Nunca jamás y yo Idea guardada 1 veces
La valoración media de 2 personas es: Buena

Estudiar magisterio "porque es lo más fácil y lo que menos esfuerzo requiere"

Hace unos días esperando a que un semáforo se pusiera en verde pude escuchar una conversación de dos chicas que al parecer, estaban a punto de terminar bachillerato y presentarse a la selectividad. Lo que se decían era algo tal que así: “he decidido que voy a estudiar magisterio. Me ha dicho una amiga que la carrera es muy fácil, y que no tienes que esforzarte casi”. Desgraciadamente, no es la primera vez que escucho este tipo de conversaciones.

Infravalorando la carrera de magisterio y el ciclo de educación infantil

La compañera asentía y sonreía, demostrando de ese modo que estaba de acuerdo y contestó: “yo no soy mucho de ir a la universidad pero para trabajar en una guardería, no creo que haga falta tener tantos estudios”. Justo en ese momento, el semáforo dio su luz verde y yo crucé intentando recuperarme del shock. No sabía lo que me había dolido más: lo de la primera chica o lo de la segunda. En ambos casos, todo pintaba fatal.

Todavía hay jóvenes (más de los que me gustaría) que piensan que a la carrera de magisterio se va a jugar, a pintar, y a dibujar. Todavía hay chicos y chicas que aseguran que el grado o el ciclo formativo de educación infantil no requiere ningún esfuerzo y que es la forma más sencilla de obtener un título universitario.

Escoger magisterio porque “no me ha dado la nota para más”

Muchos estudiantes escogen esta formación porque la nota de selectividad no les ha dado para más y tienen que hacer algo (cabe destacar que la nota de corte en la Comunidad de Madrid para entrar en magisterio es increíblemente baja). Y lo que es peor, todavía son bastantes los que se creen que para trabajar en una “guardería” como algunos de ellos las llaman, no se requiere ninguna formación ni habilidad.

Nos encontramos con lo siguiente: aulas de magisterio saturadas con tantísimos alumnos. Algunos de ellos, decidiendo acceder a la carrera por el sueldo, por las vacaciones (oh sí, cómo se tienen tantas), o por la ley del mínimo esfuerzo. Nos encontramos con estudiantes sin vocación. Sin ilusión y sin emoción. Ojo, no digo que todos sean así, ni mucho menos. Pero sí una gran parte.

Seguimos encontrándonos con: estudiantes que al hacer las prácticas del grado, se dan cuenta que no es lo suyo pero siguen ahí porque es lo más cómodo. Y por último nos encontramos con: graduados y graduadas a la espera de encontrar un trabajo amargados y desmotivados sin haber empezado siquiera. Pero oye, ha sido todo un chollo.

Presión por obtener un título universitario sea cual sea

Creo que el problema de todo esto es la presión que sienten los jóvenes a la hora de hacer la elección correcta para su futuro. La presión de elegir una carrera universitaria por pensar que eso les garantizará un trabajo bueno. La presión de no defraudar a sus padres y hacer que se sientan orgullosos de ellos.

Para muchas familias obtener un título universitario es ley de vida y algo casi obligatorio: los hijos terminan bachillerato, estudian para selectividad, y dos meses después (incluso antes de verano), se están matriculando para la universidad. Habrá algunos de estos chicos y chicas que lo tengan muy claro, que sí tengan vocación y emoción. Pero no todos son así. Quizás alguien de dieciocho años no tenga decidido lo que quiere hacer a partir de ahora. Quizás, necesite un poco de tiempo más.



No todos podemos ser maestros, educadores o médicos

Defiendo a capa y espada que todos los alumnos tienen talento. Algunos han conseguido sacarlo a la luz con ayuda de sus padres y maestros, y otros todavía está esperando en el interior de cada uno. Pero eso no quiere decir, que todos los estudiantes puedan ser maestros. Quizás, la carrera sí que puedan aprobarla con honores, al fin y al cabo es algo mucho más teórico que práctico.

Pero en el momento de la verdad, ¿qué pasaría cuando un futuro maestro que no tiene vocación se reuniera con sus alumnos? Pasaría que no disfrutarían de su trabajo, de sus días, ni de formar parte de la enseñanza y la docencia. Se sentirían frustrados, desmotivados, y desilusionados, y no llevarían a cabo un proceso de aprendizaje adecuado con sus estudiantes.

Pero ojo, esto pasa con la gran mayoría de las profesiones. Para todas ellas, hace falta una gran vocación. ¿ Y para ser peluquero no tiene que emocionarte el estilismo, la moda y las tendencias? ¿Para ser médico no tienes que tener ilusión por curar y ayudar a las personas, empatía e inteligencia emocional?

¿La solución? Creo que una mayor orientación personal y académica

Me arriesgaría a decir que todos los trabajos que puedan ser sociales requieren de algo más que un buen expediente académico: requieren de corazón, motivación y pasión. Ser maestro no es diferente. Para ser maestro, se necesita tener una gran sensibilidad y empatía hacia el entorno, hacia las personas. Para ser maestro, no vale únicamente saberse todos temarios de la carrera, no vale con haber sido el alumno sobresaliente en todas las asignaturas. No se trata de eso, ni mucho menos.

Siguiendo el hilo anterior, vemos a jóvenes con una orientación profesional y personal prácticamente nula. Vemos a chicos y chicas que han aprobado selectividad y que están indecisos. Jóvenes que se agobian, que se sienten presionados, que se estresan, que no quieren fallar a sus familias, que piensan que si no eligen estudiar ahora, no tendrán un futuro.

Chicos y chicas que en algunas ocasiones no se paran a pensar con tranquilidad, que no pueden reflexionar y razonar. Bastantes ellos se sienten confundidos e indecisos (no les culpo, yo con más edad que ellos he vivido experiencias similares). Vivimos en un mundo tan cuadriculado que decir: “papá, mamá… necesito algo más de tiempo para pensarlo. O no voy a ir la universidad”, a veces trae decepciones y desilusiones.

Magisterio no debería ser la opción sencilla

Magisterio, no debería ser la salida fácil. No debería ser la opción a elegir por no haber conseguido entrar en enfermería o derecho. No se debería estudiar magisterio únicamente para obtener un título y colgarlo en la pared (por mucho que nuestro país casi nos obligue a ello). Magisterio (y hablo de este grado porque es lo que más cerca me queda) tendría que ser mucho más que eso.

Desgraciadamente, hay estudiantes que dejan de estudiar por sus profesores. Hay docentes que no adaptan exámenes a alumnos que lo necesitan. No deberíamos encontrarnos con maestros que no se actualizan, que no se renuevan, y que no abren la mente para fijarse en otras perspectivas. Las aulas de magisterio deberían ser una reunión de futuros maestros de corazón. Una reunión de chicos y chicas apasionados por la enseñanza y por la educación.

Fuente: este post proviene de Nunca jamás y yo, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Resultado de los castigos

Estos días en los que estoy investigando sobre las rabietas y como manejarlas adoptando en mi crianza la disciplina positiva, encontré estos 4 puntos que me gustaría compartir con ustedes. ¿Te has puesto a pensar cuáles son las repercuciones de los castigos en la vida de nuestros hijos? Aquí te los muestro: - El Resentimiento: Esto no es justo. No puedo confiar en los adultos. Cuando castigas a un ...

Educación Pedagogía Desmotivación escolar ...

Fracaso escolar: un problema que va más allá de no querer estudiar

En muchas ocasiones se cree que el fracaso escolar está vinculado a los profesores y a los maestros. Se cree que éstos no son demasiado buenos y que no están lo suficientemente motivados para que se de un correcto proceso de enseñanza aprendizaje. También se cree que muchas veces es problema del centro, que no tiene los suficientes recursos para llevar a cabo un programa para tratar el fracaso esc ...

aprendizaje guardería y colegio inteligencia emocional ...

La clave está en enseñar con y desde el corazón

Hace unos días me encontré con mi profesora de lengua y literatura (además de tutora) de primero y segundo de bachillerato. Algunas veces os he hablado de ella como una docente auténtica y apasionada de su trabajo. Nos vimos en un centro comercial y me comentó que ya se había jubilado y que echaba mucho de menos enseñar. Yo le pregunté que cómo conseguía motivarnos a todos e inspirarnos tanto y me ...

Educación Pedagogía cambio educativo ...

Educar es cosa de todos no solo de maestros y profesores

Todavía me dura la rabia por los acontecimientos de hace unos días. Os cuento. Mientras buscaba las llaves del portal pude escuchar como una vecina le decía a otra: “yo es que llevo a mis hijos al colegio para que los maestros los eduque”. ¡A tomar viento fresco! No era consciente que algunos padres se desprendieran de esa forma de sus hijos. Claro, todo es fácil si se lleva a los niño ...

Para estudiantes

12 cosas que deberías saber antes de estudiar en la UNED

Sois muchos los que me preguntáis a menudo cómo es estudiar en la UNED. Si es complicado, si es más flexible o si requiere de mucho tiempo. Bueno, pues hoy he decidido lanzarme a escribir un post contando un poquito mi experiencia (estudié el grado de Pedagogía). Mi único objetivo es poder ayudar a todas las personas que se quieren matricular en esta universidad pero se sienten perdidos y que tien ...

Motivar a Los Hijos a Estudiar, No Tiene Que Ser Complicado

Cuando se trata del desarrollo educativo de los hijos, todos queremos aprovechar al máximo sus potenciales, tener las herramientas necesarias para que obtengan logros importantes en este sentido, sin embargo, en muchos casos, nuestros deseos no los compaginamos con nuestras acciones, esperando que quizás, todo se logre "solo". Lo que todos deberíamos saber (y de hecho es así, pero lo obv ...

General

CURSO DE EDUCACIÓN INFANTIL: SER MADRE Y ESTUDIAR ON LINE ES POSIBLE

Desde que acabé de estudiar la carrera siempre me había planteado hacer algo relacionado con los niños pero a raíz de tener a mis hijos paralicé toda mi vida para dedicarme completamente a ellos. Me siento feliz con la crianza, pero es cierto que echo en falta ese tiempo que tenía para mi y sobre todo para formarme. Ahora vuelvo a plantearme el hecho de volver a estudiar y he encontrado en los est ...

¿Qué hacer después de Bachillerato?

Y DESPUÉS DE BACHILLERATO ¿QUÉ?El último año en el Instituto es muy exigente en lo académico y se hace muy difícil a quien está estudiando soportar la presión desde varios frentes: la familia con sus dudas y preocupaciones; el profesorado con las exigencias de que su grupo de estudiantes juegue un buen papel en los procesos de Selectividad; y el propio estudiante que no siempre tiene claro donde e ...

Educación carreras deberes ...

La gran locura de estudiar por obligación, de memoria y sin motivación

Estudiar por obligación. ¿Cuántos niños, adolescentes y jóvenes pensarán eso a lo largo de su carrera académica? El sistema educativo dicta unos programas, unos objetivos y unos contenidos para que los estudiantes y profesores los cumplan.  De alguna manera, nos obligan desde corta edad a “aprender” lo que ellos creen que es útil para nuestro futuro. Nos llenan de apuntes, de fechas, d ...

valores enseñanza ética ...

La importancia de enseñar valores a los niños

Cuando nacemos nos comportamos de manera instintiva. Si tenemos hambre, sueño, o estamos incómodos lloramos para atraer atención. A medida que crecemos aprendemos a tratar con el mundo que nos rodea y a interactuar con él y con el resto de personas que nos rodean. Los valores son un principio muy importante en el desarrollo de un niño, tanto para consigo mismo como para con el resto de su entorno. ...