momentos duros superan con creces, en cantidad, a los momentos de sosegado disfrute. En cantidad, pero no en calidad. En cantidad. Y, sin embargo…

Y sin embargo, tengo que decirte que una sonrisa tuya compensa toda la dureza anterior. Y también la que está por venir. Que es mucha. Lo sabemos. Pero en ese momento en el que sonríes, nada de eso importa. Tu sonrisa tiene poder sanador. Disimula las ojeras, camufla al cansancio, pinta de colores lo que antes era una escala de grises y despeja las ideas. Llena de luz el día. Enciende un fuego interior que poco a poco hace recuperar la temperatura. La compostura. Las sensaciones.

Y sin embargo, sonríes. Y empiezas a hacer cosas que nos dejan con la boca abierta, que nos hacen sonreír también a nosotros. Reír a carcajadas. Asombrarnos. Un día nos damos cuenta de que eres capaz de entender todo lo que te decimos. Hacer algo si te lo pedimos. Traer el objeto que te reclamamos. Cualquier cosa. Nos entiendes. Y es maravilloso. Al siguiente caemos en que, sin hablar, eres capaz de hacerte entender en todo momento. Sólo con dos o tres signos, tu inconfundible no, esa sonrisa picarona que es un sí y ese dedo tuyo que señala el mundo con la intensidad de la que sabe que tiene toda la vida por delante para comérselo entero. Al mundo. Otro día decides desmigar una galleta y, ante nuestra cara de resignación (otra galleta más…), decides coger tu escoba y ponerte a barrer las migas. A tu manera. Con esa gracia innata de la que ha observado durante horas a sus padres e intenta imitarlos. Qué belleza. Hasta un acto tan cotidiano como barrer puede ser bello si tú decides llevarlo a cabo. Y tantas y tantas otras cosas. Como cuando te quedas esperándome mientras me ducho para , una vez que cierro el grifo, darme las toallas para que me seque. No vaya a coger frío tu papá. Belleza una vez más. Hasta en tus actos más simples.

Voy a reconocerte que alguna vez, en esos momentos para olvidar que te contaba al principio, he pensado que tengo ganas de que seas más mayor. Quizás porque tengo la (falsa) sensación de que todo será más fácil. Y sin embargo, me gustaría parar el tiempo. Impedir que los días vayan quedando relegados al lado izquierdo del calendario. Cada vez más lejanos. Retener tu sonrisa. Poder deleitarme en cada uno de tus descubrimientos. Sin prisas. Sin horarios. Por desgracia, como tarde o temprano comprobarás, eso no es posible. Así que sólo me queda disfrutar el momento. No volverme a dejar arrastrar por el cansancio. No será fácil, eso seguro, pero será a tu lado. Y con esa certeza nos sobra. No se nos ocurre mayor garantía de felicidad que estar a tu lado.

Fuente: este post proviene de Un Papá en Prácticas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Reflexiones (...en voz alta) bebé crecimiento ...

Fronteras que hay que pasar

Hoy era un día señalado en el calendario; con una enorme X luminosa y chispeante señalando una frontera. Hoy, cariño, has ido a tu pequeña escuela infantil, por última vez. Hoy ha sido tu… último día.  ¿Y por qué será que me duele…? ¿Qué es esta congoja que noto? ¿Esta especie de run run en mi cabeza…? Quizás, imagino, son los golpes que me da la certeza de saber que hoy, eres un ...

Andanzas

Tres años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hace poco leía a Sacheri, que últimamente me está dando mucho juego (por algo es un genio, ya lo verás), y me topé con un fragmento suyo que decía lo siguiente: Uno olvida la mayor parte de los días. Qué hizo, dónde estuvo, con quién. Tal vez de otro modo no se puede seguir viviendo. Las imágenes serían demasiadas. Pero eso no sucede siempre. Al contrario, hay momentos que no se ...

general andanzas bebés ...

Cómo conseguir que tu bebé acepte la sillita del coche

Vaya por delante que este post no está respaldado por ningún estudio científico, pero había que ponerle un título para captar la atención del personal. Marketing lo llaman. Como os comenté la semana pasada, la pequeña saltamontes mostraba un rechazo absoluto por la sillita del coche. Hasta el punto de apenas poder sentarla en ella. Sin embargo, y fruto de un trabajo concienzudo de la mamá jefa, de ...

general andanzas

Esos días en que no te separabas de mí: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Cuando leas esto, tú ya no lo recordarás. O puede que sí, porque con suerte, estos días de los que te hablo habrán sido reemplazados por otros. Sea como sea, quiero dejártelo por escrito. Y dejármelo también a mí. Perdona por este arrebato de egoísmo de tu papá en prácticas. Te prometo que cuando acabes de leer estas líneas me entenderás mejor. Estoy seguro de que cuando te llegu ...

Andanzas crianza niñez

Cuando tu bebé se hace mayor

Es difícil precisar cuándo sucede, en qué momento exacto tu bebé se hace mayor. Y no me refiero a mayor de crecer unos centímetros, sino a mayor de sensaciones, de hacer cola en el peaje que conduce a la niñez, en esa frontera difusa que separa a las bebés de las niñas. Maramoto llevaba ya tiempo dándonos señales de ese cambio, de ese salto vital a una nueva etapa. Ha sido con la mudanza y la lleg ...

general andanzas carta a una madre ...

Mamá, de tu mano al fin del mundo: Carta imaginada de una bebé a su madre

Querida mamá: Me ha chivado el papá en prácticas que hoy se celebra el Día de la Madre. La verdad es que, a mis 19 meses, aún no comprendo muy bien de qué van todas estas historias, pero me ha comentado papi que esta mañana, cuando abras los detallitos que te hemos hecho y comprado con todo el cariño del mundo, lo entenderé un poquito mejor. Me ha dicho que me fije en tu cara, en tus ojos, en tu e ...

general adoptar perro huellas invisibles ...

Carta para Alfredo

Cartagena, 4 de abril de 2015 Querido Alfredo, Te mandamos a Otto, un perrito de menos de 4 meses que encontré hace apenas cinco días en la calle y que me ha robado el corazón. Estaba sólo, perdido y asustado y no quiso comida cuando se la ofrecí. Sólo reaccionó con lametones después de un rato de cogerle en brazos para llevarle al veterinario. El pobre estaba lleno de garrapatas tan grandes ...

Embarazo Ser mamá

Tenemos un secreto…

Y llegando al final de la semana de nuestro tercer aniversario de blog… tenemos la última sorpresa que os tenemos preparada! Y es que queremos contaros nuestro secreto. Hace ya algunos meses que llevamos trabajando en este y ha sido bastante complicado tenerlo calladito hasta ahora, pero por fin ha llegado el momento y ahí lo lanzamos… ¡Estamos embarazados! Estoy todavía que no me lo c ...

EMBARAZO MATERNIDAD VIDA ...

Carta a mi hija Telma

Tengo dos palabras con las que empezar esta carta y no se con cuál de ellas hacerlo. Tengo mucho por lo que darte las gracias pero también te quiero pedir perdón. Gracias por llegar de una manera tan fácil, por no hacerte demasiado de rogar. Gracias por no hacernos pasar de nuevo por todo el proceso que pasamos con tu hermana. De ser así, no sé si hubieses llegado a ser. No sé si hubiésemos sido l ...

Andanzas

Dos años de viaje: Carta para el futuro

Querida Maramoto: Hoy cumples dos años y tengo una sensación tan extraña como difícil de explicar. Me parece que estos dos años han pasado volando, pero a la vez se me han hecho terriblemente largos. Qúe contrasentido, ¿verdad? Imagino que a lo primero contribuye lo rápido que creces y la velocidad con la que ha empezado a brotar tu vocabulario. Lo segundo será cuestión de ese cansancio crónico qu ...