Rosa Pastel Idea guardada 42 veces
La valoración media de 215 personas es: Excelente

Todo sobre los eructos de tú bebé




El eructo es un reflejo digestivo que tú bebé produce al momento de expulsar aire y muchas veces va acompañada de un poco de leche. El bebé ingiere el aire del eructo en el momento en el que está comiendo, ya sea de tu pecho o de su biberón. Cuando tú bebé es muy pequeño es probable que requiera de unas palmaditas en la espalda que le ayuden a “sacar el aire” como se le conoce coloquialmente. Sin embargo no es indispensable y poco a poco te darás cuenta cuando tu bebé lo requiere, ya que dejará de mamar, rechazará el biberón y se pondrá tenso. Mucha gente le da mucha importancia al famoso eructo, aunque algunos bebés están incómodos y emiten eructos muy fuertes mientras que comen, otros no lo están en absoluto y al terminar simplemente emiten un solo eructo. Así que tranquila, el que tu bebé no eructe después de una comida no es señal de nada, simplemente lo ayudas a que saque el aire para evitar cólicos.

Ayuda a tu bebé a eructar



1. Extiende una toalla limpia sobre tu hombro para prevenir posibles manchas de leche.
2. Pon a tu bebé frente a ti, con su pecho recto pegado a tu cuerpo y la cabeza de tú bebé sobre tu hombro.
3. Comienza con un suave masaje de abajo hacia arriba para estimular la “salida del aire”.
4. Da unas palmaditas muy suaves en medio de la espalda, al nivel del estómago de tú bebé con la mano extendida.

Regurgitaciones



Es normal que durante los primeros meses de vida de tú pequeño saque eructos acompañados con un poco de leche, lo cual se conoce como “regurgitación”. Tienes que tomar en cuenta que las regurgitaciones son muy diferentes a un vómito, estas tienen olor ácido y aspecto de cuajado que indica que la digestión ya había iniciado. Mientras que el vómito se manifiesta igual como leche cuajada pero tu bebé se agita, tiene expresión de dolor y además expulsa más leche de lo normal.

Existen varios tips que puedes seguir para evitar que tu bebé regurgite con una gran frecuencia, a continuación te doy algunos para evitar eructos acompañados con regurgitaciones:
- Haz la leche un poco más espesa.
- Inclina el colchón de la cama unos 30°, también puedes comprar un colchón antirreflujo que venden en cualquier tienda departamental el cual sirve para prevenir el reflujo en tu bebé cuando este dormido.
- Habla con tu doctor, ya que existen medicamentos para calmar las contracciones estomacales.

Debes de tener mucho cuidado de que las regurgitaciones no sean constantes, ya que pueden ser indicio de de reflujo gastroesofágico, el cual requiere de un tratamiento médico. Además de que la constancia de las mismas puede llegar a producir quemaduras en tú bebé. Sin embargo las regurgitaciones son con frecuencia un fenómeno de reflujo, que se produce a raíz de que la válvula del estómago no está bien cerrada, este problema debe desaparecer entre los diez y doce meses de edad.

Procura consultar con tu pediatra cualquier inquietud que tengas respecto a la salud de tú bebé para prevenir futuros problemas médicos.

Te invito a que sigas al pendiente de mis próximos posts en los que procuraré resolver más dudas que puedas tener acerca del desarrollo de tú bebé y de este largo camino de la maternidad. ¡Hasta la próxima!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos