Padres

Mamá psicóloga Infantil Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Solo es tristeza postvacacional

Tristeza postvacacional


Las vacaciones llegan a su fín y con ellas much@s, incluida yo misma, sentimos esto que durante muchos años hemos llamado Síndrome Postvacacional o Depresión postvacacional. Esa sensación desagradable que nos invade cuando volvemos a las rutinas, a los madrugones, al corre-corre y a la vuelta al cole. De esto trata el post de hoy, con el que quiero diferenciar entre tristeza y depresión, entre “normalidad” y patología y con el que me uno a muchos otros psicólogos que en la red buscamos despatologizar la vida cotidiana. 

Sí, al final de las vacaciones nos suele invadir una emoción llamada tristeza. Una emoción que hemos catalogado errónemento durante mucho tiempo como una emoción negativa y con la que no queremos tener que lidiar, pero que cumple una función tan importante como necesaria.

La tristeza, como cualquier otra emoción está en nuestro catalogo emocional para cumplir una misión; ayudar a adaptarnos a una situación de pérdida (en este caso del tiempo libre, del sol, la playa, la montaña, el ocio, …)  Sin embrago, cuando ésta es muy intensa y se presenta durante mucho tiempo deja de cumplir esta función y nos enferma. Es en este momento cuando la tristeza, aguda y persistente, pasa a ser una enfermedad llamada depresión.

Vista esta aclaración parece estar claro que esto no es lo que nos ocurre tras las vacaciones, así que no podemos llamar depresión postvacacional a algo que es sencillamente una tristeza temporal que nos permite readaptarnos y que en unos pocos días ya habrá desaparecido. Una depresión es algo mucho más serio que no debemos banalizar.

Es cierto que en algunos artículos anteriores he escrito sobre este tema utilizando incorrectamente el término Síndrome Postvacacional, un síndrome que hemos inventado entre todos para etiquetar algo tan normal como la vida misma: hacer frente a la realidad tras un periodo de desconexión.

Vaya por delante que yo, como decía al principio de este post, soy de esas personas que sufren durante un tiempo esta tristeza ocasional, y me cuesta lo mío volver a las rutinas. Pero también es cierto que debemos aceptar la tristeza y saber convivir con ella.

Por lo general, la tristeza postvacacional  apenas dura unos días, tras la adaptación de nuestro cuerpo y cerebro a la rutina todo vuelve al equilibrio. A los niños les sucede exactamente lo mismo o algo muy similar. Durante los primeros días de cole puede que les cueste coger el ritmo pero no deja de ser algo pasajero que en unos días habrán superado.

Conocer nuestras emociones y tolerar la tristeza de igual modo que aceptamos que tenemos miedo, verguenza, rabia o alegría nos ayuda a hacer frente a estos estados de ánimo por los que fluctuamos todos los seres humanos.

Te invito a compartir este post en tus redes sociales para que pueda llegar a más personas interesadas en este tema.

Fuente: este post proviene de Mamá psicóloga Infantil, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Educar con abrazos de amor

Cuando llegó a mis oídos la noticia del lanzamiento de Educar con abrazos de amor me encantó. Enseguida pensé que debía reseñarlo en el blog. Básicamente porque me parece un trabajo de gran ayuda a a ...

Recomendamos

Relacionado

escuela para padres escuela para padres laura corrochano ...

Síndrome postvacacional en niños

En ésta entrega de la Escuela para Padres la psicóloga, Laura Corrochano, nos habla sobre el síndrome postvacacional en niños. Nos propone  también una práctica para reflexionar sobre ello. ¿Síndrome postvacacional en niños? No existe una tipificación en los manuales de clasificación al respecto, aun así nos encontramos con reacciones que no podemos obviar. Como en los adultos, el volver de las va ...

embarazo madre depresión ...

Depresión posparto

La mayoría de las mujeres después de dar a luz sufren de sentimientos encontrados debido a algo que se conoce como tristeza posparto, provocando en ellas estados de ansiedad, sensibilidad o problemas para dormir, esto normalmente ocurre hasta 15 días después del nacimiento del bebé, y desaparece al momento de adaptarse a su nueva etapa; sin embargo, si estos síntomas persisten y se agravan ya se t ...

fotografía funko funko pop ...

Funko Tristeza (Del Revés)

Hoy os enseño mi precioso Funko de Tristeza de la película de Disney "Inside Out" ("Del revés en la traducción al español) Si no habéis visto la película os la recomiendo 100% cuenta la historia de Riley y sus 5 emociones: Alegría, Tristeza, Asco, Miedo e Ira y aunque siempre ha predominado en su vida Alegría la película te hace entender porque Tristeza es tan necesaria como las de ...

general bebé embarazo ...

La tristeza en el embarazo y el bajo peso al nacer

Todos sabemos que cualquier circunstancia que afecte a la madre durante el embarazo, tiene una repercusión mayor o menor en su bebé no sólo mientras éste se encuentra en el vientre, sino a lo largo de su crecimiento. La depresión durante el embarazo, la comunicación y estimulación al feto antes del parto, los hábitos alimenticios de la madre...¡todo marca! Esta vez, un nuevo estudio realizado por ...

El libro de la tristeza. Gabriel Ebensperger. Sexto piso.

Hoy os enseño un libro maravilloso que habla de la tristeza como el primer paso para alcanzar la alegría. Y lo hace a través del poder de la imaginación, que trasforma nuestros sentimientos y nos hace ver más allá de la realidad. Es una historia sencilla, con poco texto y acompañada de unas ilustraciones que invitan a encontrar la alegría en cualquier parte. Ya desde la portada es un libro que imp ...

emociones Llorar lágrimas ...

Cuando llorar es necesario

Muchas veces nos invade la tristeza, o nos suceden cosas que nos hacen llorar. No estamos exentos de dejar caer una lágrima en nuestro rostro, porque aunque las lágrimas son sinónimos de tristeza muchas veces se llora de alegría. ¿Por qué no llorar? Llorar no es malo, llorar es una forma de desahogar el alma, de aliviar el dolor, la tristeza,. llorar hace bien, después de haber llorado se siente u ...

Recursos camino garcia crianza positiva ...

Para siempre, un libro infantil sobre la muerte

¡Qué difícil se nos hace hablar de la muerte! Y es que la muerte nos deja un dolor muy grande en el alma y en los huesos… con la muerte nos invade la tristeza, esa emoción que poco nos gusta sentir. Si, cuando muere un ser querido nos  duele. Duele mucho. Tal vez por eso, por la sensación de vacío y de pérdida irreparable que nos deja es que evitamos hablar de ella. Crecemos temiendo a la mu ...

Educación emocional emociones Inteligencia emocional ...

Cómo quitar el Grrrr al enfado

Cómo quitar el Grrrr al enfado es un excelente libro para enseñar a niños de entre 8 y 14 años a controlar la ira. Un libro que ayudará a nuestros hijos a identificar, medir y gestionar la rabia o el enfado. Con un lenguaje sencillo y claro les enseñará estrategias para controlar esta emoción desagradable que de vez en cuando nos invade a todos. Este libro les habla directamente y les enseña estra ...

general familia

San Valentin no es solo amor romantico

San Valentin hace ya unos años que me regaló dos preciosos presentes que no se pueden comprar en ningún sitio, que no necesito exhibir, que no se guardan en ningún lugar y que puedo disfrutar gracias al universo, cada día de mi vida. San Valentin se vende como fecha del amor romántico por excelencia y yo prefiero elegir celebrar este día simplemente que gracias a la vida, en la mía hay mucho amor. ...

diadema Olivia&Cloe

No solo es cosa de niñas

¿Quién no recuerda haber tenido una diadema cuando era niña? Quien más quien menos tenía una, o dos o media docena. De rayas, de topos, anchas, estrechas, con lazo, sin ellos... ¡Qué fácil era peinarse cuando tocaba diadema! Una par de pasadas con el cepillo, diadema al canto y a correr. Desde luego, es el peinado más socorrido cuando le toca al Santo peinar a la Princesa aunque, me imagino que ...