comunidades

Una alternativa a los castigos y las amenazas

¿Qué padre no se ha desesperado por repetir tres o cuatro veces seguidas a su hijo que haga (o no haga) una cosa sin resultado? ¿Y quién no ha echado mano de la posibilidad de un castigo, de un premio, de un grito o de un pequeño chantaje emocional? ¿Pero es posible educar de otra forma? Hay una alternativa que defiende la pedagoga, orientadora y formadora familiar Leticia Garcés, de Padres Formados, además de otros muchos educadores.

Nada mejor que ilustrarlo con un ejemplo: Un niño de dos años se ha subido a la mesa del salón (de cristal) cuando te has girado a prepararle la merienda y empieza a bailar y dar saltitos encima. ¿Cómo reaccionas?

Para esta pedagoga, las madres y padres estamos muy influenciadas por lo que sentimos cuando un niño desobedece. No controlamos nuestras emociones y terminamos gritando o diciendo cosas de las que nos arrepentimos. Ella asegura que es nuestra culpa si no sabemos gestionar todo lo que nos mueve por dentro nuestro hijo en estas situaciones. Por eso recuerda que hay que separar la conducta de la persona: un niño no es malo, sólo se ha portado mal en esa situación. No se puede recurrir al chantaje emocional: “no te quiero si te portas mal” es algo que genera inseguridad en un niño, porque jamás debe dudar de si lo queremos.

Hay situaciones de riesgo inminente, como cruzando una carretera, en las que la respuesta es de otro tipo, pero en este caso es importante describirle al niño la situación, para que entienda qué le pasa. “El niño necesita a prender a procesar la información, el niño tiene que aprender dónde se baila y dónde se come, por ejemplo. Esto respeta a mi hijo y me respeta a mí”, explica.

niño pequeño enfadado


Pero cuidado con dar demasiada información. La parte racional de su cerebro está formándose, así que no consiguen entender nuestros razonamientos lógicos. No vale de nada que expliquemos algo con pelos y señales, porque a según qué edad no lo van a entender. “Cuando un niño pega o llora ante algo es una reacción ante algo que le frustra. Su cerebro no le deja controlarse, así que no podemos hacerle entender que esa agresión está mal”, indica Garcés.

Defiende esta pedagoga que abusamos del ‘no’. Para Leticia Garcés, el ‘no’ debe ir hacia la mitad de nuestro discurso, no al principio. Tenemos que darle información, poner un límite y aceptar que se va a frustrar.

Entonces, ¿cómo habría que actuar en este ejemplo de la mesa? Diciendo al niño algo así: “Veo que te has subido a la mesa y que quieres bailar. Pero en la mesa no se baila porque se puede romper. Ven comingo y vamos a bailar en la cocina”, ofreciéndole la mano.

Sin recrearnos en explicaciones largas de cómo los cristales se rompen por el peso y hacen mucha pupa en el cuerpo. Sin gritos, sin bajarle a la fuerza y sin amenazas. “La obediencia inmediata está condicionada por el miedo”, asegura. Sin descargar en el niño, sino expresarle cómo nos sentimos poniendo nombre a todos los sentimientos.

¿Se baja el niño finalmente de la mesa? Quizá no, porque esto hay que trabajarlo día a día, con calma. ¿Cómo se consigue? Estoy trabajando en ello, así que supongo que sólo se consigue con la práctica. Esto es de mi propia cosecha, pero ayuda pensar qué decir al niño antes de hablar, y sobre todo coger aire primero.

De 0 a 7 años

Se necesitan años para que los niños desarrollen habilidades como la empatía o la asertividad. En concreto, 7 años para desarrollar su personalidad. Hasta esa fecha, lo que hacemos es educarles en esas herramientas, regar unas raíces que, con suerte, darán buenos frutos años después: los de un niño emocionalmente bien educado y con su autoestima equilibrada que tendrá la madurez suficiente para saber manejarse en los conflictos que se le presenten. El sueño de todos los padres, ¿verdad?

Y si nos equivocamos, ella asegura que tenemos que reaccionar como haríamos con nuestra pareja: pidiendo perdón: “Me siento mal porque no te he tratado como mereces, no he sido capaz de gestionar lo que ha pasado y he reaccionado mal”. Una explicación como ésta, en la que queda claro que el problema es de los padres por no saberse controlar y no del niño frustrado, protege de algo como el acoso escolar o el bulling. Además, defiende que esta conversación hay que mantenerla desde bebés.

Según explica Leticia Garcés en estas charlas para padres, -a la que yo asistí llevaba como título ‘Educación emocional y alternativas al castigo’-, el problema está en que niños y adultos no nos entendemos porque nosotros nos comunicamos desde la parte racional del cerebro y ellos desde la emocional.

Para ella, no hay alternativa al castigo en la educación, simplemente porque el castigo no es educar. Pero romper con estas “frases de madre” que nos salen solas es difícil. Estamos repitiendo los comportamientos que adquirimos de generación en generación. Leticia Garcés dice que somos nosotros quienes debemos parar esta rueda y educar de otra manera. Difícil tarea la que nos ha tocado, ¿verdad? 

La entrada Una alternativa a los castigos y las amenazas aparece primero en Y, además, mamá.

Fuente: este post proviene de Blog de yademasmama, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Llevaba tiempo postergándolo pero ya es hora de cerrar esta etapa. Hacía tiempo que venía pensando en qué hacer con respecto a este blog, si dejarlo morir lentamente o ponerle un fin digno. No me gust ...

Recomendamos

Relacionado

Crianza con apego Entrevista crianza con apego ...

La crianza de los hijos/as es una de las cosas más bonitas que nos pasan en la vida, pero sin duda, nadie dijo que fuera fácil. A menudo, muchas madres y padres, nos encontramos con situaciones que nos desbordan y no siempre sabemos como afrontar. Una de las preocupaciones más comunes de las familias es adquirir herramientas para Educar a nuestros hijos/as sin castigos, amenazas ni gritos. Por ell ...

Castigos crianza educación ...

¿El castigo como recurso para educar es adecuado? En casa no somos de aplicar castigos prácticamente nunca, aunque eso no significa que vivamos sin normas y que algunos actos no tengan sus consecuencias. ¿Qué diferencia hay entre castigo y consecuencia? Es una línea fina, no nos vamos a engañar; al final, lo normal es que los castigos sean también consecuencia de algunos actos o situaciones; n ...

castigo niños niñas ...

Cuando los niños empiezan a tener comportamientos que no son adecuados es importante poner disciplina y algunos castigos. Los pequeños deben ser conscientes de que sus actos tienen consecuencias y es por esto que se requiere de esta ‘mano dura’ en algunas ocasiones. Si bien es necesario hacerlo también es importante saber cómo poner el castigo para el niño de manera que sea educativo y ...

Castigo Conducta Crianza ...

Cuando un padre imparte educación desde su hogar no necesita imponer castigos. Si la fórmula de comprender y educar a los niños funciona, dejas claro cuáles son los límites, al igual que las normas del hogar, jamás pensarás en castigarlo. El castigo es una forma de maltrato que tampoco resulta efectiva El castigo puede dar resultados para los adultos, pero no es bueno para el niño. Te invito a r ...

La mamá que quiero ser Maternidad y Crianza criando con respeto ...

Unas semanas atrás asistí a un taller de disciplina colaborativa para padres. El titulo me llamaba la atención: La disciplina colaborativa. Educar sin castigos ni recompensas La parte del castigo creo tenerla ya hace tiempo dominada, porque fue de las primeras cosas que de forma consciente descarté en mi crianza. Entender las consecuencias sí, castigar no. Pero el tema de los premios y las recompe ...

autoayuda padres psicólogo online ...

Al practicar una disciplina saludable con nuestros hijos es necesario diferenciar entre Castigos Vs Consecuencias. No es lo mismo agotarnos gritando, o rompernos la cabeza para darles un castigo merecido, que lograr que piensen en las consecuencias de sus actos. Cuando trabajo con padres de adolescentes, nuestras conversaciones inevitablemente se van hacia la disciplina: “¿Cómo consigo que ...

Educación Pedagogía castigos ...

Desgraciadamente, en mi infancia en más de una ocasión, he tenido que escuchar eso de… “por favor, vete al rincón y te pones mirando a la pared”. Creía que esa metodología de castigos hacía años que no era usada por los profesionales de la educación, que se había quedado obsoleta, y que finalmente se habían dado cuenta que era, en mi opinión, antipedagógico. Pero no, hace ya algu ...

general tips para padres crianza ...

Antes de ser madre estaba convencidísima de cómo iba a educar a mi hija: La dejaría llorar en la cuna, en su habitación, para que no se acostumbrara a los brazos y aprendiera a dormir. Le daría biberón para que su alimentación no dependiera solo de mí y aprendiera a relacionarse con los otros desde bien pequeña. Y también, y casi lo más importante, moldearía su comportamiento con un sistema clar ...

Consejos para padres y madres

El quebradero de cabeza que tienen muchos padres y profesionales que tratan con niños y adolescentes es el establecer una disciplina, pero sin caer en castigos ni en malas formas. Tenemos en nuestras espaldas muchos clichés y muchas prácticas que no son nada eficientes e incluso son contraproducentes para tener una relación cordial con los niños: el castigo está dentro de nuestras acciones cotidia ...

Educación Escuela de padres Psicología Infantil ...

La mentira forma parte del desarrollo normal de cualquier niñ@ . Y aunque los padres nos empeñemos en inculcar a nuestros hijos el valor de la honestidad, la verdad es que la capacidad de mentir es una habilidad que surge de forma espontánea, sin que podamos hacer nada por evitar su aparición. Así que si estás preocupad@ porque tu hijo ha empezado a experimentar con las mentiras debes saber que ex ...