comunidades

¿Y ahora qué hago? (Mi niño no me come. Parte II)

Hace unas semanas escribí un post - con gran éxito de crítica y público - en el que os contaba las técnicas de negociación directamente aprendidas de la KGB con las que mis padres trataban de hacerme comer verdura, más concretamente espinacas.
Como hoy en día, el chantaje emocional a los hijos y la persuasión bajo amenaza de hundir la reputación escolar de los mismos están muy mal vistos, en mi experiencia vital como madre de (sobre todo) una niña muy mal comedora me he visto en la necesidad de hacer un máster sobre hábitos alimenticios infantiles, así como en trucos, sortilegios, conjuros y prácticas vudú para que un niño que cierra la boca nada más ver la cuchara, llegue a probar algo.
Os pongo en antecedentes.
El parto de Piruleta fue inducido a las 40+5 semanas de embarazo porque en esa última ecografía, el ginecólogo constató que era una niña que venía con su operación bikini hecha y que, a pesar de haberse quedado en el horno más de lo previsto, apenas llegaba a los dos kilos de pecho.
Durante los seis primeros meses, Piruleta engordaba cual ternerillo gracias a la teta de su mamá, de la que pendía permanentemente. Vamos, lo que coloquialmente se conoce como "pasarse el día enganchá".  Pero una, que es un poco histérica, estaba deseando que cumpliese los seis meses para ver lo que comía, porque la teta tiene un defecto muy gordo, y es que no es trasparente, por lo que no se ve la cantidad que el bebé traga. Y cuando cada gramo que engorda tu hijo te sabe a gloria, este tema importa y mucho.
Pues el ansiado día llegó, Piruleta cumplió seis meses y lo celebramos con una papilla de cereales y leche materna deconstruida. Esa primera papilla coló, pero amigos, la segunda dijo que me la comiera yo si tenía tanto interés. Y la tercera. Y la cuarta. Y así hasta los nueve meses.
Durante tres meses, tres largos y agotadores meses, mi hija se negó literalmente a probar nada que no fuera la teta de mamá. Y os aseguro que intenté de todo. Desde darle de comer puré con una jeringuilla, tan solo para que probase el sabor de la comida, hasta echarme comida por el pecho, que quizá en otro contexto pueda dar mucho juego, pero en este en concreto no era de lo más agradable. Y nada, sin resultado. Lloré lágrimas de sangre y hasta un ataque de ansiedad con su taquicardia y su lipotimia incluida tuve.
Hasta que un día, comió.
En mi desesperación, probé (por consejo de mi madre) a esturrearle un poco de arroz cocido por la bandeja de su trona y de repente, como si de un milagro se tratase, empezó a coger los granitos y a comérselos. A partir de ahí, comenzamos un intenso periodo de probaturas e inventos que, hasta el día de hoy, seguimos poniendo en práctica.
Por si te pueden servir de ayudar, te cuento alguno de ellos, no sin antes advertirte de que si me lee algún nutricionista, pediatra, psicólogo u opinólogo profesional, pondrá el grito en el cielo con algunos. Pero como se suele decir, el que la lleva, la entiende y hasta que no te enfrentas a un niño que no come, no te puedes hacer una idea de lo estresante que puede ser.
En primer lugar, ten en cuenta que el 99% de las madres pensamos que nuestros hijos comen poco. Estoy segura de que la madre del Piraña de Verano Azul estaba convencida de que su chiquitín comía poco. Pero la realidad es que nuestros niños comen más de lo que pensamos. Un poco de pan aquí, un trocito de jamón allá, la bolsa de gusanitos que el abuelo le ha dado sin que te enteres, las galletas que la abuela le ha ido dando a trocitos entre medias... El estómago de los niños es realmente pequeño y cuesta poco llenarlo, así que antes de pensar que tu hijo ha comido poco, recapacita y piensa si en realidad es así.

Imagen vía www.tenvinilo.com

Por otro lado, ya lo decía mi abuelo, "no comer por haber comido no es mal de morir". Vamos, que si tu hijo se siente inspirado a la hora de merendar y te acepta jamón york, queso, alguna fruta y un yogur, dáselo. Y si luego no cena, que no cene. A veces nos empeñamos en que coman lo que ponemos en el plato, a la hora que lo ponemos y la cantidad que ponemos, cuando quizá a otra hora, en otro sitio, u otro alimento sería más apropiado. Así que aprovecha cuando lo veas receptivo, aunque sean las seis de la tarde y tú creas que debe cenar a las ocho.
Tema televisión. Oficialmente, los niños deben comer sin televisión, sin canciones, sin distracciones y sin monerías. Ja. JA JA JA.  Esperen un momento que voy a mearme de la risa y ahora vuelvo. El avioncito, el esta por mamá, el móvil con Pocoyo y el mamá haciendo el pino puente forman parte de nuestro día a día. Que sí, que vale, que está fatal. Pero una madre con una crisis nerviosa y un niño con un plato de comida puesto por sombrero tampoco es una cosa muy agradable de ver, digo yo. Así que si el niño come con Pocoyo, pues le ponemos a Pocoyo otro plato y andando. Aunque negaré haber dicho esto en presencia de un juez.
Yo usé un truco que está remal, pero funciona. A Piruleta le encantaban los gusanitos, así que para darle de comer, cogía un gusanito y cuando abría la boca, zasca, cucharada de puré.  Lo sé, está muy mal, nutricionalmente es una mierda y psicológicamente también, pero funcionó. Y con casi tres años ya come sin gusanitos.
Otro truco, para cuando ya son un poco más mayorcitos, con un par de años, es dejarles ayudarte a preparar el menú. Elegir lo que van a comer, ir a comprar, cocinar... Si les implicas en este proceso, suelen tener un poco de vergüenza torera y comen. Y permíteles elegir de verdad, si te dicen que no les gusta, por ejemplo, el pimiento, no te empeñes en que coman pimiento, prueba con otras verduras que alguna habrá que les guste. Yo misma como una reducida variedad de pescado, porque me horroriza en su mayoría, pero mínimo dos veces por semana cae dorada, trucha, mújol, lubina o boquerón. Pero de la merluza, el atún, el emperador, la sardina... ni me hables, que gomito.
Ya sé lo que me van a decir algunas, que estas no son formas de enseñar a un niño a comer, que si los trocitos de alimentos, que si los niños saben lo que necesitan y no hay que forzar, blablablá. Correcto. Pero cuando una ve que su hijo ha pasado el día con medio yogur y dos trozos de manzana, se desespera. Y mucho. Así que antes de poner el grito en el cielo, ponte en un lugar de una madre que ha llorado al ver a su hija comerse un plato de comida entero.
Fuente: este post proviene de La Brujita Tapita, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El pasado día 21 de marzo fue el Día Internacional del Síndrome de Down. A grandes rasgos, el síndrome de Down consiste en la duplicación de parte del par cromosómico 21, lo que hace que las personas ...

Mañana es el Día del Padre, lo que tiene su parte buena, que es que es fiesta (ya, ya sé que no es fiesta en toda España, pero aquí sí y estoy feliz, qué queréis que os diga) y su parte mala, que es c ...

Queridos lectores, hoy vengo a confesarme con ustedes, pues llevo sobre mis hombros una pesada carga, una losa que me acompaña de día y de noche y no me deja respirar. Tengo superpoderes. Poderes par ...

Recomendamos

Relacionado

general alimentación humor ...

A veces tengo la sensación de que esos niños "que comen de todo divinamente" son como esos adultos (adultas en su mayoría) que pueden comer lo que quieran y no engordar nada, o sea, seres mitológicos salidos de la imaginación de vaya usted a saber quien. Vamos, que no me creo que existan enanos mayores de tres años que coman todo lo que se les pone en el plato, sin rechistar y con una so ...

Escuela de familia comida consejos

Mi hijo no come, sino es el tuyo seguro que alguien de tu entorno tiene ese problema. Y es que, conseguir que un niño que no quiere comer lo haga es una batalla que hay que luchar todos los días 3 ó 4 veces. Cuando lo que tenemos en casa es un problema de comportamiento, manías o caprichos de los niños, hay que actuar siempre haciendo los padres un frente común. Hay que estar unidos y de acuerdo e ...

NeuroTips Salud Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) ...

Estos días me han estado llamando y escribiendo varias amigas, mamigas, conocidas y seguidoras del blog con más o menos la misma pregunta: ¿qué hago ahora que sé que mi hijo/a tiene TDAH? ¿Cómo lo afronto? ¿Qué le digo? ¿Para empezar, Le digo? Me halaga mucho que recurran a mí para estas preguntas tan importantes y significativas pues, para ninguna madre es motivo de alegría recibir uno de estos d ...

comer bien alimentación infantil trucos para comer ...

La hora de la comida puede llegar a ser un verdadero suplicio para muchas familias. Se convierte en un momento de lucha entre padres, que quieren que su hijo coma, y este, que se niega a hacerlo. En poco tiempo llega la desesperación, los enfados y los llantos. ¿A quién no le ha pasado esto? ¿Qué podemos hacer si el niño no come bien? Antes de nada, debemos plantearnos si nuestro hijo tiene una ve ...

¿Por qué mi hijo ha dejado de comer después del primer año de edad? Uno de los motivos más frecuentes de consulta en niños después del año de edad, es la falta de apetito o la apreciación de la mamá de que su niño come mal. Esto condiciona angustia en las madres, pues enseguida se piensa que el niño se va a desnutrir, que tiene parásitos o alguna enfermedad grave, lo cual genera una situación tens ...

general compartir experiencias constancia ...

Luego de escuchar aquello de TRASTORNO NEUROCONDUCTUAL EN ESTUDIO pase horas investigando acerca del tema... El trastorno que por sus características se acercaba mucho al comportamiento de Moisés era el TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad) -Habla y actúa sin parar. -Pierde con facilidad la paciencia. -Se pelea por cualquier cosa. -No sabe esperar su turno. -Responde impulsiva ...

Cuentos y juegos Arrullar Arrullo ...

“En palabras fui engendrado y parido, y con palabras me amamantó mi madre. Nada me dio sin palabras.” José Manuel Briceño. En el pasado, tuve la oportunidad de leer y escuchar que la nana o canción de cuna representaba el primer contacto del niño con la poesía. En esencia, se podría decir que la nana forma parte de los primeros contactos del niño con la palabra. Y la palabra no es más ...

general

Muchas de las preocupaciones y angustias que tienen los padres durante la época del verano es que hacer con los niños mientras papá y mamá trabajan, con quien los dejo o que hago con ellos; pues hoy hay muchas opciones como las vacaciones útiles o creativas, que las brindan instituciones educativas, clubes y organizaciones dedicadas a ello, pero en casa también podemos encontrar actividades que le ...

general

Hola a todas, vuelvo al foro con el mismo problema. Mi bebe de 5 meses no come nada! El martes estuve el el pediatra y me dijo que esta muy bajo de peso, así que me mando meterle cereales en todos los bibes y fruta en la merienda, pues hoy ya ha comido na y menos! 100 ml a las 7, 120 a las 11.30, 100 ml de bibe de fruta a las 16h y ahora x la noche nada! Ni oler el biberon, prefiere dormir! Ya no ...

general sorteo tips para padres ...

Hace tiempo que tenía ganas de publicar una entrada con algunas pautas sencillas para estimular el habla nuestros hijos. Como logopeda escolar recibo muchas consultas del tipo: "Mi hijo de 4 años no pronuncia la /rr/", "Mi hija cambia la /s/ por la /z/", "¿A qué edad debe articular correctamente todos los fonemas?"? Para mí lo más importante es respetar siempre el rit ...