Padres

Blog de fabiola 2 Idea guardada 10 veces
La valoración media de 13 personas es: Muy buena

Los niños y los castigos

¿Debemos castigar a nuestros hijos?

portada


Casi todo el mundo ha sufrido algún castigo a lo largo de la infancia. Bien sea a través del típico ‘cachete’ que nos daban los padres, la regañina de nuestras madres por llegar tarde a casa o los dos días sin salir por haber suspendido alguna asignatura en el cole. Hasta hace unos años estos castigos se veían con normalidad en nuestra sociedad, sin embargo, cada vez, se cuestionan más estas conductas. 

Sin duda alguna, hay muchos tipos de castigos. Los castigos mediante la violencia, ya sea física o verbal, repercuten en el niño como un modelo de conducta agresiva. Si los niños viven rodeados de este modelo, poco a poco adquirirán también comportamientos agresivos. ¿Cómo deben ser los castigos? ¿Cómo conseguimos que nuestros hijos se comporten adecuadamente? En el siguiente reportaje, os damos algunas claves.

Castigo sí o no

El castigo no es tema de gusto para nadie, ni para padres ni para hijos. Sin duda, es más correcto hablar de límites y normas para el correcto funcionamiento de la familia. Los límites han de ser claros, firmes y sobre todo coherentes con el comportamiento de los padres. La aceptación y comprensión de las normas por parte de los niños les hace seres más sociables, por lo que es fundamental que formen parte del proceso educativo.

castigo


Por tanto, ante la pregunta, ¿castigo sí o no? La respuesta es obvia. La violencia genera violencia. Si el niño vive en un ambiente familiar donde todo se resuelve a través de los gritos, insultos, bofetadas, el niño adoptará esta manera de actuar para resolver las situaciones conflictivas que luego encuentre en su vida cotidiana. Sin embargo, esto no significa que a los niños se les pueda pasar todo, el castigo puede ser necesario pero debe ser utilizado de una manera racional.

Consecuencias de sus actos

Como ya hemos dicho el castigo no se debe aplicar con gritos e insultos, ni humillando al niño, porque esto manifiesta un comportamiento negativo que puede ser copiado por el niño. El fin del castigo tiene que ser que el niño reflexione sobre lo que ha hecho mal y así pueda mejorar su conducta. Los padres no pueden aplicar un castigo en función de su estado de ánimo, sino siempre que su hijo haga algo mal.

aplicar


Otra regla fundamental, a la hora de aplicar el castigo es que nuestros hijos conozcan claramente las consecuencias que tienen sus actos negativos. Por ejemplo, ‘si pegas a tu hermano, no puedes ver la tele al día siguiente’. Si el niño supera el límite que le hemos marcado, el castigo tiene que llegar al momento. Debemos tener en cuenta que los castigos no deben ser eternos. No sirve de nada castigar a nuestro hijo sin ir al parque durante una semana, de la misma manera que no es nada útil amenazar al niño con un castigo que nunca se llega a cumplir.




¿Conseguiré que mi hijo sea obediente?



La obediencia es la actitud por la cual el niño comprende las normas de la casa y colabora cumpliéndolas para tener una convivencia feliz. Esta obediencia no implica que el niño vaya a hacer todo lo que le digan sus padres, punto por punto, sino que comprende las principales reglas que hay en su casa y las va a cumplir, siempre con una lógica, por supuesto.

obediente


Como hemos dicho, es una actitud, por lo que para conseguir que nuestro hijo sea obediente debemos regular su conducta mediante el autocontrol y la enseñanza de distintos recursos. Normalmente, el niño aprende a ser obediente porque de esa manera agrada al adulto, porque además le satisface hacerlo y porque le han explicado el por qué de las cosas. Este es un punto fundamental, si quieres que tu hijo tenga un buen comportamiento.

Agradecimientos: Sheknows.com, peacefulparenting.com, Tony Alter/flickr, allspice1/flickr

¿Vulnera este post tus derechos? Envía una notificación de una presunta infracción de derechos. También puedes hacerlo a través de nuestro formulario de contacto.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora

Relacionado

general escuela de padres imprescindibles

¡Basta de gritos! Esto no funciona.

¡Basta de gritos! Esto no funciona. ¿Has tocado fondo? ¿Te has parado un momento y al mirarte no te ha gustado lo que has visto? ¿Sientes que la situación se ha vuelto insostenible, que solo gritas, amenazas y chantajeas a tus hijos para que te obedezcan y sin ningún resultado? Si estás en esta situación debes saber que como tu hay muchas otras mamás y papás. Mamás y papás cansados de seguir en u ...