Tacones y Sazones Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Un matrimonio..., sin hijos?

Hola chicas!

Después de haberme atrevido a compartir mi historia del proceso previo a mi embarazo he recibido múltiples mensajes de muchas de ustedes. Estos mensajes donde ustedes me confían sus historias me llenan de amor y me alientan a seguir adelante, porque confirmo que debemos hacer comunidad y acompañarnos en el camino.

Mi personalidad es muy estructurada y me encanta planear cada elemento de mi vida. Sin embargo una de las mayores lecciones que he apendido en la vida es que no puedes planear muchas cosas de tu vida, porque hay muchos factores que hacen que la historia vaya cambiando durante el proceso.

Siempre pensé que sería una arquitecta 24/7 y que nunca iba a querer hacer algo distinto a eso. Pensaba que iba a durar los cinco años que indicaba el plan de estudios para poder graduarme como arquitecta, y planeaba ser una mujer profesional soltera por un tiempo antes de encontrar el amor y empezar otras etapas.

Pero la vida me tenía otra historia, mucho mejor que la mía. Jamás hubiera pensado que iba a conocer al amor de mi vida cuando recién cumplía 18 años, con quien compartiría desde ese momento cada instante de mi vida. Jamás me imaginé que iba a presentar mi tesis de grado la misma semana en que me iba a casar, con apenas 25 años. Asistir a mi graduación con mi esposo nunca fue algo que pasara por mi cabeza.

Pero la vida nos llena de bendiciones cuando aprendemos a abrir los brazos para recibirlas. He aprendido a tener paciencia cuando las cosas no salen como pensaba, porque la vida termina siendo mejor de lo que yo hubiera podido planear. Sin embargo cuando la cosa se complica a veces es difícil recordarlo.

Desde que tengo diez años pensaba que iba a querer ser una arquitecta y siempre me vi con una pareja a mi lado. La maternidad fue otro tema aparte, y fue algo que durante mucho tiempo lo visualicé como una posibilidad y no una obligación. Cuando Joaquín y yo decidimos casarnos después de siete años de noviazgo no conversamos sobre este tema, o al menos no lo vimos como algo que fuera a llegar muy pronto. Al cumplir 30 años decidí hacer cambios en la vida. Hice cambios laborales, regresé a estudiar y me entregué al plan de tener hijos. Una vez más tracé el plan y me esforcé por lograr los objetivos, pero  los años pasaron y el plan de ser madre no parecía llegar.

Nunca quise perder la esperanza por más complicada que se pusisera el panorama. No me permití pensar  que no lo íbamos a lograr y tampoco me atreví a hablar de adopciones porque sentía que en parte era como aceptar mi incapacidad. Hablo por mí porque no me molesta ser sincera y confesar que después de darle tiempo a la naturaleza los exámenes médicos inidcaban que los inconvenientes eran míos.

Entre los momentos más intensos durante este proceso puedo recordar una conversación cuando entre llanto le expresaba a Joaquín mi angustia por no poder quedar embarazada. En ese momento él, a pesar de que moría por un bebé, se comportó como el caballero que me enamora cada día y con amor, lleno de confianza y tranquilidad me dijo que si no teníamos hijos no iba a pasar nada, que esa no era la razón por la que nos  habíamos casado.

Así que seguimos adelante, un día a la vez. Cada nuevo tratamiento traía nuevos desafíos pero siempre permanecimos juntos, apoyándonos en las malas y encontrandole el lado amable a cada instante. Aprendimos a disfrutar de cada cosa que tenemos para dejar de pensar en lo que creíamos que nos hacía falta. Cuando uno aprende a valorar cada cosa se da cuenta que está rodeado de bendiciones.

Empecé a enumerar cada cosa que podía agradecer. Las listas crecían en mi mente cada día, logré entender que no hay bendiciones pequeñas. Aprendí a disfrutar de mi vida con lo que tenía, aprendí una vez más a reconocer que no depende únicamente de mí lo que pueda o no suceder.

Disfrutamos de nuestra vida en pareja, de nuestra familia, nuestras gatas, nuestros trabajos, nuestra salud. Volví a planear viajes, cenas, me propuse metas para mejorar mi salud física y seguí adelante luchando por alcanzar metas. Cada instante es especial si tenemos la actitud positiva y si algo está para nosotros algún día va a llegar.

Siempre vamos a anhelar cosas que no tenemos, pero no podemos ovbiar todo lo bueno por esa mancha en el panorama. No podía saber qué iba a pasar con mi vida, si iba poder quedar embarazada y cuándo, no sabía qué tratamiento iba a ser el indicado pero decidí que a pesar de seguir adelante luchando por ese objetivo mi historia no iba a centrarse únicamente en esto, porque hay muchas más cosas que me definen como ser humano, más allá de mi capacidad de ser madre.

Todos tenemos historias diferentes, pero todos tenemos bendiciones esperando que nos atrevamos a aceptarlas. Creo que Tacones y Sazones es una plataforma donde puedo llegar a ayudarle de alguna manera a las personas que me escuchan. Espero que mis palabras sean un aliento y brinde esperanza a quien se encuentre en una situación similar, así como llegó a serlo el saber que habían otras personas que pasaban por lo mismo.

un abrazo,

Fuente: este post proviene de Tacones y Sazones, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Lo mejor para mi bebé

Hola chicas! Este agosto, después de muchas oraciones, finalmente puedo celebrar el día de la madre. Desde el instante en que vi la prueba de embarazo positiva mi principal preocupación fue hacer todo ...

Mi primera semana siendo mamá

Hola chicas! Una semana es muy poco tiempo, pero hay semanas de semanas. La primera semana de vida de Lorenzo ha sido esa transición entre el parto y todas sus complicaciones y esta nueva vida donde a ...

Post Parto: Parte 1

Hola chicas! Antes de Lorenzo creía que la historia de un nacimiento terminaba cuando el bebé nacía. Fue otra sorpresa para mí el haber vivido una recuperación complicada, pero de eso se trata la vida ...

Recomendamos

Relacionado

general bebé crianza ...

Fin de semana ¿con hijos o sin hijos?

En este post he querido describir cómo es un fin de semana con hijos y uno sin hijos. Le he pedido a mi amiga Lidia que nos cuente su finde y describiré cómo ha sido el mío como madre. ¿Tu con cuál te identificas? Un fin de semana sin hijos Hace un tiempo que teníamos Cindy y yo pendiente escribir un post para comparar nuestros fines de semana, y es que el hecho de tener hijos y de no tenerlos te ...

amigas amistad Carta ...

Carta a mis amistades sin hijos.

Con la llegada de la maternidad, los cambios en el embarazo y tu vida, así también hay cambios en tus amistades, unos se quedan otros se van... Queridos amigos, ya no tengo el mismo tiempo que tenía antes, es más prácticamente no tengo tiempo para algo que se salga de mis planes, ahora tengo una hija, probablemente me veas más cansada de lo normal, mis amistades de la Universidad han cambiado, es ...

Padres Viajes Copenague ...

Primer viaje sin mis hijos

¿Lo hago o no lo hago? ¿Me arrepentiré? ¿Mis hijos sufrirán? ¿Mi esposo podrá solo? Estas y otras preguntas rondaban por mi cabeza por más de dos meses, cuando mi mejor amiga de Perú, Magali, que iba a visitarnos, me hizo la propuesta “indecente”. Magali me dijo que hiciéramos un “viaje de chicas”, juntas, sin esposo y sin hijos. “Uf, no creo, difícil, cómo voy a deja ...

nuestra vida en vlogs Vlog vlogs

VLOG 38: PASAD UN DÍA CON NOSOTROS - UN DÍA SOLA CON 3 HIJOS

Vlog 27 de Marzo 2017 En el vídeo de hoy pasáis el día con nosotros, veréis como es un lunes en nuestra vida con 3 hijos mientras el padre está trabajando... ¡¡¡sola ante el peligro!!! ¿Queréis acompañarnos? Esperamos que os guste. ¿QUIEN SOY? Hola a todos, me presento, soy Laia, mamá de tres hijos y trabajadora fuera de casa a tiempo completo , bloguera amateur y devoradora de series y cine, ¿C ...

General

TENGO 40 Y SIN HIJOS Y QUE?

A veces pienso si mi vida sin hijos a partir de los cuarenta no tendría sentido. Es una barrera que tengo en mi cabeza desde hace varios meses y no quiero que llegue el momento de cumplir años. Cuando cumplí los treinta imaginaba mi vida con una persona a mi lado, un trabajo estable y un par de niños revoloteando a mi alrededor. Ahora, cercana ya a la cuarentena me veo con un trabajo en el cual no ...

amigas amistad Carta ...

Carta a mis amistades sin hijos.

Con la llegada de la maternidad, los cambios en el embarazo y tu vida, así también hay cambios en tus amistades, unos se quedan otros se van... Queridos amigos, ya no tengo el mismo tiempo que tenía antes, es más prácticamente no tengo tiempo para algo que se salga de mis planes, ahora tengo una hija, probablemente me veas más cansada de lo normal, mis amistades de la Universidad han cambiado, es ...

Planes sin hijos, muy necesario también

¿Cuando ha sido la última vez que has salido sin hij@s? yo estoy como loca porque este viernes me voy con una buena amiga al cine a ver la ultima de 50 sombras. Ya habíamos ido a ver la segunda parte cuando salió, y veía tan lejano ir a ver la tercera.... Porque la verdad que o hago muchas cosas sin la niña, todas tenemos niños, las que nos conocemos, y muchas sus trabajos, el poco tiempo que tien ...

Artículos sobre cuentoterapia Cuentoterapia Posts favoritos ...

Menos sermones y más historias: tus hijos agradecerán y crecerán

(Para ler o texto em português clica aqui)    Sé sincero, ¿a quién le gusta recibir sermones? A nadie. Esta es una verdad universal. En verdad solamente valoramos los sermones que hemos recibido de nuestros padres o maestros, cuando tenemos edad suficiente para dar sermones, o sea, cuando somos nosotros los que damos sermones. Es entonces cuando decimos aquella frase tan conocida: ¡Ah! Si hubiera ...

general educacion educar ...

Mis hijos me educan

Mucho hablamos de la labor como padres de educar a nuestros hijos, pilar básico para que se formen como personas de bien, en el presente y en el futuro. Pero no caemos en la cuenta de que a veces, seguramente más de las que quisiéramos, son los hijos quienes en cierta manera nos educan, o eso siento yo con los míos. Por lo general los educamos en normas de conductas cotidianas con el fin de convi ...

Blog Padres Tips ...

Viajar en pareja después de tener hijos, ¿es posible?

¡Sonríe, sí se puede! Es momento de aprovechar el súper poder que tienen los abuelos para encargarse de las criaturas, y planear esa “segunda luna de miel” con el marido. Ya, en serio, es completamente válido viajar sin tus hijos y romancear con tu pareja, pues ser padres es solo uno de los roles que tenemos en la vida, también somos personas con gustos y libertades. No lo voy a negar, se siente ...